martes, 26 de febrero de 2019

Un plan difícil de rechazar

«Tendremos que aislarnos, escondernos y no escuchar las majaderías que nos sueltan en la campaña electoral, huír a una isla desierta donde no nos alcancen los puñales. Nada más higiénico que los paseos junto al mar, la degustación de unas anchoas, la conversación amable, sin comentarios políticos, con los amigos, las buenas lecturas, la buena música y, en definitiva, el amor y la belleza; nada de estas dos cositas adornan los mensajes de los politiquillos de medio pelo que nos amenazan día tras día».


Un bañito en la playa de las Salinas
Bueno, bueno, bueno, un plan hedonista como el que nos proponía ayer el colega Francesc Cornadó para huir de los puñales era difícil de rechazar. Paseos junto al mar, unas anchoas, conversación amable sin hablar de política, buenas lecturas, buena música, ¡uf, qué bien suena todo eso!, casi parece como si nos lo estuviera sugiriendo Manolo Vicent.

Por eso (y por otros asuntos más prosaicos), Gran Uribe ha tomado la firme decisión de pasar unos días en la "isla mágica". Ibiza... ni es una isla desierta ni allí es fácil degustar anchoas junto al mar —ni ahora (en que todo está cerrado) ni en temporada alta (en que te pueden esquilmar la cartera en plena jarana)— y, además, el agua estará fría. Pero es "la hora de los audaces" y, además, un cambio de aires nos vendrá bien; ¡así sea! La próxima, quizá desde allí.

lunes, 25 de febrero de 2019

Nos esperan dos meses duros

Felipe VI y Torra durante la cena
¡Ay, Señor! Por si no tuviéramos bastante con el penoso vodevil del Molt Honorable President Torra y la indocumentada alcaldesa Colau, escondiéndose de Felipe en el congreso de móviles, para reaparecer en cuanto se va, en una situación que está empezándole a irritar seriamente a este último (aunque se aguanta, qué remedio)...

... O, ya puestos, con la pelmada sin fin del juicio del procés. Pues, por si fuera poco, ahora ya tenemos a los politiquillos de todo pelaje a pleno rendimiento, haciendo campaña para algo que sucederá dentro de sesenta y dos días. Por un lado, el gobierno, prometiendo dinero para ganar las elecciones; por otra parte, los que han ocupado poltrona durante varios meses, que están muy angustiados; y los que aspiran a ocuparla, la mar de ilusionados e intentando ya tomar posiciones, por si suena la flauta: «a mí, resérvame "Paradores"», «para mí, la "Marca España"», «yo quiero "Tráfico"», «si me das el CIS, te haré subir como la espuma»; en fin, ya saben.


Pero, para ser francos, al que menos soporta G.U. es al sonriente aznarín, con su desmesurada verborrea y pegando tiros al aire; en cuanto al marqués de Galapagar, está de baja por paternidad, pero no inquietarse: ¡vuelve pronto!

Viñetas de El Roto, extraídas de Desescombro, Reservoir Books (2016)
Y ¿qué me dicen de los debates de televisión? ¡Qué bicoca y que manera de llenar horas de programa sin gastar un duro! Ya se intuye en el horizonte el desfile arrevistado de politólogos, tertulianos, expertos y directores de encuestas (Michavila, Tezanos, etc.). Y los políticos, mientras tanto, sacando por la ventana el dedo pringadito de saliva, para saber por dónde sopla el viento y así poder acomodar su mensaje.

En fin, mucha paciencia. Duros meses nos esperan, total para acabar todavía más embrollados de lo que ya estamos...

domingo, 24 de febrero de 2019

Algunos recuerdos del año 1969

En 1969 pasaron cosas que uno recuerda como si fuera ahora: las huelgas estudiantiles y consiguientes cierres de la Universidad; la llegada a la luna del Apolo XI, con Jesús Hermida gritando "¡un pie, un pie!"; el nombramiento al día siguiente de Juan Carlos como sucesor de don Paco (Franco); la llegada de Nixon a la presidencia de EEUU; las marchas contra la guerra del Vietnam; el asesinato de la pobre Sharon Tate a manos de la siniestra banda de Charles Manson...

En lo personal, qué decir. Así, a bote pronto, G.U no olvida las excursiones por el románico de toda Cataluña en el SEAT 600 de El Tapir (aprovechando los prolongados cierres de la Escuela de Arquitectura); el aprobado del primer curso de carrera (¡Dibujo Lineal incluido!) y, días después, el traslado con toda su familia desde el inolvidable piso de siempre de la calle Muntaner al de la calle Ravella. Pero va a ser que tiene razón Tot Barcelona: "El tiempo vuela", hermanos...

Y en lo musical, también pasaron muchas cosas, que recuerde este bloguero: el concierto de los Beatles en la azotea de Apple y su disolución poco después; el Festival de Woodstock, en el que G.U. será de los pocos de su generación que no estuvo presente (allí intervinieron Joan Baez, Melanie, Joe Cocker, CSN&Y, Incredible String Band, etc., etc., etc.); el primer disco en solitario de John Lennon con Yoko Ono, una individua a la que G.U. no pudo ni ver nunca; el estreno de canciones como Bridge over Troubled Water y The Boxer, de Simon&Garfunkel, poco antes de separarse. Pero también...

Concierto de Johnny Cash en el penal de San Quintín (24/2/1969)
... Pero también, el concierto de Johnny Cash en la prisión de San Quintín, justamente hoy—24 de febrero— hace cincuenta años, en el que interpretó, entre otras, su vieja Folsom Prison Blues y I Walk the Line, una canción que ya publicamos aquí porque nos encanta —en la entrada Black Friday en IKEA —, hasta el punto de que cuando uno la oye, la tararea durante horas, aunque no esté montando un mueble de IKEA. En fin, un tipo duro, Johnny Cash.

