viernes, 28 de abril de 2017

La agilipollización de las tapas llega a WhatsApp

LA AGILIPOLLIZACIÓN DE LOS BARES Y TAPAS

Está circulando por las redes una broma bastante bien trabajada acerca de la agilipollización progresiva del mundo de la gastronomía, de los bares y de las tapas. A Gran Uribe le ha llegado —vía WhatsApp— a través de nvts.

En efecto, en el mundo los bares y de las tapas de toda la vida (el pincho de tortilla, el de guindilla verde con aceituna y anchoa —"Gilda"—, o incluso el de jamón con pimiento verde frito, etc.) ha aterrizado también esa infame plaga de cocineros con glamour y estrellas en la pechera (ya lo había hecho en los restaurantes), convirtiéndolo en una cosa sofisticada, compleja, absurda y, además, carísima. Por no hablar de los nombres, no solo de los platos sino también de los bares.

El caso es que esta caricatura ha debido de estar muy divulgada, porque en la página Verne de EL PAÍS —y es de suponer que en otros sitios— ya se ha empezado a comentar. Sin embargo, lo que ha recibido Gran Uribe está ya en un estadio más evolucionado, porque incorpora el año 2018 con el bar Paco Chen y su "toltilla de lo ke kielas" al precio de un euro. No sabe G.U. qué pasa en otros lugares, pero todo local que queda vacío en el barrio de Les Corts (salvo el de abajo, que ahora es la sede de la Penya Blaugrana) es inmediatamente ocupado por un bar regentado por gente oriental (en general chinos), aunque también los hay vascos (presuntamente).

En fin, vamos a ver lo que explican en el susodicho Verne, en un artículo que lleva por título De “Bar Paco” a “Gastrobar Francis”: la evolución de los nombres de bares y sus platos. Trata de la reinvención (como se dice ahora) del Bar Paco.

«Los gastrobares se pusieron de moda hace una década acercando la alta gastronomía a bolsillos más comedidos. Pero no todo fue bueno: también trajeron algunos vicios a los bares de toda la vida, como los rebuscados nombres de los platos –o de los propios restaurantes– y sus precios.

Sobre esa mutación de nuestros bares bromea esta cadena de WhatsApp que tal vez haya llegado a tu móvil durante las últimas semanas: en el mensaje, lo que en los años 60 hubiera sido un pincho de tortilla y unas judías con chorizo del Bar Paco, por 12 pesetas, se convierte en los 70 en una tortilla de patatas y fabada asturiana por 50 pesetas en el Mesón Paco. Con la llegada del euro la evolución de los precios es drástica y por esa época aparecen los clichés de la alta cocina: los menús degustación, las esferificaciones y deconstrucciones....

Esta cadena se ha popularizado en WhatsApp a mediados de abril y también se ha compartido en blogs de humor y páginas de Facebook».



1 comentario:

  1. También me ha llegado por esa vía.
    No le falta razón
    Salut.

    ResponderEliminar