domingo, 25 de febrero de 2018

Algunos recuerdos de la Ibiza de los 70

Una pequeña dosis de "abuelo cebolleta" —aquel tipo que evoca sus recuerdos en clave de que "todo tiempo pasado fue mejor"— de vez en cuando no viene mal. Uno está en una edad en la que, vaya usted a saber por qué, le asaltan cosas antiguas. Y la estancia aquí, en Ibiza, le trae con frecuencia a este bloguero esas cosas, recuerdos de años mejores, quizá porque uno era mucho más joven, o quizá porque esto se ha degradado hasta convertirse en lo que es ahora.

Pabellones hinchables del ICSID
(Puerto de San Miguel, 1971)
Gran Uribe desembarcó en Ibiza por primera vez en noviembre de 1973. Tenía noticia de ella porque en la Escuela de Arquitectura (ETSAB), en una época en la que allí se trabajaba más bien poco, no se cantaban más que las mil maravillas de esa isla, sobre todo a raíz de un Congreso Internacional de Diseño (ICSID) que tuvo lugar en ella en 1971, organizado por el ADI/FAD, una asociación de diseñadores de gran relevancia entonces (ahora un poco menos). Conclusiones, pocas, pero los pabellones inflables en el puerto de San Miguel, la vida disipada, los hippies, el sexo, la droga, el rock and roll, toda esas cosas... ¡Ah!




Así que, "aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid" ya que su hermano hacía las prácticas de milicia en Ibiza, vino a girarle una visita de inspección, para ver en qué empleaba el tiempo libre, como diría Perales. La cosa resultó ser bastante simple y poco sospechosa: durante el día, paseos en coche por la isla todavía desconocida para todos nosotros, por las playas y por los campos, los atardeceres con esos cielos azules saturados virando a naranja y rojo...

Y por la noche, los bares musicales de los alrededores del puerto: "La Tierra", "La Tarántula", el "Merlin´s", "La Oveja Negra". Allí había la música rock, blues, folk, country-rock, toda la que nos gustaba entonces (también ahora) y puesta a toda pastilla, además, en una suerte de nirvana. [Hoy en día solo nos queda la que programa, aunque solo en la zona de la entrada, el esforzado dueño del "Bar Costa", en Santa Gertrudis: un superviviente de aquellos años, sin duda].

El caso es que lo que estamos relatando aquí no es baladí: son días muy importantes en la vida de G.U. porque se empezaba a fraguar, aunque de modo indirecto, algo de lo que pasó después. Hasta aquí vamos a leer por hoy.



En consecuencia, sigamos adelante, pero en otra dirección. Ya entonces le llamó mucho la atención a G.U. la profusión de postales que ofrecían una visión idílica, casi onírica, de lo que uno había visto en sus paseos por la isla de la mano de su hermano, un sujeto que ahora se autodenomina El Tapir. Naíf es la palabra que etiqueta mejor aquellas imágenes. Ya saben: Rousseau "El aduanero" y epígonos diversos (muchos/as).

Postales a partir de obras de Uta Wohlfarth ("Utaw")
Y una de las artistas naíf que más influyó en el recuerdo que nos llevamos de vuelta a Barcelona (ahora Tabarnia) fue "Utaw". Sus atardeceres mágicos, sus campos y sus casas, el mar, Dalt Vila... A doña Perpetua le encantan y las ha coleccionado con mimo. A Gran Uribe, también, la verdad. Ha indagado, buscado y rebuscado pero no ha encontrado noticia de qué fue de ella después; solo ha encontrado en la Enciclopedia de Ibiza y Formentera la siguiente reseña:

«Wohlfarth, Uta (Wusterhausen, Alemania 1941). Pintora autodidacta. Llegó a Ibiza en 1967 y empezó pintar en 1971. Su pintura, siempre al óleo, ofrece una imagen idealizada del paisaje, de las casas y del campesinado isleño. Dentro de un ambiente lleno de calma representa, con detalles muy cuidados, la vida en el campo con las tareas de cada día y vistas de las calles de Ibiza y del puerto. Imagen idílica, llena de paz y colores alegres, de una Ibiza casi ya desaparecida en aquel tiempo y que alcanzó un gran éxito. Su obra apareció también en tarjetas postales y serigrafías de gran aceptación. Expuso en muchas galerías europeas».

Bueno, si quieren pueden ver un poco ampliadas algunas de la imágenes del panel superior:

[Clic en cada imagen para ampliar]

5 comentarios:

  1. Cuando yo fui a Ibiza había lugares bellísimos. Viendo las postales de Utaw, puede que en algún sitio aún se conserven. Con mi agradecimiento a la pintora y a Gran Uribe por el regalo de compartirlas en el blog. MJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sigue habiendo, pero pocos, porque casi toda la isla está sembrada de casas y apenas queda espacio libre.
      Gracias a usted por sus comentarios.

      Eliminar
    2. Sí, por la Ibiza profunda aún quedan rincones como los de las postales de Uta, pero hay que salirse de las carreteras principales y "trabajárselo" un poquito...
      El Tapir

      Eliminar
    3. Espero que El Tapir me lleve por esos sitios tan maravillosos, rurales y semiescondidos cuando vuelva por la isla mágica.
      nvts

      Eliminar
  2. ¡Qué bonitas postales de Utaw! Preciosas y muy bien elegidas. El arte naïf le va como anillo al dedo a una Ibiza idealizada.
    nvts

    ResponderEliminar