sábado, 21 de julio de 2018

Peligro: Casado y Cristiano; ¡huyamos al S.XVI!

Hay jornadas que son duras para este bloguero. Y esta es una de ellas: a G.U. le caía bastante bien Sorayita, le parecía una mujer cabal, y ahora está condenado a aguantar hasta en la sopa a todas horas —si pone la tele— al pelma de Pablo Casado, un sonriente aznarín que quiere apropiarse de Tabarnia, que no pertenece al PP, es de todos. Se ve que lo de las carreras y los másters no le han afectado lo más mínimo, no en vano cualquier españolito que se precie hubiera firmado a pies juntillas que a uno le regalaran un máster y dos carreras "sin bajar del autobús", como decía el antiguo entrenador del Barça Helenio Herrera.

Bueno, ya que estamos en lo futbolero, uno lee en la prensa que el pobre Cristiano Ronaldo deja un cheque de 20.000 euros de propina en un hotel en Grecia "para distribuir de manera equitativa entre todos los trabajadores del lugar, como una muestra de agradecimiento por el servicio que él y su familia recibieron, la amabilidad con la que fueron tratados y por preservar su imagen de las miradas curiosas". ¡Caramba!, ese sujeto, que ha huido de España porque le persiguen, ya que presuntamente ha defraudado cantidades milmillonarias a Hacienda por diversos conceptos, se ve que está de buen humor y la mar de dadivoso, compartiendo riqueza con los desheredados.



Por eso Gran Uribe ha preferido huir, vía musical, a varios siglos atrás. Se ha tumbado en el sofá, ha puesto el ventilador y el tocadiscos a tope, con aquella preciosa antología de música española que hizo Audivis hace años (1992). Y, entre las piezas que allí suenan, todas estupendas ya que la selección está muy bien hecha, una preciosa, procedente del Cancionero de Palacio (S.XV-XVI), de autor anónimo: "Tres morillas m´enamoran" (en la recopilación citada más arriba la interpretan Jordi Savall y Hesperion XX). Un consejo se permite darles G.U.: visiten esas músicas. Tienen algo.

Intérprete: Ensemble Accentus - Director: Thomas Wimmer / [Imágenes: Úbeda y Baeza (Jaén)]

Tres morillas m' enamoran / en Jaén, / Axa y Fátima y Marién.
Tres morillas tan garridas / iban a coger olivas,/ y hallábanlas cogidas / en Jaén, / Axa y Fátima y Marién.
Y hallábanlas cogidas,/ y tornaban desmaídas / y las colores perdidas / en Jaén, / Axa y Fátima y Marién.
Tres moricas tan lozanas,/ tres moricas tan lozanas,/ iban a coger manzanas / a Jaén, / Axa y Fátima y Marién.

Comentario de texto a cargo de la profesora María Jesús Rubiera Mata:

«La larga convivencia peninsular de judíos, moros y cristianos propició los encuentros eróticos, venales o no, entre los hombres y las mujeres de las tres religiones. Desde el punto de vista cristiano, el irresistible atractivo de la mujer semítica era objeto de preocupaciones morales, claramente expresadas en el texto de los "Castigos e documentos", que recoge Edna Aizenberg:

[...] "Te ruego que te castigues e te guardes de non fazer pesar a Dios en pecados de fornicios. E entre todo lo al, te guarda sennaladamente de non pecar [...] ni [con] judía ni con mora, que son mugeres de otra ley e de otra creencia".

Muchas son las virtudes de la poesía tradicional. No son las menores su jugosa ambigüedad, la libertad y gozo vital con que abordan algunos asuntos. Una de las más conocidas es el villancico, de estructura zejelesca "Tres morillas m'enamoran". Es un poema de tema fronterizo, en clave erótica. Las olivas, como las manzanas de la estrofa siguiente, están habitualmente asociadas al encuentro erótico ; pero, sobre todo, el desmayo y la palidez de las protagonistas ("y tornaban desmaídas y las colores perdidas") indican cuál es la naturaleza de su aventura. En cualquier caso, el sujeto masculino está enamorado de ellas, sin que sienta la necesidad de justificar o de resolver de alguna forma la diferencia de religiones».


viernes, 20 de julio de 2018

La tumba de Franco y las promesas electorales

A Gran Uribe le trae al pairo la tumba de Franco y el lugar donde esté enterrado ese sujeto. Uno estuvo una vez allí y ese megalomanismo extemporáneo le dejó basante deprimido, de tal modo que se juró no volver. En cambio, a las pirámides de Egipto —dedicadas a algo similar— nunca pudo ir aunque le hubiera gustado en su momento, pero ahora ya se le ha pasado el arroz.

