sábado, 27 de mayo de 2017

Otra final de Copa: masoquista que es uno

Estación de Atocha (Madrit) / 27/5/2017
Pues sí, lo que dice el título. Tras presenciar tres goleadas del Barça al Athletic de Bilbao (4-1; 3-0; 3-1, en los últimos ocho años) en esa denostada (por parte del procesismo) Copa del Rey, hénos aquí otra vez en la final de un trofeo contra el susodicho Barça, un club que al final del procés renunciará (o 'le renunciarán') a participar en tal 'basura', esperemos.

En fin, esta vez acudimos enfundados en la camiseta del Alavés, para hacer nuevamente de comparsas de un asunto que casi siempre gana el pez grande a costa del chico. Pasa en la mar también, es ley de vida, pero aquí está pensado para que el enano mantenga la ilusión y así parezca que el tinglado es más 'democrático'. Una manera de perpetuar el status quo.

Pero fútbol es fútbol, como dijo Boskov en su día, y aquí estamos una vez más, no en vano G.U. es un hombre de fútbol. Acabamos de llegar a la estación de Atocha, hay buen ambiente y muchas precauciones por lo de Manchester. Veremos cómo volvemos, aunque seguramente será "con el rabo entre piernas" de nuevo.


El Roto y la compra de armas

El presupuesto de Defensa aumenta el 32% por la compra de armamento


Viñeta de El Roto (27/5/2017)

Trump y Melania en viaje oficial


Bueno, abandonemos premoniciones lúgubres y vamos a la más candente actualidad: Trump y Melania continúan su viaje. Después de que ese zoquete fuera recibido con cara tristona y de pocos amigos por el papa Francisco, de ningunear a la Merkel y de que se abriera paso a codazos para salir en la foto de lo de la OTAN (hecho del que ya dimos cumplida cuenta en este blog), veamos la tierna bajada de los aviones de esta singular pareja.


viernes, 26 de mayo de 2017

Aburridos pero también un poco acojonados

Comentaba Tot Barcelona —y corroboraban Tapir y G.U.— que estaban cansados y aburridos con la brasa del procés (y con la partida de cenutrios que lo abanderan, o con aquellos espabilados que lo apoyan porque se llenan los bolsillos con él).



[Por cierto, el gran ideólogo de este asunto (por motivos obvios) Pujolone afirma estos días lo siguiente: "Un país así puede sentirse amenazado. Porque lo está. Lo está porque no acepta la propuesta lenta de disolución que se le hace. O que le quieren imponer. Hago un llamamiento a los activos morales de Cataluña, que tiene un buen proyecto para los catalanes y un territorio así no puede renunciar a su proyecto" (sic). Ojo con ese sujeto que habla de 'activos morales', porque tiene muchos adeptos que todavía lo tienen en un altarcillo; G.U. conoce a unos cuantos. Y ojo también, porque bastante pocos catalanes con 'pasta gansa' no tienen una parte en Andorra y en otros paraísos más exóticos, aunque se asegura que lo retornarán gustosos a "casa nostra" cuando culmine el procés de desconexión. El caso es que todo indica que Pujolone sigue moviendo los hilos de este guiñolillo].



Fin del paréntesis. Es cierto: es así, estamos cansados y aburridos, pero en los últimos días se ha sumado un ingrediente que hasta ahora nos era desconocido y que, aunque algunos dicen que está desfasado —podría incluso empeorar, pero si tienen un poco de vergüenza puede que lo maquillen un poco—, nadie ha negado todavía su contenido.

Alfred Bosch anda ahora tristón, ojeroso y alicaído
Estamos llenos de aburrimiento pero también, por qué vamos a negarlo, de un cierto acojono, después de que haya quedado destapado el contenido de la caja fuerte con el secreto mejor guardado de la proclamación de independencia. Lluís Bosch también, y nos lo prueba escribiendo esto que sigue:

«Hace muchos, muchos años, en un país que se llamaba "Cataluña" pero que era distinto de este, un escritor de novelas patrióticas llamado Alfred Bosch publicó una columnita en el períodico "Avui" (un periódico que entonces se titulaba "Avui" a secas y todavía no era "El Punt/Avui") en donde felicitaba a Kosovo por su recién independencia y terminaba con un lacónico: "mire usted por donde, Kosovo se habrá independizado antes que nosaltres" [Bosch explica por qué pone 'nosaltres'].

[...] Hoy Alfred Bosch es un concejal de Barcelona en la oposición, más bien tristón, ojeroso y alicaído porque iba por ahí presentándose como el alcalde inminente de la Ciudad Condal pero el título se lo adjudicó la señora Colau y eso lo encajó mal, lo vivió como una usurpación. Tal como hizo la Ferrusola cuando el PSC se hizo con el gobierno autónomo, y dijo que se sentía como si unos okupas la hubieran echado de su casa.

