domingo, 15 de julio de 2018

Vive la France!

Esto se acabó. Juega mucho mejor a fútbol Croacia que Francia, pero los gabachos son más fuertes físicamente y les ha ayudado el árbitro. A los franceses, por lo general ya de por sí tan ufanos, no les debe de caber una pajita por el trasero.

¿Qué haremos sin Mundial ahora? G.U. comentaba con sus hermanos el transcurso de los partidos en un chat de WhatsApp y ver así el fúmbol era la mar de divertido... Por si fuera poco, volvemos a Tabarnia mañana, ¡qué remedio!

sábado, 14 de julio de 2018

Intentando olvidarse de Torra

¡Vaya con Torra!: su ratafía, su "cuestión social" (exigua), su "no tengo nada que perder", su señora (missing) y el Estado que pronto le va a llamar para decirle lo que ha de cenar. Desde tan lejos uno no ha podido olvidar a ese sujeto y eso a pesar de que nos esforzamos a tope por conseguirlo, con mucha piscina, mucha lectura, el gin-tonic de media tarde y, como hacen en los pueblos, tranquilos paseos a la caída del sol por la carretera, en este caso la que lleva al parador, muy solitaria. Es una vida como de balneario pero sin balneario, sin masajes, ni baño de burbujas, ni baños termales de esencias naturales, ni baños de lodo ni todas esas tonterías que inventan para sacar la pasta al incauto mientras mata el tiempo y así rentabilizar el asunto.

Albacete (14/7/2018) / granuribe50
Albacete (14/7/2018) / granuribe50

viernes, 13 de julio de 2018

Torra, la ratafía y la "cuestión social"

Ayer hablábamos de Torra y la ratafía, ese brebaje indigesto y pegajoso que él promociona con mensajes de este calibre:

"Para mí la ratafia es país, es paisaje, es color, es luz, es la familia, es tradición, la ratafia es un poco quién somos, la hacemos para recordar de dónde venimos. Me parece que cuidar el país, velar por su paisaje, sus tradiciones, nos hace a todos más fuertes como país, la ratafia nos une, nos divierte y de alguna manera es parte de nosotros mismos".

Hasta tal punto se siente identificado con esa pócima, que va y no se le ocurre otra cosa que regalarle una botella de ese jarabe gran reserva a Pedro Sánchez, tal como comentaba R. de E.

Este sujeto, que nos angustiaba a todos hace unos días anunciando que sobre Cataluña se cernía una terrible crisis humanitaria (?), llega a la Moncloa y no considera necesario hablar con el presidente del gobierno de cuestiones sociales porque para él son "una prioridad menor", de modo que solo habló con Sánchez de independencia, ya que no se puede "entretener con otros asuntos".

¡Caramba! Que la "cuestión social", una especie de eufemismo de "pobreza", se la trae al pairo al Chis Torra es algo que ya imaginábamos. Le pasa a muchos de los burguesots que se dedican a la trepa política. Lo que resulta un poco extraño es que lo reconozca sin pudor alguno, y eso no lo hace nadie.

Torra y Sánchez en la Moncloa (9/7/2018) / [David Castro / granuribe50]
Veamos qué dice Lluis Bosch al respecto, en su entrada Las opiniones y las prioridades del señor President:

[...] «Me dijeron que el President es un intelectual (incluso alguien proclamó que es un "intelectual brutal" —bello oxímoron, por cierto). Yo sospechaba de antemano que el President no es Habermas. Ni tan siquiera Claude Lévy-Strauss. Pero le concedía una sospecha de intelectualidad que, a cada declaración suya, me resulta más indesentrañable. Que en la Cataluña de 2018 alguien diga que las cuestiones sociales no son prioritarias me inclina a pensar que el President piensa poco antes de hablar. ¿Será por la ratafía, esa afición sobrevenida que le tiene poseído? Aunque solo fuese para quedar un poco bien, debería haber dicho lo contrario. Habría estado bien salirse con algo como:

—Hoy hemos hablado de ratafía y de autodeterminación, y en próximas sesiones abordaremos la cuestión social.

Mira si era fácil cumplir con los mínimos que el pueblo espera. Porque aunque el pueblo de Cataluña sea el pueblo más pueblo de todos los pueblos no deja de ser pueblo, y al pueblo le gusta que se preocupen por sus cuitas. Incluso los intelectuales se acuerdan del pueblo, diría yo». [...]

jueves, 12 de julio de 2018

Cenando en el paseo de la Feria, en Albacete

Las tascas del paseo de la Feria, en Albacete, son enormemente populares. Abren el primero de abril hasta finales de agosto, cuando las desmontan para empezar a poner los tinglados de la auténtica Feria de Albacete. Es una visita casi obligada que G.U. gira cada año por estas fechas.

