sábado, 26 de noviembre de 2016

Black Friday en IKEA

"El toque nórdico" / Roberta Vázquez (Tentaciones, 26/11/2016)
Aún conmocionados por el ikeril porrazo, aprovechemos para oír la mítica canción de Johnny Cash I walk the line, que estos días cumple sus felices primeros sesenta años. Sí, esa que, para darle un cierto aire yanqui Black Friday a una jornada tan cubana (y nórdica), estaba oyendo alegremente el personaje de Roberta Vázquez justo en el momento de caerle encima la recién instalada estantería "Holfföstön". ¡A quién se le ocurre montar eso sin ayuda de un experto!

I walk the line (Johnny Cash, 1956)
Johnny Cash 



3 comentarios:

  1. El Ikeísmo perjudica seriamente la salud. Primero cuando se adquieren las piezas y luego cuando se montan.

    ResponderEliminar
  2. Me choca que G.U. no haya mencionado una experiencia propia con el montaje de un armario de Ikea que le costó un fin de semana de pesadilla. ¿Era Vd. o me lo contó otra persona y me confundo? Nunca he comprado cosas grandes en esos almacenes, pero lo del caminito que hay que recorrer inevitablemente para llegar a las cajas me saca de quicio. Consecuencia: me acerco poco por ahí, aunque me gustan los productos, por su diseño y sus precios.
    nvts

    ResponderEliminar
  3. Sí, sí, no se equivoca: ese era G.U., quien, por cierto, ha caído alguna que otra vez más en intentar montar alguno de esos baratos artilugios que hay que recoger en unas estanterías de diez metros de altura, pagar, cargarlos en el coche, descargarlos, ir al traumatólogo, abrir las cajas...

    Dejamos para el final ¡lo más difícil!: desentrañar los dibujitos que explican el montaje, algo solo al alcance de gente muy entendida en la materia, como por ejemplo su marido de usted, que dio clase de dibujo, aunque parece ser (según explica usted) que no ha llegado todavía a aplicar sus conocimientos para el endemoniado montaje de alguno de esos cachivaches. Ánímese, que aún dura el Black Friday y ya va siendo hora de renovar su hogar y ponerlo a la hora del siglo XXI, aunque le adelanto que, además de saber interpretar los dibujos, luego hay que montar el asunto, en una ardua tarea en la que siempre parecerá que sobra o falta algún tornillo. Por eso siempre hay pululando por allí individuos, algunos de dudoso aspecto, a los que pagándoles una cantidad "X" se avienen a solucionarte todo ese complejo proceso.

    ResponderEliminar