A día de hoy, no es por casualidad que ningún independentista catalán pone el ejemplo de Kosovo, lo cual es comprensible y a la vez significativo. El olvido de Kosovo en el imaginario secesionista (olvido o elipsis elegante) es casi literario. Y sin embargo, leyendo la prensa de las últimas semanas, uno juraría que el modelo kosovar podría ser el modelo escogido por nuestros amiguetes soberanistas, esa mezcla imposible de momias procedentes de Convergència la difunta, la siempre oscura ERC y las entrañables militantes de la CUP, un trío que tiene algo de Trío Lalalá, un algo de la Trinca y unas pinceladas -por el lado dramático- de "El gran Gatsby", aquel triángulo amoroso que termina en tragedia.[...]

Por todo eso a mi me ha entrado un poco de miedo. Llevo años (unos cinco años) de angustia progresiva por culpa del asunto procesista, pero hasta hace poco me parecía una kermesse de barretina y banderolas (y camisetas de Textiles Forcadell). Pero de repente mi angustia aumenta y me siento intranquilo de veras. Surgen amenazas en boca de tipos que creíamos tiernos abueletes folklóricos, como Lluís Llach, y se filtran proyectos de ley con un deje alemán (de la Alemania de 1930), y hay un presidente regional (un tal Carles el Pil·lós) que amenaza con un golpe de estado, y periodistas que lo aplauden y lo promueven. Y el estado titubea porque está flaco y enfermo, porque el estado está dominado por un partido político podrido (sinónimo de corrupto) y no se atreve a nada, y porque la oposición más o menos de izquierdas permanece, melancólica, en una duda existencial que le impide ver que detrás del nacionalismo solo hay nacionalismo y nada más: ni democracia ni buen rollo de sonrisas ni hostias.

Nos acercamos a Kosovo y a mi me vienen ganas de apearme de ese tren en el próximo apeadero, pero no se como hacerlo ni donde está. Las cosas se ponen feas. Hasta ahora eran tristes, pero ahora ya son feas. Cuando un tren descarrila las víctimas siempre son las mismas: los pobres, los currantes, los de familia de pobre y de currante, los del futuro incierto y nómina con IRPF al día, los que no tienen dineros en Andorra ni en Liechtenstein ni en Panamá. Los que no tenemos, en Andorra, ni el coixinet ni la deixa de l'avi. Somos las futuras víctimas las que deberíamos pedir amparo, ayuda. 

O por lo menos no ayudar más a los señoritos, y confabularnos para descabalgarlos de sus sus silloncitos mullidos en sus palacetes. Antes de que nos descarrilen».


Trump se abre paso

jueves, 25 de mayo de 2017

Estamos muy cansados, nos ganan por aburrimiento

Gran Uribe coincide plenamente con el comentario de Tot Barcelona cuando decía ayer:

«Estoy cansado y me ganan por aburrimiento. No hay promesa que puedan aguantar porque no hay un duro. Se necesita al menos 5.000 millones de euros mes para mantener las estructuras del estado, máxime si además se ha de poner aduanas. Con lo que al final habría más funcionariado que personas laborando en la industria, y eso es inasumible. La demostración está en La Caixa, que ya hace cosa de más de un año trasladó la sede a Madrid».

Viñeta de Peridis (25/5/2017)
«Lo bueno de tener una idea fija, aunque se trate de una memez, es que te puedes agarrar a ella para hacerte la ilusión de que tu vida tiene cierta lógica. Fijémonos, si no, en el Molt honorable Cocomocho, cuya labor de gobierno —por llamarla de alguna manera— se limita a su obsesión por la independencia de Cataluña, tema con el que nos da la brasa día sí, día también, solo o en compañía de sus inestimables secuaces Cocoliso y el Junqui. Hace unos días se trasladaron a Madrid a dar la tabarra en una sala del ayuntamiento cedida por la alcaldesa a cambio de unos eurillos aportados, intuyo, por nuestro insuperable embajador en la capital, ese modelo de ética y coherencia que es Ferran Mascarell. La sala, todo hay que decirlo, se llenó... pero de catalanes, que ocupaban el 90% de las butacas y ejercían de claca: no faltaba ni Lluís Llach, aunque se había dejado el gorrito y el fular en Barcelona para no ser confundido con una castañera.


Nada más volver a Barcelona, los Tres Cansinos se sacaron de la manga una carta que le van a enviar a Rajoy para sentarse todos a hablar en serio de cómo se organiza el referéndum. O sea, que primero te dan la brasa de manera presencial y fácil de esquivar y luego te envían una cartita porque no se han dado por aludidos ante la insistencia del presidente del gobierno en que no habrá ninguna clase de referéndum. Esta gente, ¿es dura de oído? ¿O les entra todo por una oreja y les sale por la otra?». [...]


Viñeta de El Roto (25/5/2017)
Viñeta de El Roto (24/5/207)

miércoles, 24 de mayo de 2017

Un emocionado recuerdo para Simón Templar

Gran Uribe no puede dejar pasar este día sin dedicar un emocionado recuerdo a Roger Moore, aquel inolvidable "Simón Templar" de la serie "El Santo", un telefilm que uno no se perdía en los años sesenta aunque estuviera  bronquitico perdido y postrado en la cama. Aquello resucitaba a un muerto, si bien es cierto que, aparte de la tele, del cine Adriano, de Salgari y del juego de chapas o botones, pocos entrenimientos más tenía.