De todos modos, lo de la tumba de Franco es lo típico que se saca un gobierno para crear polémica, marear la perdiz y que nadie se preocupe de las cosas que realmente importan. En cuando a Podemos, no van contra Franco, no se piensen ustedes: a través de esa vía se quieren cargar a la Monarquía; aprovechan lo de Corina y los asuntos turbios del borbón para intentar quitar legitimidad a Felipe, heredero de su padre, y éste, a su vez, nombrado a dedo por el dictador Franco. Dados los colaboradores que se ha buscado, no parece probable que Pedro Sánchez  caiga en la trampa que le intentan tender sus socios de moción de censura, sería para Gran Uribe una sorpresa que así fuera. En cuanto al susodicho G.U., qué decir, piensa que hay asuntos que nos importan más a todos que el de reeditar una república sobre los huesos de los Borbones. ¡Qué quilombo y qué pereza!



A Juan José Millás le preocupan estos asuntos más que a G.U., y nos habla en su columna de hoy del incumplimiento de las promesas de los políticos. Se titula A otra cosa, y en ella no falta ni sobra nada, ya el hombre suele aprovechar a tope los habituales tres párrafos que se le conceden:

«Lo más duro de gobernar es cumplir las promesas que se hicieron en la oposición. De ahí que no se cumplan. Pero eso provoca malestar entre los electores, protestarán algunos. No importa, el malestar forma parte del proyecto. Además hay un tipo de votante muy generalizado que primero se cree a pies juntillas que vas a cumplir y luego entiende sin género de dudas que no cumplas. A uno de estos votantes le dices que estás buscando el marco legislativo adecuado para llevar a cabo tu promesa y se vuelve a sus hijos con expresión pedagógica: “¿Lo veis? Era un problema del marco legislativo”. Ese tipo de votante de buena voluntad te proporciona una base muy sólida para seguir prometiendo a tontas y a locas incluso ya desde el gobierno.

Sacaremos los restos de Franco del Valle de los Caídos durante el mes de julio, prometió Sánchez al poco de sustituir a Rajoy. ¿Ignoraba acaso que toda exhumación tiene sus burocracias? Quizá él personalmente sí, pero el presidente del Gobierno dispone de un gabinete de ochenta o cien asesores, cada uno especializado en un asunto. ¿Por qué no preguntó al de pompas fúnebres? No sé, quizá porque había que levantar el teléfono. O porque tenía miedo de que le estropeara el gesto. El caso es que Franco se queda, y muy bien acompañado, pues hemos logrado poner de moda un adefesio en el que no se posaban ni los pájaros.

¿Podría Sánchez publicar la lista de quienes se acogieron a la amnistía fiscal, tal y como juró y perjuró que haría? Podría. Podría si no hubiera en ella gánsteres con capacidad para prohibírselo. ¿Y qué les digo a mis votantes?, pregunta el presidente al asesor especializado en incumplimientos. Diles que no dispones todavía del marco jurídico adecuado. Punto y a otra cosa».

jueves, 19 de julio de 2018

El 19 de julio de 1936 en Barcelona

Apostados tras unos caballos muertos, Mariano Vitini, otros guardias de asalto y algún civil luchan contra los insurgentes el 19 de julio de 1936
[Calle Diputación, en Barcelona / Fotografía: Agustí Centelles; su hijo Octavi afirmó que fue preparada]
Lorenzo Silva, Recordarán tu nombre, Ed. Destino, 2017 (pág. 314)
Imagen de la plaza de Cataluña tras el estallido de la guerra civil, el 19 de julio de 1936 en Barcelona / Fotografía: Agustí Centelles / CDMH

miércoles, 18 de julio de 2018

Hoy es 18 de julio

Es la historia, hermanos. Empecemos por la "brillante" prosa de Franco, en su encendida proclama con motivo del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 (se recomienda ser leída en voz alta imitando aquella voz de flautín tan característica):

Proclama del Alzamiento de Franco (fragmento)

Para acabar con el "comentario de texto" que hace Lorenzo Silva en su estupenda obra "Recordarán tu nombre" (2017):

Lorenzo Silva, Recordarán tu nombre; Ediciones Destino, Colección Áncora y Delfín (2017), pág. 286


Treinta años de la muerte de Nico, en Ibiza

Hoy hace treinta años que Nico (Christa Päffgen) falleció en Ibiza. Ya saben, la chica del anuncio de coñac Terry ("Terry me va, usted sí que sabe") de los años sesenta. También la musa de Warhol, que la "enchufó", aprovechando su belleza y su voz de contralto un punto aguardentosa, para que cantara tres temas con la "Velvet Underground" de Lou Reed y John Cale en el mítico "disco del plátano". Ya hemos hablado de ese LP en alguna ocasión porque tenía una icónica portada del propio Andy Warhol, quizá una de las carátulas más conocidas de la historia de la música pop.