A punto para cenar en "Nuestra tasca", en el Paseo de la Feria (Albacete) / (12/7/2018)
El ambiente este año es multitudinario, pero bastante carpetovetónico y ruidoso siempre, con la gente de muy buen humor, gritando y riendo mucho, con las cascarujas de mejillón o de caracol por el suelo y las servilletitas de papel pringadas que se enganchan al zapato; en fin, todo eso que no falta en casi ningún bar de la España profunda que se precie. El caso es que, sea como fuere, uno se contagia de la alegría general y también se pone de buen humor allí.

Lo más típico son los caracoles, pero uno suele pasar de ellos en aras de los cascos de patata, la sepia a la plancha o las morcillas. Lo malo es esa especie de lluvia fina que ponen en todos los establecimientos para refrescar el ambiente, de la que hay que huir como del diablo. En el único sitio en que no estaba operativa este año era en "Nuestra tasca", en donde había la única mesa libre de toda la feria y un ambiente netamente españolista, como puede apreciarse en la fotografía. Un lugar que no gustaría nada al Molt Honorable President Torra (además, aunque haya caracoles no dan ratafía).




Ya que hemos citado a Torra y su ratafía, comentaba R. de E. anteayer en Torra: con la ratafía a cuestas:

«En el caso de Quim Torra, lo que nunca se deja en casa es una buena botella de ratafía. Ayer confundió a Pedro Sánchez con el gran jefe Toro Sentado y se presentó con la versión actualizada del agua de fuego y las baratijas de colorines con las que los blancos trataban de columpiarse con los indios en los tiempos del general Custer; o sea, una botella de su amada ratafía (que algún asistente de Sánchez hará desaparecer por el fregadero más cercano) y un par de libros con muchos santos (que aparecerán dentro de unos días en la Cuesta de Moyano)».


miércoles, 11 de julio de 2018

Leyendo a Mary Lavin en Albacete

Leyendo en Albacete el cuento "Una historia con estructura" (11/7/2018)
[Mary Lavin, En el café; "Una historia con estructura"; Ed. Errata naturae, 2018 (págs 296-297)]

Gran Uribe sigue por tierras manchegas. Y, tal como le aconsejaba ayer un anónimo comunicante, está teniendo "cuidado con las moscas de día y los mosquitos de noche"; además se ha añadido este año una preocupante plaga de avispas a la que también hay que prestar atención. El caso es que está ahora con un libro de cuentos de una escritora muy buena, norteamericana de origen irlandés, Mary Lavin, que nunca antes había sido traducida al castellano. Se titula "En un café".

Entre ellos está el que se ha leído esta tarde, antes del partido de fúmbol , "Una historia con estructura", un cuento dentro de un cuento. En él nos habla de sí misma como autora por medio de un lector que le reprocha su modo de escribir y le pide que dote a sus historias con lo que él echa de menos en un auténtico relato: el desarrollo de una anécdota dramáticamente fuerte con golpe de efecto final. Y, como ejemplo, le cuenta a la autora una historia que le oyó a su padre, redonda y de impactante final, aunque muy clásica, pero es la manera en que nos la relata Lavin lo que la convierte en una pieza literaria muy buena en la modesta opinión de G.U.

martes, 10 de julio de 2018

Recuerdos desde Albacete

Gran Uribe en la piscina del parador de Albacete
El plan aquí es sencillo, para qué vamos a engañarnos: poco madrugar, lectura en la terraza oyendo el piar de los pájaros (gorriones, mirlos, tórtolas y muchas golondrinas —que no paran un momento—), un baño reparador en la piscina de la fotografía, una pequeña siesta, más lectura, un paseo al atardecer por los campos de los alrededores, un poco de sillón bol (por lo del mundial de fútbol), cenita suave, un paseo en este caso sin luna, pero con olor a heno y canto de grillos y después más lectura. Por lo demás, poca prensa y nula televisión (salvo el fúmbol, como decía Forges).

Y, entre tanto, seguimos intentando seguir aquella máxima de Stephan Zweig (por boca de Clarissa) que reza «¡Una hora sin pensar en nada! no es una hora perdida», pero eso es muy difícil de conseguir y mucho más teniendo el móvil cerca; siempre hay cosas que inquietan o preocupan allá lejos.

lunes, 9 de julio de 2018

El ADN y el pie de Torra

Los incansables blogueros de D.C. han alertado a un servidor de algo que éste no había advertido, pese a haber estado observando con cierto detenimiento esa deliciosa fotografía de ChisTorra, Eduard Pujol y el trilero Mas (que "liga bronce" a marchas forzadas y encoge un poco la tripita antes de partir para Fornells, en Menorca).

¿La guerra de Siria? ¿Los que atraviesan el Mediterráneo en patera? ¿La gente que malvive en el corazón de las grandes ciudades? ¿Los niños de la cueva de Tailandia? No, no, nada de eso, se equivocan. El auténtico drama inhumano es el que está sufriendo aquí cierta burguesía catalana, quizá la más conspicua, a manos del represor Estado español.

