lunes, 17 de noviembre de 2014

Quince años sin Enrique Urquijo

Quince años sin Enrique Urquijo


Calle del Espíritu Santo, 23Enrique Urquijo, cantante y guitarrista de Los Secretos, tenía 39 años cuando fue encontrado muerto dentro de este portal en el barrio de Malasaña de Madrid. Según cuenta su hermano Álvaro Urquijo, “no murió de sobredosis de heroína”. La versión extra oficial es que el cantante acudió al edificio a comprar droga y murió en casa del camello, que, asustado, dejó su cuerpo en el portal. Ocurrió el 17 de noviembre de 1999. El edificio, aunque reformado, sigue allí. Una vecina del piso de al lado recuerda ese día. “Era viernes y había mucho movimiento de gente yendo y viniendo por la calle cuando llegaron un montón de policías. El cuerpo no se podía ver porque estaba dentro del portal. Entonces había mucha droga por todos estos edificios. En el número 23 vivía todo tipo de gente: vecinos de toda la vida y bastantes jóvenes. Algunos de ellos vendían droga”.

Pues sí, ya quince años. Un gran tipo del que Gran Uribe era y es un seguidor empedernido. Ya le dedicó un pequeño espacio cuando recordó emocionado a Antonio Vega hace unos meses (Ágárrate a mí María) y ahora, que se cumplen quince años de la muerte de Enrique en un portal del barrio de Malasaña —tirado como un perro—, vuelve a hacerlo con la misma emoción.

Definitivamente, 1999 no fue un buen año. Nada fue igual después; toda una época se fue con él, y no solo con él...
Aquí os deja dos canciones maravillosas de las muchas que escribió.

 

P.D. Una carta al director de EL PAÍS, salpicada por algunos de los títulos de sus canciones más emblemáticas, resume un poco los sentimientos de Gran Uribe:

 Quince años sin Enrique

"Se acaba de cumplir el 15º aniversario del óbito de Enrique Urquijo, líder y fundador del grupo musical Los Secretos. El sensible corazón de uno de los mejores compositores del pop español de todos los tiempos dejó de latir, con tan solo 39 años, una fría noche de miércoles en un solitario portal del madrileño barrio de Malasaña. La noticia, que todavía recuerdo como si fuera hoy, heló mi alma y dejó mis ojos como un vidrio mojado
Precisamente, con motivo de esta efeméride quiero realizar un humilde pero sentido y emocionado homenaje a este genio por medio de estas palabras, que con forma de acordes y estrofas, lanzo al olimpo musical en el que habita Enrique. Su desaparición dejó a sus seguidores huérfanos del autor que había compuesto las canciones de la banda sonora de nuestras vidas. Las letras de sus temas expresaban de forma desgarradoramente poética los más puros, sinceros, sencillos y cotidianos sentimientos que experimentamos los seres humanos en este mar de dudas y desafecciones en los que a veces el destino convierte nuestra existencia. Y de su voz, profunda e irrepetible, brotaban con una sensibilidad extraordinaria las más hermosas loas al desamor, la tristeza, el dolor, la melancolía y al desencanto. 
Por ello, cuando nos visita la amiga mala suerte, buscamos refugio y consuelo en las melodías de Enrique, que siempre acunaron nuestras penas y sosegaron el espíritu. Porque, como decía el genio madrileño, la buena música debe ser triste. Y gracias a Enrique sobrevivimos en el bulevar de los sueños rotos y transitamos por la calle del olvido mientras bebíamos hasta perder el control.
Enrique permanece en nuestros corazones y su música nos acompaña en nuestra vida porque forma parte de ella. Y aunque han pasado 15 años, te echo de menos exactamente igual que ayer".
Javier Prieto Pérez. Madrid

12 comentarios:

  1. Precioso homenaje, Gran Uribe. Maravillosas canciones de una generación desgraciada. ¡Qué pena tan grande!
    nvts

    ResponderEliminar
  2. Murió tirado en el portal de la calle Espíritu Santo 23 de Madrid en una fría noche de 1999, pero para muchos de nosotros Enrique es inmortal.
    ¡Gracias por el recuerdo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmortal, ya lo dice usted. La "movida" no solo fueron Alaska y "Los pegamoides" y todo eso, aunque también. Pero está Enrique Urquijo y "Los Secretos", Antonio Vega y "Nacha Pop" y... mayores que ellos "por su edad, dignidad y gobierno", Joaquín Sabina y "Viceversa", Javier Krahe y para qué seguir. O sea que pocas bromas.

      Eliminar
  3. Hola, Gran Uribe. Soy Javier Prieto, el autor de la carta al director en recuerdo de Enrique. Encantando de compartir devoción por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo de contactar con usted. Una carta a la altura del personaje al que homenajeamos. Gracias, de corazón.

      Eliminar
  4. El próximo martes, coincidiendo con el decimosexto aniversario de la muerte de Enrique publicaré un artículo que repasa su trayectoria. Para mí sería un honor que usted lo leyera; si es así, le enviaría el enlace. Por último, le pido un favor: llámeme de tú. Un cordial saludo y gracias por responderme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía presente esa fecha. Sin embargo, gracias por recordarla. Por supuesto, Javier: lo leeré y lo publicaré, faltaría más.
      Un abrazo y...¡gracias a ti!

      Eliminar
  5. Por cierto, perdóneme, había olvidado agradecerle sus elogiosas palabras dirigidas a mi humilde tributo del año pasado. Un cordial saludo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Sencillo y emocionante homenaje, como lo son sus canciones. Gracias por el recuerdo.
    El Tapir

    ResponderEliminar
  7. Y, como lo prometido es deuda, aunque sea con un día de retraso, este es el artículo de Enrique:
    http://lemiaunoir.com/enrique-urquijo-el-poeta-melancolico/

    Espero que le guste el texto y si desea publicarlo en su blog, será un honor y un placer. Un abrazo.
    Puede contactar conmigo en: https://twitter.com/Willyeforever y https://www.facebook.com/willye.prieto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen artículo, como era de esperar. ¡Enhorabuena, Javier!
      http://granuribe50.blogspot.com.es/2015/11/dieciseis-anos-sin-enrique-urquijo-2.html

      Eliminar
  8. Muchas gracias por tus palabras y por incluir el artículo en tu blog.
    Ambas cuestiones me hacen mucha ilusión.
    Un abrazo. Javier.

    ResponderEliminar