Nos lo recuerda el Diario de Ibiza de hoy:

«El 18 de julio de 1988 murió en Ibiza de un derrame cerebral Christa Päffgen, que con el sobrenombre de Nico ha pasado a la historia del pop por cantar y firmar junto al grupo el primer disco de The Velvet Underground, uno de los álbumes clave de la historia de la música popular del siglo pasado.

Los tres temas del "disco del plátano" que canta Nico son la cumbre de la vida artística de esta alemana que además de cantante fue modelo y que destacó sobre todo por relacionarse, con intensidad variada, con algunos de los más famosos creadores de su época, como Andy Wharhol, Lou Reed, Federico Fellini, Jim Morrison, Brian Jones y Alain Delon.



Nico, nacida en Colonia en 1938, frecuentaba Ibiza desde mediados de los 60. El 17 de julio de 1988 circulaba por una carretera de la isla en bicicleta junto a su hijo cuando se cayó y se golpeó la cabeza. La llevaron al hospital, donde tardó en ser atendida y, al parecer, no fue diagnosticada con precisión. Al día siguiente falleció y la autopsia determinó que la muerte fue fruto de un derrame cerebral que, de acuerdo a la información facilitada entonces, propiciaron el intenso calor y el esfuerzo».

martes, 17 de julio de 2018

El Club de la Ratafía ya tiene logotipo

Como no ignoran ustedes, Fuigdemont ha fundado un nuevo partido (y van ¿cuántos?), etnicista, populista y que se pretende transversal (?), llamado "Crida Nacional per la República", que ya tiene un inspirado logotipo. Su  esforzado representante en la nostra terra, nuestro Molt Honorable bis (Chis Torra), ha sido el primero en adherirse, como no podía ser menos, de manera que este nuevo engendro bien podría llamarse "Club de la Ratafía".

Pío Pío de Torra con el logotipo del nuevo partido / (granuribe50)
Pero sabedor Gran Uribe de la torpeza innata de los diseñadores gráficos de la Generalitat, ha decidido sustituir ese sutil 1O (primero de octubre), que figura en amarillo (naturalmente), por una botellita de ratafía (dada la gran estima que el primer afiliado tiene por ese indigesto y desagradable brebaje), que ocupa el lugar del 1 y la etiqueta de uno de sus productores de más raigambre en la nostra terra, Bosch, que se sitúa en la O de Octubre. El resultado así mejora notablemente, dicho sea con toda modestia, y tiene quizá un punto más de intención en la línea etnicista que se pretende en el programa fundacional del susodicho engendro, que G.U. confiesa que no ha leído, pero se lo supone.

De lo que no le cabe a uno dudas es de que tendrá gran éxito esa crida organizada por el fugado Fuigdemont, ese que huyó tras proclamar la República de los ocho segundos que ahora reclama. Los que remenen les cireres son siempre los que reparten prebendas, y la gente acude como las moscas a la miel, sobre todo si se apela a sus instintos más tribales.


lunes, 16 de julio de 2018

Últimas horas en Albacete

Cerca de Pétrola (15/7/2018) / granuribe50
Cerca de Pétrola (15/7/2018) / granuribe50
Bueno, las perspectivas eran muy buenas con lo que ha llovido este año para avistar flamencos por las lagunas de Pétrola, pero... cap ni un. Pero con o sin, aquellos paisajes siempre tienen algo. Así se consumieron las últimas horas de ayer después de la final de fútbol, con una especie de selfie inverso en sombra desde la carretera sobre unos viñedos.

Y hoy, camino de Tabarnia, mal que nos pese.

domingo, 15 de julio de 2018

Vive la France!

Esto se acabó. Juega mucho mejor a fútbol Croacia que Francia, pero los gabachos son más fuertes físicamente, estaban menos castigados por las prórrogas y, por si fuera poco, les ha echado una manita el árbitro. A los franceses, por lo general ya de por sí tan ufanos, no les debe de caber una pajita por el trasero en este momento. Cosas de la grandeur.