Era tan fanático que hasta pintaba con tiza en un armario verde de su habitación el monigote que lo representaba, con la aureola incorporada. Y su madre, la sin par Patiña, era  tan permisiva (o "pasota") por entonces en esas cosas que lo aceptaba sin rechistar (otras "de más gordas" tenía que aguantar, la pobre). ¡Qué tiempos! Se nos escaparon de las manos sin darnos cuenta, creyendo que todo sería mejor después.


Y unos años más tarde vino lo de hacer de James Bond, en un papel un poco más flojillo, sobre todo cuando lo comparamos —valga la redundancia— con el incomparable Sean Connery, que ese sí que era un buen actor. Aún recuerda uno, cuando era ya adolescente, la aparición de entre las aguas de Úrsula Andress, con su biquini blanco y puñal al cinto, en el "Doctor NO" (no, ese "Doctor NO" no era el resucitado Pedro Sánchez, todavía).

En fin, es la historia, carísimos hermanos. El caso es que los procesistas llegan tarde en su intento de que el pobre Moore clique en el enlace para confirmar su correo electrónico. Tampoco creo que, en su lugar, lo haga Sean Connery, quien sin duda tendrá cosas mejores que hacer (y si no, mal lo tiene).

[DC]

La resurrección y ascensión de Sánchez

Dos maneras de ver el mismo asunto: la de JM Nieto y la de Rafael Herrera, basada esta última en "La Transfiguración del Señor" (Rafael Sanzio, Museos Vaticanos) y "El entierro del Conde de Orgaz" (El Greco, Iglesia de Santo Tomé, Toledo), que ofrecemos en un tríptico de elaboración propia.

Viñeta de JM Nieto (23/5/2017)
1) La transfiguración (Rafael Sanzio) / 2) La resurrección del Conde de Ferraz (Rafael Herrera) / 3)  El entierro del Conde de Orgaz (El Greco)

martes, 23 de mayo de 2017

Fútbol y libros: un recuerdo para Ramiro Pinilla

Ya nos hemos referido a los artículos de fútbol que escribe Juan Tallón. En el de ayer se refería al extraño vacío que sufren los aficionados a ese juego cuando acaba la temporada futbolera.

Eso le pasa a él ahora, aunque me imagino que, como buen colchonero, aún no se le ha acabado el asunto y estará deseando la debacle del Real Madrid en la final de la Copa de Europa en Cardiff ante el Juventus de Turín. Algo parecido les pasa a los barsistas que, aparte de conquistar la denostada (por ellos) Copa del Rey ante el modesto Alavés, esperan como agua de mayo esa derrota del Reial Madrit. También aguardan el momento para birlar el entrenador al Athletic.

Ha habido un detalle del artículo de Tallón que ha emocionado a Gran Uribe, y es la referencia al maravilloso libro de Ramón Pinilla titulado Aquella edad inolvidable, un escritor al que nos referimos cuando murió, en nuestra entrada "No puedes traicionar al niño que fuiste", una entrada que recomendamos revisitar, especialmente a un sujeto apodado El Tapir.


Dice Tallón:

«Seguramente existió un tiempo en el que podías percibir la ausencia total del fútbol cuando acababa la Liga. La temporada, al terminar, incurría en un silencio que se iba llenando de distracciones. Las hinchadas se desinflaban a propósito, tristes y alegres. Bien podía ser que sin partidos el deporte no existiese temporalmente, al contrario que ahora, cuando el fútbol siempre continúa por otros medios. El negocio depende de que se genere la ficción de que a cada minuto pase algo, haya o no competiciones en juego. Cualquier cosa antes que el vacío. Acaso hubo una época en la que al concluir la temporada de pronto descubrías una realidad nueva, sin previas, retransmisiones, crónicas, tertulias, columnas. Aquellos días adquirían a la fuerza otra sonoridad.


Y al final de su columna se refiere al protagonista de la novela de Pinilla:

»Ahora ni siquiera los jugadores, cuando se retiran, consiguen sustraerse a la fuerza de atracción del fútbol de una vez y para siempre, y a menudo mutan en entrenadores o comentaristas, incluso en algo menos erudito, al estilo del protagonista de Aquella edad inolvidable, de Ramiro Pinilla

La novela cuenta la vida de Souto Menaya, 'Botas', que pasó de albañil a jugador del Athletic de Bilbao, donde vivió su momento de gloria marcando el gol de la victoria en una final de Copa del Rey contra el Madrid, posiblemente con la mano. Poco después sufrió una lesión que lo dejó cojo, casi inválido. Obligado a trabajar sentado, aceptó un tristísimo empleo como ensobrador de cromos de futbolistas. En una mueca del destino, casi de humor negro, a veces se encontraba con el suyo».

Sevillanos/as: ya tenéis plan para hoy

Convocatoria para el acto de presentación de Er Prinzipito, de Saint-Exupéry (versión de Huan Porrah)


Como ya deben de saber ustedes, El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha editado 'Er prinzipito', la versión andaluza de esta clásica novela de Saint-Exupéry. El autor de esta adaptación, 'Huan Porrah', es profesor de la Universidad de Sevilla.

