domingo, 20 de enero de 2019

Palladio en Vicenza

Torre Bissara y Basílica Palladiana (Piaza dei Signori, Vicenza) / Andrea Palladio (1508-1580)
Basílica Palladiana, Vicenza, alzado principal
Palladio, Tercer Libro de la Arquitectura
A lo mejor se preguntan ustedes qué pinta este hermoso edificio de Palladio aquí, de composición tan equilibrada. Les cuento. La extracción de la muela (de la que les hablamos hace unos días) ha resultado más compleja de lo previsto, y G.U. se ha quedado un poco esforciado, por lo que la sacamuelas le ha recomendado unos días de reposo (fer bondat, ha dicho). Quizá si hubiéramos seguido el método tradicional (atar un hilo de pescar a la muela y al pomo de una puerta y accionar ésta de un tirón) hubiera resultado más rápido y eficaz, aunque quizá también más traumático, si cabe.

Diapositiva con una breve explicación del "Motivo de Palladio"
El caso es que, "con la pata quebrada y en casa", G.U. ha estado trajinando un poco por aquí y ha encontrado viejos apuntes de lo que impartía a sus alumnos (pocos) de bachillerato. ¡Qué tiempos! Hay algunas cosas de Grecia y Roma, del Románico, del Gótico, del Renacimiento, del Barroco, del Arts and Crafts, del Art Deco, del racionalismo y de la Bauhaus, del Pop Art, etc.; todo ello muy sencillito (G.U. no es un experto) y a l´abast de tothom, como dicen por aquí.

Lo que hoy publicamos son diapositivas de Palladio, con su clásico "motivo palladiano", mezcla de arco y arquitrabe, un recurso del Cinquecento muy utilizado por él y por otros arquitectos (Serlio fue el primero en describirlo en su Tratado de Arquitectura, por lo que también se lo denomina "arco serliano"). Pero se hizo uso de él posteriormente, sobre todo durante el periodo neoclásico. Es el arco que el propio Diego Velázquez representa en sus dos pinturas de Villa Médicis...

Por cierto, G.U. no padece el síndrome de Stendhal, pero sabe que tardará en ir por Vicenza, aunque no lo descarta, ya que le apetecería mucho darse un garbeo por allí.

sábado, 19 de enero de 2019

Extremadura también existe (y Soria y Teruel)

Pasajeros de un tren Madrid-Cáceres-Mérida-Badajoz abandonados en los rastrojos "en espera de destino"
Viñeta de El Roto
(18/1/2019)


Siempre pagamos los mismos

JOSÉ FUENTES MIRANDA 18 ENE 2019 - 00:00 CET

Seguimos con las decisiones gubernamentales que, en vez de dar lo que les pertenece, en justicia, a las regiones más desfavorecidas, abandonadas y sumisas, se orientan siempre a favorecer a las díscolas y ricas. Mientras, aquí, en este rincón invisible y fronterizo con Portugal, los extremeños nos estamos convirtiendo en los pocos españoles que bostezan, se aburren y desesperan en larguísimos y arriesgados viajes en trenes “burras” y de botijo. Como decía un antiguo castizo: "Esté la Falange o esté el comunismo, los que llevamos las ovejas siempre somos los mismos".

José Fuentes Miranda

Recientes incidentes en el tren de Extremadura

viernes, 18 de enero de 2019

Iglesias y Errejón...c´est fini?

Todó empezó con el escrache a Rosa Díez (en 2006) que organizó el profesor Iglesias, contando con Errejón y otros alumnos/as para leer el panfletillo redactado por el eminente profe, impidiéndole dar su conferencia en la Universidad.


Fue entonces cuando se inició una bella historia que ha durado 13 años y que parece que ha acabado de modo abrupto, aunque vaya usted a saber si no es un montaje para recobrar protagonismo. El caso es que ahora Pablo (alias "Marqués de Galapagar") está triste, pero la dulce Irene Montero, Monedero, Echenique, etc. echan mierda sobre Errejón, aunque perdonándole un poco la vida con frases de este estilo: «se ha de ir del partido, pero de algo tiene que vivir el pobre», como si ninguno de ellos estuviera viviendo (y muy bien) de eso mismo.

[1: granuribe50 / 2,3,4 y 5: fuentes diversas]

jueves, 17 de enero de 2019

En la "chaise-longue" del dentista

Hoy se ha aclarado ¡por fin! el misterio de qué muela extrarle a Gran Uribe. Mañana procederá a ello la sacamuelas.