¿Qué haremos sin Mundial ahora? G.U. comentaba con sus hermanos el transcurso de los partidos en un chat de WhatsApp y ver así el fúmbol era la mar de divertido... Por si fuera poco, volvemos a Tabarnia mañana, ¡qué remedio!

sábado, 14 de julio de 2018

Intentando olvidarse de Torra

¡Vaya con Torra!: su ratafía, su "cuestión social" (exigua), su "no tengo nada que perder", su señora (missing) y el Estado que pronto le va a llamar para decirle lo que ha de cenar. Desde tan lejos uno no ha podido olvidar a ese sujeto y eso a pesar de que nos esforzamos a tope por conseguirlo, con mucha piscina, mucha lectura, el gin-tonic de media tarde y, como hacen en los pueblos, tranquilos paseos a la caída del sol por la carretera, en este caso la que lleva al parador, muy solitaria. Es una vida como de balneario pero sin balneario, sin masajes, ni baño de burbujas, ni baños termales de esencias naturales, ni baños de lodo ni todas esas tonterías que inventan para sacar la pasta al incauto mientras mata el tiempo y así rentabilizar el asunto.

Albacete (14/7/2018) / granuribe50
Albacete (14/7/2018) / granuribe50

viernes, 13 de julio de 2018

Torra, la ratafía y la "cuestión social"

Ayer hablábamos de Torra y la ratafía, ese brebaje indigesto y pegajoso que él promociona con mensajes de este calibre:

"Para mí la ratafia es país, es paisaje, es color, es luz, es la familia, es tradición, la ratafia es un poco quién somos, la hacemos para recordar de dónde venimos. Me parece que cuidar el país, velar por su paisaje, sus tradiciones, nos hace a todos más fuertes como país, la ratafia nos une, nos divierte y de alguna manera es parte de nosotros mismos".

Hasta tal punto se siente identificado con esa pócima, que va y no se le ocurre otra cosa que regalarle una botella de ese jarabe gran reserva a Pedro Sánchez, tal como comentaba R. de E.

Este sujeto, que nos angustiaba a todos hace unos días anunciando que sobre Cataluña se cernía una terrible crisis humanitaria (?), llega a la Moncloa y no considera necesario hablar con el presidente del gobierno de cuestiones sociales porque para él son "una prioridad menor", de modo que solo habló con Sánchez de independencia, ya que no se puede "entretener con otros asuntos".

¡Caramba! Que la "cuestión social", una especie de eufemismo de "pobreza", se la trae al pairo al Chis Torra es algo que ya imaginábamos. Le pasa a muchos de los burguesots que se dedican a la trepa política. Lo que resulta un poco extraño es que lo reconozca sin pudor alguno, y eso no lo hace nadie.

Torra y Sánchez en la Moncloa (9/7/2018) / [David Castro / granuribe50]
Veamos qué dice Lluis Bosch al respecto, en su entrada Las opiniones y las prioridades del señor President:

[...] «Me dijeron que el President es un intelectual (incluso alguien proclamó que es un "intelectual brutal" —bello oxímoron, por cierto). Yo sospechaba de antemano que el President no es Habermas. Ni tan siquiera Claude Lévy-Strauss. Pero le concedía una sospecha de intelectualidad que, a cada declaración suya, me resulta más indesentrañable. Que en la Cataluña de 2018 alguien diga que las cuestiones sociales no son prioritarias me inclina a pensar que el President piensa poco antes de hablar. ¿Será por la ratafía, esa afición sobrevenida que le tiene poseído? Aunque solo fuese para quedar un poco bien, debería haber dicho lo contrario. Habría estado bien salirse con algo como:

—Hoy hemos hablado de ratafía y de autodeterminación, y en próximas sesiones abordaremos la cuestión social.

Mira si era fácil cumplir con los mínimos que el pueblo espera. Porque aunque el pueblo de Cataluña sea el pueblo más pueblo de todos los pueblos no deja de ser pueblo, y al pueblo le gusta que se preocupen por sus cuitas. Incluso los intelectuales se acuerdan del pueblo, diría yo». [...]

jueves, 12 de julio de 2018

Cenando en el paseo de la Feria, en Albacete

Las tascas del paseo de la Feria, en Albacete, son enormemente populares. Abren el primero de abril hasta finales de agosto, cuando las desmontan para empezar a poner los tinglados de la auténtica Feria de Albacete. Es una visita casi obligada que G.U. gira cada año por estas fechas.

