domingo, 20 de mayo de 2018

La emoción de lucir el lacito amarillo

CUANDO LOS ANTIFRANQUISTAS DE VERDAD CABÍAN EN UN AUTOBÚS

Al salir de nuestro último gin-tonic de media tarde, tan gozoso como otros anteriores, le comentaba a El Tapir que la mayoría de las personas que llevan el lacito amarillo es gente mayor o muy mayor. Ante su sorpresa —él no vive aquí— me reafirmé en ello, y le añadí que es gente que da la impresión de que ahora se atilda especialmente para el momento en que sale a la calle, y lo hace luciendo ese adminículo en pareja, ambos dos muy dignos, orgullosos y tiesecitos. Y le comenté que no lo entendía, ya que en la casa familiar sus progenitores no habían sido antifranquistas —por lo general— sino más bien todo lo contrario, aventurando G.U. que tal vez les habían prometido ahora en los "casals per a gent gran" unas pensiones estratosféricas o vaya usted a saber qué.

Javier Cercas, un tipo culto, inteligente y que conoce el percal, incide en este asunto y le da una lectura más profunda y menos prosaica al arraigo de los lacitos entre las personas más vetustas y también al reciente frenesí separatista entre los más jóvenes.

Lo hace en su artículo de hoy en EL PAÍS SEMANAL, muy bueno, titulado ¡Antes la barbarie que el aburrimiento!

Javier Cercas, "¡Antes la barbarie que el aburrimiento" (fragmento) / EL PAÍS SEMANAL (20/5/2018)

Las bestias carroñeras, el ADN y la raza


«Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. Pobres individuos!»

Quim Torra, La llengua i les bèsties, Món Terrassa (19/12/2012)

[Viñeta de JM Nieto (20/5/2018) / Cocker Spaniel]

sábado, 19 de mayo de 2018

Iglesias ya desayuna en su nueva casa

Pablo Iglesias desayuna en su casa de Madrid (diciembre 2015) / [CLAUDIO ALVAREZ]
Las redes echan humo y todo tipo de graciosillos, como Ojeda, intervienen para zaherir a la 'pobre' parejita, hasta tal punto que se dice que van a someter —populismo puro—a la decisión de las bases si dimiten o no de sus cargos por este asunto del chalet de Galapagar. Si han de dimitir y marcharse a casa a cuidar el jardín y torrarse en las hamacas de la piscina como caducos jubilados ¿con qué peculio pagarán el chalet? O sea: que el resultado de la consulta está cantado.


Pablo Iglesias desayuna ya en su nueva casa de Galapagar / [Look / simulación infográfica: granuribe50]

Respecto a lo del préstamo dice Ramón de España en ¡Bienvenido a la casta, Pablo!, y quizá no le falta razón:

[...] «Hay quien se pregunta cómo es posible que un banco le haya concedido a los Pablemos una hipoteca de tanto importe y tanta duración. Yo les contesto: porque los consideran unos políticos más, unos miembros de esa casta de la que abominaban, unos españoles más en manos de un banco, gente que, a partir de ahora, tiene mucho que perder, lo cual los descalifica como revolucionarios, igual que a esos separatistas catalanes con piso en propiedad, dos segundas residencias y cuatro planes de pensiones.

El banco sabe que Pablo Iglesias no representa el menor peligro para el sistema que dice combatir, y al soltarle la guita lo tiene controlado, por lo menos, durante los treinta años que se va a tirar apoquinando el préstamo. Y cuando acabe de pagarlo, ya habrá superado la edad de la jubilación. De hecho, el banco ha comprado a Pablo Iglesias por una suma irrisoria».

viernes, 18 de mayo de 2018

Stefan Zweig: así escribe un maestro

G.U.estaba  leyendo esta tarde un manuscrito de una especie de novela que le ha pasado un habitual de este blog, ese con el que solemos compartir el gin tonic de media tarde, siempre que las respectivas agendas lo permiten. Está escrito por un compañero suyo (y sin embargo amigo), que se lo ha enviado con ánimo de que se lo valore. El asunto chirría por todas partes; descripciones plúmbeas, personajes de cartón piedra, diálogos mal hechos, faltas de ortografía (las que no detectan algunos procesadores de texto), punto de vista mal definido, etc. Bien, pero... ¿cómo se le explica al autor?

Y es que escribir una novela es muy difícil y no está suficientemente valorada la gente que lo hace y lo hace bien: no es imprescindible que el tema sea de gran interés, pero hace falta talento y técnica para contarlo. Hay talleres de narrativa que ayudan a perfeccionar este último aspecto, pero lo del talento...

Stefan Zweig, La embriaguez de la metamorfosis, Acantilado (2000), págs. 5-6

El caso es que Gran Uribe, después de ese pestiño, necesitaba urgentemente recargar las pilas, y nada mejor para ello que adentrarse en las páginas de otra de las excelentes novelas de Stefan Zweig, "La embriaguez de la metamorfosis".

La protagonista —Christine— ha padecido la guerra del 14 durante su adolescencia y, sumida su familia en la pobreza más absoluta, al acabar el conflicto encuentra trabajo en una sórdida oficina de correos, lugar donde le van pasando los años juveniles inmersa en la rutina y la miseria. Aquí arranca la novela y, por ello, su página inicial está dedicada por Zweig a describir esa oficina. Pero, amigos, ¡qué maestría desde el principio!

Luego se produce en ella una profunda metamorfosis en contacto con los oropeles de una tía suya, enriquecida por matrimonio, que la invita a pasar unos días en un lujoso lugar de vacaciones de los Alpes suizos, y esa transformación de Christine nos es explicada con la prosa limpia y fluida de un gran maestro. Y "hasta aquí puedo leer".

jueves, 17 de mayo de 2018

¿Entregarías la política económica a Iglesias?

Las redes echan humo; sobre todo se le echa en cara sus críticas al ático de De Guindos...

Corolario 1: "Esto de la política es un chollo para la casta" / Corolario 2: En Podemos están enfadados con que abandonen Vallecas (y a "la gente")

miércoles, 16 de mayo de 2018

Cercas, Torra y la sierra eléctrica

Ayer les dejé a ustedes descansando de Quim Torra, aún a sabiendas de que Javier Cercas acababa de publicar un artículo sobre ese sujeto que, por cierto, le hace plena justicia. Era San Isidro y no queríamos amargar la jornada a los madrileños que nos siguen con ese siniestro individuo, que los tiene enfilados (a nosotros, sin ser madrileños, también).