Un selfi en la chaise-longue de la sacamuelas
Modelos de chaises-longues: del S.XVIII; del S.XVIII; de Alvar Aalto (1936); de Marcel Breuer (1932-1934);
de Le Corbusier (1928); de Alessandro Mendini (2000); de Olivier Morgue (1965). A la derecha, modelo de dentista s.XXI

miércoles, 16 de enero de 2019

Nuevo éxito internacional de Torra

Y dale con Martin Luther King. Ya el trilero Mas quería compararse con él, y Torra no le va a la zaga. Recordemos, sin ir más lejos, sus frases de septiembre pasado: «Esta es la propuesta que hago al pueblo de Cataluña: o libertad o libertad. Y amparado en el mandato del 1 de octubre y tomando como ejemplo luchas como la de Luther King, propongo una marcha por los derechos civiles, sociales y nacionales de Cataluña», espetó por entonces, muy ufano él, en el Teatro Nacional de Cataluña.

Momento en que Torra regala el libro al engañado Carson
Pues bien. Sus contactos procesistas en California se debieron de poner rápidamente a dar la matraca para que le invitaran a la Universidad de Stanford, cerca de San Francisco. Y... ¡bingo!, un tal Clayborne Carson, director de la fundación Martin Luther King (a quien Dios conserve la vista), cayó en la trampa como un inocente conejillo, invitando a un racista declarado como Quim Torra a hablar en público, al parecer durante un máster que impartía el susodicho Carson, ignorando la utilización del asunto que haría el procesismo. Eso solo le ocurre a un tontolaba, a un desinformado o a un tipo al que le ha vendido la moto ese hábil contacto procesista californiano (pagado por el Pepet i la Maria).

Muy agradecido por la invitación, Torra le ha regalado un libro sobre Catalonia y Europa y ha soltado el rollo de costumbre, pero su presencia en Estados Unidos ha pasado desapercibida, pues a la salida ha hecho las consabidas declaraciones a medios afines subvencionados, sin que se atisbara a nadie más en el horizonte.

Un momento de la intervención de Torra en el máster de Clayborne Carson / [govern,cat / granuribe50]
Declaraciones de Torra en EEUU
El caso es que el periplo americano del president Torra, en el que se ha hecho entrevistar por TV3 y Catalunya Ràdio, y que se ha vendido por los procesistas como una conferencia en un organismo de gran proyección internacional, ha acabado con una carta del director del Instituto Martin Luther King, Clayborne Carson, enviada a requerimiento del diputado de Ciudadanos, Sergio Sanz. En ella se señala que ni Torra visitó ese Instituto ni fue invitado para hablar de la causa independentista, que no comparte ese centro. Recordemos que Carson ya había tachado de hipócrita a Torra hace meses por la utilización que hacía de la figura de Luther King.

Y ahora, el estafado Carson dice, entre otras cosas: «La realidad es que yo invité al señor Torra a participar en un seminario que imparto: De los Derechos civiles a los Derechos humanos, que no se celebra en el Instituto Luther King. La invitación no se había cursado para dar un apoyo a la independencia de Cataluña sino que se produjo a partir del diálogo que tuve con el presidente Torra sobre la dificultad de conciliar los sentimientos nacionalistas con el ideal universal de los derechos humanos».



Por si dominan ustedes el inglés y son fans de ese sujeto, aquí les ofrecemos a ustedes el vídeo de la conferencia de Torra, que le ha facilitado a G.U. el Govern de Catalunya:


lunes, 14 de enero de 2019

Los chinos no tienen descanso semanal

Les cuento. Por motivos que no vienen al caso, G.U. lleva unos días bastante estresado: un poco de insomnio, mucho trabajo delante del ordenador, con el consiguiente dolor de cervicales, y, por si fuera poco, un desesperante dolor de muelas, con las consiguientes visitas odontológicas (no siempre exitosas, como veremos a continuación) que ha habido que emprender sin más dilación.

Hoy, sin ir más lejos, ha acudido a que le extirparan la muela que le tiene mártir, pero la encargada de hacerlo ha estado a punto de suprimir una de la otra mandíbula, ya que así le constaba en la nota que le habían dejado en el ordenador. Tras hacerle sentar en la chaise-longue y colocarle un gorrito verdoso, le ha hecho abrir la boca. Pero al dirigirse la sacamuelas a la zona equivocada dispuesta a todo, un inquieto G.U. ha saltado con prontitud de la susodicha chaise-longue y con voz tonante le ha advertido: «¡No se le ocurra quitarme una muela por otra!».

Tras un discreto bisbiseo en la sala contigua, se le ha comunicado que la operación quedaba pospuesta hasta que el dentista titular indicara con exactitud de qué pieza a extirpar se trata. Le ha quitado el susodicho gorrito verde y adiós muy buenas. Un verdadero fiasco. El jueves, nueva cita.