O sea que, de rodillas, pecadores. Johnny Cash se hace presente. ¡Es el jefe! (O "el puto amo", como diría Guardiola).

sábado, 23 de febrero de 2019

Hoy hablamos del juicio a los procesistas

Hoy, 23-F, Gran Uribe les confiesa que no sigue al detalle el juicio a los (presuntos) golpistas, los que no se escaparon al proclamar con gran boato la Republiqueta o que, una vez huidos, decidieron volver; aquellos a los que animaba con un poco de recochineo Torra el otro día. Ya saben: una parte de la "bona gent" de la que hablaba Salvador Oliva anteayer. Quizá por ello, por no seguirlo, no ha hablado hasta ahora de eso y dejará siempre que lo haga gente más cualificada.

Y no es fácil no seguirlo, porque haciendo zaping uno se tropieza cada dos por tres con algún canal dependiente de TV3 que habla de ello madrugada, mañana, tarde y noche, en una cansina salmodia. También les confiesa que, por lo poco que ha seguido el asunto, piensa que el juez es bastante bueno y algunos de los fiscales... manifiestamente mejorables.

Los doce acusados/as, sentaditos/as en una especie de trenet / [EFE / granuribe50]
Quien sí lo sigue, quizá por obligación profesional, es el periodista de Diari de Girona Albert Soler, que nos hace su particular valoración en En teo va al tribunal suprem. En ella, compara ese juicio con Teo va al Zoo, con FAQS (del que ya hemos hablado aquí) y con aquel programa de TVE llamado Tribunal Popular (1990), que presentaban Fernández Deu y Javier Nart, por el que desfilaron (como reos) personajes tan diversos como el presidente del At. de Madrid Jesús Gil, la nudista Susana Estrada, el payasete autor de teatro Fernando Arrabal o el presuntuoso Nobel C. J. C. Nada serio, en definitiva.

[Eran los tiempos en que TVE empezaba a llenarse de basura ante el acoso de las cadenas privadas, especialmente de Tele 5, en la que Ana Rosa Quintana (AR) montó algo parecido, aunque con personajes anónimos. Disculpen, G.U. debe confesarles, un poco compungido, que en aquellos años veía mucho la televisión. Y, por si fuera poco, pensaba ilusionado que con la llegada de las privadas mejoraría la calidad de la oferta, por aquello de la competencia. ¡Mea culpa!]

Pero no nos despistemos, y vamos a lo que dice Albert Soler, que publicamos extractado:

«Es enternecedor ver cómo gente que no conoce la diferencia entre el Código Penal y el Código Civil, qué digo, que no conoce la diferencia entre Código Penal y Teo va al Zoo, comenta el juicio. Los lacistas —no pocos periodistas entre ellos— están absolutamente convencidos de que lo que se está celebrando no es un juicio en el Tribunal Supremo, sino un especial FAQS, supongo que en la confusión tienen que ver las horas que le dedica TV3. Celebran cualquier ocurrencia de los encausados como la celebrarían si estuvieran de público en el plató: risas, aplausos, qué bien habla Romeva, qué zasca de Turull, Junqueras ha emocionado a todos y qué orgullosos estamos de nuestros políticos. [...]

No sé si acusados y abogados saben que no se encuentran en un programa de TV, en que gana quien más aplausos recibe del público o —caso de la Rahola— quien más grita e impide hablar a los demás. A la vista de sus actuaciones y declaraciones épicas pero intrascendentes, yo diría que están confusos, alguien les ha engañado y, si no en el FAQS, se creen que se encuentran en un remake de aquel ‘Tribunal Popular’ televisivo que hace 30 años nos entretenía y que, sobre todo y a diferencia del Supremo, era inocuo para los acusados. Quien seguro que no lo sabe son los catalanes que, después de leer Teo va al Zoo, se dedican a elogiar declaraciones jurídicamente vacías solo porque a ellos les han gustado.

Cuando llegue el momento de escuchar la sentencia, unos y otros se darán cuenta de que lo que cuenta en un tribunal son los hechos probados y nada más. Y con la sentencia llegará el susto, llegarán los llantos y llegará la incomprensión ante una dura condena.

—¿Cómo puede ser? ¡Pero si hablaron como los ángeles!

Será la hora de nuestro victimismo: la sentencia estaba escrita, se la tenían jurada, Estrasburgo nos dará la razón, seguimos. No habrá autocrítica.[...] Veremos que todo lo que se ha dicho en la sala se reduce a declarar la propia inocencia, no he hecho nada, nada sabía, yo desconocía. Los tribunales de todo el mundo están llenos de acusados que utilizan estos mismos argumentos. Y también lo están, ay, las cárceles».

viernes, 22 de febrero de 2019

Hoy hace ochenta años

Arco de San Polo (Soria)
Fotografía: Felicísimo Verde
Es un día triste, pero G.U. prefiere no detenerse hoy en aquel penoso viaje de exilio a Francia, ni en la llegada de Antonio Machado a Colliure, con tan solo una manta, ni en los últimos días que pasó en el hotel Quintana (el que le había recomendado el jefe de estación), hasta morir allí el 22 de febrero de 1939, hoy hace ochenta años. Tampoco visitará hoy el cementerio donde está enterrado ni depositará flores en su tumba.

Lo ha hecho alguna vez en esta fecha, e incluso algún amigo ha leído poemas en ese lugar, pero, no inquietarse, pasado mañana va el doctor Sánchez por allí, en campaña de promoción de "su" libro (el del colchón) y de sí mismo; ustedes recibirán entonces cumplida noticia en los medios y verán muchas flores, banderas republicanas y fotografías de todo aquello, con algún discursito rodeado de  pelotillas. Pero conste que no es el único en querer sacar tajada; hay otros que intentarán hacerlo (Torra, es posible que también, porque aprovechará para enviar a los del CDR a pegar voces y a profanar todo aquello). Pobre Machado.

G.U. prefiere centrarse hoy en sus días en Soria, los más felices, aunque también los más tristes, en presencia de Leonor o con su ausencia. Y quiere imaginarlo allí, caminando por la ciudad, frente a la Audiencia, o por el paseo del Mirón, o por las orillas del Duero, atravesando el arco de San Polo camino de San Saturio, y releer los versos que escribió...

