lunes, 6 de junio de 2016

Un bañito con medusitas en la playita

Nada, unos diítas a la playita, en plan bañito por la mañanita, luego una cervecita y unos aperitivitos, después una paellita con su cigalita y sus mejilloncitos, una buena siestecita, y a la noche nada, picar unos boqueroncitos y unas aceitunitas, regados con un buen vinito; y para rematar un whiskecito”. Palabritas que —con razón— le producen arcadas a Javier Marías, corroboradas hoy por Álex Grijelmo en su artículo La letra 'I' no adelgaza, añadiendo para la ocasión "chupito", otro clásico. Todas ellas deben pronunciarse con un cierto deje cheli para que resulten plenamente efectivas.

Gran Uribe pasará tres días próximamente en Ibiza para resolver algunos asuntos e intentará aprovechar sus escasos ratos libres para hacer esas cosas de las que habla Javier, aunque todo indica que tendrá que añadir un vocablo a esa lista —medusitas— ya que parece que el mar de las Pitiusas está, a día de hoy, infestado de esos molestos celentéreos.

Medusas en Cala d´Hort y Es Vedrà la semana pasada

Ante esa situación, la Asociación de Comerciantes de Cala Vedella ha vuelto a instalar esta semana la red para evitar la entrada de medusas, adelantándose unas semanas a las fechas del año pasado, en el que su instalación generó algunas críticas entre vecinos y bañistas, que denunciaban que tras instalar la red no se renovaba el agua de la playa.

El presidente en funciones de la asociación explicó ayer que la se ha vuelto a poner la red por una decisión de la junta celebrada hace unas semanas, aunque asegura que son conscientes de que «no gusta a todo el mundo».

«Es un proyecto piloto y todavía hay que ajustarlo bien para que funcione correctamente y por eso no todo el mundo está de acuerdo con esta instalación», dijo Ribas. Por otra parte, afirmó que se está estudiando forrar el borde de alguna forma para que no dé la impresión de que se trata de una barrera anticontaminación y no ahuyente a los bañistas.

Quien sí criticó ayer la instalación fue el propietario del restaurante Ca na Sofía, Moisés Machado, que señaló que la instalación de la red «no genera consenso entre los empresarios de la playa y por lo tanto no se debería haber puesto». Machado se mostró «completamente en contra» de la red: «Ya vimos el año pasado que no va bien y que impide la correcta circulación del agua en la playa».


2 comentarios:

  1. Se ve que a las medusas también les gusta Ibiza. ¡Qué barbaridad! Algo tendrán que hacer.

    ResponderEliminar
  2. Habrá que enviar urgentemente a los cazadores de cabras de Es Vedrá para que nos solucionen el problema de las medusas y de las serpientes, que también empiezan a multiplicarse en Ibiza y Formentera. El otro día, en una excursión por las cercanías de San Carlos vimos tres serpientes, la semana anterior una, y en Formentera, hace dos semanas, otra. Todas ellas muertas, eso sí. Pero dicen que donde hay mata, hay patata...
    El Tapir

    ResponderEliminar