lunes, 18 de noviembre de 2019

Un cerebro garbancil y otro lentejil

Como dice Javier Marías al principio de su artículo titulado Legumbres, «veces se trata sólo de recapitular unos cuantos dichos y hechos que, tras un breve revuelo, se olvidan rápidamente». En efecto, las cosas pasan y se olvidan muy de prisa porque van inventando otras a toda velocidad. Pero lo del mes pasado en Barcelona no conviene olvidarlo cuando sea sustituido por algo más funesto, que vendrá pronto, no lo duden ustedes.

En el extracto, suprimimos los párrafos en que habla de Torra, que está ya muy visto. Nos centramos en dos individuas bastante peligrosas por lo que representan, y que tienen en común el ostentar, muy ufanas, un cerebro de legumbre: Ada Colau y Elisenda Paluzie, con sesera de garbanzo y de lenteja, respectivamente, según el susodicho Javier Marías, uno más de los escritores proscritos por estos lares, aunque aquí tengamos pocos de su nivel.

Javier Marías, Legumbres (fragmento) / EL PAÍS SEMANAL (18/11/2019)



Pero parece que da igual; la gente acepta tanta estulticia con absoluta naturalidad hoy en día. Y es que, como señala el colega y sin embargo amigo Francesc Cornadó en un comentario a la entrada anterior, tomando unos versos del tango Cambalache (de Enrique Santos Discépolo), tantas veces versionado:

«¡Hoy resulta que es lo mismo 
ser derecho que traidor!... 
¡Ignorante, sabio, chorro,
generoso, estafador! 

¡Todo es igual, 
nada es mejor! 
¡Lo mismo un burro 
que un gran profesor!»

domingo, 17 de noviembre de 2019

Pues va a ser que Rajoy tenía razón...


Y a ver si vamos a tener que echar en falta a un Rajoy en el Parlamento...

Veinte años sin Enrique Urquijo

Carlos Marcos nos cuenta ahora unas cuantas cosas que desconocíamos tal día como hoy de hace cinco años, cuando publicamos en el blog la entrada Quince años sin Enrique Urquijo, y también otras que ya decíamos allí. Nos habla de su novia de entonces, Pía Minchot, y de su hija María, a quien dedicó una buena canción, Agárrate a mí, María. Pero G.U. no había visto nunca hasta hoy la foto del portal de Malasaña donde apareció muerto Enrique, con su cuerpo en el interior. Se publica en la edición impresa pero no en la digital de EL PAÍS.

Portal de la calle de Espíritu Santo, en Madrid, el 17 de noviembre de 1999, con el cuerpo de Enrique Urquijo en su interior
Fotografía: Cristóbal Manuel
Dice Carlos Marcos, entre otras cosas, en su artículo de EL PAÍS titulado Los últimos días de Enrique Urquijo:

[...]«Tras unos días ingresado, Urquijo empezó a sentirse inquieto. No estaba cómodo en aquella institución privada. Y el lunes 15 de noviembre por la tarde decidió marcharse. Fue a la dirección de la clínica y pidió el alta voluntaria. Como estuvo menos del tiempo por el que pagó, le reembolsaron un dinero. Con ese remanente fue a visitar a su proveedor.

Aquel miércoles 17 de noviembre de 1999 por la noche, un periodista de EL PAÍS, Juan Francés, que cubría sucesos se enteró por sus contactos en la policía de que habían encontrado un cuerpo en un portal de la calle Espíritu Santo número 23, en las entrañas de Malasaña. Correspondía a Enrique Urquijo.

Enrique Urquijo había muerto. A partir de aquí las especulaciones. Algunos de los más cercanos apuntalan una teoría: el músico tuvo una sobredosis en el piso, alguien de la casa donde estaba se asustó, lo cogió y cargó con él hasta el portal, donde dejó el cuerpo.

Veinte años después la dimensión artística de Enrique Urquijo es cada vez más reivindicada. Por haber fundado uno de los grandes grupos de los ochenta (Los Secretos), por sus dos discos con Los Problemas (que han ganado con los años) y por su forma de escribir sobre los sentimientos dañados. Y, claro, por su voz, con esa capacidad para estremecer al oyente».[...]



Y aquí, algunas canciones de Enrique Urquijo, tres de las cuales publicábamos en aquella entrada de hace cinco años:



Enrique Urquijo y Los Secretos, Agárrate a mí, María (Enrique Urquijo), 1996

sábado, 16 de noviembre de 2019

Dura vida la de los (presuntos) comandos de Torra

 Y ASÍ EMPEZARÁ HOY EL DÍA EN BARCELONA
Viñeta de El Roto (16/11/2019)
"BLOQUEO TOTAL": "plan de trabajo" de CDR  para hoy en Barcelona (16/11/2019)
[...] «Menos mal que los gendarmes los zurraron —mientras ellos clamaban "No podéis, estamos en España", pues hasta los CDR le encuentran alguna ventaja al país opresor cuando los van a crujir— y los fumigaron con gas pimienta, que es lo que se usa contra los violadores, los ladrones y cualquier pelmazo molesto.


El último eslogan del Tsunami Democràtic es "Independencia o barbarie". Y como la primera no la van a obtener, de momento se dedican a la segunda, que se les da bastante bien y es compatible con quejarse del porrazo en la tripa o el spray que los ha dejado con los ojos irritados. Y es que nuestros bárbaros son gent de pau, claro está, lo cual no es incompatible con actos de crueldad mental tan graves como improvisar un concierto de Lluís Llach en mitad de la autopista. [...] Solo cabe lamentar que los porrazos y el gas pimienta no los sufriera en sus carnes el calvo del gorrito.



