viernes, 27 de octubre de 2017

Tristeza, desagrado y preocupación

Gran Uribe
Y ahora hablemos de lo de hoy. Para qué les cuento. Gran Uribe es persona de orden y procura cumplir las leyes, aunque algunas no le gusten. Por eso le deprime que el Parlament que le representa se las salte con todo tipo de trapisondas y la gente lo celebre. Con lo del 155 ahora vendrá la resistencia heroica, pero es que —como dice un buen amigo en un chat de whatsapp— ¿qué esperábamos? ¿Que nos felicitaran por el estreno? En el fondo, eso del 155 es lo que muchos esperaban y deseaban desde hace ya varios años (Tardà incluido: "nos vendría de coña", decía hace un tiempo).

Gran Uribe, como su amigo, no es de levantar banderas y siente pánico con eso del "espíritu del pueblo" que se han apropiado y con los símbolos que dicen representarlo. Tendremos que apechugar con todo esto en los próximos tiempos. Por tanto, uno no siente ni emoción ni alegría alguna; más bien una visceral tristeza, un profundo desagrado y una gran preocupación. Todos saldremos perjudicados, pero algunos amb il·lusió. Que Dios se la conserve, y a eso contribuirá el orondo y asimétrico Junqueras con sus proclamas de "amor fraterno", al mejor estilo del abad de Montserrat. Bueno, ya se lo encontrarán, pero hasta que se den cuenta... ya nos han j*****.

Rubén Amón piensa que esas trapisondas y trampas de las que hablábamos desfiguran la epopeya, pero Gran Uribe ve por el barrio a gente que parecía sensata y de orden la mar de feliz de haber llegado a la Arcadia. Para ellos no hay tropelías que lamentar. ¡Qué pena!


«Más allá de haber atracado la democracia a cara descubierta, el error de Puigdemont consiste en haber destruido el sueño prometido a su "poble". Ha proclamado la independencia en el contubernio parlamentario. Y por esa razón ha desfigurado la ilusión que suponía aspirar a ella. No se ha dado cuenta Puigdemont de que ser independiente representa una degradación respecto al fervor de ser independentista.[...]

Hubieran agradecido los catalanes, polizones también ellos de la Arcadia de Puigdemont, que el sueño permaneciera vivo. Alcanzarlo con atajos, conspiraciones y delitos, desfigura la propia epopeya, la destruye. Puigdemont la ha trivializado. Se ha plegado a la coacción de un comando trotskista y al furor de los tuiteros. Ha demostrado ser la triste y mediocre marioneta de Junqueras.

Cataluña es independiente en el orden retórico, se ha emancipado de España en la política-ficción. Y semejante placebo aspira encubrirse ahora con una llamada a la resistencia y con la coreografía de las movilizaciones organizadas. Cataluña es una república fantasma, y una comunidad autonómica real cuyo porvenir, credibilidad, seny, madurez, economía se ha visto expuesta a una implosión que ha maniobrado el cinismo de Junqueras.

Tendrá que responder a su grey del engendro que le ha construido. No ya con la devastación de los espacios democráticos, con la ferocidad del pucherazo y con la vacua superstición de la represión franquista, sino porque ha perseverado en la ruptura sin haber asumido el rechazo de la comunidad internacional, la fuga de la economía y el trauma de un pueblo dividido.[...]

 ¿Y ahora qué, Puigdemont? Si Cataluña es independiente y nos deslumbra el fulgor de El Dorado, ¿qué sueño va a proponerle a su feligresía? ¿Qué nueva anestesia o elixir del amor va a recetar a la muchachada? ¿La resistencia al opresor? ¿Cuándo van ustedes a bajar a la tierra, ocuparse de gobernar, remediar los trastornos que han creado, responsabilizarse de sus fechorías?»


6 comentarios:

  1. Pues ahora se nos quiere separar el Vall d´Arán ¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Joder qué poco duran las repúblicas en estos tiempos. Me parece todo digno de un relato de ficción, de un diván de psiquiatra, de una teología de clérigos, de un cuento waltdisneyano...si no fuera tan peligroso. Y no queda todavía...

    Pregunta al Gran Uribe quién es el tipo de la foto con alzacuello, plis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran Uribe no suele tomar la palabra para dar su opinión; prefiere darla a otros más preparados que la expresan siempre mejor. Solo en las grandes ocasiones adquiere protagonismo. Y en ellas adopta la retórica jesuítica que aprendió desde su más tierna infancia. De ahí que hoy, en un día tan especial, tenga esta apariencia tan solemne, investido con la clásica sotana y alzacuellos propios de esa congregación religiosa. Pero, en el fondo, vestido de cura o de lo que sea, siempre está detrás el aliento de este modesto bloguero.

      Eliminar
  3. Nos quedamos con el aliento del bloguero. Y la retórica jesuítica, por lo que vemos en el blog, parece que se la deja usted a otros, y hace muy bien, que jesuitas, aunque con poca retórica, ya tenemos a unos cuantos, y señalados líderes, en este malhadado "procés"
    La sotana, con todo, no le queda a usted nada mal, aunque yo le prefiera con otras vestimentas.

    ResponderEliminar
  4. Jooooo ¡¡¡ hubiera apostado por Kafka ¡¡¡¡
    Salut

    ResponderEliminar
  5. A mí también me deprime que el Parlament que me representa se salte la ley a la torera y que tanta gente lo celebre. Es lo que más me fastidia. Estoy totalmente de acuerdo con G.U. Gracias por el aliento bloguero.
    No sabemos cuál será el final de este lío de difícil solución, cuya etapa actual no ha hecho más que empezar. Pero presiento que la convivencia se va a deteriorar aún más y que tardará mucho tiempo en arreglarse esto, si es que se arregla. Bueno, hablo del final y en realidad, no sabemos ni siquiera cómo será el siguiente capítulo. MJ

    ResponderEliminar