Enciclopedia Álvarez de Tercer Grado (1964), pág. 602
Por eso, al llegar a casa —bastante malhumorado por cierto— se ha propuesto relajarse y pasar una tarde de holganza, que buena falta le va haciendo, y qué mejor que la franquista Enciclopedia Álvarez de Tercer Grado, en su capítulo dedicado al descanso, para acompañarle a tal fin. Menos mal, porque si no se hubiera tomado ese receso, podría devenir, al igual que los chinos, en un ser fisiológicamente y espiritualmente inferior, si son acertadas las teorías de Álvarez.


domingo, 13 de enero de 2019

Javier Cercas y los problemas ficticios

En España (y en Cataluña ni les cuento) hay muchas cosas que funcionan muy mal, además de multitud de injusticias y desigualdades de todo tipo. No nos pararemos a enumerarlas ahora, porque todos sabemos de sobra cuáles son.

En teoría, son los políticos (a los que alimentamos los que pagamos religiosamente los impuestos que nos corresponden) los encargados de darles solución. Pero no siempre sucede así. Se suelen pasar el día prometiendo en falso, repartiendo codazos o prebendas, lanzando improperios y negociando clandestinamente, a pesar de que se les llena la boca con palabras como "transparencia", "diálogo", "democracia", etc. Cogen siempre el rábano por las hojas, lanzan nubes de enmascaramiento y nos crean problemas ficticios con ánimo de que sustituyan a los reales, dado que éstos nadie parece tener la más mínima capacidad o intención de resolverlos. Uno de esos problemas ficticios o absolutamente secundarios, en opinión de G.U., es el de la dicotomía monarquía-república (pero hay muchos otros). 


Javier Cercas es un tipo bien dotado de cacumen y personalidad, hasta el punto de que no se corta un pelo a la hora de decir cosas "políticamente incorrectas". Además, escribe muy bien, qué les vamos a contar. Menos mal que aún nos queda gente así. Comenta en su columna de hoy, titulada ¿Para qué sirve hoy la república?, un artículo que escribió el ilustre podemita Pablo Iglesias hace mes y medio, que llevaba por título ¿Para qué sirve hoy la monarquía?

Dice Cercas, entre otras cosas:

[...] «¿Sería mejor nuestra democracia si, en vez de una monarquía, fuera una república? ¿Lo serían la democracia noruega, danesa, sueca o británica, que también son monarquías y, a la vez, algunas de las mejores democracias del mundo? Nadie lo cree, y por eso en dichos países el dilema entre monarquía y república es irrelevante. En realidad, se trata de un falso dilema, y plantearlo equivale a ocultar los problemas reales del país tras un problema irreal: puro postureo de izquierdismo guay, a la larga letal para la izquierda. Porque lo que Iglesias debería explicar no es para qué sirve la monarquía, sino para qué serviría cambiarla por una república (aparte de para desatar una crisis política de primer orden: cambiar la monarquía significa cambiar de Constitución, ya que la monarquía es la clave de bóveda de la de 1978, y empezar de nuevo, recayendo en la espiral de rupturas que ha sido el peor error de la política española en los dos últimos siglos): ¿trocar sin más la monarquía por una república serviría para convertir España en un país más libre, más justo, más igualitario y más próspero? [...] El verdadero dilema en España no es república o monarquía, sino mejor o peor democracia, y la calidad de una democracia, hoy, no depende de si es una monarquía o una república.[...]

Todo esto lo sabe muy bien Iglesias. ¿Por qué entonces escribe lo que escribe? No lo sé. Lo que sí sé es que, como votante de izquierda, me desmoraliza que el líder de un partido de izquierda fomente problemas ficticios en vez de intentar resolver problemas reales».

sábado, 12 de enero de 2019

Savater, Vermeer y los nacionalismos

¡Ah, qué hermoso cuadro de Vermeer! Gran Uribe siempre recuerda con qué delectación nos lo explicaba el profesor Sostres en su asignatura de Historia del Arte en la Escuela de Arquitectura a finales de los años sesenta. Al releer el Despierta y lee, de Fernando Savater, nos vemos sorprendidos en las primeras páginas con un capítulo titulado "Pórtico: La tierra natal", en el que desliza una sentida descripción de La vista de Delft que compartimos totalmente.

Jan Vermeer, Vista de Delft (1660) / Museo Mauritshuis (La Haya)
«Ante él Van Gogh sólo podía exclamar: «¡Increíble! ¡Es increíble!». Todo un Marcel Proust se atrevió a considerarlo «el cuadro más bello del mundo». Se ofrece a nuestros ojos, instantáneamente enamorados, en el museo Mauritshuis de La Haya y fue pintado hace aproximadamente trescientos cincuenta años por el holandés Jan Vermeer. ¿Su tema? Una vista de la pequeña ciudad de Delft, donde el secreto y prodigioso artista había nacido medio siglo antes. Las aguas de un canal que refleja el cielo nuboso, en parte plomizo; el perfil sin estridencias ni gigantismos de los edificios al fondo, casas, pináculos, embarcaciones; las pequeñas figuras en la orilla, nítidas y modosas, destacándose merced a una raramente plácida luz amarilla, como amarillo es también "el pequeño trozo de pared" que allí obsesionaba a Proust. Ni la más mínima concesión a la estridencia o al pintoresquismo. Todo se hace familiar a la primera ojeada, como si fuese el pedazo de mundo que vemos desde nuestra ventana día tras día, hace muchos años. Pero en su plena transparencia todo es enigmático.