Y si no lo creen, vean la foto. Contemplen la imagen del sufrimiento extremo. Esos cuerpos de raza superior, aunque algo castigados por la falta de ejercicio a que obliga el penoso coche oficial. "Esos estómagos hinchados por molestas comidas en restaurantes de lujo a cargo del Pepet i la Maria. Esa apostura, esos cuerpos marciales, torneados, atléticos", ¿será éste el ADN catalán?, como ironizan los de D.C.

1) Chis Torra, Eduard Pujol y el trilero Mas en un acto humanitario; 2) Pie de Gran Uribe en Albacete; 3) Detalle del pie de Torra
Y ahora miren con más detalle. Arriba, a la derecha, el pie de Gran Uribe, un ser que no dispone del ADN antes citado, muy a su pesar (ya que sin él no llegará lejos). Cinco deditos mondos y lirondos en cada pie, aunque un poco descuidados y un punto deformes. Uno no es perfecto, por desgracia.

Y observen a continuación la pisada firme, rotunda y chancletaria del presidente no votado, el de Chis Torra. Nuestro Molt Honorable President luce el mismo bañador que G.U., comprado en Decathlon, aunque una panza un punto más prominente. Pero hagan zoom y cuenten los bien torneados dedos del pie de Torra: uno, dos, tres, cuatro, cinco... ¿seis? ¡Bingo!, sí, ¡seis! ¿Cosa del ADN?



En fin, Torra en la Patum de Berga, en la iglesia, en el aplec de sardanas, bailando en el festival folk-rock de Washington, presidiendo jornadas castelleras, degustando ratafia, chupando caracoles, dándole al porrón, cantando habaneras con un vasito de cremat de ron Pujol en la mano, instando a Sánchez a reunirse con él y, como remate, este paseo playero en chanclas en un acto solidario, acompañado del emergente Eduard Pujol y del trilero Mas. ¡Este sujeto es un crack!


domingo, 8 de julio de 2018

Gran Uribe sale para Albacete


Fotografía de André Kerstész (Newtown, Connecticut, 1959)
A ver cómo se nos da esta semanita por tierras manchegas. Piscina, lectura y un poco de sillón bol (por lo del fútbol). Mientras tengamos un buen libro para leer, "todo se nos dará por añadidura", como diría San Mateo.

sábado, 7 de julio de 2018

Otra brillante idea: encierros sin corrida

Asirón, alcalde de Pamplona
Los sanfermines están de moda desde hace bastantes años, pero con esto de la manada la cosa se ha elevado al cuadrado. Y, por si fuera poco, está ahora esa propuesta populista de suprimir las corridas porque todos somos muy respetuosos con los toros (con otros animales, menos). Pero, como diría un catalán, la pela és la pela, y lo que llena de pastuqui a Pamplona no son las corridas (19.000 personas caben en la plaza) sino el asunto de los encierros, que atrae a cientos de miles de turistas de todo el mundo. Quizá por eso, a este alcalde, el profesorcillo de euskera Asirón, un sujeto bastante elemental de ehbildu, se le ha ocurrido la brillante idea (no solo Rufián las tiene) de suprimir las corridas de toros pero no los encierros, que es el momento en que se conduce a los toros hasta la plaza donde serán lidiados, como se sabe.


Fernando Savater, que no es tonto y nunca le falta ironía, ha empezado a intuir lo que trama el susodicho Asirón para ahorrar dinero y quedar bien, y nos lo explica en su columna de hoy titulada, como no podía ser menos, San Fermín:

«En este Camelot (pronúnciese “camelo”), para mí que destaca Joseba Asirón, alcalde de Pamplona. ¡Asirón, Asirón, el euskera campeón! «Ha declarado que los sanfermines no se conciben ya sin los encierros pero que en cambio las corridas… Vamos, lo que opina TVE desde hace muchos años (y ahora, ni les digo). Sin embargo, creo que Asirón tiene un plan que va más lejos y más hondo, aunque su natural modestia le impide explicitarlo. Me atrevo a interpretarle.


En nuestros días de ajustes presupuestarios, nada mejor que soltar en los encierros toros que luego no sean lidiados. Con seis toros y un par de sobreros, bastaría para todos los sanfermines. ¡Imagínense el ahorro, toros reutilizables! Los encierros ganarían en emoción, porque los toros resabiados serían al final casi tan listos como el alcalde y los últimos días sólo correrían ante ellos los verdaderos maestros y los suicidas. 

¡Esos chulos de la Manada, ahí os quiero ver! El público se familiarizaría con los morlacos, se aprendería sus nombres, celebraría a los más pródigos en cornadas. Incluso podrían volver al año siguiente, a petición popular… Y todo eso, ahorrando. ¡Asirón, Asirón!»

viernes, 6 de julio de 2018

La brillante idea de Rufián

Preparando ya las maletas para la tradicional escapada veraniega a Albacete. Una semanita sin lazos amarillos, TV3 y todo eso. ¡Qué maravilla! Después, unos días en la "isla mágica", ya saben, y para rematar la faena otra escapadita, en este caso allende nuestras fronteras, a Dublín concretamente, salida que tiene el vicio oculto de que el regreso está previsto para el 10 de septiembre, lo cual implica sí o sí, como se dice ahora, pasar la diada en Barcelona, detalle que G.U no tuvo en cuenta en su momento. Y eso se producirá después de cinco años de escaqueo de esta magna jornada.