Pero lo tenemos presente, y una manera de fijarlo en la memoria es publicarlo en el blog, ya que si no lo hacemos así, el tiempo pasa y se hace más difícil localizar estos textos. Si necesitan recabar algo de lo que ha salido aquí, utilicen el "BUSCAR EN ESTE BLOG" (columna derecha), y "ordenar por fecha" (en la parte superior del texto) para tener los hallazgos "por orden de intervención". El móvil no está configurado para ofrecer esa opción. Prueben a hacerlo, por ejemplo, con la entrada "Cercas" o "Quim Torra", ya que estamos en ello. En fin, es una de las modestas utilidades que tiene lo que hacemos.

El caso es que, como el artículo de Cercas es bastante extenso, le hemos practicado una ligera poda para hacerlo más adecuado a la lectura en internet. Cabría matizar, cuando Cercas se pregunta si ERC avala los textos de este sujeto, que el propio Oriol Junqueras intervino junto a Quim Torra en el emotivo homenaje que se dedicó a los hermanos Badia (Miquel —capità Collons— y Josep) en abril de 2013. Y también indicar que las redes están llenas de fanáticos del susodicho capità Collons, incluso hay quien ha adoptado, muy ufano, su alias en twitter; o sea, que ni Quim ni Oriol son los únicos fans de aquella gente. Pero leamos ya a Cercas:

Cartel anunciador del homenaje a los hermanos Badia
«Repitámoslo una vez más, a ver si repitiéndolo acabamos de creerlo: Joaquim Torra, flamante presidente de la Generalitat, es un entusiasta de Estat Català, un partido fascista o parafascista y separatista que en los años treinta organizó milicias violentas con el fin de lanzarlas a la lucha armada; también es un entusiasta de sus líderes, en particular de los célebres hermanos Badia, dos terroristas y torturadores a quienes [...] el señor Torra calificó como "los mejores ejemplos del independentismo". La palabra "entusiasta" no es, como se ve, exagerada. Hace  apenas cuatro años, en un artículo titulado Pioneros de la independencia y publicado en el diario El Punt Avui, el señor Torra escribía refiriéndose a Estat Català y a Nosaltres Sols!, una corriente de Estat Català nacida en torno a una red paramilitar clandestina: "Y hoy que el país ha abrazado lo que ellos defendían desde hace tantos años, me parece de justicia recordarlos y agradecerles tantos años de lucha solitaria. ¡Qué lección, qué bellísima lección!"


Todo lo anterior es más o menos conocido; no lo es tanto, en cambio, que el partido venerado por el señor Torra sobrevivió a la Guerra Civil y el franquismo y revivió durante la Transición. Así, la hemeroteca de la Universidad Autónoma de Barcelona conserva un cuaderno firmado por Nosaltres Sols! que, según el historiador Enric Ucelay-Da Cal, se publicó en torno a 1980. Está escrito en catalán, consta de ocho páginas mecanografiadas, se titula Fundamentos científicos del racismo y concluye de esta forma: "Por todo esto tenemos que considerar que la configuración racial catalana es más puramente blanca que la española y por tanto el catalán es superior al español en el aspecto racial". Cambiando "alemán" por "catalán" y "español" por "judío", estas palabras las hubiera firmado cualquier ideólogo nazi de pacotilla: ¿son ellas la lección, la bellísima lección que, según el señor Torra, debemos aprender los catalanes de sus admirados pioneros independentistas? La respuesta sólo puede ser sí, al menos a juzgar por los artículos y tuits que el señor Torra ha escrito en los últimos años y que hemos conocido con incredulidad estos últimos días, en los que los españoles aparecen sin falta como seres indeseables, candidatos a ser expulsados de Cataluña

En su primera entrevista como candidato, el señor Torra declaró sobre esas porquerías xenófobas: "Pido disculpas si alguien las ha entendido como una ofensa". ¡Pero, hombre de Dios, cómo se le ocurre! ¿Quién en su sano juicio consideraría una ofensa que se le califique de sucio, fascista, violento y expoliador, como hace usted en sus textos con millones de personas? Y ahora la pregunta se impone: ¿representa el señor Torra, con su xenofobia salvaje, al independentismo actual? ¿Esto es lo que había detrás del nacionalismo tolerante, transversal, abierto e integrador que el catalanismo predicaba en Cataluña y que tantos nos creímos durante años (aunque no fuéramos nacionalistas)?

Uno entiende muy bien que el señor Puigdemont y tres o cuatro insensatos como él compartan las ideas del señor Torra, pero ¿las comparte también el PDeCAT, la antigua Convergència de Pujol y Roca y Mas? ¿Las comparten ERC y la CUP, partidos que dicen ser de izquierdas? Y, si no las comparten, ¿cómo es posible que hayan permitido con sus votos que este señor sea presidente de Cataluña? [...] ¿Cuánto hubiera durado en su escaño un diputado de cualquier parlamento español que hubiera escrito sobre los catalanes las brutalidades que ha escrito este señor sobre los españoles y hubiera expresado hace cuatro días su entusiasmo por Falange, el equivalente español de Estat Català?

Hasta aquí, el asco y la vergüenza; ahora viene el miedo. Porque el señor Torra ha prometido en el Parlamento catalán hacer exactamente lo mismo que, en nombre de la democracia y sin el más mínimo respeto por la democracia, hizo su antecesor en la presidencia de la Generalitat, lo mismo que en otoño pasado llevó a Cataluña, tras el golpe desencadenado el 6 y 7 de septiembre, a vivir dos meses de locos durante los cuales el país se partió por la mitad y quedó al borde del enfrentamiento civil y la ruina económica (una ruina que algunos economistas consideran en voz baja difícil de evitar: una muerte lenta). 


Quim Torra (con sierra eléctrica) / granuribe50
Por supuesto, este xenófobo entusiasta de un partido fascista o parafascista y violento se halla en condiciones de cumplir su ominosa promesa, porque a partir de su toma de posesión tendrá en sus manos un cuerpo armado compuesto por 17.000 hombres, unos medios de comunicación potentísimos, un presupuesto de miles de millones de euros y todos los medios ingentes que la democracia española cedió al Gobierno autónomo catalán, además de cosas como la educación de decenas de miles de niños. Dicho lo anterior, sólo puedo añadir que me sentiría mucho más tranquilo si el presidente de la Generalitat fuera un paciente escapado del manicomio de Sant Boi con una sierra eléctrica en las manos.