A punto para cenar en "Nuestra tasca", en el Paseo de la Feria (Albacete) / (12/7/2018)
El ambiente este año es multitudinario, pero bastante carpetovetónico y ruidoso siempre, con la gente de muy buen humor, gritando y riendo mucho, con las cascarujas de mejillón o de caracol por el suelo y las servilletitas de papel pringadas que se enganchan al zapato; en fin, todo eso que no falta en casi ningún bar de la España profunda que se precie. El caso es que, sea como fuere, uno se contagia de la alegría general y también se pone de buen humor allí.

Lo más típico son los caracoles, pero uno suele pasar de ellos en aras de los cascos de patata, la sepia a la plancha o las morcillas. Lo malo es esa especie de lluvia fina que ponen en todos los establecimientos para refrescar el ambiente, de la que hay que huir como del diablo. En el único sitio en que no estaba operativa este año era en "Nuestra tasca", en donde había la única mesa libre de toda la feria y un ambiente netamente españolista, como puede apreciarse en la fotografía. Un lugar que no gustaría nada al Molt Honorable President Torra (además, aunque haya caracoles no dan ratafía).




Ya que hemos citado a Torra y su ratafía, comentaba R. de E. anteayer en Torra: con la ratafía a cuestas:

«En el caso de Quim Torra, lo que nunca se deja en casa es una buena botella de ratafía. Ayer confundió a Pedro Sánchez con el gran jefe Toro Sentado y se presentó con la versión actualizada del agua de fuego y las baratijas de colorines con las que los blancos trataban de columpiarse con los indios en los tiempos del general Custer; o sea, una botella de su amada ratafía (que algún asistente de Sánchez hará desaparecer por el fregadero más cercano) y un par de libros con muchos santos (que aparecerán dentro de unos días en la Cuesta de Moyano)».


miércoles, 11 de julio de 2018

Leyendo a Mary Lavin en Albacete

Leyendo en Albacete el cuento "Una historia con estructura" (11/7/2018)
[Mary Lavin, En el café; "Una historia con estructura"; Ed. Errata naturae, 2018 (págs 296-297)]

Gran Uribe sigue por tierras manchegas. Y, tal como le aconsejaba ayer un anónimo comunicante, está teniendo "cuidado con las moscas de día y los mosquitos de noche"; además se ha añadido este año una preocupante plaga de avispas a la que también hay que prestar atención. El caso es que está ahora con un libro de cuentos de una escritora muy buena, norteamericana de origen irlandés, Mary Lavin, que nunca antes había sido traducida al castellano. Se titula "En un café".

Entre ellos está el que se ha leído esta tarde, antes del partido de fúmbol , "Una historia con estructura", un cuento dentro de un cuento. En él nos habla de sí misma como autora por medio de un lector que le reprocha su modo de escribir y le pide que dote a sus historias con lo que él echa de menos en un auténtico relato: el desarrollo de una anécdota dramáticamente fuerte con golpe de efecto final. Y, como ejemplo, le cuenta a la autora una historia que le oyó a su padre, redonda y de impactante final, aunque muy clásica, pero es la manera en que nos la relata Lavin lo que la convierte en una pieza literaria muy buena en la modesta opinión de G.U.

martes, 10 de julio de 2018

Recuerdos desde Albacete

Gran Uribe en la piscina del parador de Albacete
El plan aquí es sencillo, para qué vamos a engañarnos: poco madrugar, lectura en la terraza oyendo el piar de los pájaros (gorriones, mirlos, tórtolas y muchas golondrinas —que no paran un momento—), un baño reparador en la piscina de la fotografía, una pequeña siesta, más lectura, un paseo al atardecer por los campos de los alrededores, un poco de sillón bol (por lo del mundial de fútbol), cenita suave, un paseo en este caso sin luna, pero con olor a heno y canto de grillos y después más lectura. Por lo demás, poca prensa y nula televisión (salvo el fúmbol, como decía Forges).

Y, entre tanto, seguimos intentando seguir aquella máxima de Stephan Zweig (por boca de Clarissa) que reza «¡Una hora sin pensar en nada! no es una hora perdida», pero eso es muy difícil de conseguir y mucho más teniendo el móvil cerca; siempre hay cosas que inquietan o preocupan allá lejos.

lunes, 9 de julio de 2018

El ADN y el pie de Torra

Los incansables blogueros de D.C. han alertado a un servidor de algo que éste no había advertido, pese a haber estado observando con cierto detenimiento esa deliciosa fotografía de ChisTorra, Eduard Pujol y el trilero Mas (que "liga bronce" a marchas forzadas y encoge un poco la tripita antes de partir para Fornells, en Menorca).