Antonio Machado, Campos de Castilla, Campos de Soria (fragmento). Ed. Cátedra, edición de José Luis Cano (1982), págs. 74-75

Río Duero y San Saturio  (Soria) / Fotografía: Felicísimo Verde

Un año sin Forges


Y cada mañana lo echamos más en falta al abrir el diario...

Viñetas de Forges publicadas en EL PAÍS


jueves, 21 de febrero de 2019

Salvador Oliva y la "bona gent" de aquí

Salvador Oliva es un habitual de este blog, porque es un tipo culto, lúcido y contundente, que no tiene pelos en la lengua, algo poco habitual por estos lares. Sabemos que Jordi Pujol no es un sujeto al que tenga en gran estima, como acreditaba en Carta oberta a Jordi Pujol. Hoy parece sugerir que ese sujeto está en la raíz de lo que ha pasado aquí. G.U. piensa que no le falta razón a Oliva, como tampoco cuando abre el abanico y busca más culpables, que los hay...

Salvador Oliva, La ‘bona gent’; QUADERN (21/2/2019)

La ‘buena gente’

«Durante la próxima campaña electoral, el tétrico panorama de dos tripartitos nacionalistas, el español (PP, Cs y Vox) y el catalán (el eje Convergencia, ERC y CUP), obligará a los catalanes sensatos a practicar un rompimiento radical. Nos tendremos que encerrar en casa a leer, escuchar música y ver buenas películas, actividades esenciales para conservar la sensatez. Cuando me pregunto quién es el primer responsable de esta horrible situación, me sale la persona que inoculó en la gente del país un nacionalismo asqueroso (perdonad la redundancia) mientras su familia se llenaba ilegalmente los bolsillos. Después, es obvio que hemos ido de mal en peor. Hemos llegado a aceptar que la democracia consiste en mentir y saltarse las leyes. Que esto lo acepte una parte considerable de la población quiere decir que estamos gobernados por una secta de fanáticos que, según Junqueras, son la "buena gente".

¿Qué "buena gente"? Respuesta: la que ha empastifado de amarillo calles y plazas de pueblos y ciudades, ha fracturado el país y dividido familias y amistades, ha convertido la mentira en una actividad sistemática y compulsiva, ha transformado los medios de comunicación audiovisuales en una máquina de tortura, colocando en ellos a propagandistas (pagados con sueldos millonarios) que nos predican cada día y a todas horas engaños flagrantes. Esta "buena gente" ha hecho que se marcharan cuatro mil empresas, ha utilizado las aulas para adoctrinar a los alumnos, ha organizado huelgas que alteran la economía y la buena marcha del país, ha impedido el funcionamiento del AVE ocupando las vías de la estación de Gerona, ha cortado carreteras y autopistas quemando neumáticos, ha impedido que mucha gente pudiera ir a trabajar, ha atacado sedes de partidos políticos y casas de abogados, ha insultado públicamente a los líderes que no comparten su locura, ha marginado a políticos de su propio partido que no estaban de acuerdo con su dogma suicida, ha engañado al Pen Club Internacional haciéndoes creer, entre otras inexactitudes, que los Jordis son escritores y están en la cárcel por lo que han escrito, ha dicho que en España no hay libertad, ha dejado de lado las necesidades reales de los catalanes y ha cerrado el Parlament cuando le ha interesado.

Está también la "buena gente" que, desde diarios como Ara y El Punt Avui, se ha especializado en difundir falsedades hoy sí y mañana también. Y esta "buena gente" acaba de hacer la gran proeza: impedir que Cataluña reciba 2.400.000 euros que habrían mejorado la educación, la sanidad y las infraestructuras (y lo ha hecho siguiendo el dictado del fugado de Waterloo y su marioneta). La lista podría ser mucho más larga, pero, resumiendo: lo que ha conseguido esta "buena gente" es que, en Cataluña, la verdad no tenga ningún valor. Y cuando el poder, enloquecido, pisotea y prostituye la verdad, es inevitable que nos caigan encima todos los males imaginables. Para disimularlo, el señor Junqueras nos asegura que los que han hecho todo esto son la "buena gente".
[Traducción: Google /granuribe50]

La democracia y la ley


miércoles, 20 de febrero de 2019

Modigliani, Foenkinos y el arte como refugio

Fachada del Palacio Ducal, de Génova
¡Ay, Modigliani!, seguramente uno de los pintores más copiados y también más falsificados del mundo del arte. Recordarán aquella exposición en el Palacio Ducal de Génova de hará un par de años, que fue visitada de modo masivo, pero que tuvo que cerrarse antes de lo previsto, al existir fundadas sospechas (confirmadas por un informe pericial posterior) de que veinte de las setenta obras presentadas eran fake. En fin, parece que pintó más cuadros una vez muerto que en vida, que ya es decir.

Amedeo Modigliani (1884-1920), natural de Liorna, en la Toscana, y perteneciente a una familia judía, tuvo en su infancia muchos problemas de salud, con tifus y tuberculosis. Se dice que durante la convalecencia de una de esas enfermedades tuvo una alucinación en la que se vio como artista y, ya recuperado, se la tomó tan al pie de la letra que se desplazó a Florencia y Venecia con el único objetivo de dedicarse a eso. Pero no fue hasta su llegada a París, en 1906, que se consolidó definitivamente esa vocación, como les sucedió a tantos otros por aquellos años. Allí comienza una vida que lo convierte en el clásico arquetipo del artista bohemio, ya saben de qué va: mujeres, pobreza, alcohol...


Modigliani y Hébuterne
Modigliani era un tipo tímido, aunque bastante apuesto y bien plantado (poco que ver con Toulouse-Lautrec, por ejemplo), y su magnetismo con el otro sexo lo llevó a tener numerosos y muy apasionados romances con mujeres de todas las clases sociales. Pero los problemas de salud nunca lo abandonarían. Quizá por ello, se emborrachaba con frecuencia, cayendo en profundas depresiones. Se consideraba sobre todo escultor (le interesaron mucho las máscaras del arte africano, tan de moda entonces), pero tuvo que dejar de esculpir porque el polvo le afectaba a sus debilitados pulmones. El hecho es que su vida transcurre entre un largo recorrido por los bares de París, los romances, y la venta de sus cuadros por precio suficiente como para comprar lo mínimo de comida y todo lo posible de alcohol.