A veces la historia no se repite como comedia, según creía Marx, sino como pesadilla; es lo que está ocurriendo ahora mismo en Cataluña. El señor Torra lleva razón en una cosa: de un tiempo a esta parte, todo el nacionalismo catalán y dos millones de catalanes parecen haber abrazado las ideas que en los años treinta defendían Estat Català y Nosaltres Sols!; la mayoría de los separatistas no lo saben, claro está, pero eso explica que nuestro nuevo presidente sea el señor Torra. O dicho de otro modo: ayer tomaron el poder en Cataluña aquellos a quienes la mayor parte del nacionalismo catalán, desde los años treinta hasta hace muy poco, consideraba extremistas peligrosos, cuando no directamente descerebrados. En estas circunstancias, no sé si merece ya la pena pedir ayuda a un Gobierno español que ni siquiera ha sido capaz de explicar a la opinión pública europea qué es lo que está pasando en Cataluña; se la pido al Estado democrático, a los europeos, a los españoles y a los catalanes de buena fe —incluidos los separatistas catalanes de buena fe—: hay que parar esta pesadilla».


martes, 15 de mayo de 2018

A los madrileños (y madrileñas)

No inquietarse: no, no soy Quim Torra. Aquí G.U., que os felicita por la fiesta de San Isidro. ¡Salud y buenos alimentos!


PRIMERO LA MÚSICA (con Luigi Boccherini)

"La música nocturna de Madrid" (Luigi Boccherini) / Orquesta de pulso y púa de la U. Complutense / Director: Santiago López / (6'03")

"La musica notturna delle strade di Madrid" / Boccherini (op.30; nº6) / Passacalle / Berliner Philarmoniker / Herbert Von Karajan

"La música nocturna de Madrid" (Luigi Boccherini / José Luis Encinas)



Y DESPUÉS LA GASTRONOMÍA (con las rosquillas "tontas" y "listas")

Rosquillas "tontas" y "listas" para San Isidro 2018 (Emma García)

lunes, 14 de mayo de 2018

Nuestra bienvenida al "Molt Honorable" Torra

Todo ha devenido (en buena parte gracias a los medios utilizados) en una cuestión de sentimientos y creencias, aunque el caldo de cultivo ya existía. Por eso se ha vuelto tan peligroso: porque es difícil dialogar o intercambiar ideas con un abducido por la religión. Y en ese éxtasis, uno se traga con embudo, sin pestañear, todos los dogmas que haga falta. Y por eso Gran Uribe lo descartó hace tiempo: solo habla de ciertas cosas con la gente con la que está de acuerdo y, de no ser así, "en presencia de su abogado". Todo eso es bastante malsano, lo sabe: en el momento en que con un amigo que intuyes que piensa diferente puenteas un tema tan candente... ya estás falseando un poco la relación con esa persona.

Y ya que hablamos de falseamientos, utilizamos algo que hemos leído en DC. El nacionalismo, como falsificación y sucedáneo de lo religioso, tiene aquí la versión secularizada: profetas (como Prat de la Riba), mesías (Macià, Companys, Pujol, Mas, Fuigdemont), pueblo escogido  (el catalán, naturalmente), demonio con cuernecitos, fuego y forca (los españoles, claro), promesas mesiánicas (gelat-per-postres-cada-dia, pensiones estratosféricas y pleno empleo), redención (hablar catalán), santos (catalanes ceballuts), pecadores (tabarneses e hispanoparlantes), genealogías sagradas (la famíglia Pujol, por ejemplo), paraíso (Catadisney) e infierno (Cataluña autonomista y España, claro está).

Torra luce ufano la camisa parda
[granuribe50]
Todo ello endulzado hasta hace muy poco con una especie de empalagoso edulcorante, pleno de cursilería, un poco indigesto, la verdad sea dicha. Que si lacitos, que si globitos, que si rosas amarillas por Sant Jordi, que si això va de democràcia, (quins pebrots!), que si la Moreneta, que si esto que si lo otro. Por eso necesitábamos a un tipo duro y sin tapujos, que nos ayude a todos los demás a desenmascarar lo que se escondía detrás de tanto almíbar.

Y por eso damos la bienvenida al president racisTorra (Ku Klux Quim). Aquí estamos para oponerle la mano firme y decidida de la Cataluña normal, esa que está dispuesta a superar el anaftalinado etnicismo suprematista que representa ese desagradable sujeto, quitándole la careta de una puñetera vez. Y para eso, precisamente, necesitamos a ese tipo imprudente y sin doblez, impresentable en ningún foro civilizado, un patanegra y camisaparda como él; necesitamos bien a las claras sus maneras de hooligan para dejar delatado de una vez por todas el racismo que subyace detrás del susodicho almíbar.



Tanto tildarnos de "fachas" a los que no compartimos su religión, ahora tenemos aquí a un "facha catalán" de libro.

Viñeta de Peridis (14/5/2018)
Montaje: Santi Orúe

Las redes echan humo con el racismo de Torra

Y ponen un punto de humor muy de agradecer. Ni tribunales "ni na". Es casi es la única herramienta que nos queda... Conste que seleccionamos aquí uno de los chistes menos sangrantes de los muchos que circulan por el ciberespacio.

G.U. está enfadado con el racismo y la xenofobia que destilan los escritos de la gente a la que ese desagradable sujeto tiene en su altar (Miquel Badía —"capità Collons"— y Daniel Cardona, por supuesto, y los redactores de la revista Quaderns del Separatisme, publicada por la entidad Nosaltres Sols), los suyos propios —penosos "panfletos", según Valentí Puig, que se ha leído algunos—  y, por supuesto, los tuits que borró cuando vio que podía trepar.

Y esa ya clásica cantinela le cabrea también a G.U.: "pido disculpas por si alguien se ha podido sentir molesto", como si ese "alguien" fuera un pobre paranoico que ve amenazas por todas partes y que se ofende por una minucia. Y como si con esa protocolaria frasecita ya tuviera que quedar todo olvidado. Pues... va a ser que no.

Enfadado, sí, porque ese sujeto será su próximo "Molt Honorable President"; pero ofendido... 'para nada': "no ofende quien quiere sino quien puede", y ese impresentable individuo no tiene el más mínimo nivel para ello.





ESTRAMBOTE
 G.U. TAMBIÉN ESTÁ ENFADADO POR ESTO (RECIÉN PINTADO EN SU CALLE):

[Calle  D** i M*** esquina  J*** G***** ]  / (13/5/2018)

domingo, 13 de mayo de 2018

La tiranía "del pueblo", "de la gente"

Stuart Mill fue un brillante filósofo, político y economista del S.XIX. Según él, el objeto de su famoso ensayo "Sobre la libertad" no es el llamado libre arbitrio, sino la libertad social o civil, es decir, la naturaleza y los límites del poder que puede ejercer legítimamente la sociedad sobre el individuo, cuestión que pocos se habían planteado antes.