"Ô imbitamô a la presentasión der libro klásiko de 'Er Prinzipito' en su tradusión a l’andalú po e l’antropólogo Huan Porrah. Arremetiendo ke será una oportuniá unika pa poé difrutá de la filosofía ke mana er libro a trabé de nuettro idioma andalú", así ha sido la invitación del SAT en su página web.

El libro, que consta de 93 páginas, ya está a la venta en Amazon por 14,77€. Esta versión ha sida recibida con indignación y enfado en las redes sociales, aunque hay quien se lo ha tomado con humor. Como comenta R. de E.: "Era hasta cierto punto normal que algún día, en esas comunidades a las que no quedaba más remedio que ser españolas, surgieran unos cuantos iluminados que querían ser tan especiales como catalanes, vascos y gallegos".

lunes, 22 de mayo de 2017

Queda destapado el engendro norcoreano

El diario EL PAÍS ha destapado esta mañana una especie de engendro norcoreano que prevé la declaración unilateral de independencia de Cataluña si no hay referéndum. Un golpe de Estado que, dadas las circunstancias, hasta podría prosperar. Todo indica que a nuestro trío de ilustres conferenciantes (Junqui, CocoMocho y CocoLiso, en la sala cedida por Carmena) les han pillado con el carrito del helado (como se suele decir), porque no parece probable que una cosa tan impresentblemente cutre la hayan filtrado ellos mismos. ¡Con razón la tenían escondida bajo nueve llaves!

Los tres ponentes, al inicio de su conferencia en Madrid / [Paco Sordo / granuribe50.blogspot.com.es]
[En el proyecto de Corea del Norte en el sur de Europa, los medios de comunicación lo llevarán crudo como no les quede claro el concepto de la independencia. Dicen Miquel Noguer y Javier Casquiero:  "El bloque independentista acaparará los recursos públicos para la campaña, en detrimento de los eventuales defensores del no. Y deja abierta la puerta a la intervención en los medios, tanto públicos como privados, para 'adoptar medidas compensatorias' si no informan con los criterios que considera oportunos"].

¿Hay alguien allí?
En su disposición final, el documento deja claro que, si el Gobierno impide la consulta, la nueva ley entrará en vigor de inmediato. Se trata de un formato previo de Constitución que establece una república parlamentaria sin separación de poderes, señala quiénes tendrán la ciudadanía, determina un férreo control de los jueces por parte de la Generalitat, la apropiación de todas aquellas causas que afecten a Cataluña y que están ahora en manos de la Audiencia Nacional o del Tribunal Supremo español y también la apropiación de los bienes del Estado español en Cataluña. La nueva república seguirá formando parte de Europa, las prestaciones sociales como el paro o las pensiones estarán garantizadas y todos los impuestos —y las sanciones por su incumplimiento— pasarán a depender íntegramente del Govern; o sea que... ¡tranquilos!

Y acaba fijando la pregunta del referéndum: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente de España?". Durante la campaña, la Generalitat controlará la prensa, con la posibilidad de intervenir aquellos medios que sean críticos. [Antes y después, también. (Acotación de G.U.)]

Solo nueve sujetos conocían el texto del engendro, cuyos padres espirituales son el juez Vidal y el magistrado Viver:
Corominas (PEDOCAT), Salellas (CUP), Orobitg (ERC), Junqueras-CocoMocho-CocoLiso, Viver  Pi-Suyer, Serra (CUP) y Cullel (PEDOCAT)
[Los únicos nueve sujetos que tenían la clave de la caja fuerte donde se guarda la Ley de Transitoriedad]

Seguro que Rajoy toma nota. De momento, ha felicitado al Real Madrid por el título de Liga. De Sánchez no ha piulado aún. Al presidente no le asusta jugar con fuego y está más que dispuesto a convocar elecciones. Los monclólogos sugieren que eso sería letal para el PSOE. Bonito panorama nos espera.

domingo, 21 de mayo de 2017

El énfasis en la democracia...mala señal

No, no, estarse tranquilos: no vamos a hablar aquí de las primarias del PSOE (tiempo habrá, dejemos reflexionar a los militantes), esa especie de subterfugio pseudodemocrático con el que se frotan la manos ciertas cadenas de televisión, internautas de variado pelaje, militantes revanchistas y políticos de baja estofa y que seguramente ganará Sánchez, claro.

De ese tema me quedo únicamente con lo que dicen en La Vanguardia: "Ese sistema que hace que los militantes, siempre más radicalizados que el común, puedan nombrar a quien los votantes, que son muchos más, nunca elegirían. Todo en aras de una supuesta mayor y mejor democracia interna. ¡Qué vivan las asambleas y las votaciones directas! Cerradas y dirigidas, eso sí. Tiempos de demagogia y de supuesta participación de las bases".

Tampoco dilucidaremos ahora si G.U. ha de tomar el metro hacia Canaletas o el AVE dirección Cibeles. Ya se irá viendo.

De lo que vamos a hablar aquí es de "los incontables asombros que nos depara el llamado procés a los votantes catalanes, sobre todo a los votantes de izquierda que no hemos olvidado a los clásicos y sus enseñanzas básicas", utilizando palabras del propio Cercas —un intelectual quizá de más nivel que Enric Vila— en su columna de hoy en EL PAÍS SEMANAL.

