viernes, 23 de octubre de 2015

Toni Albà: un granadino de pura cepa

En efecto, el granadino (presunto) Antonio Álvarez, después de pasar por el catalanitzador de cognoms empezó a llamarse Toni Albà y ahora, visto que eso de seguir mofándose del exrey Juan Carlos (su gran "hit") ha quedado un poco "out", y como hay que seguir comiendo (valga la redundancia), ha dado en convertirse en un independentista tirando a bilioso y desagradable; vamos, un digno paladín de esa "revolución de las sonrisas" de la que habla nuestra otra invitada de hoy, Laura Freixas. De momento le está dando resultado, ya que es uno de los más firmes candidatos a sustituir al susurrante Mascarell al frente de la consellería de Cultura, aunque para ese chollete hay bofetadas, como se sabe.

En fin, mejor que dediquemos nuestra atención a Laura Freixas, personaje —éste sí—muy estimado en este blog, que nos obsequia con otro artículo excelente (Cataluña: mitos y emociones), del que seleccionamos los últimos párrafos, pero todo el escrito es muy atinado, no en vano se trata de una mujer assenyada.


[...] «La visión de Cataluña como un pueblo superior y por eso mismo perseguido con saña ha calado a fondo estos últimos tiempos. Aparece en el artículo de Mas, que califica la sociedad catalana de “racional, productiva, libre, justa” (a diferencia, hay que sobreentender, del resto de España), o en la declaración de soberanía del Parlament, donde leemos que ya en el siglo XIII Cataluña defendía “la igualdad de oportunidades” (un portento: socialdemocracia en pleno feudalismo), y la remachan día a día innumerables columnistas con un mensaje simple y eficaz: nosotros somos dignos, valientes, pacíficos, demócratas, “estamos dando una lección al mundo”…; ellos (España, toda en el mismo saco) son autoritarios, cínicos, ladrones: “nos roban”, “nos maltratan”, “nos humillan”, “no nos quieren”, “solo quieren nuestro dinero”... Se divulga una versión de la Historia según la cual los catalanes nunca participaron, salvo como víctimas, en nada reprobable: guerras, franquismo, discriminación, explotación económica del prójimo…; no hubo ni hay otra cosa que “España contra Cataluña”.[...] 

Laura FreixasDesde el principio, este nuevo independentismo surgido en los últimos años se ha presentado como “de buen rollo”, “pacífico, festivo” y lleno de “ilusión”, despachando cualquier crítica como “campaña del miedo”. Ahora, esos soberanistas que como hemos visto no temen a nada, y menos que nada a la cursilería, hablan de “la revolución de las sonrisas”. Con una sonrisa, desobedecen las leyes que juraron cumplir y hacer cumplir; con una sonrisa, celebran su propia “victoria incontestable” en lo que según ellos era un plebiscito y en el que sus candidaturas sumaron menos del 48% de los votos; con una sonrisa, tildan al que tiene cualquier otro proyecto político de “mal catalán” y “traidor a la patria”; con una sonrisa acosan al disidente, le insultan, le amenazan».



6 comentarios:

  1. Simpático, este chico (Toni Albà)... Aunque prefiero a Laura Freixas, cuyo artículo, como el Gran Uribe, recomiendo leer entero . Me ha gustado sobre todo porque es un enfoque íntimo, personal, alejado del típico discurso político. Bueno, no creo haberme expresado muy bien, pero de todas formas, recomiendo una vez más leerlo completo y que cada uno saque sus conclusiones.
    El Tapir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un artículo estupendo. Pero como decía usted el otro día, "no hay peor sordo que el que no quiere oír". MJ

      Eliminar
  2. No soporto a ese personaje, Toni Albá. ¿Dices que es granadino? No lo puedo creer. ¿Estás seguro?
    En cuanto a Laura Freixas, formidable su artículo como todos los suyos. Sin embargo debo apostillar que últimamente la cursilísima "revolución de las sonrisas" está virando hacia expresiones menos complacientes, a medida que la cosa se vuelve más peluda y peliaguda. Veremos en qué acaban estas sonrisas y este ju ju ja ja que va transformándose en labio fino y mueca amenazadora.
    nvts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido que sus padres llegaron a Cataluña a finales de los cincuenta - principios de los sesenta, por lo que es probable que ya naciera en Cataluña; se dice que en Vilanova i la Geltrú, aunque existen serias dudas. En cualquier caso, no sé cómo se tomarán en Granada las veleidades de ese sujeto.

      Eliminar
  3. Alfonso Gerona Lérida2 de septiembre de 2016, 18:22

    ¿Estamos seguros que este sujeto, Toni Albá, se llama Álvarez de apellido real, o es una habladuría? Me gustaría confirmarlo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirle. Siempre oí decir que es hijo de padres andaluces y, en ese caso, no es descartable que su apellido inicial sea Álvarez y no Albà. Pero no obran en mi poder documentos que lo acrediten.

      Eliminar