Javier Marías nos rescata para su columna de hoy en EL PAÍS SEMANAL, titulada ‘Cuando la sociedad es el tirano’, unos párrafos de la introducción a ese magnífico ensayo que, aunque con una prosa un poco anticuada, parecen haber sido escritos ayer mismo. Pero leamos ya lo que decía Stuart Mill al comienzo de esa obra:

«Como las demás tiranías, esta de la mayoría fue al principio temida, y lo es todavía, cuando obra, sobre todo, por medio de actos de las autoridades. Pero las personas reflexivas se dieron cuenta de que cuando es la sociedad misma el tirano, sus medios de tiranizar no están limitados a los actos que puede realizar mediante sus funcionarios políticos.

 La sociedad puede ejecutar, y ejecuta, sus propios decretos; y si dicta malos decretos en vez de buenos, o si los dicta a propósito de cosas en las que no debería mezclarse, ejerce una tiranía social más formidable que muchas de las opresiones políticas, ya que si bien no suele tener a su servicio penas tan graves, deja menos medios para escapar de ella, pues penetra mucho más en los detalles de la vida y llega a encadenar el alma.

Por eso no basta la protección contra la tiranía del magistrado. Se necesita también la protección contra la tiranía de la opinión y sentimiento prevalecientes; contra la tendencia de la sociedad a imponer, por medios distintos de las penas civiles, sus propias ideas y prácticas como reglas de conducta a aquellos que disientan de ellas; a ahogar el desenvolvimiento, a impedir la formación de individualidades originales y a obligar a todos los caracteres a moldearse sobre el suyo propio».



Y aquí una parte de la glosa que hace Javier Marías, que luego extenderá a otros campos, como se puede apreciar en el enlace que facilitábamos más arriba. Y es que si nuestras cabezas pensantes, cultas y bien amuebladas no dicen lo que piensan y nos iluminan un poco ¿qué será de nosotros?

«Parece que Stuart Mill esté hablando de nuestros días y alertando contra un tipo de tiranía que, por ser de la sociedad (vale decir "del pueblo", "de la gente" o "de las creencias compartidas"), no es fácil percibir como tal tiranía.

"Si nuestra época piensa así", parece decirse a veces el mundo, "¿quién es nadie para llevarnos la contraria? ¿Quién los políticos, que han de obedecernos? ¿Quién los jueces, cuyos fallos están obligados a reflejarnos y complacernos? ¿Quién los periodistas y articulistas, cuyas opiniones deben amoldarse a las nuestras? ¿Quién los pensadores" (esas "personas reflexivas" de Mill), "que no nos son necesarios? ¿Quién los legisladores, que deben establecer las leyes según nuestros dictados?" (vale decir "del pueblo", "de la gente" o "de las creencias compartidas"), no es fácil percibir como tal tiranía».

sábado, 12 de mayo de 2018

Estemos atentos a Torra

Miquel Giménez es un tipo que coqueteó en cierto momento con el independentismo, pero cayó del burro hace tiempo. A partir de entonces se declaró "mal catalán" y así lo confesó en su artículo Soy un mal catalán. El caso es que no es ni ha sido nunca un tipo optimista, y en su columna de hoy nos lo confirma. Confiemos en que se equivoque en sus sombríos augurios, aunque este desagradable sujeto llamado Quim Torra resulta bastante inquietante y francamente peligroso, tal como señala Giménez y delatan esos tuits que borró oportunamente, pero internet siempre deja huella...

«El panorama que se abre a partir de ahora es mucho más inquietante que el vivido hasta el momento. 

Puigdemont solo ha sido un chico de pueblo más bien tonto al que le venía muy grande el cargo, pero Torra está hecho de otra pasta. Su vocación lo lleva a hacer todo lo que el de Bruselas no hizo. Cuando Torra proclame la república catalana, y esto será así, que nadie lo dude, no será para dejarla en suspenso a los pocos segundos. Cuando Torra haga que se aprueben las leyes de transitoriedad hacia la república, las mantendrá hasta sus últimas consecuencias. Cuando Torra salga al balcón de la plaza de Sant Jaume, que lo hará, para llamar a la resistencia a los separatistas, lo hará plenamente consciente de lo que eso supone. 

No estamos ante un chisgarabís cualquiera, un atolondrado o un simple comisionista. Todo eso le importa un pito. Se cree con una misión histórica y hará lo que sea, al precio que sea, con tal de llevarla a cabo. Con él, el independentismo ha llegado a la última estación, la de un movimiento de extrema derecha como el de la Lega veneciana.

Hay que estar atentos a esto, porque desde el gobierno se suele pensar en el independentismo como algo que se acabará por desactivar a cambio de más dinero o algunas concesiones, y eso se ha terminado. Sepan, además, que Torra es un devoto admirador de Jordi Pujol y que este, a su vez, le tiene en gran aprecio y lo valora muchísimo. Resumiendo, con Joaquim Torra como President el conflicto no tan solo no habrá terminado, sino que solo habrá comenzado su andadura.

De ahí que, por lo que lo conozco, va a perseguir su sueño pese a quien pese, aunque nos lleve a la peor de las pesadillas. Que no es otra que un enfrentamiento civil».


viernes, 11 de mayo de 2018

¿Nos exterminará el "Molt Honorable" Torra?

"Això va de democràcia"
1) "Franceses y españoles comparten la misma concepción aniquiladora de las naciones que malviven en sus Estados". 2) "Vamos en coches particulares y nos lo pagamos todo. No hacemos como los españoles". 3) "El fascismo de los españoles que viven en Cataluña es infinitamente patético, repulsivo y borde. 4) "Fuera bromas. Señores, si seguimos aquí algunos años más corremos el riesgo de acabar tan locos como los mismos españoles". 5) "Sobre todo, lo que sorprende es el tono, la mala educación, la pijería española, sensación de inmundicia. Horrible". 6) "Los catalanes votamos y los españoles vienen a vigilarnos. ¡Fuera de aquí de una vez! Iros, dejadnos vivir en paz. 7) "Vergüenza es una palabra que los españoles hace años que han eliminado de su vocabulario". 8) "Los españoles solo saben expoliar".


Fuigdemont, Quim Torra y Elsa Artadi cierran el asunto en Berlín, en presencia de "la Moreneta" (10/5/2018) / (LVG / granuribe50)
«Viendo como se va construyendo la republiqueta, en ausencia completa de los valores que uno entiende por valores republicanos, me temo que no vamos a ganar para disgustos» (Lluís Bosch dixit). Pues eso.

miércoles, 9 de mayo de 2018

La "isla mágica" y "les coses dolentes"

Éramos pocos y parió la abuela. Hay plaga de muchas cosas en esta "isla mágica" (la xilella, la cochinilla, el picudo rojo, etc.) y empiezan a revivir plagas de otro tipo: los mafiosos, delincuentes y gamberros de todo el orbe, los party-boats, los beach-clubs, etc., además de los atascos en todas las rotondas de la isla, en los supermercados, en los mercadillos presuntamente hippies (que se nutren de cosas hechas en Bali), en las playas y en las tranquilas calas...

