miércoles, 28 de febrero de 2018

Forges en el blog del G.U. (2014)

VIÑETAS DE FORGES APARECIDAS EN EL BLOG DEL G.U. EN 2014

[Continuará con 2015 un día de estos]


En Ibiza y en Tabarnia hay invierno

Hace un tiempo malísimo en Ibiza pero, aún así, G.U. ha decidido retrasar el viaje de vuelta a Tabarnia un par de días porque le anuncian que el tiempo allí todavía es peor, con nevadas incluidas y no desea pasarlas canutas. Uno ya es algo mayor y no está para muchas aventuras innecesarias; de hecho, ni tan siquiera ha salido de casa de la suegra para asomar la nariz. Es el invierno, amigos/as, y en Ibiza también existe.

La casa de Mike Oldfield en Es Cubells
Que se lo pregunten a Mike Oldfield, hablamos de él de pasada hace un par de días, que también descubrió que tras la vida absolutamente disipada que llevaba en los veranos... aparecía el crudo invierno. Tras casi caerse al agua, patinando hacia el abismo junto con su casa de Es Cubells llena de grietas, se trasladó a Mallorca, donde descubrió que allí, además, ¡nevaba!, por lo que acabó en las Bahamas.

Nos lo explicaba en Diario de Ibiza un tal Fernando de Lama, en un artículo titulado Mike Oldfield patinó en es Cubells, en el que se afirma que "Voyager" es el disco más aburrido de la historia del pop, algo con lo que G.U. no está de acuerdo, pero...

«Además de poner es Vedrà en la portada de uno de los discos más aburridos de la historia del pop, Mike Oldfield se convirtió en su estancia en Ibiza en una señal de alarma más sobre el acantilado de es Cubells. La primera había sido Ursula Andress, que salió por piernas de la isla después de que su casa en la zona se agrietara por completo y ya no pudiera acceder a ella más que trepando como las cabras, ya que se hundieron todos los caminos. Oldfield se deshizo de su casa en cuanto pudo, por la inestabilidad de la zona y porque descubrió, según declaró años después en una entrevista, que en Ibiza había invierno. Se largó primero a Mallorca y al ver que allí incluso nevaba, también vendió y se instaló en las Bahamas».

En ese disco se utilizaban melodías celtas y escocesas que le dan, eso sí, un cierto aire lánguido y tristón. Un poco en consonancia con el día, un día de lluvia en el que, para mas INRI, nos enteramos del fallecimiento del asturiano Quini, un gran tipo además de buen futbolista, al que agradaban mucho esas músicas.

El caso es que, para intentar remontar un poco el ánimo, G.U., como buen "abuelo cebolleta", ha aprovechado para revisitar algunas de las canciones que Creedence Clearwater Revival dedicó a la lluvia, de esas que uno escuchaba en los 'baretos' de la Ibiza de 1973, como comentábamos hace un par de días.

Who'll Stop The Rain (de "Cosmo´s Factory", 1970) / Have You Ever Seen The Rain (de "Pendulum", 1970)
Creedence Clearwater Revival


martes, 27 de febrero de 2018

lunes, 26 de febrero de 2018

Gran Uribe está hasta el gorro de Colau

Gran Uribe vuelve a Tabarnia mañana y lo hace con gran enfado por la impresentable alcaldesa que le representa en su ciudad (BCN). La verdad es que uno está hasta el gorro de toda esa gente, que empieza a resultarle profundamente antipática. Puede entender un poco (poco) a los políticos de ERC, todavía un poco menos a los del PEDOCAT, pero lo de Colau supera ya los límites de lo asimilable, con esa carita de pan recién cocido. Una indocumentada, que en teoría nos representa a todos, haciendo el ridículo de esta manera y con consecuencias (malas) que nos afectarán a todos, por intereses espurios que desconocemos. Nos referimos a sus airosos y mediáticos desplantes al rey.