En 1917 conoce a Jeanne Hébuterne, en una escuela de arte donde ella ejercía de modelo. A comienzos de 1918 huyen de París ante una posible invasión alemana y se trasladan a Niza, a pesar de la oposición de los padres de ella, a los que no gustaba nada Modigliani. Pero las cosas no les marchan bien, ya que es internado en una clínica para ser tratado otra vez de tuberculosis. Mientras él convalece de su enfermedad, Jeanne da a luz una niña. Vuelven a París y allí, sin abandonar sus adicciones, Modigliani pinta sin descanso, en especial a Jeanne, de la que realiza hasta 25 retratos. Es capaz de terminar un cuadro en dos horas, ya que su inspiración y talento se lo permiten. Es uno de los más grandes pintores europeos del momento, pero vive en la miseria. En la última semana que le queda de vida, no puede moverse ya de la cama. Nadie los ayuda, quizá porque nadie sabe lo que está sucediendo. Cuando al fin intervienen los vecinos, el médico sólo puede certificar el estado agónico del paciente, que muere unas horas después. Jeanne Hébuterne, embarazada de ocho meses, se suicida arrojándose al vacío desde el quinto piso del patio interior de la casa paterna ¡esa misma noche! El portero lleva el cuerpo a casa de sus padres, que rechazan el cadáver y le cierran enérgicamente la puerta de su vivienda.


En forma casi anónima, en soledad, con apenas cuatro personas presentes, es enterrada Jeanne Hébuterne, la musa de Modigliani, pocos días antes de cumplir los 22 años. En fin, qué más decir. Es la historia, hermanos...

Amedeo Modigliani; retratos de Jeanne Hébuterne

David Foenkinos vigilando diversos retratos de Jeanne Hébuterne
[granuribe50]
Esto que hemos glosado viene al caso de Hacia la belleza (Ed. Alfaguara, 2019), la última novela de David Foenkinos, un tipo que escribe con tanta soltura y fluidez que se diría que improvisa. No debe de ser fácil hacerlo así, aunque pueda parecerlo. El protagonista es profesor en la Academia de Bellas Artes de Lyon, pero, de repente, decide dejarlo absolutamente todo y marchar a París para buscar trabajo... como vigilante de sala en el Museo de Orsay; ya saben, aquel que ocupa una antigua estación de ferrocarril frente al Louvre, al otro lado del Sena. Mathilde es la jefa de Recursos Humanos y, ya desde la entrevista que le hace para ocupar ese puesto, se muestra muy extrañada de que un profesor de arte de gran nivel solicite ese cargo de vigilante en el museo. Su primer destino será, precisamente, la sala que alberga un retrato de Jeanne Hébuterne, de Modigliani, el pintor sobre el que había escrito su tesis. Algo le ha sucedido al protagonista, pero... ¿qué? De momento, para sobrevivir, Antoine solo ha encontrado un remedio: dirigirse hacia la belleza y buscar el arte como refugio. No parece una mala idea...

David Foenkinos, Hacia la belleza (fragmento); Ed. Alfaguara (2019), págs. 17-18

martes, 19 de febrero de 2019

"El tiempo vuela"

Lo dice Tot Barcelona con frecuencia, recordándonos a Los Pekenikes: "El tiempo vuela". Tiene más razón que un santo...





Pues sí, vuela. Parece que fue ayer cuando colgamos este cuadro (y esta entrada) y ha pasado exactamente un año...

San Álvaro de Córdoba y el encuentro entre la Catedral y la Mezquita / [Abariltur / granuribe50]

«La inserción de la Catedral fue realizada con tal precisión que su presencia en el interior de la Mezquita constituye una continua sorpresa para quien ama detenerse ante los problemas que gravitaron sobre el trabajo del arquitecto. En la planta no se aprecia el ingenioso modo en que el impresionante hueco de la Catedral niega violentamente la modesta altura de la Mezquita, aumentando así el dramatismo que implica el encuentro de dos arquitecturas tan diferentes. Paradójicamente, la Catedral favorecía la unidad de la Mezquita».

Estos elogios a este monumento espléndido tienen doble valor por quién los hace: Rafael Moneo, uno de los mejores arquitectos españoles, que acaba de publicar un libro en el que habla de este edificio, de la Lonja de Sevilla y del carmen de Rodríguez-Acosta, en Granada.


Ya saben, la Mezquita-Catedral de Córdoba, ese edificio que pretende expropiar Podemos para dedicarlo al culto islámico.



lunes, 18 de febrero de 2019

El arte figurativo y el abstracto

Óscar Tusquets es un tipo hábil. Nos puede gustar más o menos su obra arquitectónica y sus pinturas, hay de todo, pero hemos de reconocer que tuvo vista al cerrar el despacho y quitarse de en medio por una temporada cuando, tras la reforma y ampliación del Palau de la Música que él había proyectado y dirigido, empezó a sonar lo de la sobrevaloración del presupuesto de las obras (que fue incrementado varias veces), lo de Millet, lo del expolio, lo de CiU y todo eso.

En 1994 publicó un libro con reflexiones suyas que le gusta bastante a Gran Uribe, titulado Más que discutible. En él aborda con fluidez temas de interés, como el de las luces y las sombras, los edificios de cristal del Movimiento Moderno, el efecto invernadero y la forma aerodinámica de los coches de ahora, los aeropuertos actuales, etc. Hablaremos de ello en otras ocasiones.