»Llach siempre se sale de rositas, pero no puede decirse lo mismo del patriota medio. Pasarse el día pendiente de las instrucciones del Tsunami convierte tu vida en algo triste y miserable. Te acaban de dejar ciego en la frontera y ya te están diciendo que te vayas a cortar la Meridiana y la Diagonal, que ahí también hay gente a la que joderle la vida. [...] No sabes ni quién te da las órdenes, pero aceptas tu papel de borrego patriótico sin rechistar. Cuando crees que ya te puedes ir a casa a meter los pies en un barreño de agua caliente, te dicen que vayas a gritar delante de la Delegación del Gobierno. Y así sucesivamente, hasta que acabas llevando lo que siempre se ha conocido como una vida de mierda.

Te la mereces, por cansino. [...] Así que o independencia o barbarie, ¿eh? Pues va a ser barbarie, porque lo otro ya te lo puedes ir pintando al óleo. Dios, qué vida tan deprimente...».


Ramón de España, Independencia y barbarie


Solo añadir que quizá lo mas duro para G.U. —si fuera CDR, que no lo es— hubiera sido tener que asistir a pie firme, en plena rasca, al conciertito del duermeovejas Llach, encendiendo una velita para calentarse, allí en el medio de la autopista de La Junquera, azotado por la tramontana. Una "experiencia religiosa" para no olvidar, que ojalá disuada a más de uno de seguir con la broma de la "independencia o barbarie". Dura vida la del CDR de a pie, el patriota medio...


jueves, 14 de noviembre de 2019

Un abrazo para no caerse

UN TIERNO ABRAZO, AUNQUE ALGO GROTESCO
Viñeta de El Roto (14/11/2019) / Sánchez e Iglesias se funden en un abrazo tras el acuerdo de gobierno (Gtresonline) (12/11/2019)
[granuribe50]

miércoles, 13 de noviembre de 2019

lunes, 11 de noviembre de 2019

El fotógrafo Pérez Siquier en Almería (1)

Bueno, bueno, bueno. Estaba G.U. mirando en Internet los resultados electorales del 10 de Noviembre, cuando se ha encontrado con los de Almería, una provincia donde estuvo en Septiembre, "jugándose la vida" (es un decir), con ocasión de la gota fría (ahora llamada DANA) de aquellos días. Los de Murcia, otra provincia donde estuvo, son calcados.

Aquí tienen los de Almería:

Resultado elecciones 10 de noviembre de 2019 en Almería
Ya lo ven: entre PP y VOX casi doblan al PSOE en votos. A Podemos (ni Unidas ni Separadas), "ni está ni se la espera". Y a C´s, ni les cuento. Algunos de esos votantes de la tabla salen presuntamente en esta fotografía de Carlos Pérez Siquier, de 1958, tomada en el barrio de la Chanca. Se trata de un lugar que tuvo ocasión de conocer bastante bien G.U. en 1976, cuando hacía el campamento de la mili en Viator (el resto lo pasó en Melilla, en Regulares). Lástima que en aquella época no hiciera fotografías. Bien que lo lamenta ahora.

Almería, Barrio de La Chanca (1958) / Fotografía: Carlos Pérez Siquier
Esos zagales de la foto tienen ahora la edad de G.U. No sabemos lo que han votado. El caso es que las cosas han cambiado mucho en aquellos parajes desde 1958 y 1976, y más de uno se ha montado en el dólar. Unos, explotando ese suelo reseco a base de invernaderos (los plásticos acaban en el mar, vía riada y rambla), con productos que se exportan a toda Europa (si los comandos de Torra dan su permiso); y otros, explotando miserablemente el litoral. Lejanos quedan los tiempos de Juan Goytisolo con su Campos de Níjar, por ejemplo. Hoy no hay allí comunistas ni nada de eso y el futuro está ¡en VOX!

Pero, no inquietarse: no les venimos a hablar ni de la mili (en plan abuelo Cebolleta) ni de la realidad almeriense ni de las elecciones de ayer, que lo mejor sería olvidarlas, aunque no creemos que eso sea ciertamente nada fácil. Ni, por supuesto, de VOX. Este país (España) está a punto de irse al carajo, como diría Pérez-Reverte, y el franquismo más cerril está sacando petróleo del asunto (también otros). Es cierto, pero dejemos este engorroso asunto, por ahora. No está uno para depresiones suplementarias, bastante tiene con las de aquí.

Hoy (y en próximas entradas) venimos a explicar que durante esa azarosa escapada de G.U. por tierras del sudeste tuvo ocasión de visitar el Centro Pérez Siquier, un pequeño museo que Olula del Río tiene dedicado a ese gran fotógrafo, al que ha Antonio López ha aportado un par de enormes esculturas, una en el exterior (La mujer del Almanzora) y otra en la Sala 1 (Mujer de Coslada).


Ya le habíamos dedicado hace dos años la entrada Pérez Siquier, un gran fotógrafo, pero hoy insistimos de nuevo.

Olula del Río, Centro Pérez Siquier; fachada / [granuribe50 / (11/9/2019)]
Olula del Río, Centro Pérez Siquier; Sala 1, con fotografías ByN de Pérez Siquier / [granuribe50 / (11/9/2019)]
Olula del Río, Centro Pérez Siquier; Sala 1, con escultura de Antonio López (Mujer de Coslada) / [granuribe50 / (11/9/2019)]
Olula del Río, Centro Pérez Siquier; fachada y escultura de Antonio López (La mujer del Almanzora) / [granuribe50 / (11/9/2019)]
En fin, la verdad es que el museo es muy pequeño, tiene más éxito del previsto y Pérez Siquier ha hecho miles y miles de fotos, en ByN y color, muchas de Almería. Por ello, están pensando en ampliarlo, y harán bien, porque a G.U. le ha sabido a poco. En futuras entregas mostraremos algunas de la imágenes de Almería que se exponen allí. Queden atentos a la pantalla, sobre todo si son aficionados a la (buena) fotografía.