Viñeta de Peridis

Vaya por delante que uno no es monárquico, aunque no se le caen los anillos por reconocer que un rey actualmente es un tipo que ha sido preparado desde pequeñito para serlo, cosa de la que no pueden jactarse otros presidentes, y al que se presupone una cierta educación, cosa que ídem. Por cierto, ya que hablamos de eso, no estaría de más cotejar estas cifras que circulan por las redes, por si sirven para orientarnos:


En fin, séase como fuere, son tan absolutamente torpes por estos lares, que no han entendido que cuando ocupas un cargo institucional tus opiniones no interesan a nadie y tus desplantes sobran, solo sirven para descalificarte un poco más, por si no lo estuvieras ya bastante, como es el caso.

Todo esto va por Colau y también por el presunto aspirante a costurero (Torrent), otro inútil que añadir a la lista de sujetos que aparecen por allí y se llevan sus dinerillos por adorar al becerro de oro. No se equivocan: hablamos del tipo que hace seis meses auguraba que el 1-O habría "hostias" y que eso ayudaría a ampliar la base social de procés porque muchos indecisos abrazarían la religión.

Veamos como nos lo explica R. de E. en su artículo titulado Ada mete la pata (de nuevo).

«Que los políticos separatistas no quieran darle la mano al Rey es algo que entra dentro de lo normal. "Los catalanes no tenemos rey", pone en uno de sus pasquines. [...]  Lo que ya no me parece tan normal es que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se sume a la pandilla de indepes maleducados y dé plantón al rey en la inauguración del Mobile World Congress (aunque sí acuda a la cena en el Palau de la Música, pues los miles de muertos y heridos del 1 de octubre no le han hecho perder el apetito).


Distribución de la mesa presidencial en la cena del Palau de la Música

John Hoffman
No sé qué pensará al respecto el jefazo de todo este tinglado de la telefonía móvil, John Hoffman, ese señor robusto con bigote, calva reluciente y aspecto de militar retirado que lleva años presidiendo esa versión high tech de Bienvenido, mister Marshall que es el congreso de marras. Si llega a entender lo que ocurre, dudo que le parezca normal que se presente el rey de España y le den plantón la alcaldesa de Barcelona, el presidente del Parlamento autónomo y varios políticos locales más.

Para mí, que, si seguimos así, en cuanto encuentre un sitio menos problemático, se va a llevar el congreso de marras y los beneficios que aporta a nuestra ciudad: entre comida, bebida, transporte, alojamiento y putas, los congresistas se dejan una pasta gansa que sería muy bienvenida en otros lugares.

Ada Colau tenía la oportunidad, una vez más, de marcar la diferencia con los separatistas, pero, como de costumbre, ha optado por el seguidismo y por ejercer de monaguillo. Para quedar bien con los separatistas, se pasa por el arco de triunfo sus obligaciones como alcaldesa, que incluyen la cortesía —o el paripé, como prefieran— hacia la máxima autoridad de la nación. Su visión de la ciudad ya ayudó a los nacionalistas a que nos quedáramos sin la Agencia Europea del Medicamento —ella es más de correfocs y de cultura popular, aunque su política cultural sea inexistente—, y ahora, con un poco de suerte, contribuirá a que nos soplen el Mobile.

Con Ada Colau, Barcelona es cada día más sumisa al nacionalismo, más pequeña y más irrelevante. Ella sabrá por qué actúa así, porque lo que es yo, francamente, no lo acabo de entender».

domingo, 25 de febrero de 2018

Algunos recuerdos de la Ibiza de los 70

Una pequeña dosis de "abuelo cebolleta" —aquel tipo que evoca sus recuerdos en clave de que "todo tiempo pasado fue mejor"— de vez en cuando no viene mal. Uno está en una edad en la que, vaya usted a saber por qué, le asaltan cosas antiguas. Y la estancia aquí, en Ibiza, le trae con frecuencia a este bloguero esas cosas, recuerdos de años mejores, quizá porque uno era mucho más joven, o quizá porque esto se ha degradado hasta convertirse en lo que es ahora.

