martes, 2 de mayo de 2017

Pérez Siquier, un gran fotógrafo

Es uno de los fotógrafos españoles preferidos de Gran Uribe, del que tuvo noticia por primera vez hará unos cuarenta años. Y fue de esta manera, según relata:

A principios de 1976, cumpliendo los dos meses de campamento de la mili en Viator —Almería— (los doce siguientes fueron en los "Regulares" de Melilla), con su espíritu de soldadito español lleno de incertidumbres tras la reciente muerte Franco, cayó en sus manos un diario local con unas fotos de Pérez Siquier del barrio de "La Chanca", al pie de la Alcazaba, que le impactaron mucho. Un lugar que se aprestó a recorrer entonces y que le  recuerda un poco a "Sa Penya", en Ibiza.

Ya se sabía por entonces que Juan Goytisolo había escrito un libro acerca de ese barrio, pero estaba prohibido en España (en Almería estuvieron a punto de declararle persona non grata) y hubo que leer "La Chanca" años después. Un libro gemelo de "Campos de Níjar", por cierto, aquel que molestó tanto al alcalde del pueblo —un colérico mastuerzo, sin duda— que llegó incluso a prometer que "si Goytisolo vuelve por aquí será colgado de los c****** en la farola de la plaza" (sic).

Fotografías del barrio de "La Chanca" (Almería), del fotógrafo Pérez Siquier [clic para ampliar]
Bien, el caso es que ayer Pérez Siquier estuvo en los encuentros de "Formentera Fotográfica" y eso le ha motivado a G.U. para redactar esta entrada. El hombre ha donado todas sus fotos a un museo que se está construyendo en Olula del Río, pagado por la empresa Cosentino (la del Silestone, con sede en Macael, allí al lado). Nos lo explicaba ayer el diario EL PAÍS:

Carlos Pérez Siquier y Ramón Masats
[Fotografía de Quique Perelétegui]
«Carlos Pérez Siquier (Almería, 1930), uno de los autores que sacudió la fotografía española a finales de los años cincuenta del pasado siglo desde la revista Afal, ha logrado ser profeta en su tierra. En unos días abrirá en la localidad almeriense de Olula del Río, de 6.000 habitantes, el Centro Pérez Siquier, el primer museo en España dedicado a la obra de un fotógrafo nacional, levantado por la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino. "Con este museo, me he quitado la preocupación de saber adónde irá mi obra y que no se disperse", confiesa el autor de 86 años, inquieto estos días ante la inminente inauguración de un centro dedicado a su trayectoria, que mereció el premio Nacional de Fotografía en 2003».

9 comentarios:

  1. También suelo mirar sus fotos por lo detallista de su obra.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. Maspons, Català Roca, Miserachs, Pomés, Brangulí, etc. Ninguno de esos grandes fotógrafos catalanes tiene un espacio en Barcelona ni en ningún otro lugar de Cataluña. Esos andaluces, (incoherentes, anárquicos, etc. en palabras de Pujol) nos dan toda una lección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvida usted a Masats, al que acabamos de dedicar una pequeña entrada.

      Eliminar
    2. A Ramón Masats no le darán nunca ese espacio ni le nombrarán "Catalán del Año", título que irónicamente quiere adjudicar Tot Barcelona a Lluís Bosch, un tipo al que sigo bastante porque me gusta lo que dice y cómo lo dice.
      No se lo darán porque Masats porque vive en Madrid desde los veinte años y no es nacionalista.

      Eliminar
  3. Caramba, viendo esas fotos habría jurado que eran del barrio ibicenco de Sa Penya.
    El Tapir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se parece mucho, incluso en el personal qu lo habita. Gran Uribe pudo visitar sin problema "La Chanca" porque le amparaba su uniforme de "sorchi", toda una garantía.

      Eliminar
  4. Unas fotos estupendas.

    ResponderEliminar
  5. ¡Menudos alcaldes teníamos...! Esto me recuerda a un alcalde franquista que se presentó a un concurso de TVE, allá por los años sesenta y, preguntado por el presentador "¿Qué tal por su pueblo?", el hombre no se cortó un pelo y respondió con rotundidad, "Muy bien, gracias a Dios y a Franco". Pese a ello, no pasó de la prueba de selección... ¡Qué viejo eres, Tapir!
    El Tapir

    ResponderEliminar
  6. Antes era bastante más difícil, quizás por eso me da la impresión de que esas fotos tienen como más vida.
    La de Franco y la de los alumnos de la clase del crucifijo, aunque sean otra cosa que la del cura parando (genial), ¡son tan representativas!. MJ

    ResponderEliminar