¿La guerra de Siria? ¿Los que atraviesan el Mediterráneo en patera? ¿La gente que malvive en el corazón de las grandes ciudades? ¿Los niños de la cueva de Tailandia? No, no, nada de eso, se equivocan. El auténtico drama inhumano es el que está sufriendo aquí cierta burguesía catalana, quizá la más conspicua, a manos del represor Estado español.

Y si no lo creen, vean la foto. Contemplen la imagen del sufrimiento extremo. Esos cuerpos de raza superior, aunque algo castigados por la falta de ejercicio a que obliga el penoso coche oficial. "Esos estómagos hinchados por molestas comidas en restaurantes de lujo a cargo del Pepet i la Maria. Esa apostura, esos cuerpos marciales, torneados, atléticos", ¿será éste el ADN catalán?, como ironizan los de D.C.

1) Chis Torra, Eduard Pujol y el trilero Mas en un acto humanitario; 2) Pie de Gran Uribe en Albacete; 3) Detalle del pie de Torra
Y ahora miren con más detalle. Arriba, a la derecha, el pie de Gran Uribe, un ser que no dispone del ADN antes citado, muy a su pesar (ya que sin él no llegará lejos). Cinco deditos mondos y lirondos en cada pie, aunque un poco descuidados y un punto deformes. Uno no es perfecto, por desgracia.

Y observen a continuación la pisada firme, rotunda y chancletaria del presidente no votado, el de Chis Torra. Nuestro Molt Honorable President luce el mismo bañador que G.U., comprado en Decathlon, aunque una panza un punto más prominente. Pero hagan zoom y cuenten los bien torneados dedos del pie de Torra: uno, dos, tres, cuatro, cinco... ¿seis? ¡Bingo!, sí, ¡seis! ¿Cosa del ADN?



En fin, Torra en la Patum de Berga, en la iglesia, en el aplec de sardanas, bailando en el festival folk-rock de Washington, presidiendo jornadas castelleras, degustando ratafia, chupando caracoles, dándole al porrón, cantando habaneras con un vasito de cremat de ron Pujol en la mano, instando a Sánchez a reunirse con él y, como remate, este paseo playero en chanclas en un acto solidario, acompañado del emergente Eduard Pujol y del trilero Mas. ¡Este sujeto es un crack!


domingo, 8 de julio de 2018

Gran Uribe sale para Albacete


Fotografía de André Kerstész (Newtown, Connecticut, 1959)
A ver cómo se nos da esta semanita por tierras manchegas. Piscina, lectura y un poco de sillón bol (por lo del fútbol). Mientras tengamos un buen libro para leer, "todo se nos dará por añadidura", como diría San Mateo.

sábado, 7 de julio de 2018

Otra brillante idea: encierros sin corrida

Asirón, alcalde de Pamplona
Los sanfermines están de moda desde hace bastantes años, pero con esto de la manada la cosa se ha elevado al cuadrado. Y, por si fuera poco, está ahora esa propuesta populista de suprimir las corridas porque todos somos muy respetuosos con los toros (con otros animales, menos). Pero, como diría un catalán, la pela és la pela, y lo que llena de pastuqui a Pamplona no son las corridas (19.000 personas caben en la plaza) sino el asunto de los encierros, que atrae a cientos de miles de turistas de todo el mundo. Quizá por eso, a este alcalde, el profesorcillo de euskera Asirón, un sujeto bastante elemental de ehbildu, se le ha ocurrido la brillante idea (no solo Rufián las tiene) de suprimir las corridas de toros pero no los encierros, que es el momento en que se conduce a los toros hasta la plaza donde serán lidiados, como se sabe.


Fernando Savater, que no es tonto y nunca le falta ironía, ha empezado a intuir lo que trama el susodicho Asirón para ahorrar dinero y quedar bien, y nos lo explica en su columna de hoy titulada, como no podía ser menos, San Fermín:

«En este Camelot (pronúnciese “camelo”), para mí que destaca Joseba Asirón, alcalde de Pamplona. ¡Asirón, Asirón, el euskera campeón! «Ha declarado que los sanfermines no se conciben ya sin los encierros pero que en cambio las corridas… Vamos, lo que opina TVE desde hace muchos años (y ahora, ni les digo). Sin embargo, creo que Asirón tiene un plan que va más lejos y más hondo, aunque su natural modestia le impide explicitarlo. Me atrevo a interpretarle.


En nuestros días de ajustes presupuestarios, nada mejor que soltar en los encierros toros que luego no sean lidiados. Con seis toros y un par de sobreros, bastaría para todos los sanfermines. ¡Imagínense el ahorro, toros reutilizables! Los encierros ganarían en emoción, porque los toros resabiados serían al final casi tan listos como el alcalde y los últimos días sólo correrían ante ellos los verdaderos maestros y los suicidas. 