Pabellones hinchables del ICSID
(Puerto de San Miguel, 1971)
Gran Uribe desembarcó en Ibiza por primera vez en noviembre de 1973. Tenía noticia de ella porque en la Escuela de Arquitectura (ETSAB), en una época en la que allí se trabajaba más bien poco, no se cantaban más que las mil maravillas de esa isla, sobre todo a raíz de un Congreso Internacional de Diseño (ICSID) que tuvo lugar en ella en 1971, organizado por el ADI/FAD, una asociación de diseñadores de gran relevancia entonces (ahora un poco menos). Conclusiones, pocas, pero los pabellones inflables en el puerto de San Miguel, la vida disipada, los hippies, el sexo, la droga, el rock and roll, toda esas cosas... ¡Ah!




Así que, "aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid" ya que su hermano hacía las prácticas de milicia en Ibiza, vino a girarle una visita de inspección, para ver en qué empleaba el tiempo libre, como diría Perales. La cosa resultó ser bastante simple y poco sospechosa: durante el día, paseos en coche por la isla todavía desconocida para todos nosotros, por las playas y por los campos, los atardeceres con esos cielos azules saturados virando a naranja y rojo...

Y por la noche, los bares musicales de los alrededores del puerto: "La Tierra", "La Tarántula", el "Merlin´s", "La Oveja Negra". Allí había la música rock, blues, folk, country-rock, toda la que nos gustaba entonces (también ahora) y puesta a toda pastilla, además, en una suerte de nirvana. [Hoy en día solo nos queda la que programa, aunque solo en la zona de la entrada, el esforzado dueño del "Bar Costa", en Santa Gertrudis: un superviviente de aquellos años, sin duda].

El caso es que lo que estamos relatando aquí no es baladí: son días muy importantes en la vida de G.U. porque se empezaba a fraguar, aunque de modo indirecto, algo de lo que pasó después. Hasta aquí vamos a leer por hoy.



En consecuencia, sigamos adelante, pero en otra dirección. Ya entonces le llamó mucho la atención a G.U. la profusión de postales que ofrecían una visión idílica, casi onírica, de lo que uno había visto en sus paseos por la isla de la mano de su hermano, un sujeto que ahora se autodenomina El Tapir. Naíf es la palabra que etiqueta mejor aquellas imágenes. Ya saben: Rousseau "El aduanero" y epígonos diversos (muchos/as).

Postales a partir de obras de Uta Wohlfarth ("Utaw")
Y una de las artistas naíf que más influyó en el recuerdo que nos llevamos de vuelta a Barcelona (ahora Tabarnia) fue "Utaw". Sus atardeceres mágicos, sus campos y sus casas, el mar, Dalt Vila... A doña Perpetua le encantan y las ha coleccionado con mimo. A Gran Uribe, también, la verdad. Ha indagado, buscado y rebuscado pero no ha encontrado noticia de qué fue de ella después; solo ha encontrado en la Enciclopedia de Ibiza y Formentera la siguiente reseña:

«Wohlfarth, Uta (Wusterhausen, Alemania 1941). Pintora autodidacta. Llegó a Ibiza en 1967 y empezó pintar en 1971. Su pintura, siempre al óleo, ofrece una imagen idealizada del paisaje, de las casas y del campesinado isleño. Dentro de un ambiente lleno de calma representa, con detalles muy cuidados, la vida en el campo con las tareas de cada día y vistas de las calles de Ibiza y del puerto. Imagen idílica, llena de paz y colores alegres, de una Ibiza casi ya desaparecida en aquel tiempo y que alcanzó un gran éxito. Su obra apareció también en tarjetas postales y serigrafías de gran aceptación. Expuso en muchas galerías europeas».

