sábado, 26 de julio de 2014

"El Gran Jefe" se confiesa

Jordi Pujol pide «perdón» por ocultar fondos

"Lo siento, he pecado, nunca más volverá a pasar"


El acto de contrición de "El Gran Jefe" / granuribe50.blogspot.com.es
Hace ya  tiempo que lo avisamos en este blog: ¡ojo con Pujolone y su familia! En realidad, todo el mundo sabía de qué va el asunto pero miraba para otro lado, o lo achacaba a una persecución de Madrit.
Pero ahora este sujeto, antes de que le pille la Unidad de Delincuencia  Económica y Fiscal ("¿Qué coño es la UDEF?", preguntaba hace unos meses), va y confiesa que nos ha robado a todos. Bonito y entrañable ejemplo el que nos ha dado el "Molt Honorable President".
Y además, todos forrados gracias al abuelo. ¿Los siete hijos Pujol-Ferrusola son multimillonarios únicamente por haber sido beneficiarios de una herencia? ¿Pero bueno, el abuelo de los Pujol quién era, quizá el rey Midas?.
Pero es de suponer que ahora vendrá la segunda parte: lo hice por Cataluña, no quise dar dinero al Estado que nos roba, ahora lo entregaré a la Hacienda Catalana, etc. O, por otra parte: es la gran oportunidad de iniciar un Estado a partir de cero, passem pàgina, s´ha de tirar endavant el procés, y todo eso.
Mientras tanto, ya hay quien —a raíz de los ochenta mil millones de las antiguas pesetas que nos costó lo de Banca Catalana ("Madrit ens ha fet una jugada indigna")— pretende sustituir el slogan "España nos roba" por el de "España nos paga los pufos" (Carta al Director de Juan Lozano)

Nos cuenta Francesc Valls en EL PAÍS de hoy:

Francesc Valls[...] Ocho días antes, Pujol había pedido en un mitin el pacto fiscal con estas palabras: “El dinero que pido es para Cataluña, no para mí, que no necesito nada, que ya tengo a mis siete hijos colocados”. La pregunta molestona era: “¿Fue un error su referencia a que ya tenía a sus hijos colocados?”
[...] He sido el político más investigado de este país, del derecho y del revés, y nunca me han encontrado nada”, añadió. 

Transcurridos casi 15 años de aquella entrevista, que concluyó con el estadio vacío, el ex president ha confesado: hay una fortuna fuera de España y, por tanto, de Cataluña de la que son titulares su mujer y sus hijos. Pujol ha evadido impuestos, ha violado la ley y se ha burlado de los contribuyentes decentes durante decenios. Ayer, el mismo día en que Convergència despidió a Oriol Pujol, su padre dio por muertas sus ínfulas morales. Y Cataluña comenzó a enterrar la herencia del pujolismo.
Enlace: Tengo a mis siete hijos colocados

Por su parte, los pelotillas de La Vanguardia enfocan el asunto de esta manera: "El expresident suspiraba por encontrar una salida a la crítica situación fiscal que enfrentaba". Quina barra!

3 comentarios:

  1. Se diría que Pujolone no dejó tan bien "colocados" a sus hijos, como dijo el ya famoso 13 de octubre de 1999, a juzgar por la "gula" dineraria que muestra alguno de ellos. ¿Será que las cuentas ocultas en paraísos fiscales no dan para los siete, pobrecillos? La mejor manera de saberlo sería que Pujolone completara la información, aclarando de qué cantidades estamos hablando. Pero sospecho que eso nunca lo sabremos...
    Por otra parte, llama la atención que haga esa confesión nada menos que 34 años después. ¿No será que ha temido que salga a la luz a raíz de las investigaciones a que sin duda está siendo sometido alguno de sus hijos. Amigos, es la Historia... Saludos,
    El Tapir

    ResponderEliminar
  2. Bueno, y después de pedir "perdón" y de su "acto de contrición"-el del gran Uribe no tiene desperdicio, de lo más elocuente--, ¿qué? Se confiesa y ya está, como buen católico que es, o se le impone algún tipo de penitencia. En plata, y nunca mejor dicho, ¿se le va a exigir que devuelva lo que ha distraído o eso también se le perdona? Esa es para mí la madre del cordero.
    Sea como sea, y siento disentir, Cataluña no va a enterrar la herencia del pujolismo. Se lo han trabajado bien y ha calado muy hondo. Por desgracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Cataluña no va a enterrar esa herencia (me refiero a la del pujolismo, no a la de los Pujol, que esa a ver qué se hace con ella). Ha calado muy hondo y pronto se habrá "olvidado" el asunto o redireccionado convenientemente. Un desastre.

      Eliminar