domingo, 1 de mayo de 2016

La "Demostración Sindical" del 1º de mayo

Fotogramas extraídos de un reportaje de NODO de la XIV Demostración Sindical (1º de mayo de 1971)

David Cubedo en la televisión "ASKAR"
En los años 60 veíamos mucho la televisión en casa porque era algo nuevo y no había otra cosa; podría decirse que nos la tragábamos toda entera, incluso hasta...¡la Demostración Sindical! del 1º de mayo.

Era un espectáculo de tipo fascista muy bien montado, la verdad. "¡Señores obreros, sí, sí, he dicho señores obreros!" solía proclamar con voz tonante el ministro de Trabajo, un sujeto llamado José Antonio Girón, un faccioso de tomo y lomo. Pues bien, los "obreros" de España mostraban esa tarde sus habilidades al "Caudillo" (Franco) en el campo del folklore, la danza y la gimnasia, ante la complacida mirada del dictador y su señora, "Doña Collares", en el Santiago Bernabeu.

La solía retransmitir por televisión David Cubedo, un circunspecto presentador de voz marcial, especializado sobre todo en inauguración de pantanos, actos institucionales de Franco y desfiles diversos, al que únicamente faltaba salir en pantalla vestido de militar (no era, sin embargo, quien aportaba luego su voz al NODO). En fin, era un espectáculo que agradaba mucho presenciar al progenitor de quien esto escribe, al que apodábamos "Tirano" a pesar de que fuera un trozo de pan.

Gran Uribe (por aquel entonces era todavía "Pequeño Uribe" ) estaba muy atento esa tarde porque se solía abrir la retransmisión con la "Final Juvenil de la Copa del Generalísimo" de fútbol, que habitualmente ganaba el Athletic de Bilbao (en aquella época era "Atlético de Bilbao"), aunque en el día de la foto perdiera contra el Real Madrid 2-1. ¡Qué tiempos!

Si están ustedes un poco aburridos o son nostálgicos de aquellos años, pueden aprovechar para presenciar un resumen de la Demostración Sindical del 1º de mayo de 1971, hoy hace 45 años. Está el "Canto a la Alegría" (Beethoven-Waldo de los Ríos), bailes ancestrales, demostraciones folklóricas y gimnásticas y también un guiño a la modernidad, con majorettes y bailes discotequeros. Muy paradigmático del evento es lo que sucede a partir del minuto 21: ¡no se lo pierdan!

Nos retrató todo eso el documental elaborado por NODO, que no solo hacía noticiarios. De él hemos extraído los fotogramas que abren esta entrada, en los que se puede ver a algunos miembros de la representación catalana, tocados con la correspondiente barretina, para que luego digan.


9 comentarios:

  1. No me gusta nada ese espectáculo pero es un buen documento de unos tiempos que ojalá no se repitan. Está bien pautado el minutaje y se puede ir dando saltos, lo que es un acierto.
    Impagable lo que sucede en el minuto 21. ¡Ahí está todo!

    ResponderEliminar
  2. Aunque yo tenía relacionado este espectáculo con el blanco y negro, ya que la TV en color llegó a casa mucho más tarde. En una de esas demostraciones sindicales ví por primera vez el baile payés ibicenco, que por cierto me llamó mucho la atención, especialmente las evoluciones de las mujeres, con esos pasitos cortos que parece que se muevan sobre ruedas.
    ¡Reportajes como este te recuerdan lo "dinosaurio" que eres!
    Por cierto, apuesto a que a Juan Carlos y Sofía no les debe hacer mucha gracia que se recuerde su presencia en la tribuna. ¡Es la Historia!
    El Tapir

    ResponderEliminar
  3. Comparto algunas de esas cosas. Yo recuerdo a ese Cubedo sobre todo el día del mensaje de fin de año de Franco en que, con voz campanuda, decía algo así como: ¡Atención, atención, habla Su Excelencia el Jefe del Estado! y, a continuación salía el susodicho diciendo cosas de este estilo:
    "Una vez más, en estas postrimerías del año en que recogidos en vuestro hogares os alegráis con la esperanza sobrenatural de la Navidad, me dirijo a vosotros para que examinemos juntos las vicisitudes del año que termina y descubrir en lo posible el horizonte de los años venideros.
    Termina en estos días un decenio fecundo en realizaciones trascendentales, que ha presenciado el despegue de nuestra patria hacia las más ambiciosas metas colectivas". Etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi admirado "Anónimo 2 de mayo de 2016, 0:31", me deja usted anonadado por la precisión con que recuerda los textos de los discursos de fin de año de nuestro invicto Caudillo. ¿Acaso fue usted quién le redactaba los discursos...?
      El Tapir

      Eliminar
    2. Pues va a ser que sí, acierta usted, Tapir, era yo. Decidí sustituir la palabra décadas (con acento) por decenios ya que mi jefe se empeñaba en decir "decadas" (sin acento). Probé con lustros pero era un espacio temporal demasiado breve y no funcionó.
      Quizá le suene este otro de los discursos que tuve el honor de redactar para el Caudillo en 1966, después del avasallador referéndum de la Ley Orgánica que ganó por goleada.

      «En esta noche familiar entre todas, entrañable como ninguna, en la que se busca el calor de los seres queridos y cada uno se apiña en un impulso de ternura mutua, de alegría y de esperanza, habéis de permitirme que, por unos cortos minutos, penetre en la intimidad de vuestros hogares para agradeceros de todo corazón el gesto colectivo con el que habéis refrendado la Ley Orgánica del Estado, abriendo así una nueva y ancha vía para el futuro de España».

      Por si tiene interés en el tema, le facilito aquí un link a todos los mensajes de fin de año de Franco que tuve la suerte de redactar:
      http://www.generalisimofranco.com/Discursos/mensajes/00000.htm

      Eliminar
  4. José Antonio Girón de Velasco decía otra frase que no se contiene en el texto y que es de rigor citar aquí:

    "Arquitectos, aparejadores, haced las casas como si fueran para vosotros y así el futuro de la vivienda en España no tendrá nunca problemas".

    [Alfonso Carlos Pico de Coaña dixit]

    ResponderEliminar
  5. Inicio el comentario con los atuendos. Los niños catalanes que van de catalanes están monísimos, él, con la barretina enrollada y las "pubillas" con las mantillas de encaje blanco preciosas. Otra cosa es el señor catalán de gafas que lleva una especia de chalina que le queda fatal.
    Lo demás es una horterada completa de las que gustaban al cateto del Generalísimo. Las tablas de gimnasia son horrendas y dan la nota fácil. El ambiente del Bernabéu, el palco presidencial y los vítores parecen de mentira, pero son de verdad. Otra cosa es si iba en serio o solo se seguía la corriente. Un espectáculo que demuestra el atraso que ocasionaron los "forrenta" como decía Forges. MJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene usted razón, MJ. Esa especie de chalina o corbata corta le sienta fatal al catalán de gafas que lleva la banderola de Terrassa (ojo, no pone Tarrasa).

      Eliminar
  6. Una horterada, sí señor, de lo más ñoño y cursi, y patético, que uno pueda imaginar. Y sobrevivimos, a pesar de los pesares, sobrevivimos... Claro que la otra España, que era mucha, no estaba allí. Eso también hay que recordarlo.

    ResponderEliminar