Fernando Savater no es Marcel Proust ni tampoco E.H. Gombrich (¡qué buena su Historia del Arte!); Gran Uribe tampoco lo es, pero ni falta que hace ser un gran novelista ni un experto crítico para disfrutar de las buenas obras pictóricas. Pero dejemos a Savater con su texto, que acaba enlazando sutilmente con uno de sus temas más arraigados: el nacionalismo.

»Sería pretencioso hasta lo ridículo por mi parte, que no soy Marcel Proust ni tampoco Gombrich, ofrecer una nueva clave conjetural de la sosegada maravilla que nos fascina en este lienzo. Ciertas cosas hay que verlas: y basta con verlas. Aunque si un amable impertinente me lo pregunta, le susurraré que Vermeer ha sabido pintar la tierra natal. No su tierra natal simplemente, sino la emoción de la tierra natal en sí misma, la suya, la mía, la de todos. El escenario de la infancia, el rincón insustituible en que se nos manifestó la vida. Algo sencillo, terrible como la fatalidad, hecho de gozo, rutina y lágrimas. Lo que el tiempo borrará sin misericordia, como a nosotros, pero lo que en nuestra memoria el tiempo despiadado nunca podrá del todo borrar. 

La habilidad del artista no se contenta con reproducir un paisaje, sino el suave cariño que despierta en nosotros su contemplación. Es el rostro manso de aquel lugar del que nunca saldremos, aunque jamás volvamos a él. Y esa emoción nada tiene que ver con las contiendas políticas ni con el orgullo patriótico. Lo malo del nacionalismo —una de las cosas malas, porque tiene muchas— es que convierte la entrañable y melancólica afición a la tierra natal en coartada de un proyecto institucional que no sabe justificarse de otro modo. Quiere degradar una forma de amor a documento nacional de identidad. Aún peor: la mirada nacionalista no acepta la tierra natal tal como es, en su limitación y su impureza reales, sino que exige su refrendo a partir de un ideal pasado o futuro que extirpe de ella cuanto no se adecue al plan preconcebido. El nacionalista no ve ni ama lo que hay, sino que calcula lo que le sobra o lo que le falta a lo efectivamente existente. En tal exigencia reivindicativa se desvanece la tierra natal, armonía sin condiciones, y nace la patria, siempre amenazada y oprimida. Aparecen sobre todo los enemigos de la patria, porque sin enemigos el patriota no se entiende a sí mismo. 

Lo que más conmueve de la vista de Delft pintada por su hijo Vermeer es que no muestra una perspectiva especialmente bella o suntuosa. Lo que ofrece es lo que es y como es, ni más ni menos, en el temblor fugitivo de la conciencia que lo acata, que no pide nada más. "Aquí por vez primera entré en la luz", parece suspirar el pintor: "Ni las sombras ni la nada podrán arrebatarme la delicia de esa aurora, limpia y pequeña". Y el milagro imperecedero es que los pinceles supieron decir mudamente "gracias" y también "bendita sea"». 

Fernando Savater, Despierta y lee; Pórtico: La tierra natal; Ed. Alfaguara, 1998

viernes, 11 de enero de 2019

Isabel Coixet y los malditos algoritmos

Isabel Coixet
[Fotografía: Chesco López]
En su artículo de hoy en EL PAÍS, Marion Cotillard y las amígdalas (un título cogido un poco con pinzas), Isabel Coixet empieza contándonos que ha recibido en su ordenador un correo de una web en el que se afirma que Marion Cotillard está así de bien porque practica el bain dérivatif. Se trata de una variante del clásico baño de asiento frío de siempre, ese que Gran Uribe utiliza cuando padece de hemorroides, un episodio harto frecuente en él, aunque con tal práctica no obtenga ni por asomo algunos de los benéficos resultados que, al parecer, consigue nuestro personaje de hoy.

Isabel se pregunta cómo es que le ha llegado este anuncio, cuando la única relación que ha tenido en su vida con Marion Cotillard, la actriz que ganó un óscar haciendo de Édith Piaf, fue una conversación que tuvo con un amigo de la susodicha, con la única presencia de su perro y del móvil. A partir de esa anécdota banal, nos hace una serie de interesantes reflexiones.