Por suerte, el ínclito Gabriel Rufián (a quien se le está poniendo cara de chinito) parece que va a venir en nuestro auxilio, en este caso con una brillante idea; sí, sí, han oído bien, brillante, que nos beneficia sobremanera a muchos de nosotros. A Ramón de España, un tipo que suele pasar ese día encerrado en su casa del ensanche de Barcelona, de la que solo sale en pantuflas para comprar la prensa y tabaco, no le ha pasado por alto el asunto, y comenta en su columna titulada Rufián tiene una idea brillante:

«Sí, soy consciente de ello: el término "idea brillante" y el nombre de Gabriel Rufián en la misma frase constituyen un oxímoron muy notable, pero la verdad es la verdad, dígala Junqueras o su porquero, y eso que ha dicho Rufi sobre celebrar la Diada de este año frente a las prisiones catalanas a las que han ido a parar los líderes enjaulados del prusés es lo mejor que se le ha ocurrido al hombre en toda su carrera política.

Los sufridos habitantes de Barcelona aplaudimos especialmente su propuesta, pues estamos ya de desfiles norcoreanos hasta el gorro. ¡Que esto no es Pyongyang, joder, ya no sé cómo decirlo! ¿Se imaginan una Diagonal o una Meridiana tranquilas y no infestadas por la Secta Amarilla? Pues si cuaja la propuesta de Rufi, eso es lo que sucederá el próximo 11 de septiembre. Y como nada me gusta más que contribuir a la armonía entre mis conciudadanos, propongo ir a despedirlos mientras se suben a los autobuses y empiezan a desenvolver al bocadillo y a darle sin tasa a la ratafía: "Adiós, adiós, no os deis prisa en volver, disfrutad de los encantos del campo y de la vida rural, oh, bucólicos patriotas..."».[...]

jueves, 5 de julio de 2018

Una tarde revisando LPs antiguos

Portada del LP "Streets", de Ralph McTell (1975)
Esta tarde, revisando LPs antiguos que aún conserva (para ello ha aprovechado la "jornada de reflexión" futbolera), Gran Uribe se ha topado con este, que hacía muchos años que no escuchaba. Y dentro de él una pieza estupenda, para el modesto gusto de un servidor. La sobriedad y la sencillez hechas canción: una guitarra acústica, la voz de Ralph McTell, una armónica, un coro lejano y una letra incómoda, que habla de los desfavorecidos y marginados que existen en cualquier gran ciudad, de aquellos que, aún viviendo en las calles de Londres, es como si no formaran parte de ella.

Pero Ralph McTell es uno de esos autores que, a pesar de su abultada discografía, nunca consiguió igualar después el éxito de la canción que le hizo famoso: hablamos de "Streets of London".

Se compuso hacia 1968, tras una serie de viajes de McTell por Europa ejerciendo de músico callejero, experiencia que se destila en su letra, pero  la discográfica no creyó oportuno publicarla hasta varios años después, debido precisamente a eso, a su letra un tanto deprimente y poco "turística" para aquellos sectores acostumbrados a mirar hacia otro lado cuando la pobreza y la miseria reivindican su presencia.



Have you seen the old man / In the closed-down market / Kicking up the paper, / with his worn out shoes? / In his eyes you see no pride / And held loosely at his side / Yesterday's paper telling yesterday's news. 

So how can you tell me you're lonely, / And say for you that the sun don't shine? / Let me take you by the hand and lead you through the streets of London / I'll show you something to make you change your mind.

In the all night cafe/ At a quarter past eleven, / Same old man is sitting there on his own / Looking at the world / Over the rim of his tea-cup, / Each tea last an hour / Then he wanders home alone.

So how can you tell me you're lonely, / And say for you that the sun don't shine? / Let me take you by the hand and lead you through the streets of London / I'll show you something to make you change your mind.

And have you seen the old man / Outside the seaman's mission / Memory fading with / The medal ribbons that he wears. / In our winter city, / The rain cries a little pity / For one more forgotten hero / And a world that doesn't care. 

So how can you tell me you're lonely, / And say for you that the sun don't shine? / Let me take you by the hand and lead you through the streets of London / I'll show you something to make you change your mind.

[Sorry: las traducciones que pululan por Internet son pésimas]

miércoles, 4 de julio de 2018

El día que Aramburu marchó de casa

Se le ha echado en cara a Fernando Aramburu haber escrito "Patria", "Los peces de la amargura" o "Años lentos" (estupendos los tres) desde su tranquila casa en Hannover (Alemania). Hay quien critica su estilo literario, hay quien dice que no conoce la realidad vasca por estar lejos y, claro, ha creado mucha polémica, sobre todo en el País Vasco.