Bueno, si quieren pueden ver un poco ampliadas algunas de la imágenes del panel superior:

[Clic en cada imagen para ampliar]

miércoles, 21 de febrero de 2018

La huída de Anna Gabriel a Suiza

¡Vaya con Ibiza! Hace un frío que pela y un tiempo malísimo estos días. Gran Uribe apenas ha podido asomar la jeta el día de hoy. ¡Qué razón tenía Mike Oldfield! (el de "Tubular Bells", un monstruo). Compró una casa en Cubells y se le llenó de grietas a la primera tormenta de septiembre, porque estaba situada en terreno inconstruible (le pasó también a Ursula Andress). Se trasladó a otra, todavía en verano, pasó el otoño pero... llegó el invierno. Bastante frío y... cachondeo poco: todo cerrado a cal y canto. Y el pobre Mike Oldfield salió despavorido y nunca más se supo de él por estos lares. El hombre lo explicó así: "No sabía que en Ibiza también había invierno". ¡Qué gran verdad! Claro que... peor tiempo debe de hacer estos días en Bruselas o en Ginebra, lugares de acogida de los 'exiliados' catalanes.

Por lo tanto, dado que la realidad pitiusa ofrece pocas noticias, volvamos al temita de marras y viajemos a Suiza, a ver qué se cocina por allí. Decía ayer una comunicante, nvts:

«¿Qué le parece al G.U. el nuevo "look" suizo de la "cupaire"? Es para no atemorizar a los helvéticos, que son muy suyos. Si quiere encontrar trabajo, más le vale mejorar la imagen de anti-sistema que por aquí se gastaba. La niña no es tonta, no».


Los relojes, la Nestlé y los bancos...eso sí: los bancos. Y el reloj de cuco, por supuesto. Pues sí, tienen razón nvts y Tot. Hablamos de Suiza, nuevo lugar de residencia de la señora Gabriel. Martillo de herejes antes, abandona ahora las dobles camisetas, la manga corta (con proclama) superpuesta a manga larga negra o gris, el peinado con flequillito cortado con hacha, el rictus circunspecto y amenazador, etc., en aras de: tierna y entrañable sonrisa con peinadito convencional y jersey de punto como los que hacían nuestras esforzadas madres o abuelas. Vamos, casi con méritos suficientes como para convertirse en portada de la revista HOLA de la próxima semana. Sería un bombazo.

Una transformación rápida: convertida de la noche a la mañana en una mujer catalana progresista, sí, pero convencional (una dona com cal), perseguida y obligada a exiliarse simplemente porque sus ideas no son las mismas que las del régimen opresor franquista que nos impone el 155, y con el único objetivo de trabajar en pro de la "internacionalización del conflicto", aunque no sabemos con qué fondos (¿también del Pepet i la Maria?).



Bueno, para rematar el tema (por hoy), leamos a Soto Ivars (ex "Murciano en la corte del Rei Artur"), que comenta el desembarco en Suiza (lugar donde residen los Urdangarín y miles de mangantes de todo el mundo) de la enérgica y entusiasta proclamadora de republiquetas y de radicales eslóganes feministas:

Acordando la escapada: "Tú a Bruselas y yo a Ginebra"
[Torpe remake de "Tú a Boston y yo a California" (1961)]


«Anna, ¡Anna! Todavía oigo tus palabras encendidas en los mítines y en la tribuna del Parlament y se me pone la piel de gallina. ¡'Endavant'! ¡Adelante, camaradas! ¡Hacia la república socialista! ¡'Ni un pas enrere'! ¡'Amunt'! El riesgo de un discurso tan entusiasta, tan enérgico y tan decidido es que a base de ánimos y de ¡adelantes!, de prisas y de exigencias, de avanzar y avanzar sin volver la vista ni flaquear el ritmo, te puedes pasar de frenada, cruzar los Pirineos y los Alpes y acabar mucho más allá de la república catalana, concretamente en la Confederación Suiza, donde acaba también, por cierto, el dinero de los hombres malos que tuvieron demasiada prisa por hacerse ricos.