Extractamos algunos párrafos del escrito de Isabel Coixet:

«Me llega un correo firmado por una prestigiosa web francesa con más de tres millones de suscriptores —no se crean que es una de esas erráticas webs cutres que previa toma de tan solo unos comprimidos, garantizan un extraordinario crecimiento del pene— que afirma que Marion Cotillard, la fenomenal actriz de La vie en rose, luce un cutis tan terso gracias a su pasión inveterada por los baños helados de asiento. Sí, al parecer, poner unas tres veces al día el perineo on the rocks proporciona solaz, descanso, detox, lozanía y un sinfín más de bondades y Marion Cotillard es —según esta web— una adepta a la práctica del bain dérivatif, que así se llama la cosa.



»Este incidente no es aislado. En los últimos tiempos, muchas personas me han contado que, después de simplemente mencionar en una conversación, un tema, un libro, una comida o un paisaje, reciben correos y anuncios que tienen que ver con la conversación que han tenido, aunque hayan sido tan solo mencionados de pasada y nunca hayan sido objeto de una búsqueda activa en la web. El colmo es una persona que soñó con una comida que nunca había probado y al día siguiente recibió vales de descuento para probarla. ¿Nos espían nuestros teléfonos? ¿Captan palabras sueltas —quizás las que incluso pronunciamos durmiendo— y las transmiten a inmensas bases de datos para que nos conviertan en meros consumidores de cachivaches, píldoras, modos de vida, bulos, estadísticas trucadas que nos hacen dudar de lo que sabemos, de lo que pensamos, lo que creemos? 

[...] Ese maldito algoritmo que nos piratea desde el momento que decidimos seguir a Kim Kardashian y a su prodigioso trasero en Instagram o cuando hacemos clic en el titular más sensacionalista y que conformará nuestra forma de consumir, votar y vivir, sí creo —o necesito creer— que puede ser combatido: con “esfuerzo y codos” como decía un formidable profesor de griego que tuve hace años y con ese libre albedrío que debemos, por supuesto, cuestionarnos constantemente para saber cuánto de libre tiene, cuánto de algoritmo. 

Aunque también sospecho que el gran enemigo no es el algoritmo en sí sino la predisposición humana a lo más fácil. Y ahí sí nos tienen pillados a todos: es más fácil leer medio párrafo sobre las bobadas de un cantante que se siente solo en la cumbre que dedicarle media hora a un texto que habla con fundamento del calentamiento global y del tiempo de descuento para salvar el planeta en el que estamos inmersos. Es más fácil dejarte arrastrar por la opinión de los demás que tener una opinión propia. Es más fácil vivir como te dicen que vivas que vivir como realmente piensas que debes vivir. Es más fácil destruir —la convivencia, la ética, los derechos humanos— que construir. Es más fácil jugar al Candy Crush que mirar el paisaje avanzar por la ventana del tren. Es más fácil insultar que razonar. Es más fácil el exabrupto que el silencio. Y es más fácil el silencio cómplice que decir lo que realmente piensas. 

 Quiero, y necesito creer, que es posible darle la vuelta a todo esto, coger por una vez el camino más difícil y menos visitado y joderle la jugada al algoritmo, aunque eso implique sacrificios y cuestionamiento y, probablemente, sudor y lágrimas».[...]


jueves, 10 de enero de 2019

Que Dios bendiga a John Ford (y a John Wayne)


Gentes que le quieren (Nvts y Tapir) le alertaron ayer a G.U. de que por TV2 estaban emitiendo La legión invencible (She wore a yellow ribbon — "Ella llevaba una cinta amarilla", que no un lacito—), de John Ford, y a ese canal nos dirigimos con prontitud. A uno le pasa como a ellos: cada día le gustan más esas películas, casi como cuando las veíamos de pequeños los domingos por la tarde en el cine Adriano. Ford Apache, La legión invencible y Río Grande... ¡qué santa trilogía!

Carteles de She wore a yellow ribbon, de John Ford
En fin. Que Dios bendiga a John Ford (y también a John Wayne, sin el que esas películas nunca hubieran sido lo mismo).

miércoles, 9 de enero de 2019

Velázquez en CaixaForum

Hacía tiempo que Gran Uribe quería pasarse por CaixaForum Barcelona para ver la exposición "Velázquez y el Siglo de Oro", con pinturas del Museo del Prado, pero la última vez que lo intentó, recién inaugurada, resultó imposible por el gentío. Y es que el genio sevillano tiene mucho gancho, incluso en Barcelona, a pesar de que se pasó media vida pintando en Madrit para Felipe IV, un rey que reunió la mayor colección de pintura que hubo en Europa en su tiempo.