Se dice que que su visión no está equilibrada porque no trata suficientemente bien al entorno abertzale, pero G.U. no ha oído a nadie afirmar que aquello que nos explica Aramburu que sucedió —y esperemos que no siga sucediendo, aunque lo dudamos— sea mentira, o posverdad, como se dice ahora. Y los demás, solo tenemos que agradecerle que abordara esos temas con esa valentía y ese talento. Si no lo hubiera hecho él probablemente no lo habría hecho nadie y lo más sutil de aquel infierno sería desconocido para nosotros, los que no vivimos allí.

Fernando Aramburu; Autorretrato sin mí; Tusquets Editores , 2018 (págs. 35-36)
Gran Uribe piensa que hizo bien en marchar de San Sebastián, una ciudad preciosa, y ponerse a escribir desde tan lejos. Tranquilidad para hacerlo y perspectiva, eso que ganó él y que ganamos todos. Lo hizo por razones sentimentales de índole personal, y así nos cuenta aquel momento de los ochenta en un emocionado capítulo de "Autorretrato sin mí".

martes, 3 de julio de 2018

El fugitivo Fuigdemont quiere vivir como Dios

Puigdemont reclama sus privilegios de expresident: coche oficial, chófer, escolta y oficina propia



Pues sí, han leído bien. Otro que tiene un morro que se lo pisa es el fugitivo Fuigdemont. Este país tiene mal arreglo: está lleno de caraduras. Así valora el asunto Miquel Giménez, un tipo bastante ácido, pero no tonto, en una columna que no tiene desperdicio. Seleccionamos tres párrafos de Puigdemont y el piojo belga:


«Un proverbio belga dice que un avaro despellejaría a un piojo con tal de obtener su piel. Si Puigdemont conoce o no esa máxima del país al que se fugó cobardemente es cosa que ignoramos. Que es un avaro, un pedigüeño y carece de la menor vergüenza, sí que lo sabemos. Y no es el único.[...]

Fuigdemont sorprendido desollando un superpiojo
Sólo en una nación tan podrida de estupidez, en la que unos pocos disfrutan de los privilegios que son negados al resto, es posible que un fugado de la justicia con causa pendiente, ojo, y que se ratifica en su conducta delictiva, pueda continuar cobrando sesenta mil euros al año por ser parlamentario sin hacer otra cosa que tocarse los pelendengues en el extranjero, riéndose de la justicia española. Que ese pájaro, además, pida dietas por desplazamientos, es de fuera de serie. Pero que ahora Puigdemont exija oficina, secretaria, coche oficial, seguridad y todo lo que corresponde a un ex President, es para decir apaga y vámonos. 

Que sí, que sí, que también todo eso es legal, como que el Parlament lo aprobó en el 2003 porque Jordi Pujol se retiraba y había que seguir cuidando al hijo del especulador en bolsa, que el hombre iba mal de fondos y no quería pedirle dinero a Junior ni a su señora, porque estaban muy liados con los misales de Andorra y las fundaciones de Panamá. De ahí que el sin oficio de Puigdemont exija lo mismo de lo que dispusieron sus antecesores. ¿Para que sirve, si no, ser President? ¿Para hacer cola en el paro como cualquier ciudadano?»

Tardà tiene un morro que se lo pisa


 La presentadora Laura Rosel durante el programa de TV3 ‘Preguntes freqüents’, ese que cita Tardà en su brillante intervención.

lunes, 2 de julio de 2018

Lo que no se vea en las Ramblas...

El retratista de las Ramblas realizando un retrato (23/6/2018)
La obra ya acabada (23/6/2018)
En La Vanguardia hemos leído esta información que nos ha interesado mucho y nos ha llenado de curiosidad. Lleva por título La historia que esconde la imagen de la mujer en niqab retratada en las Ramblas:

Autorretrato de Galo Ariel Vega, el dibujante
«Se ha convertido en la imagen viral de los últimos días. En ella se ve a una mujer envuelta en un niqab negro, sentada frente a un dibujante en lo que parecen ser las icónicas Ramblas de Barcelona. El artista, que exhibe unos retratos dignos de museo, plasma a la modelo en el lienzo. La instantánea -cuya autoría no ha trascendido- es, cuanto menos, llamativa.

Toda fotografía oculta una historia. El encargado de descubrirla fue Oriol Querol, quien la explicó en un hilo de Twitter que ya acumula más de mil reacciones. Querol detalla que al identificar en la imagen el edificio de la escuela Elisava de las Ramblas decidió pasarse por el lugar y probar suerte. Allí encontró a Galo Ariel Vega, el artista que había sido retratado en la viral instantánea. Natural de Barranquilla, Colombia, lleva 38 años dibujando en las calles de Barcelona.

Le explicó que el sábado 23 de junio, una mujer con velo integral se acercó a él. Iba acompañada de su marido y, aunque hablaba árabe y su nivel de inglés era más bien escaso, consiguió pedirle un retrato. El hombre que la acompañaba se negó. Le dijo que no podía hacerlo, pero ella insistió. La discusión llegó a su fin cuando el marido, enfadado, se marchó. “En vez de seguirle, ella se sentó en la silla y le dijo al artista: ‘Que los ojos queden bonitos’».