No deja de ser gracioso (y hasta muy gracioso) que esa tierra sea ahora mismo un país de acogida de capitales y de anticapitalistas, pero las paradojas de la fuga de Gabriel nos colocan ante un aspecto todavía más divertido. El país alpino se ha convertido, sin comerlo ni beberlo, en la residencia oficial de una infanta borbónica y una dirigente cupera. Realeza y lucha de clases. España y Cataluña. Aristocracia y revolución. Evasión fiscal y evasión judicial. Sangre azul y palabrería roja. Dios santísimo. ¿Podrá soportar el universo esta nueva paradoja?»





martes, 20 de febrero de 2018

Hoy tocaba el gin tonic de media tarde

Ibiza desde el bar "Calma" (20/2/2018; 19:17h.) / [granuribe50]
Esta era la tarde del gin tonic de media tarde con El Tapir, un habitual de este blog, aunque ahora nos visite menos. No se lo reprochamos: no se pierde mucho. El caso es que, a la hora acordada, pero con un retraso considerable por un mal entendido, el susodicho Tapir nos ha conducido a un bar llamado "Calma", situado frente a Ibiza, un lugar en el que según las guías se suministra uno de los mejores gin tonics de la isla. Pero estaba cerrado, como es habitual durante estos meses. Los ibicencos hibernan en espera de acontecimientos o están en las Bahamas y por las calles no hay nadie a estas horas. Pero el fiasco nos ha permitido tomar la instantánea superior, ya anochecido.

Y, como no se estaba en condiciones de renunciar a la ingesta de ese nunca suficientemente ponderado brebaje, se ha tomado la decisión de buscar un lugar próximo, empresa nada fácil porque por allí no pululaba ni Dios. Por suerte, un hotel cercano muy 'guay' (G.U. se ha olvidado de preguntar su nombre) ¡estaba abierto!, y nos ha acogido con su escogido (valga la redundancia) mobiliario de autor: estaba el taburete Barcelona, de Mies van der Rohe, algunos muebles absurdos, batracios diversos y, en la pared, remedos de Warhol no en vano tildados de "fake".

Mientras tanto, en la televisión brillaba como una estrella la insurrecta "fake" de moda, la del sobaquillo, esa que ha decidido culminar en Suiza su revolución anticapitalista. Y, al acabar su intervención vía skype, el partido del Barça, momento en el que se ha decidido clausurar la reunión.

Bien, en ese ambiente tan escogido el gin tonic ha resultado excelente y, por tanto, la conversación...ídem; G.U. está tentado de recomendárselo al maestro Millás, aunque creemos que, viviendo en Madrid, está suficientemente doctorado en este asunto y no necesita para nada de los consejos etílicos de este modesto bloguero.


Oposiciones para trabajar como policía infiltrado

De hacer caso a la novela de Javier Marías, "Berta Isla", en Inglaterra son más cautelosos con esto de los espías. Al marido de Berta lo reclutan allí porque en la universidad de Oxford, donde da cursos, saben de su inteligencia, de sus dotes para los idiomas y para imitar voces y acentos. Se le implica en un asesinato que nunca existió, un fake, y por lo tanto del que no pudo ser autor, y para librarlo de problemas con la justicia se le ofrece trabajo —discretamente— como agente secreto para infiltrarlo, entre otros destinos poco recomendables, nada menos que en el IRA.

Bien, en España somos más transparentes. Nos lo explica Arturo Pérez-Reverte en su columna de XL Semanal, titulada anteayer Infiltrados e infiltradas:

«Se me acaba de caer otro mito, oigan. Uno más. El asunto, esta vez, es que en mi acrisolada ingenuidad tenía la convicción de que infiltrar policías en bandas de atracadores, traficantes, terroristas y gente así, era un asunto que se llevaba en el más absoluto secreto. Estrictamente confidencial, vamos.