Tiene un capítulo muy curioso, titulado Sin figuración, poca diversión, en el que dice cosas que comparte desde siempre este bloguero, pero nunca se ha "atrevido" a confesar en ciertos cenáculos "cultos": el arte abstracto, aunque sea el de artistas muy valorados, no le suele provocar emoción y, a veces, le aburre soberanamente. Tampoco se atreve a decir muy alto (¡no se vayan a pensar que es un carroza!..😒) que, para entender de qué va la Historia del Arte occidental, habría que dar Historia Sagrada (y mitología) en los colegios.

Es curioso: uno acude con relativa frecuencia a casas de amigos o conocidos. En ellas, la decoración puede ser más o menos convencional, más clásica o más moderna, pero suelen tener todas un factor común: casi siempre los cuadros que penden de las paredes son "no figurativos". ¿Por qué? No se sabe, ya que los cuelga gente que, en bastantes casos, no sabe qué son los colores primarios ni los complementarios, no distingue entre un óleo, un acrílico, una acuarela, una litografía... y, en muchos casos, ni tan siquiera resultan ser decorativos. Puede ser que quede "más guay" o que, al no entender casi nadie ni jota, es difícil discernir si una obra abstracta es buena o mala, mientras que en el figurativo resulta más fácil determinar si lo que cuelga en la pared tiene calidad, o es un cromito o, hablando en plata, una birria. En fin, no se sabe.

Óscar Tusquets, Más que discutible (fragmento del capítulo Sin figuración, poca diversión) ; Tusquets Editores, págs. 192-193

domingo, 17 de febrero de 2019

La política y la parodia

¡Uf, qué tiempos! En aquellos años —hablamos del final de los años setenta y primeros ochenta— Gran Uribe se tomaba muy a la tremenda estas cosas, porque pensaba seriamente que nos jugábamos mucho y que las cosas podían cambiar. Por un lado estaban los líderes y lo que proponían, que nos tomábamos al pie de la letra, y por el otro estaba la parodia que pudiéramos hacer de ello, que la hacíamos también, a nuestro modo de aquel momento (éramos más jóvenes).

Pero es que ahora, quizá por los años, uno tiene la sensación de que cada sujeto de esos que van a salir a pedirnos el voto en breve es ya una parodia de sí mismo. Quien esto escribe ve las cosas de otra manera a la de entonces y busca solo los aspectos que le hagan reír o sonreír, quizá porque intuye que ninguno de esos tipos que se presentan vayan a cambiar absolutamente nada, ni siquiera cree que se lo propongan. Da un poco de pena haber llegado a esto, pero...

A Enric González, el hijo del escritor y periodista Francisco González Ledesma, parece ser que le pasa algo parecido, y nos lo explica muy bien en su columna de hoy, titulada precisamente Parodia, de la que extraemos algunos párrafos:


«Me parece que las elecciones, antes, eran más serias. Disculpen que me ponga cebolleta (ya solo los ancianos o los friquis recordarán quién era el abuelo Cebolleta), pero aquello era otra cosa. [...] Eran otros tiempos; España salía de la oscuridad franquista, se enfrentaba a la oscuridad etarra y, en un país atrasadísimo respecto a Europa, casi todo estaba por hacer. Nos tomábamos las cosas en serio. Tanto, que hasta los chistes se hacían con solemnidad. Pienso, por ejemplo, en aquello de que ABC nombrara "hombre del año" a Jordi Pujol. Los políticos mentían, claro, y lo aprendimos pronto (aquel mefistofélico "OTAN, de entrada, no" de Felipe González, respondido con el Cuervo ingenuo de Javier Krahe)

Joaquín Sabina y Viceversa, con Javier Krahe; En directo, Cuervo ingenuo; Ariola (1986) 

»Sin embargo, ellos intentaban simular que decían la verdad y nosotros intentábamos simular que les creíamos. Porque existía un amplio margen entre la política y la parodia.

Ahora, díganme: ¿puede alguien hacer una parodia de, por ejemplo, Pablo Casado? No. Es posible imitarle y resultar por ello hilarante, pero no parodiarle, porque ese hombre lleva su propia parodia incorporada. No hablemos de Quim Torra ni de la declaración de independencia de la República Catalana, que, como admitió Joaquim Forn ante el Tribunal Supremo, fue en realidad una parodia de una declaración de independencia. Cómo deben de carcajearse quienes le votaron y le creyeron. El Pedro Sánchez que gobierna es desde el principio una parodia en Falcon y Ray-Ban del Pedro Sánchez que presentó la moción de censura contra Mariano Rajoy para formar "un Gobierno de transición" que recuperara la "normalidad" y convocara "cuanto antes" unas elecciones. (Nótese el efecto cómico que adquieren hoy las expresiones “normalidad” y “cuanto antes”). Ya todo es autoparódico: Santiago Abascal a caballo, Ortega Smith con loden, Albert Rivera camuflándose en la plaza de Colón para que no se note mucho que sus aliados son sus aliados, Pablo Iglesias como caudillo de un partido llamado Unidos, je, Podemos, je, je. 

Espero con cierta ansiedad la propaganda electoral. No me importa que me mientan, siempre lo hacen. No hace falta que me cuenten lo mal que van las cosas, porque ya lo sé. Lo que exijo es risas. Muchas».

sábado, 16 de febrero de 2019

El desolado mitin de Maragall y Rovira

Como ya deben saber muchos de ustedes, Ernest Maragall es uno de los personajes favoritos de G.U., desde que tuvo que padecerlo como conseller d´Educació del tripartit de Montilla, cargo en el que demostró ser un zopenco de mucho cuidado. Por tanto, no les extrañe que sea el nuevo alcalde de Barcelona.

Y Marta Rovira también, ya desde sus balbuceos en el Congreso de los Diputados, cuando acudió a Madrit en 2014 a vender el procés y a repartir abrazos, utilizando un castellano muy dificultoso, en una intervención naíf que provocó el desconcierto general. Le acompañaban aquel día, el ahora desaparecido del mapa Herrera (aquel que iba siempre en bicicleta) y el ahora preso Turull. Un buen trío de ases...




