sábado, 30 de abril de 2016

Miedo dan los candidatos y también los votantes

El Duque de Wellington pasa revista a las tropas
«En cierta ocasión, pasando revista a sus tropas eventuales y poco disciplinadas, Lord Wellington comentó: “No sé si darán miedo al enemigo, pero a mí me hacen temblar”. Siempre que se acercan elecciones, alguien nos comunica su miedo a que gane Fulano o Zutano. Parece que ciertos políticos son temibles y en efecto hay algunos de los que cabe esperar las mayores torpezas o arbitrariedades. 


Pero lo que deberíamos decir es que nos echamos a temblar cuando pensamos en los votantes que pueden elegir a los indeseables. La democracia es el sistema político donde uno no tiene por qué temer a ningún candidato a gobernante, pero como contrapartida está justificado que tema a quienes eligen a entre ellos. No temblaremos bajo los caprichos del tirano sino por los caprichos de una mayoría que puede descartar al mejor y entusiasmarse con el bribón que más hábilmente sabe hacerse querer o desear.

Lord Wellington sintió un sobresalto al pasar revista a sus tropas, pero luego con ellas ganó la batalla. Lejos de ser infalible como dice la leyenda, el pueblo al que pertenecemos puede equivocarse junto tal como cada uno nos equivocamos por separado. Aún peor: su libertad política consiste en que tiene el santo derecho a equivocarse. A lo que no tiene derecho es a decir después “a mí no me representan” o antes a no prestar la debida atención a las mil fuentes de que hoy disponemos para calibrar la catadura de cada candidato y el realismo o el fraude de sus propuestas. Sea como fuere, esas son las tropas con las que debemos salir adelante y nadie puede decidir por ellas. Ya lo dijo Chesterton, “la democracia es como sonarse: aunque sea mal, cada cual debe hacerlo por sí mismo”».


Fernando Savater, Temibles, EL PAÍS (30/4/2016)



«Llamamos pensamiento mágico, en contraposición al racional, a toda forma de aproximarse a la realidad basada en la superstición, la mitología o las creencias irracionales. Hablarle a un tótem para que nos conecte con los antepasados o pensar que las plegarias sirven para provocar la lluvia son formas comunes de pensamiento mágico. Pero también es pensamiento mágico pensar que uno puede ir a unas elecciones anticipadas sin cambiar ninguno de los elementos de la oferta electoral y pensar que va a producirse un resultado diferente». 
José Ignacio Torreblanca, Pensamiento mágico, EL PAÍS (30/4/2016)

Mismos candidatos / Mismos mensajes / Mismos votantes 
De verdad, ¿alguien espera diferentes resultados?

Para amantes del Peñón de Ifach y la Costa Blanca

(Y PARA ENEMIGOS DEL LADRILLO, COMO GRAN URIBE)

Entrañable peliculita, extraída de la Filmoteca Española, de un viaje a la Costa Blanca en 1958, antes de lo del ladrillo.


¡Pobre Calpe!, un lugar que aprecia y que frecuenta un servidor de ustedes, aunque ya esté "alicatado hasta el techo". Suele visitarlo a su vuelta de Lorca o de Albacete. Allí no desaprovecha ocasión para sentarse en el Restaurante Baydal (se puede ver en la fotografía de la derecha, abajo), un histórico de aquellos años, a degustar una estupenda paella mixta. A Dios lo que es de Dios, que quede claro.



Playa de Calpe (3/10/2014)
Calpe, desde lo alto del peñón de Ifach (2016)
Paseo del puerto de Calpe (3/10/2014)
En fin, la querencia hacia ese lugar quizá se debe a que, al no haber vivido aquello cuando era todavía un paraíso, el destrozo siempre tiende a doler menos. Le pasa también con Ibiza, una isla machacada al infinito, aunque de otro modo. Pero, aún así, ver la película de arriba y compararla con lo de abajo le sume a uno en una profunda melancolía.

viernes, 29 de abril de 2016

España y la ampliación del canal de Panamá

Un buque chino será el encargado de inaugurar la ampliación del Canal de Panamá el 26 de junio

LAS PRUEBAS INICIALES LAS HA HECHO UN BUQUE DE BANDERA ESPAÑOLA

Es lógico, no en vano la constructora española Sacyr ha encabezado un consorcio de empresas autodenominado Grupo Unidos por El Canal (GUPC), grupo que desde hace varios años ha estado trabajando en la ampliación del Canal de Panamá. Un vecino de Gran Uribe, ingeniero, tuvo la suerte de encontrar trabajo allí en 2010, cuando lo de la crisis y Zapatero. Allí se fue, ha vivido como un obispo en un superchalet, se ha debido de forrar y todo indica que difícilmente volverá al piso que lindaba pared con pared con el de quien esto escribe. Lo que haga con el dinero obtenido es cosa suya.

Representación española en las pruebas iniciales para la inauguración de la ampliación del Canal de Panamá
[granuribe50.blogspot.com.es]
También es cosa suya, pero nos toca las narices, la pasta que han estado manejando los sujetos de la fotografía por aquellos lares, con ánimo, presuntamente, de no pagar aquí lo que les correspondía. Aprovechando que estaban por allí, aceptaron ayer participar en una prueba de la ampliación del canal, que se inaugurará oficialmente el 26 de junio.