Por suerte, los campos del interior seguirán sin ser visitados por nadie (G.U. es una excepción en ese ámbito) más que cuando están situados en alguna ruta que lleve hacia la costa para llegar a tiempo de vitorear la puesta de sol. Aunque, ¡ojo! en esa alocada ruta hacia el sublime momento, uno puede topar con todo tipo de serpientes, esas que empiezan a despertar de su hibernación en los olivos que fueron importados para decorar los jardines de las grandes villas.

"¡No sé qué tiene esta isla que solo atrae cosas malas!" / [Viñeta de Franky, Diario de Ibiza (7/5/2018)]
Y vuelven a inquietar las prospecciones, en esta ocasión mediante la técnica de 'air-guns', la que utiliza el proyecto de sondeos acústicos Medsalt-2. Hay quien se sospecha que bajo una especie de cortada científica para prevenir terremotos se esconde lo de siempre: el ansia de las multinacionales para encontrar petróleo en el subsuelo marítimo balear.

El caso es que uno abandona la isla mañana sin haber visto ni un solo lacito amarillo ni estelada alguna en los balcones o edificios públicos. Aunque, eso sí, quizá un poco deprimido porque ha hecho un tiempo peor de lo que esperaba y, por si fuera poco, con el estrés que se ha traído estos días, ha acabado perdiendo su preciada cámara de fotos.

martes, 8 de mayo de 2018

Sobre el "Preferiría no hacerlo"

Esta historia, la de Bartleby, es la de un oscuro oficinista, un hombre gris y anodino, casi como aquellos que retrataba Jaime de Armiñán en sus series de televisión de los años sesenta, un sujeto que se niega tenazmente a la acción.

El relato de Herman Melville fue escrito a mediados del XIX pero no parece haber pasado el tiempo para él. Nos cuenta la historia de un peculiar chupatintas que trabaja en una oficina de Wall Street. Un día, de repente, deja de escribir amparándose en su famosa fórmula: «Preferiría no hacerlo». Nadie sabe de dónde viene este cachazudo escribiente, prefiere no decirlo, y su futuro es incierto pues prefiere no hacer nada que altere su situación. ¿No les suena el asunto?


Al hilo de ella, Manuel Vilas (el de "Ordesa", ya saben) ha escrito ayer su columna, titulada, como no podía ser menos, "Preferiría no hacerlo". En ella se refiere, con su peculiar manera de escribir, a la situación tan deprimente en todos los aspectos por la que estamos atravesando en "este país antes llamado España", como decía con retranca Vizcaíno Casas.

«Y dimitió Cristina Cifuentes, y toda España la vio robar unas cremas. Y España dio más importancia a las cremas de Cristina que a la noticia de que ETA firmara su final intentando ocultar el hecho miserable y nauseabundo de que había asesinado a cientos de personas para nada, absolutamente para nada más allá de la caza deportiva y del sadismo sin causa. Y el 155 seguía vigente o eso decía la televisión y se acercaba el buen tiempo, y la reina Letizia le hizo un feo muy comentado a la reina emérita, apartando a su nieta de su lado, aunque nadie sabe muy bien qué es una reina emérita. Y las encuestas seguían registrando el ascenso de Ciudadanos. Y el presidente del Gobierno se convirtió en un Bartleby de la política, un hombre que decía todo el rato “preferiría no hacerlo”. Y los jueces alemanes dejaron libre a Puigdemont y los jubilados salieron a la calle y las mujeres, hartas y cansadas, también salieron a la calle. Y Bartleby dejaba que todo sucediera, y las instituciones se caían a su paso, la Constitución se caía a su paso, la libertad de expresión se caía a su paso, mientras él decía una y otra vez “preferiría no hacerlo”.

Y algunos jueces se enfadaron con el ministro Catalá, a quien pidieron su dimisión. Y Catalá dijo “preferiría no hacerlo”. Y Montoro no sabía si el procés se había pagado con dinero público o no. Preguntado por tal cuestión, Montoro contestaba “preferiría no hacerlo”. Y Méndez de Vigo se puso a cantar “el novio de la muerte”, aunque tal vez hubiera preferido no hacerlo. Y los politólogos se seguían preguntando por qué los españoles votaban una y otra vez al Bartleby Rajoy. Y es que los españoles también se habían convertido en Bartlebys. Un “preferiría no hacerlo” triunfó más que el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona juntos, en fusión atómica. El presidente del Parlamento catalán no promovía la formación de Gobierno, presa también del “preferiría no hacerlo”. España entera era una dejación de España entera. Un país que había elegido el “preferiría no hacerlo” como una forma de estar en el mundo. Vimos una dimensión política nueva, en donde nadie quería hacer nada. La gente comenzó a imitar al presidente del Gobierno español. La oposición se contagió y se convirtió en una oposición bartleby. Y todos dijeron al unísono “preferiría no hacerlo”. España entraba en la vanguardia política, asombrando a Europa. El país se desintegraba en medio de una filosofía inventada azarosamente por un hombre gris y anodino. Era el Bartleby español. Una pereza ancestral nos quemó el alma. La acción era innecesaria. Nada era importante. Y Bartleby tartamudeaba en sus discursos. Y le dijeron que tenía que arreglar el país o dar un paso atrás. Y él dijo “preferiría no hacerlo”. Y le preguntaron cuál de las dos cosas prefería no hacer, que eligiera una. Y él dijo “preferiría no hacerlo”. Y España entera se iluminó en una radiante primavera».

Manuel Vilas, Preferiría no hacerlo




Recordemos que Vila-Matas dedicó una novela a los Bartlebys, entendiendo por tales a aquellos escritores que nunca llegan a acabar un solo libro o que, habiendo publicado uno se quedan bloqueados y ya no escriben ni uno más, "prefieren no hacerlo"...

Enrique Vila-Matas, Bartleby y compañía; Anagrama, 2000 (págs. 11-12)

lunes, 7 de mayo de 2018

"El lobo" (Legarza) tiene claro lo de ETA

Tras la firma del Acuerdo de Viernes Santo de 1998, que ponía fin al conflicto de Irlanda del Norte, se produjeron bastantes casos en los que quedó patente que la vida de los infiltrados no valía un pepino. En efecto, diversos agentes del espionaje británico fueron asesinados o desaparecieron misteriosamente con posterioridad a la extinción del IRA.

