jueves, 13 de octubre de 2016

Acerca del Nobel a Bob Dylan

Bob Dylan
No entendíamos lo que decía, quizá solo los estribillos, pero sabíamos que tenía algo que ver con nosotros. Hablamos del Dylan de "Blowing in the wind", el de "The Girl from the North Country" y el de "The times are changing". Había algo que nos ponía los pelos como escarpias. Luego abandonó la armónica y la guitarra acústica y se lanzó a lo eléctrico. Seguíamos sin entender lo que decía y algunos (Gran Uribe y otros tan poco visionarios como él) se desenchufaron. Y lo decimos porque su influencia en el rock de aquellos años se demostró luego que fue muy grande, enorme. Pocos músicos han sido tan versioneados, sin duda. Lo que hizo después, más de lo mismo, además de mucha religión y alguna que otra obra maestra.

Mea culpa. Como G.U. nunca se paró a leer el texto de sus canciones, no está capacitado para valorar el merecimiento o no de otorgarle el Nobel de literatura. Ese premio se le ha concedido a gente muy rara, 'conocida en su casa a las horas de comer', como se suele decir, aunque no está claro que tenga por qué concederse ni al más famoso ni al más desconocido.

Barriendo un poco para casa, uno se lo hubiera dado a Juan Marsé, que viene sonando desde hace años, pero no se le considera suficientemente decorativo porque es un poco hosco y no siempre acierta en sus novelas. O, ya puestos, a Javier Marías, que también suena y es más decorativo, aunque escribe novelas que, en algún caso, son un poco peñazo. Gran Uribe lo dice esto con toda cordialidad y todo el cariño, ya que —como es sabido— es un gran fan de 'ambos dos'.

Pero volvamos a lo nuestro, a lo de premiar con el Nobel de literatura a un compositor de canciones "con mensaje". No parece muy adecuado dárselo a un cantautor habiendo tantos escritores que lo merecen, pero, ya puestos, quizá hubiera sido un buen detalle conceder el premio a Leonard Cohen, un poeta, poeta, poeta, con canciones maravillosas y algún libro estupendo (como "El juego favorito", en prosa, o "La energía de los esclavos", en verso), ya que el hombre parece que está despidiéndose de este mundo (si nos guiamos por las últimas cosas que ha dicho) y... quizá era ahora o nunca.



En fin, sin ánimo de que le lancen piedras, G.U. debe reconocer que lo que más le gusta de Bob Dylan, aparte de las canciones citadas más arriba, es la banda sonora de una película del oeste firmada por Sam Peckinpah: "Pat Garrett and Billy The Kid", un poco decepcionante pero con una música muy buena, sobre todo en las pistas en que no canta, aunque también en las otras.

Main Title Theme (from "Pat Garrett & Billy the Kid") (Bob Dylan, 1973)
Bob Dylan



Knockin´ On Heavens Door ("Pat Garrett & Billy the Kid") (Dylan, 1973)
Bob Dylan


5 comentarios:

  1. Si se me permite aportar mi opinión sobre este tema, sobre el que también hablé ayer por la noche con unos amigos, diré que me ha parecido una soberano error haber elegido a Dylan para el Nobel de Literatura. Ahora solo falta que le den a, por ejemplo, Eduardo Mendoza el Grammy Latino para equilibrar. Solo en España se publican más de 70.000 libros todos los años y seguro que encuentro mil (por ser prudente) en que la vocación, intención y logros literarios superen con creces lo escrito por el amigo Bob. Es cierto que el Nobel de Literatura se lo dieron a Churchill y no a Baroja, pero esto me ha parecido demasiado "snob". Mateo M.

    ResponderEliminar
  2. Si lo que quieren es popularizar el premio de literatura, pueden empezar a darlo a autores de best sellers, escritos en bastantes ocasiones por "negros". Hay la tira de ellos.

    ResponderEliminar
  3. Veo que sigue usted por aquí, dando la tabarra.
    Me parece, Uribe, y se lo digo con todo mi respeto, que olvida usted entre sus candidatos a Lluis Llach, un hombre de nuestra tierra que siempre ha luchado por las libertades de este país. Esa elección supondría el espaldarazo internacional al procés en el que estamos embarcados. Lo de ese viaje de Albert Royo por Islandia del que habla en otra intervención de las suyas me parece una "bajanada" que nos resta dinero para otras cosas. Mientras no lo reciban en sitios más importantes es perder el tiempo y el dinero.
    Me olvidaba: enhorabuena por la música de Pat Garret. El segundo corte es muy bueno pero no recordaba el primero, a pesar de que vi la película. Me agrada mucho la música, ese ritmo como de ir a caballo y las guitarras.
    Pep Riudecols i Garrofeta

    ResponderEliminar
  4. Me parece que dar el Nobel de Literatura a Bob Dylan es, como mínimo, exagerado, como dice Mateo M. demasiado "snob", aunque sea compositor de canciones buenísimas como las que nos ofrece G.U. en esta entrada. A mí también me gustan más que "Blowing in the Wind" y compañía. Gracias G.U. MJ

    ResponderEliminar
  5. Bueno, a lo mejor es que se quiere volver a los principios: a la literatura oral. Tal vez sea eso. De cualquier modo, no puedo olvidar que grandes escritores, grandes entre los grandes, jamás lo recibieron. No lo recibió Toltoi, ni Galdós, ni Proust, no Joyce, ni tantos otros... Y prefiero olvidar, todo sea dicho. algunos de los que se han concedido.

    ResponderEliminar