Como es difícil seleccionar fragmentos concretos, lo reproducimos íntegro. Siéntense y lean, que no "es cosa triste":

Javier Cercas, Demócratas enfáticos, EL PAÍS SEMANAL (21/5/2017)

sábado, 20 de mayo de 2017

Leer: el entretenimiento mejor de la vida

Pío Baroja, Los caprichos de la suerte, Ed. Austral (2016), pág. 170

Easo versus BCN según Loquillo

Gran Uribe estuvo recientemente en San Sebastián. Hacía veinte años que no iba por allí, para evitar tumultos y otros sustos; en resumen: porque le daba miedo. La verdad es que le ha gustado mucho, pero le da la impresión de que corre el peligro que le pase lo mismo que a Barcelona. Parece ser que a Loquillo, un gran artista enamorado de ambas ciudades, también le preocupa. Nos lo explica en su artículo de esta semana en EL PAÍS MODA, que acaba con esta frase magistral: "Cuando abren un hotel en tu calle, es el momento de abrir un negocio de paellas valencianas o emigrar".


Cuando el arzobispado de Barcelona acabe de construir su hotelito de 115 habitaciones ("Hotel del Bisbat") en el Les Corts, en un terreno que tienen junto a una residencia de curas, proyecto contra el que ha habido una cierta oposición —con un poco de coña por lo de la 'avari†ia'—, quizá G. U. instale un negocio de paellas valencianas o emigre. Ya se irá viendo.


250.000 visitas

viernes, 19 de mayo de 2017

La acción mutante de Sánchez y el sentimentómetro

[cf.:  Pedro Sánchez: acción mutante (Rubén Amón)]
Proponen lo mismo en lo económico. En lo territorial y en lo de la reforma de la Constitución, no hay quien se aclare. Les diferencia lo de aliarse con Podemos y el NO ES NO —la idea más original de Sánchez—, aunque éste se aliará con quien haga falta, aparte de que no se pueden ni ver. Pero Gran Uribe nos comentaba hace un rato que considera bastante responsable del caos actual al susodicho señor Sánchez, que está muy enfadado con el uno de octubre, con o sin razón, y quiere vengarse y sacarse de en medio a las "vacas sagradas", como diría el nunca olvidado Johann Cruyff.

La verdad es que con esto de la reforma de la Constitución que piden, tenemos a día de hoy una empanada mental bárbara, además de un lío terminológico y organizativo tremendo, que empieza porque ninguna de las personas consultadas por Gran Uribe sabe qué es exactamente una nación, aunque diversos comunicantes nos recomiendan algunos tratados donde se explica. Los consultaremos, descuiden ustedes. Tampoco nadie ha sabido determinar cuáles son realmente las ideas de Pedro Sánchez que, salvo una bien conocida, aparentan ser asaz volubles en opinión de muchos.



Patxi López le preguntaba el otro día al susodicho por eso de la nación, si sabía lo que era y, además, le permitía que si no tenía ideas le copiara las suyas. Su contundente respuesta fue que “una nación es un sentimiento”.

Así que, según nos cuentan en Dolça Catalunya, en Ferraz han diseñado un aparato —el sentimentómetro— de cara a organizar la nueva Plurinación Cultural, original idea de Sánchez que ha gustado mucho a los socialistas del PSC. Pero para ponerla en marcha es necesario consultar previamente a las bases cuál es el sentimiento de cada uno y con qué ítem de los expuestos más abajo se siente más identificado. Y aquí es donde entra en juego su inventor. Un tema complejo y una secuela más de la trapisonda que lió el trilero Mas, presuntamente para salvarse él y al presunto capo de la banda.

Pedro Sánchez, ejerciendo de Profesor Stroppiani, explica el funcionamiento del sentimentómetro a dos incondicionales
[Fotograma de "La ladrona, su padre y el taxista" (1954) / DC / granuribe50]
En DC nos explican una de las posibles utilidades del sentimentómetro (aplicada al caso concreto del procés) y la esencia del 'modus operandi' del apartato de marras:

«Se conecta el aparato al sujeto mientras se le somete a diversos estímulos como la voz de Mòniquatrecentsmil Terribas, los compases del boncopdefalç interpretados en el Palau de la Música, la foto de Guardiola, la serie numérica 3%-5%-10%-22%, o el último LP de Lluís Llach a 33 RPM.

Si las constantes del sujeto permanecen estables, Sánchez dictamina que pertenece a una región: un pobre castellano, aragonés o madrileño. Si en cambio experimenta alteraciones en el ritmo cardíaco, se dictamina que el sujeto forma parte de una nacionalidad histórica, un afortunado gallego o vasco.

Pero si el paciente además deforma temblorosamente la mano en la garra de Freddy Kruger mientras se convulsiona gritando “Volemvotar!”, entonces Sánchez —emocionado y pletórico—, sentencia que el sujeto pertenece a una nación, a la gran Catalunya, als Països Catalans; i Sàntxes li recepta un butifarrèndum cada 4 anys, 12 hores al dia de TV3 i unes pildoretes d’espanyansroba i somcollonuts».