Bien, no nos despistemos ahora con cosas de hace cinco años y vamos con lo que ocurrió hace cinco días en Ginebra con los susodichos Ernest Maragall y Marta Rovira, en uno de los intentos de mitin más desolados que recuerda Gran Uribe. Pasó desapercibido, porque coincidía con el primer día del juicio a los del procés (los que no se escaparon) y porque no ocurrió en España, lo que hubiera provocado un terremoto en la TV3 de Pilar Rahola y Cía.

En fin, algunos de los numerosos autocares fletados hoy por la ANC para la manifestación de Barcelona bien los podrían haber llevado a Ginebra para hacer bulto y dar apoyo a estos dos "pobres", que se sintieron muy solos deambulando abatidos por esa plaza tan dura (debe de ser uno de los pocos lugares de Ginebra donde no hay florecitas).


Pero dejemos a Albert Soler que nos lo cuente desde su columna de Diari de Girona, titulada en esta ocasión Simplement molestaven. Tiene su mérito ese periodista, no crean...


«No se habla mucho porque era un acto estúpido e intrascendente, pero al final su propia estupidez la ha convertido en noticia. Me refiero a lo que Ernest Maragall, de profesión hermano, y Marta Rovira, de profesión fugada, querían llevar a cabo en una calle de Ginebra, y que fue impedido por la policía.

Como la Rovira no había pedido permiso no pudo hablar en público, lo que nos ahorra los catalanes pasar la vergüenza de escucharla repetir las burradas habituales. Por lo tanto, nada se puede decir del contenido de su discursito, exactamente lo mismo que podríamos decir si lo hubiera pronunciado en toda su plenitud. Hay políticos, la Rovira es la quintaesencia pero en Cataluña vamos sobrados, que consiguen que no haya ninguna diferencia entre pronunciar un discurso o callar como una tumba, el resultado es el mismo.

A menudo, de camino hacia el diario, encuentro dos señoras que predican las virtudes de leer la Biblia. Nunca he visto a nadie que les haga caso. Imagino que esta misma pinta hacían el Maragall y la Rovira en la calle de Ginebra, pero a diferencia de las señoras de la Biblia, ellos no tenían permiso. 

Si la prohibición hubiera tenido lugar en España, habrían practicado el victimismo que tanto gusta a los catalanes. Al ser en Suiza, se han tenido que enfrentar a la cruda realidad: no son nadie y despiertan idéntico interés que dos sonados predicando en la vía pública en favor de la secta del Minotauro, si tal cosa existe. La policía suiza no prohibió el acto porque atentara contra nada sagrado, ni porque de allí pudieran salir palabras que llamaran a la revolución, ni porque ningún ciudadano suizo tuviera el menor interés en lo que pretendían decir una señorita de pelo rizado y aspecto llorón y un anciano de barriga prominente y mirada extraviada, dos totales desconocidos. No hay ningún ataque a la libertad, ni ninguna conspiración contra Cataluña. No. Se les saca de la calle simplemente porque molestan. Maragall y Rovira no hacían nada más que molestar a los suizos. Y punto».

viernes, 15 de febrero de 2019

Propuesta para St. Jordi: el manual de Sánchez

Posando frente al Vaticano
[granuribe50]
Vamos a darles nuestra opinión una vez más. Gente rara, los paisanos de Gran Uribe militantes del procesismo. Quizá sea ya absolutamente inaplazable la aportación de varios trenes llenos de psiquiatras, tal como reclamaba Julio Caro Baroja para el País Vasco, unos profesionales que puedan poner un poco de orden en todo esto.

Recapitulemos. Hasta hace doce años casi nadie fardaba por aquí de ser republicano ni pedía la independencia ni se manifestaba por esa causa. Prueba de ello es que ERC era un partido bastante residual, mientras los de CiU ejercían de pasteleros en Madrit, algo muy habitual en ellos. Cuando Cristina se casó con Urdangarín, Barcelona fue un hervidero, casi como si el Barça hubiera ganado la Champions. Pero llegó Maragall, llegó Zapatero, llegó la crisis, llegó el 15-M, llegó Rajoy, se destapó la corrupción en el oasis catalán y en el clan Pujol (a la par que la de Madrit) y... llegó el trilero Mas. Y ahí resucitó lo que tenía in mente el gran Pujolone desde tiempo inmemorial (recuerden el Programa 2000).

Pensábamos que a nuestros paisanos les sobraba Rajoy con su 155 y que solo les faltaba más cariño y más "pelas". También lo pensó el resistente Sánchez, por lo visto. Y ahora resulta que ni cariño ni "pelas": ni sentiments ni centimets, como decía Juan Marsé cuando describía a Pujol. Tal parece que lo que echan de menos es a un Rajoy elevado al cuadrado, o sea, al sonriente aznarín de encendido verbo (Pablo Casado), un sujeto que va alardeando de 155, mientras algunos procesistas cruzan los deditos para que gane las elecciones del 28 de abril. Y si fueran condenados los presos y no se quisiera indultar a aquel que lo pidiere, miel sobre hojuelas.

¿Lo entienden ustedes? ¿Se nos está escapando algo? ¿Ha habido órdenes del parásito fugitivo desde el palacete de Waterloo para que esto suceda de esta manera? ¿Nos merecemos esto los que no somos de esa cuerda?



Pedro Sánchez
Manual de resistencia (Ed. Península)
Durante su efímero mandato, aunque más largo de lo que prometió al principio, ha volado mucho en Falcon 900B con gafas de sol —esas de Ray-Ban que llaman "de aviador"—, y ha llenado toda la administración (incluida TVE) con secuaces/zas y pelotillas/os (lo hacen todos, ojo). En su haber, que la diplomacia española parece que empieza a espabilar y algunos amagos en lo social. Además, proclama una ley de Educación que quizá no dure ni dos telediarios y va a desenterrar a Franco, aunque no sabemos si tardará los susodichos dos telediarios en volver a Cuelgamuros. Como el tipo es resistente, puede ser que aproveche todo eso (y el juicio del procés) para quedarse en el palacio de la Moncloa; esperemos que así sea, aunque no sabemos con quién trapicheará esta vez.