 Por cierto, una exposición de este gran maestro aterriza en Barcelona en febrero próximo. ¡Tomen nota!.

sábado, 9 de noviembre de 2019

Reflexión y encierro de Torra en el "Parlament"

Viñeta de El Roto (9/11/2019)


Casado, Sánchez, Abascal, Iglesias y Rivera
(4/11/2019)
Estamos iniciando la "jornada de reflexión". Bueno, es un decir. G.U. se ha mirado al espejo y lo tiene todo reflexionado: no, no es que no nos merezcamos a estos políticos, NO: son los que nos merecemos, ni más ni menos; son los tipos a los que solemos votar y... ¿de qué hemos de reflexionar?, si casi más valdría no hacerlo. No sé qué opinarán ustedes, pero la verdad es que, si se piensa bien, solo nos queda poner unas velitas esperando que los Torra´s boys no nos toquen las narices en este día (y posteriores) y que la ultraderecha más casposa no se haga con las riendas del tinglado, para alegría de bastantes paisanos de G.U., que es lo que buscan. Y es que tanto invocar a Franco y tanto procés es lo que tiene. Exiguo bagaje después de año y medio sin Rajoy y unas cuantas elecciones, pero es que para un viaje así no hacían falta alforjas.



Hay otra manera de verlo, un poco más tosca: la de Gregorio Morán en su sabatina de hoy:


«No tenemos muchas posibilidades de defendernos de la humillación y el desprecio que nos manifiesta con reiteración y alevosía nuestra clase política. La verdad es que en el fondo no tenemos ninguna, como no sea aguantar a pie firme el acoso de sus baladronadas, por lo demás mentiras, que les duran el tiempo que les sale de la boca. En castellano fetén no existe otra expresión rotunda para manifestar la indignación que genera nuestra impotencia que mandarles al carajo (versión culta) o directamente a la mierda (versión tan popular como ágrafa, que no se escribe: se pronuncia)».[...]



Morán está enfadado, como tantos otros, pero iremos mañana a votar, aunque sea con una pinza en la nariz. Pero para que la bilis no nos amargue la existencia, quizá lo mejor sea echarle un poco de humor a todo esto, como suele hacer El Roto ("esa puta rata", eran las simpáticas palabras que le dedicaba el señor Antoni Baños) y también Albert Soler desde su impagable tribuna en el Diari de Girona. Hablábamos ayer, por ejemplo, de que se decía que Torra quería emular (pero sin suicidio de por medio, claro) a Salvador Allende, encerrándose en el Parlament de Catalunya. 

Ahora vamos sabiendo que pensaba hacerlo junto a sus bravos guerrilleros de los CDR, después de atar las manos a los mossos d´esquadra de vigilancia en el interior para, desde allí dentro, proclamar solemnemente (por segunda vez) la República catalana y comunicar la buena nueva al marqués de Waterloo mediante comunicaciones telefónicas seguras, a través de wifis de bares del entorno. Un esperpento total. De momento, si se ha desmentido es con la boquita pequeña.

Pues bien, Albert Soler hace una matización importante: Allende se encerró en el Palacio de la Moneda porque lo querían detener los golpistas de Pinochet, mientras que PresidenTorra pretendía encerrarse en el Parlamento con ánimo de que lo detuvieran. Un mártir de la causa, sí, pero "el muerto " tan buscado por el procesismo no parece que desee ser él.

[...] «Cuando Presidentorra tuvo noticia de que el marqués de Waterloo había perdido los últimos vestigios de razón, los celos se lo comieron vivo. Hacía falta un contraataque, ya que se sabe que en Cataluña manda quien da más pruebas de estar chiflado, así que decidió lo que cualquiera decidiría en su situación: hacer algo muy gordo. Por ejemplo, jugar a ser Allende y encerrarse en el Parlamento. Si, como era de esperar, nadie con dos dedos de frente pensaba acompañarlo, ya encontraría cuatro CDRs que entre todos no tuvieran ni medio. Dedos de frente, quiero decir. 
El momento soñado por Torra de su detención en el Parlament de Catalunya, a manos de la guardia civil
[LUIS ORLANDO LAGOS —Última imagen de Allende con vida— (NYT) / Simulación informática del sueño de Torra: granuribe50]
»Allende se encerró en el Palacio de la Moneda porque lo querían detener, mientras que Presidentorra pretendía encerrarse en el Parlamento porque quería que lo detuvieran y a ver si así alguien se lo tomaba un poco en serio. La diferencia es notable, ni que decir tiene, pero estamos ante un pueblo que se ha tragado dócilmente las comparaciones de los catalanes con los negros de Alabama y de sus líderes con Gandhi, Rosa Parks, Jesucristo y no recuerdo si también Dios Nuestro Señor; si esto último todavía no ha llegado... ya llegará, que el Obispo de Girona está de nuestra parte. Por lo tanto, Allende al zurrón y el pueblo asintiendo sin discutir, como siempre».[...]


jueves, 7 de noviembre de 2019

«El Roto»: ¡no te achantes, te necesitamos!