El teléfono móvil del superagente Smart
[...] ¿Adivinan ustedes cómo se recluta en España a policías para infiltrarlos entre delincuentes y terroristas? Pues sí, lo han adivinado: mediante convocatorias públicas que además salen en los periódicos. "Interior selecciona a 40 policías para infiltrarlos en grupos criminales", titulaba sin complejos un diario hace un par de semanas. A continuación exponía los criterios de selección –idiomas, pruebas psicotécnicas y psicológicas– y luego, eso es lo más bonito, detallaba en qué iba a consistir la tarea de quienes superasen tales pruebas: identidades falsas, negocios y empresas pantalla, vehículos con matrículas chungas y cosas así. Y para rematar, señalaba objetivos concretos: tráfico de órganos, trata de seres humanos, secuestro, prostitución, narcotráfico, pederastia en Internet, terrorismo y otros palos. Todo un programa de infiltración, como ven. Bien desmenuzado, a fin de que no haya dudas. 

Un alarde admirable de transparencia informativa, para que luego no vayan diciendo que en España no lo sometemos todo a la luz y el escrutinio públicos».

G. U. no les oculta que siempre le hubiera gustado ser detective o, si se le apura, espía, pero esta especie de concurso-oposición (o de oferta pública de empleo) para acceder a ese trabajo de policía infiltrado le pilla ya un poco mayor. No, si ya se lo venimos advirtiendo a ustedes: ese Zoido es un tipo avispado (también lo era su predecesor, Fernández Díaz).


lunes, 19 de febrero de 2018

Un atardecer en San Antonio (sin hooligans)

Isla y faro de sa Conillera desde San Antonio / [granuribe50 (18/2/2018; 19:02h)]
Pescando en San Antonio, frente a sa Conillera
[granuribe50 (18/2/2018)]
Homenaje a la Ley de Costas en San Antonio
[granuribe50 (18/2/2018)]
Puerto de San Antonio / [granuribe50 (18/2/2018)]
Faro de sa Conillera / [granuribe50 (18/2/2018)]

La Mezquita y San Álvaro de Córdoba

San Álvaro de Córdoba y el encuentro entre la Catedral y la Mezquita / [Abariltur / granuribe50]

«La inserción de la Catedral fue realizada con tal precisión que su presencia en el interior de la Mezquita constituye una continua sorpresa para quien ama detenerse ante los problemas que gravitaron sobre el trabajo del arquitecto. En la planta no se aprecia el ingenioso modo en que el impresionante hueco de la Catedral niega violentamente la modesta altura de la Mezquita, aumentando así el dramatismo que implica el encuentro de dos arquitecturas tan diferentes. Paradójicamente, la Catedral favorecía la unidad de la Mezquita».

Estos elogios a este monumento espléndido tienen doble valor por quién los hace: Rafael Moneo, uno de los mejores arquitectos españoles, que acaba de publicar un libro en el que habla de este edificio, de la Lonja de Sevilla y del carmen de Rodríguez-Acosta, en Granada.


Ya saben, la Mezquita-Catedral de Córdoba, ese edificio que pretende expropiar Podemos para dedicarlo al culto islámico.



domingo, 18 de febrero de 2018

Un pequeño homenaje a Rull y Turull

A Gran Uribe le cuesta desconectar. Ya le pasaba cuando daba clase. Al empezar las vacaciones estaba recordando a los más pelmazos días y días, hasta que los olvidaba del todo. Y ahora, lleva solo dos días en la isla mágica, y lo que son las cosas: uno cree que se va a evadir un poco y resulta que no consigue quitarse de la cabeza a ciertos personajillos de esos que han emergido con el procés, esa gente tan mediocre que vive (bien) de eso. Pero se ve que crean adicción...

Rull, Turull y Oriol Pujol
A Gran Uribe le pasaba lo mismo que a Lluís Bosch: le costaba mucho distinguir a Rull de Turull. Para G.U. eran una especie de versión de los Guitarrí y Guitarró de la inolvidable "La ciudad de los prodigios", de Eduardo Mendoza, aquellos dos sujetos que iban a Madrit a pedir dinero con ocasión de la Exposición de Universal de Barcelona de 1888. Los recordaba muy vagamente de aquel día en que acompañaron —con gran ceremonia y paso decidido pero aire circunspecto— a Oriol (el  hijo de su venerado jefe, ese al que algunos llaman Pujolone) a declarar al juzgado por el chollete de las ITV, pero no sabía distinguirlos.