Los niños de los primeros 60 y sus nietos

Barcelona, primeros años sesenta (1962) / Fotografía de Eugeni Forcano 
Los nietos (y nietas) de los niños (y niñas, ojo) de los primeros años sesenta (2017)


miércoles, 17 de mayo de 2017

La justicia y los apaños... ¡todos los días!

Viñeta de El Roto (18/5/2017)



Para muestra, un botón, encontrado en la prensa de anteayer:

"El constructor Juan Antonio Salguero, el único denunciante que reconoció haber pagado la cuota del llamado 3% a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) (porque si no pagaba le amenazaron con que no cobraría unas obras que había hecho) ha ratificado sin fisuras todas y cada una de las acusaciones contra el partido. Las mismas que relató ante la Guardia Civil y durante la tramitación del caso Adigsa. El fiscal pide para él dos años de cárcel porque el constructor ha renunciado a llegar a un pacto con el ministerio fiscal dado que, según él, quiere que se sepa toda la verdad".

R. de E. comenta lo siguiente al respecto:

«Algo me dice que el señor Salguero no lo va a tener fácil y que le van a buscar la ruina entre los mangantes y la fiscalía, pues en caso contrario se sentaría un precedente funesto para lo que en España, Cataluña incluida, se considera justicia. ¿Dónde se ha visto que haya alguien que no está para apaños y quiere llegar al fondo de la cuestión? No me extrañaría que me lo acusaran de sembrar la alarma social y contribuir al deterioro del Estado de derecho».


El proceso de canonización de Marta Ferrusola

El brillante artículo de Enric Vila —un sujeto con mucho futuro, no lo duden ustedes, al que habíamos dedicado la entrada Los inmigrantes y la envidia—, nos lo introduce Lluís Bosch así:

[...] «Pero ahora, a Marta, ya le ha salido un exégeta (no sabemos si gratis o cobrando) que desvela un fondo menos simplón. Se llama Enric Vila y ejerce de tertuliano en TV3 y en Catalunya Ràdio. Vila defiende a Ferrusola con argumentos variopintos que tienden a convertirla en una suerte de Robin Hood catalán, católico y muy patriota de la patria catalana, que robaba a los españoles de forma legítima, ya que el objetivo del robo no era otro que el de darles el botín a los catalanes: a siete catalanes en concreto, que son —quizás por casualidad— sus siete hijos. Vila lo suelta sin ambages: la función de una madre verdadera, cristiana y catalana es velar por el bienestar de sus hijos [No se pierdan el artículo, por favor: todo el mundo debe saber quienes son los intelectuales del proceso soberanista catalán]».




Conocíamos bien la trayectoria intelectual de Enric Vila [por favor, no se pierdan la entrada antes citada, acerca de los inmigrantes]. Por ello, la recomendación de Lluís Bosch la hemos seguido al pie de la letra y, por su interés, nos hemos permitido traducir al castellano (en atención de aquellos que no estén todavía 'normalizados') algunos párrafos de la exégesis del susodicho Enric Vila, titulada: Marta Ferrusola, imperfecta pero libre. Por su larga extensión, G.U, ha seleccionado solamente algunos de los párrafos más significativos de su emotivo panegírico:

Enric Vila (un intelectual del procés)
[...] «Al igual que Josep Pla o Salvador Dalí, Ferrusola ha tenido que sufrir con una intensidad especial la disociación entre el cuerpo y el espíritu que la ocupación española impone a los catalanes con un poco de ambición. El hecho de que la espiritualidad del país se haya visto obligada a encajar en formas políticas extranjeras y hostiles, no se ha tenido suficientemente en cuenta a la hora de juzgar las excentricidades de nuestras primeras figuras.

Ferrusola ha vivido en la época de la historia más marcada por el poder de los estados nación. Cuando Pujol dejó la Generalitat en 2003, todos los líderes del catalanismo habían pasado por el piquete de fusilamiento o la prisión. [...] A través de la violencia explícita o de las técnicas de propaganda, el Estado ha obligado a los catalanes que no han querido renunciar a ser importantes a hacer todo tipo de equilibrismos para no españolizarse. El problema de Ferrusola es que su marido dijo, para protegerse de los patriotas más valientes que él, que las cosas tenían que hacerse bien, cuando sabía perfectamente que, sin libertad, es imposible desplegar el amor y el talento y, por tanto, vivir como Dios manda.


Los discursos de Ferrusola sobre la necesidad de trabajar, de amar al país o de formar una familia eran sinceros, y no se contradicen con el dinero que, presuntamente, haya podido distraer de las arcas españolas. Nadie que tenga una idea clara de cómo funciona el poder puede creer que Pujol habría podido mandar tantos años en Cataluña sin la complicidad de Madrid y, sobre todo, sin tener una familia rica y poderosa.[...] Pujol no se habría entregado a la policía, ni habría puesto nunca en la situación de ser torturado, sin la determinación y el empuje de su mujer. 