Viñetas de «El Roto» (3/11/2019 y 7/11/2019) y pío píos en Twitter, tildando de "rata" a «El Roto»

Míriam Nogueras
«Son las mismas ratas que viven en las cloacas del Estado que se cae a pedazos, disfrazados de políticos demócratas, disfrazados de jueces justos o disfrazados de periodistas que informan». (Míriam Nogueras, 2/11/2019)

¡Caramba, Míriam Nogueras, número dos del PEDOCAT (ex CiU)! ¡Qué agresividad! Recordemos que esta angelical criatura procede del Cercle Català de Negocis, un chiringuito pujolista, y que cuando aquello de Pujolone i l´avi Florenci dijo: «no afecta de ninguna manera al procés, incluso es positivo, porque esto pasa en un Estado opresor como el Estado español, que es el gran culpable de que Pujol no quiera pagarle sus impuestos». O algo así, citamos de memoria.

Pero eso de las ratas ha tenido mucho éxito, porque a Antonio Baños Boncompain (el gandulazo cupero de los gin tonics de media noche en la Casa Fuster, un sujeto que debería catalanizar urgentemente sus apellidos) le ha salido el hitlercito, imitando a la Nogueras y al jefe de la Nogueras en Twitter. En efecto, ha sentenciado en las redes a "El Roto", con una aliteración (a modo de metáfora) no exenta de cierto ingenio (poco): «El Roto es una puta rata». Aclaremos que el jefe actual de la señora Nogueras es PresidenTorra, ese individuo que acuñó lo de «bestias con forma humana», un tipo del que se dice que el día de la sentencia se proponía proclamar la República catalana intentando remedar al gran Salvador Allende.

Y Gerard Quintana, el chuponcete de Sopa de Cabra, que ha vivido toda la vida de subvenciones y de que lo contraten en las fiestas mayores de Tractoria para sufragar su casita de Ibiza, se sumaba a la defensa de los cataborrokas y vertía su propia bilis contra el pobre  "El Roto": «Es un súbdito leal», aunque no especifica a quién.

sábado, 2 de noviembre de 2019

Vayan pidiendo hora, si se sienten reprimidos

La ANC publica el teléfono gratuito para la atención psicológica a los traumatizados por la represión de estos días (acaba en 1714)
La Asamblea Nacional Catalana ha puesto a disposición de sus afiliados un teléfono de asistencia psicológica gratuito para tratar la ansiedad provocada por «la represión». Imaginemos la llamada.

¿Tiene usted trabajo?
—Sí.
¿Y de salud: cómo anda?
—Bien, sin problema.
¿La familia?
—Todos bien, la mayor ya en la Universidad, de Erasmus en Holanda, y el pequeño terminando Bachillerato.

¿Llegan bien a fin de mes?
—Sí bueno, no nos podemos quejar.
¿La casa?
—Nos queda por pagar bastante de la hipoteca pero en propiedad, sí.
¿Vida social, amigos?
—El Barça, el Palau, lo normal.
¿Vacaciones?
—Una casita en Calella, nos juntamos un buen grupo de amigos desde hace años.

Entonces, ¿qué le ocurre?
—Es la represión, que me agobia, no puedo con ella.
Entiendo que es usted independentista.
—Sí.
¿Puede expresar sus ideas políticas?
—¿Qué quiere decir?
¿Vota independentista?
—Sí, a Puigdemont.
¿Tiene una estelada colgada en el balcón de casa?
—Sí.
¿Lleva lazo amarillo?
—Sí.

¿Y en el trabajo: le discriminan por sus ideas?
—No, ¡qué va!, soy funcionario, tenemos unos carteles pidiendo la libertad de los presos políticos en la entrada de la Consejería y hacemos todas las huelgas.
¿Y los compañeros?
—Bien, la mayoría son independentistas, los otros no dicen nada. Bueno, hay uno, no sé si de Ciudadanos o el PP, que nos mira raro y nunca dice nada. Y luego hay otro, que se dónde vive por un amigo común, que tiene una bandera española en el balcón de su casa.

¿Acude a manifestaciones?
—Sí, no me pierdo ninguna Diada.
¿Votó el 1 de octubre?
—Sí, en mi colegio la policía no apareció.
¿Entonces?
—La represión me destroza, no puedo con ella. Me levanto por las mañanas y veo que la independencia está cada día más lejos y no puedo con nada, el día se me atraganta, no encuentro fuerzas para seguir.

En los anales de la historia política va a costar encontrar una revolución tan de clase media alta como la catalana. Una sociedad con unos niveles de bienestar inéditos, de derechos políticos y sociales sin parangón. Pero frustrada hasta lo indecible por la persecución de una quimera narcisista y envenenada hasta la raíz por unos visionarios obsesionados por la identidad.

Concluye la llamada:

—¿Qué me pasa doctor? ¿Qué tengo?
Pues tiene usted una enfermedad muy común pero no por eso de fácil curación. 
—¿Ah sí? ¿Y cómo se llama lo que tengo?
Nacionalismo agudo. Consiste en creerse diferente y a la vez mejor que el vecino, hasta el punto de no soportar la idea de convivir con él.

Enlace: José Ignacio Torreblanca, Terapia indepe

Hasta ahora creíamos, en línea con lo que recomendaba Julio Caro Baroja para el País Vasco [véase Trenes llenos de psiquiatras (1)], que lo más urgente en los tiempos que corren era enviar trenes llenos de psiquiatras, a ser posible argentinos, para atender a toda la población de Cataluña en general, sin excepción, la que lleva siete años inmersa en el procés de un modo o de otro, G.U. incluido. No en vano, para este modesto bloguero, como para Javier Cercas (lean ustedes su artículo ¿Quiénes hemos ganado?), «el procés es una de las peores cosas que nos ha pasado en la vida». 