¿Les suena ese día? Pues bien, se dice que la fecha concreta la ha escogido Panamá precisamente para que no pueda acudir ningún representante oficial de España, del rey para abajo, dado que ese día habrá faena por aquí. Se sabe que las relaciones no pasan por un buen momento, ya que el desarrollo de la obra fue bastante polémico por motivos varios que Gran Uribe desconoce. De ahí que bienvenido sea ese simulacro de ayer, con personajes que no ocupan cargo oficial alguno (ni siquiera Soria) pero que nos representan muy dignamente (ejem).


jueves, 28 de abril de 2016

¿Por qué son baratos los edredones de IKEA?

Gran Uribe sabe leer dibujos técnicos, no en vano fue profesor de esa materia treinta años. Pero, a la hora de montar un artilugio de los que venden en IKEA (y en otras tiendas similares), se suele ver incapaz de descifrar los esquemas de montaje, con esas flechitas, números, etc. O sea, que entre eso y que el bricolage nunca ha sido lo suyo (actividad que detesta, además), hace tiempo que renunció a ir a IKEA (una empresa que le desagrada por motivos varios) y, caso de que no tenga más remedio, nunca se lleva la caja tal cual a su casa para montar a la brava el asunto. Por eso suele recurrir a los servicios de esos "manitas" espabilados que siempre pululan por allí, lo cual le supone un coste adicional.

Claro, los precios son más bajos pero vaya... Bueno, a lo que vamos: de todo esto se deduce que quien esto escribe nunca se hará millonario, ya que en otros campos se comporta del mismo modo. Por ello, no necesitará ir a Panamá para nada.

Ilustración de Canary Pete
granuribe50.blogspot.com.es / (Dedicado a Montse Fando)
Estando hace unos años con unos compañeros de trabajo de Ripollet, uno de ellos (Francesc) comentaba ilusionado que un edredón de pluma de pato en IKEA le iba a costar la cuarta parte que en La Perla Gris. Mi compañera Montse Fando, a quien envío un saludo desde aquí por si nos lee (no lo creo), siempre tan escéptica le contestó rápido y sin pensarlo dos veces: "¡Ojo! allí te darán el pato y la funda por separado y ya te apañarás. Yo de ti compraría el de La Perla Gris". Algo así.

Bueno, Gran Uribe se ha acordado de esta anécdota al ver en las redes una viñeta que ha devenido en viral rápidamente: la de la entrevista de trabajo en IKEA, en la que el pobre aspirante tiene que montar rápidamente la silla para poderse sentar esperando a que lo entreviste el sujeto de Recursos Humanos, ya saben, esa gentuza.

¡INÚTILES!

Viñeta de El Roto (28/4/2016) / Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera en un montaje de fotografías de Álvaro García / EL PAÍS
Dos cartas al director comentan esta situación en un sentido próximo al de El Roto y a la opinión de Gran Uribe. Pero no debería asombrarse tanto El Roto: ahora se tratará sin tapujos de una especie de versión del Supervivientes de Tele 5, para dilucidar cuál de ellos nos explica mejor quién ha hecho los deberes y quién no, quién ha trabajado más y mejor y quién menos y peor, unos acusando a los otros y toda esa tontuna. Y Rajoy... fumándose un puro bajo una palmera mientras hojea el MARCA, un panfleto deportivo que con la Champions League está que se sale. Dios nos coja confesados.

Los ciudadanos hemos hecho nuestro trabajo, que es votar. Pero los políticos elegidos no han hecho el suyo, que es ponerse de acuerdo y formar Gobierno. Propongo dos medidas para que esta situación no vuelva a repetirse: que todos los políticos elegidos cobren solo el salario mínimo interprofesional (unos 655€) mientras no se haya formado Gobierno. Y por supuesto nada de dietas, ni complementos, ni gastos de alojamiento, ni gastos de viaje, ni coche oficial, ni plan de pensiones, ni iPhones o iPads de última generación gratis, ni ninguno de los muchísimos privilegios actuales, aunque quizás todos esos privilegios habría que recortarlos también una vez que formen Gobierno.
Y si después de tres meses no son capaces de constituir un Ejecutivo, quizás es que no sirven para la tarea de gobernar, así que propongo que si es necesario que se repitan elecciones por la incapacidad para ponerse de acuerdo, que no pueda volver a presentarse ninguno de los políticos elegidos.— José Rojas Blanco. Sevilla.

Inútiles. Sí, por muy fuerte que suene es lo que son. Es literal, ya lo dice la RAE. In-útil: dígase de aquello que no cumple su función. Mucho debate sobre la corrupción, mucho presumir de quién es más santo y muy pocos sillones a repartir entre tantos. Y mientras, ¿quién en este país va a haber cobrado cuatro (¿o son cinco?) meses de un sueldo por la patilla? Los españoles os hemos votado y os hemos pagado para que os pusierais de acuerdo y nos saquéis de donde estamos. Os pediría que hagáis como vuestros conciudadanos de a pie, que cada día nos levantamos para hacer nuestro trabajo lo mejor que podemos y lo mejor que sabemos. Acordad, ceded y gobernad, que es vuestra función.— Carlos Irisarri Suáréz-Llanos. Madrid.