¡Esos chulos de la Manada, ahí os quiero ver! El público se familiarizaría con los morlacos, se aprendería sus nombres, celebraría a los más pródigos en cornadas. Incluso podrían volver al año siguiente, a petición popular… Y todo eso, ahorrando. ¡Asirón, Asirón!»

viernes, 6 de julio de 2018

La brillante idea de Rufián

Preparando ya las maletas para la tradicional escapada veraniega a Albacete. Una semanita sin lazos amarillos, TV3 y todo eso. ¡Qué maravilla! Después, unos días en la "isla mágica", ya saben, y para rematar la faena otra escapadita, en este caso allende nuestras fronteras, a Dublín concretamente, salida que tiene el vicio oculto de que el regreso está previsto para el 10 de septiembre, lo cual implica sí o sí, como se dice ahora, pasar la diada en Barcelona, detalle que G.U no tuvo en cuenta en su momento. Y eso se producirá después de cinco años de escaqueo de esta magna jornada.

Por suerte, el ínclito Gabriel Rufián (a quien se le está poniendo cara de chinito) parece que va a venir en nuestro auxilio, en este caso con una brillante idea; sí, sí, han oído bien, brillante, que nos beneficia sobremanera a muchos de nosotros. A Ramón de España, un tipo que suele pasar ese día encerrado en su casa del ensanche de Barcelona, de la que solo sale en pantuflas para comprar la prensa y tabaco, no le ha pasado por alto el asunto, y comenta en su columna titulada Rufián tiene una idea brillante:

«Sí, soy consciente de ello: el término "idea brillante" y el nombre de Gabriel Rufián en la misma frase constituyen un oxímoron muy notable, pero la verdad es la verdad, dígala Junqueras o su porquero, y eso que ha dicho Rufi sobre celebrar la Diada de este año frente a las prisiones catalanas a las que han ido a parar los líderes enjaulados del prusés es lo mejor que se le ha ocurrido al hombre en toda su carrera política.

Los sufridos habitantes de Barcelona aplaudimos especialmente su propuesta, pues estamos ya de desfiles norcoreanos hasta el gorro. ¡Que esto no es Pyongyang, joder, ya no sé cómo decirlo! ¿Se imaginan una Diagonal o una Meridiana tranquilas y no infestadas por la Secta Amarilla? Pues si cuaja la propuesta de Rufi, eso es lo que sucederá el próximo 11 de septiembre. Y como nada me gusta más que contribuir a la armonía entre mis conciudadanos, propongo ir a despedirlos mientras se suben a los autobuses y empiezan a desenvolver al bocadillo y a darle sin tasa a la ratafía: "Adiós, adiós, no os deis prisa en volver, disfrutad de los encantos del campo y de la vida rural, oh, bucólicos patriotas..."».[...]

jueves, 5 de julio de 2018

Una tarde revisando LPs antiguos

Portada del LP "Streets", de Ralph McTell (1975)
Esta tarde, revisando LPs antiguos que aún conserva (para ello ha aprovechado la "jornada de reflexión" futbolera), Gran Uribe se ha topado con este, que hacía muchos años que no escuchaba. Y dentro de él una pieza estupenda, para el modesto gusto de un servidor. La sobriedad y la sencillez hechas canción: una guitarra acústica, la voz de Ralph McTell, una armónica, un coro lejano y una letra incómoda, que habla de los desfavorecidos y marginados que existen en cualquier gran ciudad, de aquellos que, aún viviendo en las calles de Londres, es como si no formaran parte de ella.

Pero Ralph McTell es uno de esos autores que, a pesar de su abultada discografía, nunca consiguió igualar después el éxito de la canción que le hizo famoso: hablamos de "Streets of London".

Se compuso hacia 1968, tras una serie de viajes de McTell por Europa ejerciendo de músico callejero, experiencia que se destila en su letra, pero  la discográfica no creyó oportuno publicarla hasta varios años después, debido precisamente a eso, a su letra un tanto deprimente y poco "turística" para aquellos sectores acostumbrados a mirar hacia otro lado cuando la pobreza y la miseria reivindican su presencia.



Have you seen the old man / In the closed-down market / Kicking up the paper, / with his worn out shoes? / In his eyes you see no pride / And held loosely at his side / Yesterday's paper telling yesterday's news. 