Pues va a ser que no; parece ser que la red de atención psicológica de la ANC va a circunscribirse únicamente a aquellos procesistas que están afectados por la presunta represión que ejerce el Estado opresor sobre ellos: los pobres del 1-O, los de la quema de contenedores de hace dos semanas, los que están haciendo picnic en la Gran Vía (en espera de que lleguen las lluvias y el frío o los eche la policía de allí) y los que están en el sofá de su casa delante de TV3 mañana, tarde y noche, viendo como esos "putos perros de mierda" (sic) aporrean sin misericordia alguna a sus pobres retoños. Están totalmente traumatizados todos ellos. ¡Ardua tarea para los tipos del TELÉFONO DE ASISTENCIA PSICOLÓGICA! 

Un grupo de psiquiatras esperando el AVE, con destino a Barcelona, en la estación de Atocha (granuribe50)

jueves, 31 de octubre de 2019

Estamos haciendo Historia

Viñeta de El Roto (31/10/2019)


«Mi pancarta favorita de las últimas manifestaciones independentistas es una que ponía "Dame con la porra hasta que me corra". La enarbolaba una adolescente rubia y muy mona con la tripita al aire y el móvil en la cinturilla de los tejanos (estuve mirando su foto un buen rato, hasta que dejé de hacerlo al pensar que podría estar incurriendo en una ilegalidad). Como mantra procesista, la frase no es gran cosa, pero me congratulo de que esa muchacha, a su corta edad, ya haya descubierto las alegrías del bondage y el sadomasoquismo, aunque no creo que haya sido en nuestra estupenda escuela inmersiva, que es de natural monotemática.

También me encantó otra pancarta, más ajustada en su delirio a la épica de los acontecimientos —igual la rubia era una infiltrada con ganas de incordiar a sus compañeros de clase recordándoles las cosas importantes de la vida—, que rezaba, "Mamá, no estoy en clase pero estoy haciendo Historia". Si la primera pancarta te provocaba una sonrisa, ésta hacía que se te cayera el alma a los pies. Pensar que se está haciendo Historia participando en una marcha de chichinabo en la que no se corre ningún peligro es una estupidez; o una muestra de inocencia, si atendemos a la edad de la manifestante. 

Algo ha cambiado en la relación entre padres e hijos en Cataluña. Cuando los de mi quinta hacíamos el ganso, nos matábamos a porros o escuchábamos el rock más ruidoso del momento, solo pensábamos en jorobar a nuestros padres. Lo de hacer Historia ni se nos pasaba por la cabeza. Pero, claro está, ahora ya no hace falta incordiar a tus padres porque piensan igual que tú. Si yo tenía un problema con algún cura del colegio, mis progenitores se ponían siempre de su parte, conscientes de que los adultos debían cuadrar juntos a los mequetrefes con pretensiones. Pero si un chaval de ahora tiene un problema con un profesor, lo más habitual es que su padre o su madre se presenten en el colegio a zurrar al tirano que le amarga la vida a su retoño: ni se les pasa por la cabeza que su querido niño pueda ser un zoquete del quince o adoptar permanentemente una conducta intolerable. El nene es sagrado».[...]


Enlace: Ramón de España, Estoy haciendo historia, mamá

miércoles, 30 de octubre de 2019

Carme Riera y el congreso sobre J.A. Goytisolo

Bueno, ya ven que las universidades catalanas están hechas unos zorros, como todo lo demás. Buen camino llevamos.



¡Ay Carme Riera, Carme Riera!, compañera de fatigas (náuticas) en la piscina del centro deportivo de Can Caralleu, lugar donde se te puede encontrar de cuando en cuando. Y ese "cuando" sucede cuando no estás dando alguna clase, ni escribiendo, ni en Mallorca, ni de viaje con tus conferencias, ni en Madrit, donde eres académica de la Lengua, y bien merecido que te lo tienes.

Y buen mérito que tienes también ser catedrática en la Universidad Autónoma de Barcelona —una institución que ha "progresado negativamente", hasta convertirse en un lugar mediocre, sesgado y hostil— y el alma mater de los congresos de poesía dedicados a José Agustín Goytisolo. Pero ya has visto en qué queda todo eso cuando los principales destinatarios, los estudiantes, prefieren ir a colapsar el aeropuerto y a quemar contenedores en el centro de Barcelona (y pobre del que no se apunte y quiera asistir a las diferentes actividades del congreso).

Nos explicas que a varios de los ponentes, los que pudieron llegar a tiempo, les sorprendió mucho quedarse solos dando su charla y también la facilidad con la que los violentos levantaban barricadas en las calles, les prendían fuego y huían cuando la policía aparecía. Y todo en aras de nada, bajo la sombra del amo de la finca (esto lo dice G.U., no tú, Carme).  En fin, vivir para ver.

Lo explica la mar de bien la propia Carme Riera, en su artículo titulado Única patria, aparecido en La Vanguardia:

«La semana pasada, inolvidable, por tantos motivos tristes, en especial para los catalanes, celebramos en la Universitat Autònoma de Barcelona, los días 14, 15 y 16, esto es, lunes, martes y miércoles, el VII Congreso Internacional José Agustín Goytisolo y Su Generación: Música y Poesía. Las fechas, coincidentes con la sentencia del procés , propiciaron que la sala en la que tuvieron lugar las sesiones, que ni quisimos ni pudimos suspender o aplazar –ya que los billetes de los ponentes no admitían cambios ni devoluciones–, estuviera vacía de estudiantes. Los estudiantes abandonaron las clases a partir de las diez.[...] El congreso Goytisolo continuó al día siguiente también sin estudiantes.[...]

Los organizadores continuábamos pidiendo excusas a los invitados por la falta de público y nos preguntábamos qué habrían dicho José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral o su antólogo, Josep Maria Castellet, de la situación que estábamos viviendo. Abominarían, sin duda, de la violencia. No en vano habían sido niños durante la Guerra Civil. ¿Qué pensarían del procés? ¿Y de la sentencia? ¿De qué lado estarían? ¿Qué opinarían de Puigdemont? ¿De Torra, de su famoso y nefasto apreteu ?