Pero ha acabado aclarándose de quién es quién. Turull tiene el aspecto que señala Bosch en el texto adjunto y le encuentra además un aire frailuno que le recuerda mucho al del prior del monasterio de Poblet, un tal Lluc Torcal, el que presentó la conferencia de Junqueras sobre "Física cuántica", de la que ya hablamos en estas páginas. Rull, el de las comidas flatulentas en la cárcel (verbigracia: cocido madrileño), es aquel tipo alto y desgarbado, un poco "geperut", que se ríe mucho (no se sabe de qué) enseñando los dientecitos y que es el único de todos los 'sublevados' que fue a "trabajar" (por llamarlo de alguna manera) a su despacho el día que Fuigdemont se escapó a Bruselas. Por cierto, no sabemos todavía si la viñeta de Tintín que tenía colgada en la pared de su ahora exdespacho era un guiño al espectador o un mensaje en clave.



Pero no despistemos: veamos lo que nos cuenta Lluís Bosch en su entrada titulada Rull y Turull, Dupont y Dupond, Hernández y Fernández:

«Cuando era niño vivía en la ciudad de Barcelona y leía las aventuras de Tintin. En esos libros fascinantes, de autor belga pero de expresión francesa, aparecen dos policías bastante zafios y engreídos que, en francés (como en catalán), se llaman Dupont y Dupond y, en versión castellana, Hernández y Fernández. Me esforcé por encontrar lo que diferenciaba a los dos guindillas, que es cosa muy sutil. Digamos, para resumir, que uno de los dos es algo más zoquete que el otro. Esa es la hipótesis humilde que me hice entonces, de niño.

Ya de mayor, descubrí en la prensa a dos tipos convergentes: Rull y Turull. La similitud cómica de sus apellidos me remitió a los Dupond y Dupont de mi infancia desde el primer instante. Pero el asunto es que jamás fui capaz de distinguir entre Rull y Turull. Cada vez que aprendía a asociar el apellido con la cara correcta, el aprendizaje se me desvanecía poco más tarde y volvía a mis dudas.

En la ciudad en donde habito ahora (la tercera ciudad de Cataluña en número de habitantes), hay una pastelería que se llama "Pastisseria Turull". Es una pastelería muy cara y muy pija. Sabiendo que el señor Puigdemont desciende de familia pastelera, siempre pensé que el diputado convergente Turull era hijo de esta ciudad (¡vaya inferencia la mía!) y, en consecuencia, dejé de comprar pan integral en la pastelería Turull. No vaya a ser que, con el beneficio que les aporto a los pasteleros Turull, me dije yo, le manden dineritos al prófugo en Bélgica. Eso no me lo perdonaría jamás. 

Un día, sin embargo, entré en un supermercado de esta ciudad y me topé con el señor Rull (lacito amarillo in pectore, por supuesto). Así descubrí que mi vecino no es Turull, si no Rull. A Rull, en el supermercado, le comenté algunos asuntos sobre el desastre moral y convivencial que nos legaron los suyos, a todo lo cual él me respondió con un discursito aprendido de memoria, aburrido y ya sabido, con evasivas, sin mirarme a los ojos y con un apretón de manos final perpetrado con una mano fláccida, paliduzca.

Quizás su mano andaba pálida por haber estado unos días en esa prisión en la que, según sus palabras, se come muy mal y dan alimentos flatulentos. Creo que la valoración de Rull sobre su (breve) estancia en una cárcel debería incorporarse al corpus literario de la literatura taleguera, ya que tiene un alto valor simbólico y una profundidad humana digna de elogio en el mundo del arte. El talante flatulento de la dieta carcelaria no había sido comentada jamás hasta hoy por un preso recién excarcelado. Ni la sombra ni la privación ni la disciplina: nada de eso le impresionó al señorito Rull. Solo el mal menú. ¿Cómo debe de ser el menú de Can Brians? [...]