Religiosa y combativa, tiene una intuición de la dignidad y la grandeza que ha faltado a muchos catalanes. Hija del Eixample, que es un mundo disminuido, de egoístas envilecidos por el miedo al fracaso y los heroísmos aparentemente inútiles los antepasados, la ex primera dama ha sufrido demasiado por el futuro de su familia. Prisionera de esta educación de manual típica de las familias sobrevenidas que pesan tanto en el país, seguramente no tenía la formación necesaria para canalizar su fuerza y ​​sus miedos en una situación tan complicada. En vez de inculcar su coraje y su determinación a los hijos, como muchos otros catalanes trató de protegerlos, hasta la enfermedad, de la revancha de España.


Marta Ferrusola (Això és una dona!)
Después de dejar con un palmo de narices a los intelectuales y los políticos que habían estudiado en las mejores universidades del mundo y consideraban que la cultura catalana estaba muerta, nadie puede reprochar a Ferrusola que viera su familia como la encarnación del país. Como primera dama, devolvió la esperanza a muchas señoras con la sensualidad secada por la represión y las derrotas de los maridos, demostrando que se podía ser catalana, independiente y poderosa.

Ferrusola fue a ver a su marido a la cárcel y pagó un precio por luchar contra la dictadura. Nacida en Barcelona en 1935, subió siete hijos sola, mientras Pujol desafiaba a los militares y a la poderosa influencia que la prensa española —purgada a conciencia durante años—tenía en Barcelona. Pujol no se habría entregado a la policía, ni se habría puesto nunca en la situación de ser torturado, sin la determinación y el empuje de su mujer. Ferrusola es la típica matrona mediterránea capaz de hacer cualquier cosa para defender su tierra y proteger a sus hijos.

Sufrida y maternal, no creo que pierda ni un minuto sintiéndose mal por los que la acusan de racista, de hipócrita o de ladrona. Estoy seguro de que afronta los escarnios y la persecución judicial con el mismo sentido trágico de la vida que su tatarabuela habría vivido que una tropa de isabelinos saqueara su masía y matara a su marido. En una sociedad de víctimas ofendidas, Ferrusola no ha lloriqueado nunca ni se ha dejado amedrentar, lo que también enrabia los eunucos.

Desde que estalló el caso Pujol hace un par de años, en círculos policiales se especula que la justicia española tratará de empapelarla, para desmontar al expresident. Ferrusola siempre ha sido el punto débil de Pujol y su ancla con la verdad. Si fuera por Ferrusola, Cataluña ya sería independiente, o estaría en guerra con España. Ferrusola no habría jugado con el 9-N ni ofrecería al PP de cambiar la fecha del referéndum, una vez se hubiera comprometido a celebrarlo, como ha hecho Puigdemont.

Sobre los valores de Ferrusola se puede aguantar una sociedad, una cultura y un país, por mucha comedia que haya hecho y por mucho que, supuestamente, haya robado. En cambio, detrás de los españoles y los literatos que la escarnecen no hay nada más que miseria. Una miseria oscura, grosera y profunda, que se pierde en la noche de los tiempos y en la pedantería del eunuco que como puede haberlos dice que los higos son verdes».[...]




Y Lluís Bosch acaba así, en su artículo Robin Hood es catalán y se llama Marta Ferrusola:

«Su texto es un hito auténtico de la desfachatez, la obra de un siniestro aspirante a comisario político, un texto con tintes de un protofascismo escalofriante. La principal disculpa que le brinda Vila a la señora Ferrusola es que, al fin y al cabo, robaba —presuntamente, claro— a los españoles, esos que nos han robado tanto. En mi segunda lectura del texto he sentido un aire gélido y tremebundo que me recorría el espinazo por dentro: si Cataluña se independiza gracias a tipos como Vila, deberíamos pensar en exiliarnos. Y no lo digo por decir: en una hipotética república catalana no mandarían las chicas enrolladas de la CUP, si no los SS Oberführer como Vila. Eso no pinta nada bien».

martes, 16 de mayo de 2017

Una buena pregunta: ¿Qué es una nación?

Patxi López durante el debate: "Me parece bien que si no tienes ideas cojas las mías"
Viñeta de Peridis (16/5/2017)
Respuesta
Pedro Sánchez: "Una nación es un sentimiento que tiene mucha gente".

[Verbigracia: el Sevilla C.F, el Real Madrid, el Athletic de Bilbao o el Barça]

lunes, 15 de mayo de 2017

Va de fútbol, pero también de nostalgias

Ravella 5 revisitada


A Gran Uribe le suele pasar cuando abandona un lugar para siempre. Y es que... para siempre se le queda algo allí. Ya el hecho de reunir en cajas de cartón lo que decide llevarse (y dejar fuera lo que se quedará abandonado a su suerte) le supone un pequeño-gran trauma. Sentimental que es uno, un sentimiento —valga la redundancia— más bien poco productivo, sobre todo si uno no se dedica a la literatura, como es el caso de este modesto bloguero.

Muntaner 561 revisitado
Le pasó cuando cerró por última vez la puerta del piso de la calle Muntaner 561, de las casas de Hostalets de Balenyá (en la última dejó los botones con los que jugábamos), del piso de Ravella 5, también del que habitaba Doña Perpetua en Vilafranca del Penedés, incluso cuando cerró por última vez el aula de Ripollet donde "impartió doctrina " durante casi treinta años; en fin...