Cerramos el congreso la mañana del día 17 sin público, pese a la actuación del gran Paco Ibáñez. Diversos ponentes se habían paseado la noche anterior por una Barcelona en llamas.[...]

El VII Congreso Internacional José Agustín Goytisolo fue el más triste y ensimismado de cuantos hemos dedicado al poeta desde que en el 2002 la Universitat Autònoma de Barcelona se hizo cargo de su legado. Este 2019 se cumplen veinte años de la muerte del autor de Palabras para Julia. No obstante, sus versos nos siguen haciendo compañía e incluso nos sirven de consuelo»: 



domingo, 27 de octubre de 2019

G.U. y los complejos

Gran Uribe en Roma
G.U. no es partidario de banderas, de ninguna; lo reconoce abiertamente y pocas habrán visto en estas páginas. Pero les confiesa que hoy ha acudido al paseo de Gracia (como hace dos años por estas fechas, pero esta vez con camisa blanca y no con clergyman) para sentirse acompañado, básicamente. Y eso lo necesitaba mucho, porque... no ha podido irse de aquí en estos días, sale poco y se siente aislado.

En efecto, aquí, en casa, ante el ordenador o viendo la tele, llega un momento en que piensa y siente que él es el único ser normal y equilibrado al que deprime todo esto. Y lo vive así, ya que a los normales como él no los ve ni los oye por ninguna parte. Ninguno de ellos dice nada, quizá para no ser tachados de lo uno o de lo otro. Nadie expresa una disidencia tranquila, o es tan cauto y críptico que no se le entiende nada, o está jugando adrede a dos barajas. Visto lo visto, se comprende todo eso; haberlos, haylos, pero...

El caso es que nos están destrozando poco a poco el Estado de derecho, la democracia, nuestra Constitución, nuestra libertad personal, nuestra convivencia y nuestra ciudad, y eso G.U. no lo soporta. Y, nos guste o no, una manera de percibir físicamente que hay gente igual a él es mediante las banderas, "en vivo y en directo". Y hoy, al fin, ha visto y oído a gente normal, de todas las edades, con ganas de que se vea y oiga que existe. Y en esas estamos.



Dice Íñigo Domínguez en EL PAÍS, en un artículo titulado con acierto Aquí se te quitan los complejos:

Dos "putos perros de mierda" (sic), constitucionalistas. Detrás hay otro.
[granuribe50 / (27/10/2019)]
«Gente que ha interiorizado el vivir de incógnito, sin significarse. La frase más repetida con diferencia fue: "Barcelona no se quema". Al margen de ideologías, los participantes piensan que esta parte del asunto, la violencia, no es un detalle residual ante las manifestaciones pacíficas. El deseo de normalidad, y no la movilización permanente, se correspondía con la gente que había, no habituada a las manifestaciones. La mayoría estaban vestidos como de domingo o como para ir al fútbol, con la bandera en la cintura o en la espalda.

Se palpaba cabreo contenido que salía a la luz, un ambiente de recreo escolar. Pero también un tono conciliador. [...] Hablando con la gente se oyen relatos de familias y amistades que ya no son lo mismo. Espías lo que dicen tus conocidos en Facebook y ya sitúas a todo el mundo, pero luego no hablas del tema.

El deseo de normalidad se traduce en la utopía de hacer como que no ha pasado nada, como si aún fuera posible, o un mal sueño del que se puede despertar. Aunque toda esta gente luego regresará a su estado durmiente cotidiano, se fueron con un chute de autoestima. Como decía un señor: "¡Aquí se te quitan todos los complejos!".


Todo muy light. Esta pancarta contra PresidenTorra podría haber sido mucho mas dura...
[granuribe50 / (27/10/2019)]



Pues es un poco lo que dice el cronista Domínguez. Un ejemplo: la dirección del club "Can Caralleu", al que acude habitualmente G.U. a hacer un poco de ejercicio, es de cariz independentista, como tantas otras instituciones en Cataluña, aunque aquí hayan tenido el buen gusto de no hacérnoslo saber a los socios mediante "signos externos". G.U. lleva años acudiendo en domingo, y en ese día de la semana suele haber un guirigay tremendo de familias bañándose, un follón, con un público muy "transversal", como se dice ahora. Hoy, por primera vez en 32 años, se han bañado G.U. y doña Perpetua absolutamente solos, como si fuera la piscina (que no tiene) de su casa. ¿Dónde estaban los bañistas?

O sea, interpreta uno: una cosa es lo que dictan las instituciones y otra lo que piensa el ciudadano. Y parece ser que hay gente que piensa como G.U., pero es indetectable. Ojo al dato: transversal, sí, pero los socios de Can Caralleu suelen tener "la nevera llena" (Tot Barcelona dixit). De ahí que no sea extrapolable el asunto, por desgracia.


jueves, 24 de octubre de 2019

Carme Forcadell y la empatía


COMENTARIO DE TEXTO

¡Caramba, Forcadell! Se lo digo con toda cordialidad, por si sigue El blog del gran Uribe (va a ser que no). Usted, que es filósofa, que ha estudiado filología y ha sido profesora de Lengua, a ver si se entera de lo que significa esa palabra (Empatía: "sentimiento de identificación con algo o alguien"). Nunca es tarde para aprender algo nuevo, Carme.