Algo así se teme ahora Mikel Legarza ("Gorka" o "El Lobo") que le pueda pasar a él. Recordemos que fue captado por el CESID para infiltrarse en ETA y que gracias a su trabajo en el interior de la organización terrorista, en la que llegó a ocupar un puesto en la cúpula, se consiguió la detención de más de 300 etarras allá por 1975, antes de morir Paco (Franco). Por motivos oscuros (aunque Legarza los tiene muy claros), la banda terrorista, tocada de muerte entonces, consiguió sobrevivir y aumentar exponencialmente su volumen de atentados y asesinatos ya llegada la democracia.


Este tema del espionaje siempre le ha intrigado mucho a G.U. El tema de ETA, un poco menos, pero resulta que aquí van ensamblados ambos en una historia que tiene bastante interés y actualidad. Y Legarza  tiene muchas cosas que decir, aunque seguramente calla algunas, como todos los espías cuando dejan de serlo. Pero, aún así, hoy se explaya a gusto en una entrevista en la que, entre otras muchas cosas, hace afirmaciones de este tipo:


— "La gran mentira de ETA, que ha terminado con su rendición, supone que a partir de ahora vuelvo a ponerme la pistola en el cinto y a estar listo para aquella bala que prepararon para mí hace muchísimos años, cuando a través de un pasquín con el que empapelaron todo el País Vasco decían que el pueblo nunca perdona. Me sentenciaron a muerte de por vida y no solo ETA, se referían a todos los que tengan que ver con su entorno y sus simpatizantes, incluso con alguien que quiera hacerse el héroe”

— "Esta pantomima de la disolución televisada tranquiliza a los ciudadanos y todo lo que sea tranquilizar está bien, al fin y al cabo todos hemos luchado para que esto se acabe. Pero ahora queda el descontrol, que para mí es lo más perjudicial que puede pasar, desde que yo tuve que empezar a esconderme. Ahora me viene a la cabeza aquello que me dijo en su día Emiliano, mi antiguo oficial de caso, de que “Lobo serás errante para toda tu vida, tendrás que andar en la oscuridad, tendrás que vivir camuflado”. Esto me convierte ahora en un trofeo importante para cualquier imbécil, como se demostró tras el final del IRA".

— "Ahora se acaban las protecciones. Yo, por supuesto, nunca dejaré de tener mi propia gente de seguridad, pero al Estado o Gobierno ya le importa un carajo, solo le importa que salga en televisión la disolución, que todo se ha acabado. Lo que ocurra de aquí en adelante les importa bien poco. Habrá algarabías callejeras, y en esas algarabías habrá heridos y muertos, con el tiempo lo veremos".

— "Lo que no veré nunca, y también le pasará a muchos, es el fin real de ETA, que se producirá cuando nosotros los españoles, los guardias civiles, los policías, los militares, podamos subir al País Vasco y entrar a tomar un vino en un bar tranquilamente, pasear por las calles sin que nadie te mire mal o te insulte, lo mismo que hacemos los españoles con ellos cuando vienen al resto de España".

— Etc. (ver enlace).


domingo, 6 de mayo de 2018

Mucho aburrimiento y...¡sin internet!

Jordi Labanda / granuribe50
[Suplemento magazine (6/5/2018)]
— Aburrida está la actualidad nacional: que si hay una silla vacía entre la Cospedal y Sorayita, que si no se han dirigido la palabra el otro día, que si ambas compiten por el amor del señor Delpuro, que si la manada, que si los jueces.

— Aburrido el procés: que si Fuigdemont quiere ser investido vía satélite, que si la estudiosa Artadi, que si el pobre Turull, que si la sombra alargada del trilero Mas y de la madre que les parió a todos (Pujol) y... un Junqueras que parece ser que ha visto la luz en la profunda oscuridad de las mazmorras madrileñas y pide ahora ¡cordura!, eso que tanta falta les está haciendo desde hace años.

— Aburrido es también lo de los separatistas vascos y sus palanganeros, quienes, empleando ya métodos propios del procés, enfatizan los grandes esfuerzos y sacrificios que han hecho los etarras (o ex) por la paz y lo mucho que han sufrido los presos y también los familiares de los presos, que han tenido multitud de accidentes de tráfico cuando iban a visitarlos. Ninguna mención a los cientos de cadáveres y mutilados diversos que han dejado por el camino en su "lucha de liberación", aquellos que no entran en su lista de la petición de perdón. Esa es, por otra parte, la visión que da TV3, la televisión que sufragan el Pepet i la Maria.

Sí, todo eso es aburrido y profundamente cansino. La prensa no ofrece aliciente alguno, hay que reconocerlo, pero todavía es más aburrido estar un día sin acceso a internet, desde las doce de la mañana en que transmitimos un e-mail a El Tapir sobre un novelístico asunto que no viene ahora al caso.


La verdad es que el blog no puede existir sin esa herramienta, qué le vamos a hacer. Y ahora, que acaba de recuperarse la conexión, a uno le pilla ya cansado por multitud de asuntos diversos y no le apetece ni descargar fotos al ordenador, ni leer ni, por supuesto, revisar las últimas novedades acerca de esa basura que comentamos más arriba, ni tampoco sobre la actualidad pitiusa, que está hecha unos zorros también. Pero la fidelidad de G.U. a sus (numerosos) lectores le mueve a hacer esta entrada, no vayan a pensar que a un servidor le ha pasado algo.


sábado, 5 de mayo de 2018

Calma y gin-tonic en Ibiza

El gin-tonic de media tarde en el bar "Calma" (4/5/2018) / (simulación infográfica: granuribe50 / eltapir)
Un encuentro con El Tapir para tomar el correspondiente gin-tonic de media tarde en el "lounge bar"  llamado "Calma", situado en La Marina de Ibiza, enfrente de Dalt Vila, hablando con mucha calma de lo divino y de lo humano, más de lo segundo que de lo primero. También de Cataluña, por supuesto, es difícil obviarlo, mal que nos pese, que nos pesa bastante. Aquí se ha perdido un poco la susodicha calma porque... es un tema que j*** mucho y deprime un montón. Como ven, no resulta fácil sacarse el "temita" de encima, ni siquiera en la denominada "isla mágica"(?).

Como escribía anteayer Lluís Bosch, sorprendido de que pudiera volver el trilero Mas, travestido de la estudiosa Artadi o de quien haga falta, cerrando el círculo: "curiosa, la deriva del procés. Con historiadores y psicoanalistas lacanianos no habrá bastante ciencia para explicarlo. Creo que van a necesitarse astrólogos, hipnotistas, mesmeristas, ufólogos y conspiranoicos, amén de espiritistas, tarotistas y alquimistas muy sesudos. Sin despreciar a trileros de la calle". Eso.

viernes, 4 de mayo de 2018

El fin de ETA y el inicio del procés vasco

Viñeta de El Roto
"PNV, Bildu y Podemos adornan en Francia el fin de ETA ante la indiferencia general" (de los periódicos) / Santi Orúe

jueves, 3 de mayo de 2018

Noticias de Ibiza (3)

¡Ay!, no imaginan ustedes lo bien que se está aquí, sin televisión (especialmente TV3, que la pagamos todos para que nos adoctrine bien), sin banderas en los balcones, sin lacitos amarillos ni toda esa porquería, ya saben. Tras acabar con las actividades que nos han traído aquí, hoy tocaba acabar la jornada en el último confín de la isla, Santa Inés, casi donde Cristo perdió la boina, aunque todo es relativo, claro (hablamos de ¡20 kilómetros!).