Después de mi encuentro con el diputado Rull pensé que jamás confundiría a Rull con Turull. Pero...¡me equivoqué! Una noche soñé con ambos y me lié de nuevo. Es cierto que Turull tiene un aspecto de batracio verde que Rull no tiene, pero Rull también es algo intrigante en su aspecto y, si uno se fija bien, ambos podrían aparecer como extras en una cinta de serie B que adapte "La sombra sobre Innsmouth", uno de los relatos de H.P. Lovecraft que más me gustan.

En el cuento del genio de Providence (que plagió Albert Sánchez Piñol hace casi dos décadas), unos seres anfibios surgen del mar para reclamar lo que creen que es suyo de forma legítima. Y se emparejan con las mujeres del pueblo pescador para crear una legión de híbridos que, andando el tiempo, les darán el poder.

¡Qué grande es Lovecraft!»

[Supone G.U. que el discursito que le echó Rull a Bosch fue emitido con esa sonrisita de conejo... En fin, no todo el mundo puede fardar de haber cruzado unas palabras con el conseller legítim! Enhorabona, Lluís!]

sábado, 17 de febrero de 2018

viernes, 16 de febrero de 2018

G.U. se va ¡a la isla mágica! (Ibiza)

Algunos asuntos reclaman su atención allí. La próxima... ya desde Ibiza

Lleven a Puchi de copiloto

El tuit de Joan Canadell
[Cada día llevo conmigo en el coche a nuestro President @KRLS. Recomiendo que lo haga más gente sobre todo ahora que se llenará de turistas por el congreso del Mobile. También haría falta tener presentes a los Jordis y a Junqueras. Demostremos que no les olvidamos, están con nosotros cada día].

Comenta el asunto Ramón de España, con su retranca habitual (y no es para menos) en Puchi es mi copiloto:

«En el sector social pro Puchi, hay dos personajes en los que me detendré brevemente, pues han sido noticia (más o menos) durante los últimos días. Uno de ellos se llama Joan Canadell, es el cofundador del CCN (Cercle Català de Negocis) y, cuando va en coche, lleva a Puigdemont de copiloto. Bueno, al auténtico no, pero sí a su efigie, representada por una de esas caretas que se han hecho tan populares últimamente —sencillitas: una cartulina y una goma— y que él ha enganchado al reposa cabezas del asiento del pasajero. No contento con ello, nos anima a todos a hacer lo propio, pues se acerca el Mobile World Congress​ y hay que mostrar a los visitantes internacionales el apoyo popular al prófugo. La cosa entraña sus riesgos, pues puede haber más de uno que piense que los barceloneses se sienten tan solos que son capaces de llevar en el coche la careta de un señor con gafas para darle conversación. [...]

Personalmente, lo de la careta en el coche me parece otra muestra de ese extraño culto a la personalidad que se está trabajando Puchi desde que se vino arriba y se dio a la fuga. Tiene mérito que un tipo tan mediocre y con tan poco carisma se haya hecho con tanta adoración —solo es un periodista subvencionado que llegó a alcalde de Girona y fue señalado por el dedo del Astut—, pero eso es lo que hay.[...]

El segundo devoto de Puigdemont se niega a dar su nombre, y aunque asegura no ser independentista, se ha tatuado su rostro en el culo. Como lo oyen. No sé si Puchi y sus leales lo considerarán un homenaje o una muestra de recochineo. En cualquier caso, con amigos como el que habla con una careta de cartón y el que se tatúa tu jeta en una nalga, ¿para qué necesitas enemigos?»

El tatuaje de Fuigdemont en el trasero, a medio elaborar (aún falta el mocho)
 (Captura de pantalla del vídeo de El Periódico)

Al acabar, una ojeadita en el espejo; un buen trabajo, amigo.