O tal vez conozca el significado, pero esté utilizando adrede un eufemismo un poco tramposo, porque no es que no se tuviera empatía con la gente que no es independentista, no. Es que se les ha despreciado y se les ha dicho (y todavía se les desprecia y se les sigue diciendo) de todo menos bonitos: "bestias carroñeras", "putos fascistas", "tienen una quiebra en la cadena de ADN", "que se vayan de aquí", "iros a Madrit", "los hemos de expulsar de Cataluña", "gandules que viven a costa nuestra", "son nuestros enemigos", "putos perros de mierda", etc. Muy edificante todo ello, ya ven.

Aquí no inventamos nada: todo esto lo ha oído y leído G.U. en más de una ocasión, a cargo de correligionarios suyos.


miércoles, 23 de octubre de 2019

TV3 desentierra el "Síndrome de Sherwood"

¡Ay, Señor, Señor! Bastantes de los paisanos de G.U. no cesan de inventar maneras de armar bronca. Resulta cansino, muy cansino, la verdad. Ahora se están agarrando a lo de Hong Kong respecto a China —¡menuda comparación!—, hasta el punto de que han adoptado los sistemas que utilizaron allí para montar sus barricadas ante la policía (algunas de las fotografías que aparecieron en este blog fueron tomadas de esas protestas). Mañana hay convocada una manifestación delante del consulado de China, un país con el que se contaba para que instalara en el puerto de Barcelona una disuasoria flotilla de submarinos nucleares, en el caso de una independencia no aceptada. ¿Otra ensoñación más? También se aspira a que el capital chino invierta en el procés. No sabemos en qué situación se encuentra todo eso, pero yo no me buscaría muchos problemas con ese país.



En fin, ya que hablamos de aquellas tremendas algaradas del mes de septiembre pasado en Hong Kong, vamos a ver un poco cómo trata la televisión del règim (TV3, naturalmente) las que se están produciendo estos días en Barcelona:

[Portada del trabajo “El Síndrome de Sherwood”;  Autor: David Piqué i Batallé;  Tutora: Lola Vallés ;Barcelona 12/11/2009 Proyecto “Fin de Máster” del Comisario General de los Mossos d’escuadra Máster en Políticas Públicas de Seguridad Universitat Ouberta de Catalunya (UOC)]

Miyamoto Musashi y Xavier Grasset
G.U. no quiere expresar mucho lo que piensa de estas cosas, por si las moscas. Pero vamos a hechos objetivos: el caso es que TV3 se está empleando a fondo estos días, "como no podía ser de otra manera", intentando sugerir a sus feligreses que el vandalismo de estos días pasados ha sido provocado exprofeso por la policía. Los de la capuchita, en realidad, se estaban defendiendo de los desmanes policiales. Y, con ese didáctico objetivo, han echado mano de un sujeto que está rindiendo unos servicios impagables a la causa, un tipo de flequillito, barba rala y cara de fàstic, del que G.U. huye por sistema, pero que se le cruza sin buscarlo cuando va cambiando de canal y topa con la cadena del règim. Se trata de Xavier Grasset, que desentierra para la ocasión, mediante un vídeo alusivo, un trabajo que hizo un jefe de los mossos d´esquadra, ya fallecido, titulado El síndrome de Sherwood.


[Dice el susodicho Grasset, presentando ese vídeo:

«Queremos hablar ahora del Síndrome de Sherwood, un trabajo del que fuera número dos del cuerpo de Mossos David Piqué para un Master de Seguridad. En un nivel teórico, habló de las manifestaciones y las protestas poniendo de ejemplo las protestas de okupas de los primeros años 2000 en Barcelona. Habla del modelo Miyamoto Musashi; un trabajo teórico de hace más de diez años se convierte en perfectamente aplicable a situaciones mucho más próximas» (sic)].


Pasamos a traducir lo que se dice en el vídeo, en atención a los numerosos seguidores de G.U.de allende nuestras fronteras (nos referimos a las catalanas, naturalmente).

«Si la concentración o manifestación no se prevé bastante violenta se puede llegar a provocar un poco con detenciones poco justificadas para calentar el ambiente. También se pueden hacer redadas preventivas. La batida estará especialmente mal hecha y con trato humillante para encender más los ánimos. Cuando algún grupo descontrolado empieza las acciones violentas, las unidades de policía ni se mueven. Y cuando la violencia empieza a ser generalizada, la actuación policial se retrasa deliberadamente, hasta que los daños causados son inaceptables. La consecuencia previsible es que acabará con una batalla campal. Es entonces cuando hay las cargas policiales, que en ningún momento quieren ser disuasorias. No se disimula. Se va directamente contra los manifestantes y se les ataca con suficiente velocidad para que no tengan tiempo de huir y se provoque un enfrentamiento físico. En este estadio, los manifestantes atacan a la policía. Realmente se están defendiendo, pero no lo parece, han sido acorralados. La violencia entre los agentes y los manifestantes se desata, se personaliza y se descontrola. Es lo que se quiere. Empiezan a aparecer víctimas inocentes. Los que han rehuido el enfrentamiento se encuentran con el resto de unidades policiales. La dispersión no es voluntaria, es a golpe de defensa y cualquier indicio de resistencia es contestado con una contundencia exagerada y detenciones masivas. Esta táctica no es exclusiva de regímenes totalitarios, también se da con demasiada frecuencia en democracias occidentales».


Enlace a e-noticies (aquí pueden ver a Xavier Grasset y el vídeo en cuestión): TV3 pierde los papeles



En fin, "pacíficos" y "cívicos", es la nueva cantilena que el procesismo está repitiendo hasta la saciedad desde sus medios de comunicación (TV3 y Catalunya Radio), sin duda sabedores de que han metido la pata y de que su bondadosa y tierna imagen de Hermanitas de la Caridad está por los suelos. No tardarán en volver a sacar en procesión a Gandhi o Mandela.