Tal como nos temíamos, Velázquez es el señuelo, porque hay pocas obras suyas. Son siete, pero se nos ha explicado que el Museo del Prado no puede prestar a la vez más de siete obras de un mismo pintor, algo que resulta lógico.

El príncipe Baltasar Carlos (cartel de la exposición), Felipe IV y Esopo, en las salas de CaixaForum
Pero las que hay son muy buenas, aunque no estén in situ ni el El aguador de Sevilla ni la Vieja friendo huevos, dos de las favoritas de este bloguero (tienen presencia virtual en una pequeña pantalla); ni, por supuesto, Las meninas.

El escultor Martínez Montañés
(Velázquez)
Adoración de los Reyes Magos
(Velázquez)
Bufón con libros
(Velázquez)

Pero hay también obras religiosas de otros grandes pintores españoles, como Alonso Cano, Murillo o Zurbarán.

Cristo muerto (Alonso Cano)
La Sagrada Familia del pajarito (Murillo)
El Salvador bendiciendo (Zurbarán)

También están Brueghel el Viejo, Tiziano, Rubens y otros muy buenos, de algunos de los cuales G.U. no tenía noticia.

Gusto, oído y tacto (Brueghel el Viejo)
Venus recreándose con el amor y la música (Tiziano)
Olvidábamos a Ribera, otro de los favoritos, con el San Pedro liberado por un ángel. Y después de esas emociones estéticas, una gran alegría, porque en el bar de CaixaForum se ha encontrado a un buen amigo al que hacía meses que no veía, que se estaba tomando un pincho de tortilla y una copa de vino, una sabia elección a la que uno se ha apuntado sin pensarlo dos veces. Un digno remate para una visita estupenda.

San Pedro liberado por un ángel (Ribera)

martes, 8 de enero de 2019

Juan José Millás y Cristina Pedroche

Juan José Millás, Lo principal / Diario de Ibiza (7/1/2019)
Recién aterrizado en Barcelona, uno casi agradece abandonar por este año esas pesadísimas reuniones familiares obligadas, que han sido abundantes, —algunas de ellas "hiperventiladas", como se dice hoy en día—, aunque esa huida sea para volver a la república del lacito (en Ibiza G.U. no ha visto ninguno, pero todo se andará) y a la rutina diaria.

En ese tipo de encuentros, la chispa puede estallar en cualquier momento, no necesariamente por temas políticos (procés y Vox, básicamente), y eso suele suceder cuando el nivel de alcohol en sangre de algunos de los asistentes empieza a doblar los límites que fija la DGT para quitarte el carnet de conducir o un montón de puntos.

Vestimentas utilizadas por Cristina Pedroche para las campanadas de Nochevieja de los últimos años
Por eso se agradecen temas secundarios de conversación en los que, si hay discrepancias, difícilmente puede llegarse a las manos como en un saloon del Far West, aunque no sabemos cómo ve todo este asunto el feminismo radical. Nos referimos al caso de la vestimenta (o desvestimenta) que suele lucir para las campanadas de Nochevieja una individua que nadie sabe a ciencia cierta a qué se dedica —Juan José Millás tampoco—, pero que se las apaña para que todo el mundo sepa quién es; hablamos de Cristina Pedroche, naturalmente. ¿Que no sabe usted quién es? ¡Hágaselo mirar!

lunes, 7 de enero de 2019

Noticias de Ibiza (2); último día

Qué mejor manera de celebrar el último día en Ibiza que pasando dos horitas en el Ay Untamiento de Sant Josep de sa Talaia (conocido en algunos ámbitos como "La cueva de Alí Babá"), cumpliendo con el "Vuelva usted mañana" de rigor (ya estuvimos el viernes), y poco ha faltado para tener que aplazar el viaje de vuelta a Tabarnia. Por suerte, no hubo que consultar ninguna convocatoria oficial en el tablón de anuncios.

Vitrina con el tablón de anuncios oficiales del Ay Untamiento de Sant Josep de sa Talaia (7/1/2019)
[granuribe50]
En la espera, ha habido tiempo de retratar la vitrina del susodicho tablón de anuncios oficiales del Ay Untamiento, en una composición que Gran Uribe está valorando seriamente presentar en la próxima edición de ARCO.

Ay Untamiento de Sant Josep de sa Talaia (7/1/2019) / [granuribe50]

domingo, 6 de enero de 2019

Una visita al Museo Puget

Fachada del Museo Puget, en Dalt Vila (Ibiza) / [granuribe50 (5/1/2019)]

Patio del Museo Puget / [granuribe50 (5/1/2019)]
Ayer era un buen día para visitar el Museo Puget en Dalt Vila. Narcís Puget Viñas (1874-1960) fue uno de los pintores más importantes y mejor considerados de la isla. Fotógrafo de profesión, también se dedicaba a la pintura, actividad que tenía un poco abandonada hasta que Joaquín Sorolla vino a Ibiza, vio sus cuadros y le animó a continuar. Le reprochaba Sorolla que en ocasiones pintara la tierra de color demasiado rojizo, hasta que se dio un garbeo por la isla y pudo comprobar in situ que esas tonalidades que usaba Puget eran las correctas.