Oriol Querol, en efecto, es el tipo que nos ha destapado la historia. La foto de arriba a la izquierda la había hecho un paseante que la publicó en las redes, donde se hizo viral. Oriol la vio y localizó al dibujante, el susodicho Galo Ariel Vega, quien le explicó que tiene tiene 64 años y nació en Barranquilla, Colombia. Estudió Bellas Artes en la Universidad Nacional de Bogotá, y llegó a Barcelona hace 38 años. Desde entonces está dibujando en las Ramblas. Toda una vida. El hombre ha pasado las duras pruebas de selección que pone el Ay Untamiento para poder estar allí y hasta hace pocos días se pensaba que había visto de todo en esa calle, pero se equivocaba, sin duda...

Perspectiva cónica con instrumentos de dibujo lineal de la futura casa de Galo en Colombia y perspectiva a mano alzada
Nuestro dibujante intenta ahorrar unos dinerillos para hacerse una casa de madera en un pueblo costero muy cerca de la frontera con Panamá, Capurganá, a un lado el mar Caribe y al otro la selva. Compró un terreno barato con ese objetivo para construirla cuando se retire. Y como tiene muchas horas libres entre cliente y cliente, chino chano ya la tiene diseñada. Abajo estarán la cocina y el baño, y arriba el dormitorio. La terraza cubierta rodeará toda la planta superior. Y en el porche de abajo habrá dos hamacas. Galo le ha explicado a Oriol que tumbado en ellas podrá escuchar los gritos de los monos de la selva...

Los inicios de la perspectiva cónica de su futura casa, realizada a la antigua usanza

domingo, 1 de julio de 2018

El color del año y los dilemas morales

No. Se equivocan: no pensamos hablarles de fútbol ni de la eliminación de España. Estaba cantada; lo del tiki-taka ha muerto, diez años después de su nacimiento, y habrá que empezar a buscar otras fórmulas, visto que todo dios nos ha visto el plumero. El tiempo no pasa en balde. Ahora todos los futbolistas de España, de Alemania, de Argentina, incluso Camacho, aterrizarán en Ibiza y en sus discotecas por unos días, aportando glamur a las mágicas noches ibicencas. Dinerillo para la isla y para las revistas de la prensa rosa: yates de lujo con chavalas en biquini por aquí, un poco de Marina Botafoc (el lugar donde atracan esos barcos) por allá, cenas con todos vestiditos de blanco muy sonrientes, etc. Y en el barrio de un servidor, cohetes para celebrar la derrota de España. ¡Qué gente!

Como todo eso no nos estimula mucho, hablaremos de otros asuntos que hoy reclaman nuestra atención. Vamos a ello.

Alerta Feminista en Facebook

Viñeta de El Roto (24/2/2018)
Como sabrán ustedes, que son gente generalmente bien informada, hay en curso una iniciativa vía WhatsApp para que el día de San Fermín, con ocasión del triste episodio de la manada, todas las mujeres de España, y los hombres que lo deseen también, se vistan con una camisetita negra "en repulsa de la manada, las manadas, y el sistema que es la mayor de ellas", reza la convocatoria, con ánimo de que se convierta en viral.

Bueno, qué quieren que les diga, siento decirles que Gran Uribe no lucirá ese día la camiseta de marras; estas brillantes iniciativas (no hay mes en que no surja alguna) le están empezando a aburrir sobremanera, aunque en algunos casos comparta los motivos que las provocan.

Al hilo de esta convocatoria, un buen amigo, que también está un poco saturado por estas historias, ha escrito en un chat en el que participa G.U. unas palabras que uno firmaría sin pestañear. Dice así:

«De paso, me permito sugeriros que, ante el abanico tan extenso de colores elegidos para las variadas y abundantes formas de protesta, y ante el riesgo de no acertar con el código apropiado utilicemos la ropa corriente  que, a este paso, será la verdadera forma de protestar. Si no, nos veremos obligados a llevar encima la carta Pantone para adivinar de que nos quejamos. Por cierto, este 2018 se lleva mucho el "Ultra violeta 18-3838.


En efecto mi amigo no se equivoca, lo cual sería muy raro ya que entiende de esas cosas: ese color —que evoca un poco al que utiliza Podemos— se lleva mucho, hasta el punto de que ha sido elegido "Color del Año 2018". Pues eso.


sábado, 30 de junio de 2018

Seamos cautos con Pedro Sánchez

Pedro Sánchez durante su gira en coche
Hacía tiempo que no hablábamos de Sánchez, desde los heroicos tiempos en que recorría España en un modesto cochecito predicando la buena nueva de que los carcas lo habían echado de secretario general del PSOE y quería invocar a 'las bases'. Aquello le salió bien, y su última apuesta, también. Y ahora estamos viviendo en una pequeña luna de miel en la que todo es agradable, ya que la música suena bien en los oídos, aunque en muchos casos las cosas que se nos prometen tengan un coste pecuniario que habrá que pagar, y nadie nos ha explicado muy bien cómo. Este verano se paseará por las diferentes demarcaciones, con su camisita con coderas (que imitarán todos) y rodeado de chupones/as riéndole las gracias. Una apoteosis, hasta que se vea que no hay un p*** duro para sufragar lo que se promete.


