miércoles, 19 de septiembre de 2018

Hoy hace la friolera de 37 años

La verdad es que 1970 fue un año nefasto en lo musical, para Gran Uribe al menos, que en aquella época vivía aquellas cosas con gran intensidad. Si en abril se habían separado los Beatles, en julio fueron Simon & Garfunkel quienes anunciaban su disolución, en ambos casos por un problema de egos, como suele ocurrir en estos casos. El caso es que los Beatles ya nunca volvieron a tocar juntos, que sepa G.U., pero Simon & Garfunkel sí lo hicieron en dos ocasiones.
Una de ellas fue muy brillante porque aún estaban en plena forma y les salió un concierto redondo que uno vio muchas veces por televisión y después en DVD. Fue en el Central Park de Nueva York, el 19 de Septiembre de 1981, tal día como hoy hace la friolera de 37 años. Allí interpretaron todo su repertorio común y algunas piezas que ya habían grabado por separado, y no se veía mal rollo entre ellos. Seleccionamos aquellas dos míticas canciones que formaron parte de la película "El graduado", un clásico de los sesenta que a este bloguero le pilló en plena pubertad. Éramos todos jóvenes...

10 comentarios:

  1. Es verdad, el comienzo de los setenta no pudo ser peor para los que seguíamos la música muy al día (y en ello tuvieron mucho que ver los programas musicales de Radio Juventud de Barcelona, como "Al mil por mil" y algún otro cuyo nombre no recuerdo).
    Luego levantó, pero nunca volvería a ser como los finales de los cincuenta y todos los sesenta. Y es que éramos jóvenes y también aquí, una vez más, se cumple el viejo dicho de que cualquier tiempo pasado fue mejor...
    El viejo Tapir

    ResponderEliminar
  2. Creo que de Radio Juventud, y en boca de J M Bach, se podían escuchar programas como el de "Qusicosas", donde siempre ponían música de última hornada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, fue uno de los clásicos de Radio Juventud, aunque creo que un poco posterior. Como también lo fueron "Al mil por mil" y otros. Música muy novedosa. Jose Mª Pallardó, el conductor del programa, siempre criticaba mucho lo que él llamaba "descarada comercialidad" (que no siempre era tan mala como él decía) y en demasiadas ocasiones te colaba discos de "música progresiva" (término creo que acuñado por él) realmente infumables, que sólo aguantabas por la sensación de estar oyendo algo muy nuevo. No obstante, en líneas generales, el programa era francamente bueno. También guardo muy buen recuerdo de un programa musical del gran Constantino Romero, aunque no estoy muy seguro de que fuera en Radio Juventud. Gracias al él conocí a J. J. Cale (lamentablemente, murió hace poco) y una canción suya llamada "Crazy Mama", cuya guitarra ponía la piel de gallina (al menos a mí). ¡Qué tiempos! Todos éramos jóvenes... ("la noche es joven", como se decía en "Al mil por mil").
      El Tapir

      Eliminar
    2. Gracias por sus aportaciones, Tot y Tapir, comentando lo que se hacía en Radio Juventud de Barcelona en los años setenta.
      Constantino Romero trabajaba en Radio Juventud también y Rafael Turia. Había, por cierto, otro programa al mediodía titulado "El clan de la una", que tripulaba también Pallardó.
      [img]https://4.bp.blogspot.com/-7-GVUzvTVd8/W6PFvJ3ASUI/AAAAAAAAlrY/WOICNsBOtUEK8RyZwpSqFkFei7Hh0JLWQCLcBGAs/s1600/clan_%2Bde_%2Bla_%2Buna.jpg[/img]

      [img]https://1.bp.blogspot.com/-5NxhBg7g1To/W6PGkfx4GtI/AAAAAAAAlrg/B8rGJQx0OY0nBukBV8Sph_PCiCYz613-ACLcBGAs/s1600/rafael_turia.jpg[/img]

      Y, ya que hablamos de tripular, no olvidemos al piloto de Iberia Ángel Álvarez, que comandaba un programa titulado "Vuelo 605", otro llamado "Caravana musical" y, posteriormente, "Los clásicos de la música ligera" en el canal 2 de RNE (actualmente llamado "Radio clásica"). Él se traía bajo el brazo, aprovechando sus viajes trasoceánicos, lo mejor de la música que se hacía en EEUU.

      Eliminar
  3. Entre tanto rock ( época de imponentes y excitantes bandas), estos dos tipos con sus armoniosas voces y bellos arpegios de guitarras nos hicieron disfrutar con otro estilo de música. Hoy día resulta difícil encontrar sonidos que te estremezcan como lo hicieron ellos con muchos de sus temas. ¿O quizá no?, escucha este duo: “The Milk Carton Kids” .
    ¿Los conoces?, Aquí tienes un concierto de ellos, seguro que encontraras similitudes, A ver que te parece.
    Un abrazo
    https://www.youtube.com/watch?v=gL8eBrhVTJ4.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no los conocía. Por lo que he oído en el enlace que facilitas, es un dúo de música folk a la antigua usanza francamente bueno, que parece trasplantado de otra época, quizás finales de los cincuenta o primeros sesenta. Por su vestimenta en el concierto en cuestión, muy formal, me recuerdan a dos chicos del "preu" (preuniversitario) de mi época. Nada que ver con el vestuario que habitualmente lucen los divos...
      El Tapir

      Eliminar
    2. Gracias, compañero por tu aportación. La verdad es que desconocía la existencia de esa gente, por lo visto muy popular a juzgar por la cantidad de visitas de ese vídeo de YouTube y de otros suyos. Reconozco que no me hubiera importado nada que surgieran hace cinco décadas...

      Comentábamos con Tapir en otro foro que tuvimos la suerte de asistir a los comienzos del rock (un poco como herencia del blues, el folk, el country, el rock and roll, etc.), los cantautores, la canción protesta, y de gozar de la plena creatividad de unos músicos en plena forma como Bob Dylan, Paul Simon, Lennon y McCartney, los Rolling, Leonard Cohen, James Taylor, y tantos otros.

      En realidad se produjo la tormenta perfecta, con la guerra del Vietnam, el predominio de la cultura yanqui tras la guerra mundial, el nacimiento de la TV, el pop, los hippies, el LSD, la mejoría de los medios de grabación y, aquí en España, los estertores del franquismo...

      Eliminar
  4. Para mí, esas dos canciones de Simon & Garfunkel son dos de las mejores canciones de toda la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin olvidar a "The Boxer", que no estaba en la película pero podía haber estado...
      El Tapir

      Eliminar