El museo está muy bien acondicionado, en un edificio con un magnífico patio de tipo mallorquín, aunque llama la atención que no se hayan ocupado de hacer pasar los cables y tubos de la fachada por un lugar menos visible. También alberga una buena colección de acuarelas y dibujos de su hijo Narcís Puget Riquer, que no hemos retratado por estar enmarcados con cristal.

Obras de Narcís Puget Viñas: Ses Feixes, El Port y Boixos en el port
Obras de Narcís Puget Viñas: Esperant, Esclafaterrossos, Al·lotes vestides de festa, Colla tornant a casa, Conrant es forn, Autorretrat
Una de las salas del Museo Puget



Y a la salida, junto a la catedral, la vista de Ibiza desde Dalt Vila


Ibiza vista desde la catedral / [granuribe50 (5/1/2019)

sábado, 5 de enero de 2019

La Noche de Reyes

Miguel de Unamuno, Agranda la puerta | [Mª.C. Silva / granuribe50]

El Tapir, en un chat de WhatsApp nos comentaba:

«Con el tiempo, me estoy volviendo cada vez más sentimental y lloro a menudo por las cosas más nimias. Por ejemplo, los versos de Unamuno me han hecho un nudo en la garganta... ¡Los años no perdonan!»



Pues sí, algo de eso le pasa también a Gran Uribe. Pero, en el caso de hoy, viene a bajarle del mundo mágico de la infancia el puñetero Roto y, por si fuera poco, Malagón se apunta al carro rematando el asunto con la dosis de prosaismo cibernético necesaria para que que el descenso a la cruda realidad se produzca en picado.

Viñeta de El Roto
Viñeta de Malagón

viernes, 4 de enero de 2019

Noticias de Ibiza (1)

De vuelta del Centro de Salud de Ibiza, lugar al que Gran Uribe ha acudido esta mañana a instancias de su suegra, ha pasado por delante de un cartel de 2011 que le ha llamado bastante la atención (véase fotografía inferior derecha), sobre las presuntas obras de recuperación de ses Feixes, un humedal protegido (cada vez menos) que supone una importante traba a los ambiciosos planes inmobiliarios de los que manejan el cotarro por estos lares.

No vamos a poner en duda ahora el "Estado de las Autonomías", ese "modelo de éxito" (un ‘mantra’ que también se repite, sin demostración objetiva alguna, en lo que se refiere a la "inmersión lingüística", pongamos por caso). Estamos ahora lejos y tampoco es cosa de hablar de la Generalitat de Cataluña, cuyas deficiencias siempre se acaban atribuyendo al perverso Estado central (Madrit), como no les habrá pasado desapercibido a ustedes.

Entrada al Consell Insular d´Eivissa
Pero G.U. sigue preguntándose a día de hoy, por ejemplo, para qué demonios sirve el Consell Insular d´Eivissa. Se trata de una institución que tiene un presupuesto de cien millones de euros al año, en la que trabajan unas ochocientas personas, entre políticos y funcionarios (muy bien pagados unos y otros), en un macroedificio que costó una millonada, presidido por una farisaica pancarta de "REFUGEES WELCOME" (¡qué jeta, madre del amor hermoso!) y que alberga en su interior, básicamente, la más absoluta ineficacia y desidia. En el caso que nos ocupa, todos los defectos y mancances se acaban achacando al Govern Balear, de Mallorca (la "bestia negra"), del que depende, y es de suponer que en Mallorca se hace lo propio con Madrid.



Joan Lluís Ferrer es un estimable periodista, que ejerce de "mosca cojonera" en Diario de Ibiza. Su libro La destrucción del paraíso levantó ampollas, porque en él cantaba las cuarenta al lucero del alba. En su articulo del día de fin de año pasa revista a un repertorio de incumplimientos de los políticos de aquí, del que seleccionamos solo algunos. Dice así:

«Importantes proyectos y obras de suma importancia para la isla de Ibiza, que en su momento fueron anunciadas a bombo y platillo por los gobernantes de turno y que, encima, se anunciaron como de "inminente ejecución", permanecen perdidos en una especie de agujero negro político-administrativo.

—La estación de autobús del edificio Cetis dio sus primeros pasos el 19 de abril de 2005, cuando se colocó la primera piedra del inmueble. Hoy, trece años después, sigue sin haber fecha para poner en marcha este servicio tan esperado, aunque, una vez más, se sigue anunciando como "inminente".