Llama la atención que la potente política de propaganda emprendida ahora, con las gafas y las manos de Sánchez, la bajada del helicóptero, el footing de Sánchez por los jardines de la Moncloa y el perro de Sánchez en la escalinata, emulando todo ello a imágenes ya vistas de presidentes americanos, partan de pío-píos enviados desde la página oficial de twitter de La Moncloa. Gran Uribe piensa que eso no debería ser así; si se hace, debería ser cosa de su partido.



Gregorio Morán es un escéptico nato, como saben ustedes, y el hombre se muestra cauto ante esta nueva situación, como no podía ser menos. Veamos qué nos dice en su Sabatina intempestiva de hoy, titulada ¿Hasta cuándo el embeleso con Sánchez?:

«Deberíamos ser más cautos con el poder. Aunque sólo fuera por las experiencias acumuladas. La aparición de Sánchez —porque de aparición se trata al no haber pasado aún por las urnas— nos tiene sumidos en una especie de embeleso generalizado. La cosa alcanza cotas que deberían llenarnos de alarma como la de promocionar sus gafas de sol en un local tan poco luminoso como el avión, o sus manos que no son precisamente las de Miguel Ángel y que se limitan a firmar papeles oficiales y no al arte.

Después de una década agobiante de sufrir la sosería de Mariano Rajoy, lo de Sánchez puede parecer un oasis en el páramo. No me imagino los desvelos que el departamento de promoción de la Moncloa hubiera sufrido con un Rajoy de gafas negras a lo Kennedy o unas manos con dedos amorcillados como los de aquel presidente, más hechos al “arrastro” del naipe o al golpe seco del seis doble sobre la mesa de mármol.

Tenemos el entusiasmo de los hinchas futboleros y la candidez de los ambiciosos sin destino. De otra manera resultaría difícil entender ese embeleso, algo que va más allá de la benevolencia, hacia el presidente Sánchez de quien ni siquiera nos atrevemos a recordar que su primera promesa fue una mentira: “No agotaré la legislatura y convocaré elecciones antes de la fecha obligada”. Pues va a ser que no, que no tiene previsto ahora convocar elecciones y que pretende agotar la legislatura. [...]


También el embeleso hacia ese chico que habla inglés fluido y le caen bien las chaquetas está afectando a los medios de comunicación tras años de rajoysmo y pujolismo, regidos ambos por el mantra inabordable del "eso no toca".

No se puede vivir siempre en una nube a menos que no hayamos aprendido nada de aquel producto de bisutería —imitación de grandes marcas— que se conoció en la dura tierra como Zapatero y el zapaterismo.[...] ¿Acabará la legislatura? Ni él lo sabe, salvo que va a intentarlo y convertir su primera mentira en un relato. Porque no será él quien lo escriba, y frente a la imagen edulcorada que estamos ofreciendo de que todo depende de él, en el fondo y en la forma casi nada depende de él y de su exigua minoría parlamentaria. 

Ya que no somos muy críticos con el poder, al menos seamos cautos. Cuando vengan mal dadas, y la política tiende a eso, tendremos al menos el valor de no habernos sumado a las loas y ditirambos. Apenas hemos empezado. ¡Tertulianos, arrepentíos, antes de que sea demasiado tarde!»

viernes, 29 de junio de 2018

Sentimental que es uno

El coche de Gran Uribe emprende su último viaje
(29/6/2018)
Gran Uribe ha llegado a la conclusión de que es un tipo conservador; lo confiesa sin rubor alguno, aunque sea políticamente incorrecto reconocerlo. Prueba de ello es que le duele un montón tener que deshacerse, por falta de espacio, de objetos queridos que le han acompañado siempre, libros, discos, muebles, cartas antiguas, fotografías, incluso souvenirs, qué se yo..., y se lo piensa mil veces antes de decidirse. Admira a quien hace todo eso sin despeinarse. Pero el caso es que ahora resulta que también le duele abandonar ciertas máquinas.