Sería éste el caso que nos ocupa, en que el susodicho Grasset viene a acusar solapadamente a la policía de provocar los disturbios adrede, con la única intención de dañar la causa separatista. "Som gent de pau, on anem a parar, que aquestes coses sols les fan els espanyols!". O la señora Forcadell, lamentando con lágrimas de cocodrilo no haber tenido "empatía" con los constitucionalistas. Otra palabra que se utilizará mucho, por cierto. Y todo ese relato trapisondista está siendo esparcido por las redes sociales para blanquear la terrible verdad, para enterrarla con mil engaños.

domingo, 20 de octubre de 2019

Torra llama por teléfono a Pedro Sánchez

«ESCOLTI, SÀNCHES: MIRI EL QUE FAN ELS MEUS CDR. DIALOGUEM O QUÈ?»
[«Escuche, Sánchez: mire lo que hacen mis CDR. ¿Dialogamos o qué?»]

Esto es más o menos lo que Torra quiere decirle a Sánchez. Aquí tenemos un clásico ejemplo de diálogo imposible, porque... ¡Madrit no quiere dialogar!

Un satisfecho Torra, fotografiado en el momento de llamar por teléfono a Sánchez para que libere a los presos y permita la independencia
GERMÁN LAMA (EUROPA PRESS) / granuribe50
«Quins collons!: En dies així i en Sànches ni es pose al telèfon.
És increïble».

[«¡Qué c******!: en días así y Sánchez ni se pone al teléfono.
Es increíble».]

No inventamos nada. Véanlo en: https://twitter.com/i/status/1186174700684300289



P.D. (22 de octubre de 2019)

Quim Torra emulando a Gila
[granuribe50]
«Cuando crees que en TV3 ya no pueden caer más bajo, siempre te sorprenden con alguna ocurrencia que demuestra lo contrario. Como prueba, ese vídeo en el que Quim Torra es informado en su despacho por un esbirro [...] de que el presidente del gobierno español no quiere hablar con él. "Quins collons", clama, a medio camino entre la indignación y el estupor, nuestro presidente por accidente. La cosa ha venido precedida por un montaje incluido en todos los Tele Notícies en el que se ve al conducator pidiendo diálogo a Pedro Sánchez en diversas ocasiones, para que los espectadores entiendan que el pobre hace lo que puede, pero no hay manera de dialogar ante la cerrazón y la prepotencia del Estado español.[...]

Yo creo que, realmente, Torra no entiende que Sánchez se resista a hablar con él (teniendo en cuenta que no entiende casi nada, no es de extrañar). Desde su visión desenfocada de la realidad, ambos son presidentes de sus respectivos países. ¿Cómo le vas a explicar a ese tarugo que Sánchez preside una nación real y él tan solo una entelequia demencial construida contra la voluntad de la mitad de la población? Sería una pérdida de tiempo y por eso Sánchez no se le pone al teléfono. [...]

Bastante ha hecho el presidente en funciones con enviarle una carta en la que, con suma elegancia, lo invita a irse a tomar por saco. ¡Suerte tiene Torra de que no le envíe a los mossos para detenerlo como el peligro público que es!».


Hay un momento para cada cosa en Barcelona

Tot Barcelona ha dedicado una entrada de su blog a las cosas que se pueden hacer estos días en Barcelona, ilustrado con imágenes muy bien escogidas. Se trata de un pequeño reportaje, triste y sentido, que les recomiendo vivamente a ustedes. Lo titula Eclesiastés barcelonés: Hay un momento para cada cosa. En él hay (son los pies de foto):

«Momento para trabajar; y otro para amar; uno para mitigar la sed; y otros para pasear por medio de la autopista; un momento para el footing; y  momentos para el shopping. Hay momentos para acunar; y otros, para hacer espacio y aparcar la moto; e incluso, hay momentos para encender un cigarrillo mientras se pasea».

A lo que Francesc Cornadó apostilla en un comentario no menos triste:

«Pero no hay un momento para sentar la cabeza, no hay un momento para estudiar, no hay un momento para la belleza, no hay un momento para el diálogo, no hay un momento para la concordia, no hay un momento para la cordura, no hay un momento para la tolerancia, no hay un momento para...

Faltan tantos momentos...».

Tranquila cena de turistas en una terraza de Ronda de San Pedro (Barcelona) la noche del 18/10/2019
Fotografía: FERRAN NADEU
Bien, aunque el colega Francesc habla de diálogo, a uno le parece que no se está refiriendo precisamente al que se produce entre los guiris (o no) de la fotografía de Ferran Nadeu. Uno y otro, Tot Barcelona y Francesc Cornadó, olvidan que hay también momentos para una cena sosegada y tranquila en la terraza de un ático de la Ronda de San Pedro, regada con buen vino tinto y en agradable compañía, sin prestar mucha atención a la batalla desigual entre unos niñatos —muchos de ellos con bambas carísimas, iphones de última generación, pelos tratados con queratina (200€ mínimo) y sudaderas de marca con capuchita— contra policías a los que, por lo que sea, no les dejan hacer bien su trabajo.

Increíble pero cierto. En efecto, se trata de una imagen pasmosa y que parece irreal, aunque ya pronto nos parecerá de lo más normal; pero no, no es un montaje de G.U. ¿Quién ha lanzado el infundio de que se va a resentir mucho el turismo de la ciudad condal, "archivo de cortesía"? ¿tal vez Madrit?

En fin, G.U. hubiera preferido que estas tristes jornadas barcelonesas le pillaran lejos de aquí, pero, por razones que no vienen al caso, no ha podido ser en esta ocasión, y bien que lo lamenta.