Allí hay un bar, "La Palmera", que parece extraído de la California profunda. Si tienen suerte y está el dueño, podrán oír a volumen discreto, mientras saborean el gin-tonic de media tarde, a Mark Knoffler, Los Creedence, Eric Clapton, Lou Reed, BB King, Norah Jones, en fin, casi nada; y todo eso mientras los pajarillos empiezan a recogerse en la palmera con cierta algarabía, piando como locos en un revoltoso concierto.

En frente está la iglesia, donde pueden disfrutar (si tienen suerte y está el cura) de los dulces cánticos de Enya y otras músicas de aire céltico. Por cierto, la plaza no ha sido peatonalizada todavía para que se instalen las terrazas de los bares, con las románticas velitas, los acordeonistas pertinaces y todo eso, como en tantos otros sitios. Es más, todavía se pueden ver esos desvencijados coches que ya no se encuentran en ninguna parte más que en esta "isla mágica": "Cuatro latas", "Simca 1000", "Dos caballos", etc. Esperemos que siga así muchos años.

Y para concluir este mágico atardecer de mayo, solo falta entrar en el templo de "Can Cosmi" y encargar una maravillosa tortilla paisana, marca de la casa, que nos zamparemos debidamente presentada en un elegante plato de "La Cartuja".

miércoles, 2 de mayo de 2018

Noticias de Ibiza (2)

El asunto empieza así: haciendo tiempo para la hora fijada para un asunto determinado, realizamos una incursión en el flamante Museo Arqueológico de Puig des Molins, que ha permanecido cerrado varios años, por razones que G.U. desconoce. Hace muchos años, un capitán del ejército apellidado Posadas puso a los "machacas" que tenía a su servicio a excavar como locos en el solar de enfrente de su casa los abundantísimos restos de la época cartaginesa que allí se encontraban. Se dice que con ellos llenó su casa hasta los topes. A su muerte, su esposa, que fue maestra de doña Perpetua, tuvo el detalle de hacer donación a este museo (que está situado en el solar donde antiguamente excavaban los soldaditos de su marido) de las piezas que aún obraban en su poder.

Pero en fin, el ánimo hoy no era el de visitar el museo (hipogeos incluidos), que eso queda para otra vez, sino comprar algún bibelot de recuerdo en la tienda. La sorpresa ha sido grande, porque la imagen emblemática de la diosa Tanit luce ahora, en esos recuerdos para turistas, una vistosa cabellera pelirroja, que aunque puede ser que responda al original, resulta poco acorde con el resto de la imagen. En vista de ello, hemos desechado su adquisición, en espera de que en el futuro hagan copias de más nivel, ya que el resto de la reproducción era también manifiestamente mejorable (no es el caso de la imagen inferior, la original, a la que G.U. ha dotado de esa colorista cabellera para que se hagan una idea).

La diosa Tanit (que presenta en los bibelots para turistas una vistosa cabellera pelirroja) / Postales a la venta en el museo
El día es jubiloso, a diferencia de los días anteriores, y da gusto pasear. Saliendo del museo y en la calle donde está situado (llamada Vía Romana), topamos con algunos edificios de arquitectura también manifiestamente mejorable (de esos que, sin duda, no optaron en su día al premio FAD), quizá no muy adecuados para tan histórico lugar y abundantemente surtidos de todo tipo de excrecencias, tales como antenas, tendederos con y sin ropa tendida, aires acondicionados, etc. Se nos aparecen llenos de vibrantes contrastes, ya que la luz de hoy es casi deslumbrante.

Edificio de Vía Romana, en Ibiza (2/5/2018)

Y ya bajamos unos pocos metros hasta el paseo principal de la ciudad, el de Vara de Rey, lugar al que el Ay Untamiento de Ibiza ha estado en un tris de cambiar (a instancias de l´Institut d´Estudis Eivissencs) el nombre que ostenta desde hace tropecientos años por el de S´Alamera, que es el que tenía antes de la guerra de Cuba, dicen. Pero ¡albricias!, el monumento que le está dedicado a ese personaje no ha sido retirado, al menos de momento, a los almacenes municipales, ya que no tienen la suerte de contar con la ínclita Colau ejerciendo de alcaldesa.

Recordemos que Vara de Rey, que había nacido en Ibiza, luchó en clara inferioridad de condiciones contra las tropas norteamericanas, resultando herido y acto seguido asesinado en la camilla en que lo trasladaban, presuntamente por independentitas cubanos. Eso sucedía un 1 de julio de 1898, dos días antes del episodio del almirante Cervera (un "facha", en palabras de la susodicha Colau), del que ya hemos hablado aquí, y del final de la guerra de Cuba.


Monumento a Vara de Rey (2/5/2018)
Este paseo ha sido remodelado últimamente, así como el Hotel Montesol, un clásico. De todo eso hemos hablado aquí en otras ocasiones y no insistiremos ahora. El caso es que, haciendo tiempo y aprovechando el día que nos ha regalado hoy la primavera ibicenca, hemos aprovechado para tomar imágenes del susodicho hotel y de algunos edificios del paseo, todavía llamado de Vara de Rey (aunque no sabemos hasta cuándo).

Hotel Montesol con su espléndido orden "gigante" (2/5/2018)
Eificios en el paseo de Vara de Rey, en Ibiza (2/5/2018)
[Fotografías: granuribe50 / Clic para ampliar]


martes, 1 de mayo de 2018

Noticias de Ibiza (1)

ENÉRGICO OPERATIVO POLICIAL CONTRA LA DROGA

Un día más en la "isla mágica", con un tiempo de perros y un frío que pela para estar ya en mayo. En las terrazas de los bares se está bastante mal, pero dentro... peor, por esa 'sana costumbre' de tener las puertas abiertas y no poner calefactor alguno. En Navidad puede uno pillar alguna chimenea pero lo que es ahora... En fin, aunque la temporada más alta, julio y agosto, está lejana, aquí todo el mundo empieza a tener las cosas a punto para cuando llegue la marabunta. Luego, cuando llegue, todo será quejarse, pero que no nos falte esa gente, porque si no vinieran todo el tinglado se iría al demonio.