Viene a cuento porque el coche que le ha llevado con éxito y sin problemas a tantos sitios durante diecisiete años "ha fet figa", como se dice aquí, y lo ha tenido que dejar en la SEAT, a cambio de otro parecido aunque con más maletero (uno viaja con la casa a cuestas, como ya se imaginan), que será el encargado de llevarle a Albacete dentro de unos días. Hoy era su último viaje... Por eso está triste: sentimental que es uno.

jueves, 28 de junio de 2018

Torra aterriza en Washington

Como sabrán ustedes, Chis Torra es un sujeto muy preocupado por resolver los problemas de los habitantes de Cataluña. Quizá por ello, ha acudido —encabezando una delegación de 50 sujetos— a la inauguración de un festival folklórico en Washington, el Smithsonian Folklife Festival, en el que va a tener una actuación destacada Catalonia, con castellers, sardanas, trabucaires, canto coral y todo eso, ya saben, compartiendo cartel con Armenia. Una especie de aquel "Fòrum de las Culturas" que se sacaron de la manga en Barcelona en 2004 para poder urbanizar la costa y llenarse los bolsillos unos cuantos, aprovechando la inversión pública del perverso Estado español.

Pero en este caso se trata de un prestigioso festival, en el que se da la circunstancia de que los organizadores habían advertido a los representantes catalanes que no politizaran el asunto, quizá porque ya los conocen. Todo fue bien hasta que empezó la cena de inauguración. Después de la intervención del enviado de Armenia, empezó a sonar, ¡cómo no!, Els segadors, paso previo a una intervención de Chis Torra que resultó ideal para acomodar los estómagos de los invitados.


Un momento de la encendida proclama de Torra previa a la cena
En efecto, nuestro Molt Honorable President aprovechó la ocasión, desoyendo a los organizadores, para echar un breve y victimista mitin político de cinco minutos, un relato de ficción con la correspondiente retahíla de persecución, injusticia, opresión, lacitos amarillos, exiliados y presos políticos. Pensaba sin duda que el habitualmente silencioso embajador Morenés iba a tragarse esas palabras con embudo, glop, glop, glop, sin atreverse a rechistar. Pero, para sorpresa de Torra, el discreto y oscuro Morenés, visto que ya se siente destituido (por haber sido ministro del PP), ha debido de pensar "ahora o nunca", o "de perdidos, al río" y se ha quedado bien descansado el hombre, con un intachable discursito de dos folios (no seis, como dice Torra). El 'demócrata' Chis Torra no ha soportado que hubiera réplica y ha abandonado la sala indignado, él con todo su equipo, sin que nadie tuviera mucho interés en retenerlo allí. Todo contacto con la realidad le provoca sarpullidos, sin duda.


Para que se hagan una idea más cabal del asunto, empecemos por lo esencial de la intervención de Chis Torra, «un intelectual brutal, y quien diga lo contrario no sabe lo que se dice» (según un inspirado panegirista deportivo de TV3):

«También los catalanes hemos sufrido una implacable persecución política, lingüística y cultural durante los últimos siglos.

Ahora luchamos contra un estado de emergencia y las injusticias sufridas por gente como el presidente Puigdemont, forzado al exilio, y todos los otros presos políticos. Estos lazos amarillos que llevamos son por ellos».

Y ahora vamos con lo que ha dicho Morenés, adobado con todo tipo de elogios a Cataluña. Probablemente, sin esas palabras previas de Torra, su intervención se habría limitado a esos elogios protocolarios a la cultura, la lengua, el folklore catalán y punto, pero nuestro Molt Honorable se lo ha puesto a huevo y ha añadido algún párrafo de este estilo:

«En España no hay presos políticos. No lo digo yo. Lo han dicho los informes de Amnesty Internacional y Human Rights Watch. Hay unos políticos que, a pesar de haber sido reiteradamente advertidos por sus propios servicios jurídicos, decidieron retorcer el Reglamento del Parlamento y violar el estatuto de Autonomía de Catalunya y la Constitución. Si se permitiera hacer política fuera de la ley, violando la ley, se acabaría la democracia. Y por eso actúan los jueces: para defender la democracia y el Estado de Derecho. Por eso hay políticos en prisión: por violar las leyes».




Tanto han indignado estas palabras al procesismo, que Chis Torra y su equipo se han marchado del local de manera harto ostentosa, y luego el Servicio de Seguridad del evento ha puesto muchas pegas para que volvieran a entrar, de tal modo que acabaron comiéndose la cena ellos solitos y totalmente fría. Un espectáculo lamentable y bochornoso que añadir a otros circos anteriores deparados por esta gente que nos gobierna, por llamarlo de alguna manera, y que Chis Torra ha solventado con estas declaraciones a la Agencia Catalana de Noticias (ACN):

«Morenés ha falseado la historia de lo que está pasando en Catalunya. Ha sido ofensivo para mí, porque me ha tildado de mentiroso, y para el país, porque ha puesto en cuestión la existencia de presos políticos y ha dicho que realizábamos actividades que no se correspondían. Pido, por tanto, la dimisión inmediata del embajador porque el grado de insulto al que hoy se ha llegado no lo podemos aceptar ni tolerar. Me gustaría que el Gobierno español haga pública su protesta por lo que ha sucedido».


miércoles, 27 de junio de 2018

La prepotencia teutona y Boskov

Alemania 0- Corea del Sur 2 / [Portada de la sección de Deportes del digital de El Periódico / granuribe50 / (27/6/2018)]