—Las obras del Parador de Turismo permanecen atascadas y, pese a las también reiteradas promesas, siguen sin fecha de reanudación. Las obras de este establecimiento llevan siete años paradas y falta aún el 40% del proyecto por ejecutar.

—Igualmente rocambolesca es la sucesión de fracasos que acumula la transformación del primer cinturón de ronda (también llamado E-10 o avenida de la Paz) en eso: una avenida urbana, en vez de una vía rápida, como aún es. El proyecto, alumbrado en 2003, lleva quince años sin materializarse y tampoco existe, a fecha de hoy, ninguna previsión de cuándo se ejecutarán las obras. Las cosas, incluso, parecen complicarse porque el Consell tiene la intención de traspasar al Ayuntamiento la responsabilidad de redactar el nuevo proyecto, con lo que todas las gestiones empezarían prácticamente de cero.

Diario de Ibiza (31/12/2018)
Cartel anunciador de las obras de "recuperació de ses Feixes"  / [granuribe50 (4/1/2019)]
—»La recuperación del humedal de ses Feixes es otra muestra de ineficacia institucional. Ya en 1999 se anunció la aprobación de un Plan Especial para proteger y recuperar el circuito hídrico de este humedal, que acababa de librarse de la amenaza de 3.000 viviendas sólo en es Prat de ses Monges. 2019 empezará sin que Santa Eulària y Vila hayan aprobado finalmente el plan de protección de este paraje y, mucho menos, los proyectos concretos con los que se llevará a cabo dicha recuperación hídrica y ecológica».


jueves, 3 de enero de 2019

Minimalismo en la fría tarde ibicenca

Estaba Gran Uribe oyendo, al caer esta fría tarde ibicenca, a músicos de esos que llaman minimalistas. Por ahí andaban al piano Ludovico Einaudi —y su Divenire— y Wim Maertens —interpretando Houfnice— con su inconfundible voz de contratenor; ambos son músicos que le gustan mucho a este bloguero. Y, cómo no, el Spiegel Im Spiegel, de Arvo Pärt, una pieza que a uno le cautiva especialmente, llena de melancolía. Ya programaremos algo de los dos primeros.

De momento, les dejamos con Arvo Pärt.

Arvo Pärt / Spiegel Im Spiegel
[Piano: Filipe Melo; Violoncelo: Ana Cláudia Serrão]

Excelente vídeo, por otra parte.

miércoles, 2 de enero de 2019

Primer día laborable del año en Ibiza


Les cuento: las mañanas ibicencas de G.U. transcurren estos días entre comidas familiares, a veces un punto indigestas (no solo en lo gastronómico, ya saben de qué hablamos), quehaceres diversos, numerosos asuntos por resolver, y también plácidos paseos por las calas (¡vacías!) y por los campos, ya que el tiempo está siendo excelente, la verdad.

Sabinas en Cala Bassa (2/1/2019) / [granuribe50]
Playa de Cala Bassa (2/1/2019) / [granuribe50]
Pero cuando por la tarde, a muy temprana hora, las sombras invaden ya la isla, la cosa se presenta más un poco más chunga; la humedad empieza a calar hasta los huesos y baja la temperatura por debajo de ocho grados, que, con esa humedad, parecen muchos menos. Casi todo está cerrado a cal y canto, es difícil encontrar un lugar donde meterse, la gente se queda en casa (aquí son de poco salir a las calles, quizá por no gastar) y la ciudad presenta un aspecto un poco fantasmagórico. Es quizá eso lo que no gustó a Mike Oldfield, cuando huyó de esta "isla mágica" al descubrir que en ella "había invierno". La cosa tiene su encanto, no crean, aunque solo sea por contraposición al infierno veraniego.

Hotel Simbad
Bien, de todo eso se deduce que no es nada fácil encontrar un lugar donde ingerir el correspondiente gin-tonic de media tarde. Últimamente, Gran Uribe ha encontrado refugio en un hotel de Talamanca, el Simbad, que está abierto y relativamente bien calefaccionado (algo bastante inhabitual por estos lares). Además, tienen colgados por las paredes buenos cuadros de algunas de las "vacas sagradas" de la pintura figurativa ibicenca: Narcís Puget y diversos discípulos suyos, como Pomar, Ferrer Guasch o, incluso, Félix Serra (lejanamente emparentado con G.U. por vía política), cuadros que nos hemos tomado la licencia de retratar con nuestro modesto telefonillo.

Obras de Vicent Ferrer Guasch (1917-2008), en el hotel Simbad / [granuribe50 (2/1/2019)]
Obras de Toni Pomar (1917-2017), Narcís Puget (1874-1960) y Félix Serra (1925-1996), en el hotel Simbad  / [granuribe50 (2/1/2019)]