Y ya que hablamos de perros, vamos con otro asunto. Todo está preparado también para la lucha contra el narcotráfico y el consumo de estupefacientes. Visto lo que nos cuenta Diario de Ibiza de hoy, el enérgico operativo policial que se ha preparado no parece excesivamente ambicioso. Quizá la perra Kata vaya a enfermar de estrés, ya que parece ser que es la principal baza con la que se cuenta para la lucha contra la droga en la isla, que, como quizá no ignoren ustedes, corre más que el agua por estos lares; de hecho, mucha gente no viene aquí a otra cosa, dada la asombrosa facilidad para obtenerla en cualquier lado, sin necesidad siquiera de 'bajar del autobús'.


Diario de Ibiza (1/5/2018)

lunes, 30 de abril de 2018

Una visita a Cala Salada

Decía MJ esta mañana: "Que disfruten de la isla. Seguro que ahora es un buen momento". A lo que respondía El Tapir, un experto en esa isla: "No lo creas. Eso era hace 15 días nada más. Hoy los atascos ya están a la orden del día, y eso que todavía no ha entrado el grueso de los vehículos de alquiler. ¡Dios nos coja confesados!"

Pues sí, esto se va llenando peligrosamente y, en previsión de que la cosa vaya a mayores, que irá, G.U. ha decidido darse un garbeo por Cala Salada, un hermoso lugar al que hacía muchos años que no acudía, dado que está en una especie de cul de sac, y para acceder a ella hoy en día, en plena temporada, hay que dejar el coche a unos cuantos kilómetros y ¡coger un autobús lanzadera!, total para estar como sardinas en lata en una playita pequeña, llena de piedras y con el agua plagada de yates.


[Cala Salada (30/4/2018) / Fotografías: granuribe50]

Pero hoy estaba la mar de bien, con esas casetas de pescadores y sus puertas, las gaviotas, la playa vacía y sin yates... De manera que, telefonillo en mano, hemos aprovechado para tomar algunas instantáneas del lugar, ya que más adelante será de todo punto imposible. Después nos hemos dirigido a Santa Inés, pero de eso ya hablaremos.

domingo, 29 de abril de 2018

Unos días en Ibiza


La verdad es que el director de TV3 Vicenç Sanchís, en palabras de Ferran Monegal, «ha transformado en un tiempo récord las instalaciones de Sant Joan Despí en el gran templo de las misas procesistas. Ha conseguido que ya no haya televidentes, sino fieles devotos que comulgan. El fervoroso seguimiento que ha dedicado a los exiliados, o al proceso en general, ha sido colosalmente efectivo».


Que lo sepan ustedes, G.U. marcha diez días a la "isla mágica" (Ibiza), donde diversos asuntos reclaman su atención. Eso sí: cachondeo y gin-tonics asegurados y poca TV3 en casa de la suegra.

Cercas fija el inicio del procés en junio 2011

«Lo que ha ocurrido en Cataluña ha tenido el apoyo de los poderes más importantes. Decir que ha salido del corazón de la gente, no es cierto. La fecha del inicio del procés no es la sentencia del Estatut, eso es una falsedad histórica. Lo demuestra el hecho de que las manifestaciones posteriores no fueron muy distintas a lo habitual. CiU pacta en esos años con el PP. El cambio se produce con el asalto al Parlament, en junio de 2011. Ocurre algo que Jordi Pujol, de hecho, deseaba y es que la gente protestara ante el Palau de la Generalitat o el Parlament, porque eso podía demostrar dónde estaba el poder. Pero cuando lo hicieron fue con un enorme malestar y enfado, como en toda Europa.

El Gobierno catalán, es decir, la derecha catalana, proyectó una operación evidente, apoyado por los poderes económicos, por la élite económica de este país, que se apuntan a eso, con su hombre al frente, que es Artur Mas. Eso lanza el procés, para no rendir cuentas por la crisis económica. El culpable es Madrid, el enemigo exterior, un clásico en estos casos. Y todo para ocultar, también, la oceánica corrupción, y repito: oceánica, oceánica corrupción, con la imagen del patriarca maltrecha, con Jordi Pujol. El procés no se entiende sin el apoyo de la derecha catalana y la élite económica. Y lo que pasa es que no tuvieron en cuenta que es fácil, con sentimientos y emociones, sacar a la gente a la calle, pero es muy difícil decirles que vuelvan a casa. Meter al genio en la botella es ahora muy complicado, aunque lo intenten».

Javier Cercas

Verbigracia: A ver cómo le decimos a este sujeto que peregrinaba el día 27 a Montserrat de esta guisa que se vuelva  a su casa

sábado, 28 de abril de 2018

Sobre "Ordesa" (y 2)

La pérdida de tus padres puede suponer un trauma, la sensación de que uno pasa a "primera línea de fuego". Tanto que a veces se convierte en todo un estado de ánimo que perdura en el tiempo. Eso le pasó a Manuel Vilas (Barbastro, 1962) cuando sus progenitores murieron. Paradójicamente, de ese caos vital ha surgido un buen libro, «Ordesa» (Alfaguara), un viaje emocional a su pasado para tratar de reconstruir el presente.

Manuel Vilas; Ordesa; 1980; Alfaguara, 2018 (págs. 376-378)

Rechaza Vilas que lo que ha escrito pertenezca al género de lo que se ha dado en llamar "autoficción". Según él "es un libro autobiográfico, lo que pasa es que tiene la arquitectura de una novela. Está en la línea de un libro de memoria sobre mi pasado. He conseguido hablar con mi pasado y, al hablar con mi pasado, de alguna manera me he perdonado. Decir los errores es sano. Normalmente, un ciudadano si comete errores va al psiquiatra; los escritores escribimos un libro, que en este caso tiene un epílogo con poemas, que vienen a ser como un resumen de todo lo anterior".

Manuel Vilas, Ordesa; 974310439 —fragmento— ; Alfaguara, 2018  (págs. 383-387)
En fin, Gran Uribe vivió con profundo desánimo la pérdida de su padre y también la de su madre, personajes a los que recuerda casi todos los días y por eso, a su modo, hubiera querido rendirles un homenaje, un poco como lo que ha hecho Vilas en "Ordesa". Pero no sabe hacerlo y, además, piensa que no podría importar un pepino a casi nadie.

Por eso agradece la valentía del autor, un adusto aragonés de pasado que se intuye convulso, de palabra escueta, sin adornos y con una escritura poco convencional, que en los poemas finales que cierran el libro nos evoca un poco a algunas de las letras de las canciones de José Antonio Labordeta o, incluso, a los poemas de su hermano Miguel.