El Tapir en San Mamés (18/7/1970)
Y, en otro plano, algo de ese sentimiento le invadió cuando tiraron abajo el campo de Sarriá, en el que estuvo un montón de veces con Tapir en 'jubilosas' tardes de domingo, utilizando una entrada "para militar o niño", que nos conseguía nuestro padre en connivencia con un sujeto llamado Izu. En cuanto al de San Mamés, por desgracia estuvo una sola vez, y fue con el susodicho Tapir: desde fuera, en verano y festivo (18 de julio, ojo). Pero su reciente destrucción le dolió un montón. Bien, sigamos. Ahora le toca el turno al Estadio Vicente Calderón, un lugar que G.U. visitó también una sola vez en su vida, pero que no olvidará nunca, no en vano fue en una final de Copa (del Generalísimo se llamaba entonces) que ganó el Atlético de Bilbao (ahora Athletic).




Pues bien, Juan Tallón es un colchonero (así se les llama a los del Atlético de Madrid) empedernido y, escribe muy bien, como puede apreciarse en sus crónicas futboleras de EL PAÍS o en su blog, titulado Descartemos el revólver. Por eso su despedida del Calderón encierra una nostalgia infinita, que no podemos dejar de compartir desde aquí.

[...] «Tal vez parezca poca cosa, pero unas cajas de cartón, sobre las que escribes a bolígrafo “cacharros”, “discos”, “ropa” o “libros”, son a veces todo lo que necesitas salvar cuando cambias de domicilio y empaquetas rápido media vida. Algunas personas lo hacen una vez año, con cierto sentido del desarraigo. Para ellas resulta sencillo acabar y empezar capítulos. Pero un equipo de fútbol significa justamente lo contrario al desarraigo: equivale al lugar del que su hincha nunca se va. Es para siempre. Representa algo tan seguro e inmutable que ni las malas rachas, ni los dirigentes corruptos, ni las desilusiones enfrían el amor que le profesan sus aficionados. Todos estamos condenados a nuestro equipo.

Entre las muchas formas que esa fidelidad adopta, una de las más genuinas es la visita al estadio, que se vuelve un espacio cotidiano y sagrado, desde el que se ve pasar la vida en días alternos con gran intensidad. Por eso es natural sentirse desolado ante el cierre definitivo del Calderón. Su historia ocupa muchas líneas en la biografía de los atléticos. ¿Y si, como dice aquel verso de Luis Chaves, “las promesas de la casa nueva quedaron en la casa vieja”? [...] 

Nada de eso sobrevivirá. Siempre hay algo, relativo a la forma, que no es posible llevarse con uno, que no entra en ninguna caja de cartón. Lo creamos o no, la arquitectura genera costumbres, sentimientos, fidelidades. No importa lo imperfecta que sea. Cuando se acumulan muchas vivencias, uno llega a sentirse a gusto en una casa incómoda, antigua o fea.

[...] Los estadios también se construyen así: están las paredes, las columnas, el hormigón, y después están los vivos y los muertos que pasaron por la grada, en cuyos asientos aprendieron que una de las cosas más absurdas y hermosas es sentirse de un equipo con valores muy particulares, y una casa propia que, a partir del domingo, será sustituirá por una nueva, que aún no tiene recuerdos que guardar en una caja. Pero ya los tendrá».


La Pradera de San Isidro en 1787, 1920 y 1950

La Pradera de San Isidro / Francisco de Goya (1787)
Museo del Prado
La Iglesia de San Isidro / Goya (1787)
Museo del Prado
La Pradera de San Isidro recrea la zona de Madrid situada entre la ermita de San Isidro y el río Manzanares, con la vista de la ciudad al fondo, en la que se reconocen los principales monumentos, desde el Palacio Real, a la izquierda, hasta la gran cúpula de la iglesia de San Francisco el Grande, a la derecha. La muchedumbre aparece representada durante la festividad del santo labrador, patrono de Madrid, que se celebra el 15 de mayo.

Se trata de los bocetos preparatorios para el conjunto de tapices pensados para la decoración del dormitorio de las Infantas, las hijas del futuro Carlos IV (1748-1819) y María Luisa de Parma (1751-1818), en el Palacio de El Pardo en Madrid. Goya recibió el encargo en 1787, pero la muerte de Carlos III, en diciembre del año siguiente (1716-1788), interrumpió este proyecto, ya que su sucesor, Carlos IV, favoreció otros Sitios Reales, como el Palacio de La Granja, el Palacio de Aranjuez y El Escorial. Por tanto, no llegaron a convertirse en cartones ni, posteriormente, en tapices.

Las características de la primera obra, de un impresionismo avant la lettre, nos las explica la mar de bien su restaurador, Enrique Quintana en el siguiente vídeo:


"La música nocturna de Madrid" (Luigi Boccherini, Op. 30, hacia 1780)
Orquesta de Pulso y Púa de la Universidad Complutense de Madrid
Director: Santiago López





La Pradera de San Isidro desde la iglesia / 15/5/1920 (Fotografía: Estudio de Alfonso)

La Pradera de San Isidro el 15/5/1950 (Fotografía: Manuel Urech)
La Iglesia de San Isidro el 15/5/1950 (Fotografía: Manuel Urech)
[Las fotos de hoy, mejor obviarlas...]

/