¡Ah!, se nos olvidaba. Durante su estancia en ese palacio (o en el Falcon), Sánchez ha escrito un libro que se llama, precisamente, "Manual de resistencia", un libro un poco chulillo, dedicado a todos los que no daban un duro por él, incluido G.U. En él se jacta de haber cambiado el colchón de Moncloa como primera medida. Bueno, no sabemos si lo ha escrito Dr. Sánchez o lo ha hecho "una negra". Todo apunta a que ha sido Irene Lozano, aquella que abandonó a la Rosa Díez de UPyD porque pensó que en el PSOE tendría "más recorrido", como así ha sido. Pero da igual, porque, séase como fuere, lo firma él y espera venderlo como rosquillas el día de Sant Jordi, cinco días antes de las elecciones. Ojalá que le vaya bonito, como diría la gran María Dolores Pradera...


jueves, 14 de febrero de 2019

Celebrando San Valentín

Hugh Grant: "Sant Valentí és repugnant"



"La idea del Dia de Sant Valentí em sembla repugnant". L'autor d'aquestes lapidàries declaracions és ni més ni menys que Hugh Grant. El rei de les comèdies romàntiques és qui ha fet aquesta rotunda afirmació.
["La idea del Día de San Valentin me parece repugnante". El autor de estas lapidarias declaraciones es ni más ni menos que Hugh Grant. El rey de las comedias románticas es quien ha realizado esta rotunda afirmación] (De los periódicos).


Hombre, tampoco hay que exagerar. Una cursilada más para hacer caja a costa del corazón, de acuerdo. También un invento de USA que —como todo lo que se proponen— ha cuajado en sus "colonias". Pero de ahí a lo que dice ese sujeto, quien se caracteriza precisamente por rodar películas en las que predomina el almíbar, va un cierto trecho.

Aunque todo esto no viene de ahora. Ya en 1959, una casposa película llamada El día de los enamorados (dirigida por Fernando Palacios, protagonizada por el inolvidable Jorge Rigaud y con una canción de Augusto Algueró cantada por Mona Bell) difundía este engendro en España. Tuvo gran éxito y quien esto firma, sin ir más lejos, la vio varias veces.




Primero fue con el trilero Mas, después con el parásito Fuigdemont y ahora toca con el (presunto) xenófobo Torra, el Molt Honorable (por delegación) del momento, ese sujeto que les hace los dientes largos a los presos, saludándoles desde el patio de butacas del Tribunal Supremo con su lacito amarillo. Entrañables escenas las del Tribunal de anteayer y la de la fiesta popular de hoy, en fecha tan señalada. Todo menos ponerse a trabajar en las cosas que nos afectan a todos. Aunque en el fondo, quizá más vale así.

Rahola y Torra celebran San Valentín

miércoles, 13 de febrero de 2019

Y mientras tanto, Fuigdemont...

Y mientras los que no huyeron pasan sus horas entre la cárcel y el Tribunal Supremo, lean lo que hace el fugitivo Fuigdemont, pasándolo de p*** madre en Berlín y colándose en la gala de entrega de los premios Cinema for Peace.

El asunto es el siguiente: los directores del documental Dos Cataluñas, Gerardo Olivares y Álvaro Longoria, han devuelto el martes por la mañana el premio que recibieron en la noche del lunes por parte de la Fundación Cinema for Peace, que les fue entregado de manos de Carles Puigdemont, que se desplazó a Berlín para asistir a la gala de la Berlinale.

«Nosotros desconocíamos los detalles de la entrega, estábamos allí como nominados y en ningún momento se nos comunicó de la existencia de un discurso político antes del premio. Renunciamos al premio porque creemos que el acto de entrega no ha sido imparcial y le ha fallado a nuestra ética profesional y a uno de los principios claves de nuestro documental, la neutralidad. Nuestro trabajo es respetar la objetividad, y no queremos ser piezas de manipulación informativa, sino denunciarla», ha asegurado Olivares en declaraciones a la web cordopolis.es (el director es cordobés).

1) Los presentadores abren la plica del premio durante el mitin de Fuigdemont / 2) Fuigdemont y el codirector de Dos Cataluñas, Álvaro Longoria
Gerardo Olivares no acudió a la gala y se quedó en el hotel de Berlín tras conocer la presencia del parásito Fuigdemont. Intuía que su imagen se usaría con fines políticos, y aunque no sabía si ganarían, temía que, en caso de que les dieran el premio, Fuigdemont aprovechara hábilmente el acto, tal como sucedió.

Quien si asistió al evento es el codirector y productor del documental, Álvaro Longoria. El susodicho recogía el premio de manos del fugado líder procesista, después de haber confiado en la palabra de los organizadores del certamen, que le aseguraron que no iban a utilizar la entrega de premios para realizar discursos políticos. Sin embargo, finalmente el pacto se rompía y el expresident subía al estrado para echar un mitin que no ha sentado nada bien a los directores de Dos Cataluñas. Por eso, en la mañana de ayer decidieron devolver el premio, tal como señalábamos antes.

martes, 12 de febrero de 2019

Un recuerdo para Julio Cortázar

Este es el comienzo uno de los relatos más conocidos de Julio Cortázar, Carta a una señorita en París. En él, el narrador le escribe una carta a una mujer llamada Andrée que se encuentra de visita en París mientras él cuida su apartamento de Buenos Aires, que describe al detalle en este fragmento. Todo en el piso está perfectamente ordenado, y el personaje siente vergüenza de mover incluso hasta las piezas más pequeñas. El motivo de la carta, sin embargo, se debe a un problema muy raro que padece el protagonista: vomita conejitos, que han dejado el apartamento hecho un cristo.

Impagable Cortázar, que murió tal día como hoy en París hace ya ¡35 años! Un día lluvioso y triste que G.U. no olvida por la tremenda congoja que le invadió, tanto disfrutaba con todo lo que escribía y tan acostumbrado estaba a verlo perpetuamente joven, como si el tiempo no pasara para él...