So how can you tell me you're lonely, / And say for you that the sun don't shine? / Let me take you by the hand and lead you through the streets of London / I'll show you something to make you change your mind.

In the all night cafe/ At a quarter past eleven, / Same old man is sitting there on his own / Looking at the world / Over the rim of his tea-cup, / Each tea last an hour / Then he wanders home alone.

So how can you tell me you're lonely, / And say for you that the sun don't shine? / Let me take you by the hand and lead you through the streets of London / I'll show you something to make you change your mind.

And have you seen the old man / Outside the seaman's mission / Memory fading with / The medal ribbons that he wears. / In our winter city, / The rain cries a little pity / For one more forgotten hero / And a world that doesn't care. 

So how can you tell me you're lonely, / And say for you that the sun don't shine? / Let me take you by the hand and lead you through the streets of London / I'll show you something to make you change your mind.

[Sorry: las traducciones que pululan por Internet son pésimas]

miércoles, 4 de julio de 2018

El día que Aramburu marchó de casa

Se le ha echado en cara a Fernando Aramburu haber escrito "Patria", "Los peces de la amargura" o "Años lentos" (estupendos los tres) desde su tranquila casa en Hannover (Alemania). Hay quien critica su estilo literario, hay quien dice que no conoce la realidad vasca por estar lejos y, claro, ha creado mucha polémica, sobre todo en el País Vasco.

Se dice que que su visión no está equilibrada porque no trata suficientemente bien al entorno abertzale, pero G.U. no ha oído a nadie afirmar que aquello que nos explica Aramburu que sucedió —y esperemos que no siga sucediendo, aunque lo dudamos— sea mentira, o posverdad, como se dice ahora. Y los demás, solo tenemos que agradecerle que abordara esos temas con esa valentía y ese talento. Si no lo hubiera hecho él probablemente no lo habría hecho nadie y lo más sutil de aquel infierno sería desconocido para nosotros, los que no vivimos allí.

Fernando Aramburu; Autorretrato sin mí; Tusquets Editores , 2018 (págs. 35-36)
Gran Uribe piensa que hizo bien en marchar de San Sebastián, una ciudad preciosa, y ponerse a escribir desde tan lejos. Tranquilidad para hacerlo y perspectiva, eso que ganó él y que ganamos todos. Lo hizo por razones sentimentales de índole personal, y así nos cuenta aquel momento de los ochenta en un emocionado capítulo de "Autorretrato sin mí".

martes, 3 de julio de 2018

El fugitivo Fuigdemont quiere vivir como Dios

Puigdemont reclama sus privilegios de expresident: coche oficial, chófer, escolta y oficina propia



Pues sí, han leído bien. Otro que tiene un morro que se lo pisa es el fugitivo Fuigdemont. Este país tiene mal arreglo: está lleno de caraduras. Así valora el asunto Miquel Giménez, un tipo bastante ácido, pero no tonto, en una columna que no tiene desperdicio. Seleccionamos tres párrafos de Puigdemont y el piojo belga:


«Un proverbio belga dice que un avaro despellejaría a un piojo con tal de obtener su piel. Si Puigdemont conoce o no esa máxima del país al que se fugó cobardemente es cosa que ignoramos. Que es un avaro, un pedigüeño y carece de la menor vergüenza, sí que lo sabemos. Y no es el único.[...]

Fuigdemont sorprendido desollando un superpiojo
Sólo en una nación tan podrida de estupidez, en la que unos pocos disfrutan de los privilegios que son negados al resto, es posible que un fugado de la justicia con causa pendiente, ojo, y que se ratifica en su conducta delictiva, pueda continuar cobrando sesenta mil euros al año por ser parlamentario sin hacer otra cosa que tocarse los pelendengues en el extranjero, riéndose de la justicia española. Que ese pájaro, además, pida dietas por desplazamientos, es de fuera de serie. Pero que ahora Puigdemont exija oficina, secretaria, coche oficial, seguridad y todo lo que corresponde a un ex President, es para decir apaga y vámonos. 

Que sí, que sí, que también todo eso es legal, como que el Parlament lo aprobó en el 2003 porque Jordi Pujol se retiraba y había que seguir cuidando al hijo del especulador en bolsa, que el hombre iba mal de fondos y no quería pedirle dinero a Junior ni a su señora, porque estaban muy liados con los misales de Andorra y las fundaciones de Panamá. De ahí que el sin oficio de Puigdemont exija lo mismo de lo que dispusieron sus antecesores. ¿Para que sirve, si no, ser President? ¿Para hacer cola en el paro como cualquier ciudadano?»