Julio Cortázar, Carta a una señorita en París (fragmento); Los Relatos (1), Ritos; Alianza Editorial (1976), págs. 32-33

Arranca el juicio a los políticos presos

Torra llega al Tribunal Supremo para apoyar a los que no huyeron, ante la indiferencia de Junqueras, Santi Vila y Carles Mundó
[De una fotografía de César Naranjo (POOL EFE)]
[La prueba del nueve de que en España no se persiguen las ideas es que a ese sujeto que saluda con la manita a los presos, desde el patio de butacas, no se lo ha llevado la pareja de la guardia civil al cuartelillo a prestar declaración]

lunes, 11 de febrero de 2019

En el principio fue... la lectura

Y el fotógrafo húngaro André Kertész (1894-1985) reflejó ese momento mágico de la lectura en muchas fotografías.

André Kertész [Newtown, Connecticut (17/10/1959)]
André Kertész [(Greenwich Village, Nueva York (8/6/1963)]
André Kertész [Boca, Buenos Aires (18/7/1962)]



Pero después... llegó Internet y el móvil. Esperemos que los libros no desaparezcan del todo, porque si no, mal asunto. Gran Uribe les confiesa que no sabría vivir sin ellos, pero a más de un mentecato de los que se ocupan de la "cosa pública" le haría mucho bien leer alguno de vez en cuando, en lugar de tantas redes y tanta leche. Dicho sea sin acritud.

[Ilustración de Cristóbal Fortúnez / EL PAÍS SEMANAL (10/2/2019)]

domingo, 10 de febrero de 2019

Celebrando el Día Mundial de las Legumbres

A partir de una viñeta de El Roto (10/2/2019)
A Gran Uribe no se lo habrán encontrado ustedes ni por asomo en las calles de Madrid en el día de hoy, como tampoco a Ramón de España, en quien se ha inspirado para redactar el siguiente párrafo.

Había, en efecto, varios motivos para no acudir hoy a la manifestación convocada por el PP, Ciudadanos y Vox. El de G.U. —aparte de no vivir en Madrid y de su alergia natural a las masas, sobre todo si gritan y agitan banderas— es que le recuerda mucho a las quejumbrosas procesiones de nuestros procesistas, unos pelmas a los que no soporta. Ya sabe que el fondo es diferente (la unidad de España) y que está de acuerdo con él, pero la forma (consignas, berridos, banderas, gente airada convocando a la Nación y a la Patria) va a ser parecida, y ya decía McLuhan que el medio es el mensaje. No quiere a más gente ocupando las calles de las ciudades españolas para resolver asuntos que competen al parlamento, séase nacional o autonómico. Y no le gusta nada que los políticos echen a la gente a la calle para que les ayuden a solucionar sus problemas y a alcanzar sus ambiciones de poder. Su actitud se parece mucho a la de los procesistas como para ser tenida en cuenta y la manifestación de hoy solo podría a servir para que Chis Torra y su lúgubre pandilla se confirmen en sus delirios de que toda España milita en la ultraderecha y ansía el exterminio de los catalanes.


En el fondo, uno se sospecha que lo que quiere y necesita el procés es que vuelva a gobernar la derecha, cuanto más montaraz mejor, y así poder seguir quejándose in aeternum, ejerciendo de víctimas por los siglos de los siglos.


En consecuencia, se ha quedado en casita para celebrar el Día Mundial de las Legumbres con un buen plato de lentejas.


viernes, 8 de febrero de 2019

Myrurgia y el "Art Déco"

Esteve Monegal, Recolectora (1914)
[Colección particular]
En la exposición de París de 1925, de la que hablábamos ayer, los perfumes de Myrurgia obtuvieron también una medalla de oro; como ven, Rafael de Penagos no fue el único galardonado en aquel evento. El fundador y director general de la empresa Myrurgia fue Esteve Monegal (1888-1970), un buen escultor, que había sido discípulo de Josep Clarà en el París de 1911. Cuando regresó a Barcelona, al año siguiente, se integró en diversas agrupaciones artísticas y empezó a realizar entonces su obra más significativa, en un estilo claramente noucentista.

Pero en 1917 tuvo que hacerse cargo del negocio familiar de perfumería, al que dio el nombre de Myrurgia, tomado a partir de las palabras myron (esencia, ungüento) y ergon (trabajo, industria). A partir de entonces, Esteve Monegal devino en empresario de éxito, al tiempo que se le acababa su vida bohemia anterior.

Además de otros muchos aciertos, Esteve Monegal tuvo la visión de contratar a excelentes colaboradores. Entre el personal artístico estaba, entre otros, el dibujante  Eduard Jener (1882-1967) ejerciendo de ilustrador publicitario. El éxito en la Exposition International des Arts Décoratifs et Industriels Modernes de París fue enorme y las ventas se dispararon por todo Europa, lo que llevó a levantar un nuevo edificio, situado en la calle Mallorca cerca de la Sagrada Familia, que diseñó en 1928 el arquitecto Puig Gairalt (1887-1935) en un estilo entre racionalista y Art Déco, y que aún existe. Lo compró en 2000 el grupo Puig para acabar vendiéndolo a otra empresa, por lo que Gran Uribe no sabe si aún se conservan y pueden visitarse los interiores Art Déco del vestíbulo y otras dependencias.

Fábrica Myrurgia (Puig Gairalt, 1928) / Original publicitario Jabón Sales de Tesalia; tinta china, gouache y acuarela (Eduard Jener, 1921)

Eduard Jener; originales publicitarios de Polvos Maderas de Oriente (lápiz, tinta china y gouache sobre papel) / (1929-1932)
Proyecto original para un anuncio publicitario / Reproducido en Estampa, Madrid, septiembre de 1933

jueves, 7 de febrero de 2019

El "procés" avanza: ya tenemos "relator"

Trío de ases [TV3 / granuribe50]

Carmen Calvo ("Marilíos") ha escogido "relatora" (Viñeta de Miki&Duarte (Diario de Sevilla)