La "Romance opus 40", de Beethoven

En este melancólico día de primavera, un pequeño obsequio musical de Gran Uribe: La "Romance op. 40", de Beethoven.

Beethoven Romance n. 1 op. 40 / Renaud Capuçon violin / Gewandhaus Orchestra Leipzig / Kurt Masur conductor

miércoles, 27 de abril de 2016

Hoy, día de la Verge de Montserrat

Hoy, día de la Verge de Montserrat (La Moreneta), es un buen día para felicitar a las Montses (Montse Fando incluída, por supuesto) y, de paso, recordar la obra de un historiador catalán de cierto nivel —José Luis Espejo— que si aún no ha recibido la Creu de Sant Jordi quizá sea porque no se ha decidido todavía a pasar por el catalanitzador de cognoms. Recordamos aquí una entrevista que le hizo en La Vanguardia Silvia Colomé, en la que la periodista en algún momento parece estar tomando un poco a chirigota sus hallazgos, quizá porque considere —no sin acierto—que a esas investigaciones les falta un pelín de hondura o de rigor.

La Virgen de las Rocas (Leonardo da Vinci)
¿Leonardo sería de origen catalán?
Creo que sí. Su apellido y su escudo son catalanes. Vinci, para mí, es un apócope de Vinciano, que está en el Conflent. El apellido Vinçà era común en Catalunya. Su escudo es un escudo de Catalunya con tres barras, lo que es una brisura, una variedad, del escudo que representa el reino de Mallorca. Mi hipótesis es que venían de Catalunya.

Y Leonardo vino a Catalunya para conocer sus orígenes?
Sobre el mes de septiembre de 1481 desaparece de Florencia y no se sabe nada de él hasta el 23 de abril de 1483, cuando firma el contrato para pintar 'La Virgen de las Rocas'. Nadie sabe dónde estuvo durante ese año y medio. Creo que él habría ido a Montserrat.

¿En qué se basa para llegar a esta conclusión?
Primero, en la iconografía que aparece en sus cuadros. En varios se puede ver la montaña de Montserrat. Además, vino a pintar dos cuadros. Uno de ellos sería el 'San Jerónimo', datado en 1482.

Si el 'San Jerónimo' estuvo en Montserrat, debería quedar constancia… ¿Ha hablado con los monjes?
Envié varios correos para pedirles su opinión y no he obtenido respuesta.

¿A qué lo atribuye?
A que son herméticos. No les gusta airear sus cosas. Si considerasen que mis teorías son una tontería, me lo dirían claramente, que no hay bases para sostenerlas. Pero no me lo han dicho. Lo atribuyo al silencio administrativo. En cambio, hay gente que se ha puesto en contacto conmigo para ratificar extremos de mis teorías.

¿En qué otros cuadros aparecen paisajes montserratinos?
En 'La Virgen de las rocas', por ejemplo, aparecen tres cimas que son el emblema de Montserrat. También está representado el Cavall Bernat, que es un símbolo fálico, así como la cueva representa el útero. Son símbolos herméticos para representar la fecundidad, la vida. Son demasiadas casualidades. Sus obras son un compendio de símbolos herméticos. Por ejemplo, la 'Gioconda'…

Estudio comparativo de las dos sonrisas
¿Qué me dice de su enigmática sonrisa?
Está inspirada en la Moreneta. He cogido su boca y se la he superpuesto a la Gioconda. La expresión es muy parecida, y eso no lo he dicho yo. Para verlo, tienes que ver la Moreneta por uno de sus lados, porque cada lado es diferente. En uno, aparece una leve sonrisa, y el otro es serio. Depende de cómo la veas, es seria o sonríe.

Igual que la sonrisa de la Gioconda…
Sí, lo mismo. Podría venir de ahí. También la ropa, sus velos, aludiría al carácter de deidad, de virgen negra, de gran madre. ¿Por qué si era un retrato no se lo dio a quien se lo encargó? ¿Por qué lo tuvo hasta que murió? Lo veo como un testamento vital.

Racionero le alienta en el prólogo de 'El viaje secreto de Leonardo da Vinci' a escribir un ensayo sobre Ignacio de Loyola y su relación con Montserrat. ¿Esta será su próxima investigación?
Aún no. Primero quiero hacer una biografía de Hitler.

¡No me diga que era de origen catalán!
 Afortunadamente no.





La patria (el procés) necesita a los historiadores (como decía El Roto) y, consciente de ello, José Luis Espejo trabaja duro. Ha culminado ya algunos trabajos de interés en esa dirección y, además, la biografía de Hitler que nos anunciaba en esta histórica entrevista ya está, afortunadamente, en nuestras librerías. Por suerte, ese siniestro sujeto (Hitler) no era de origen catalán. La verdad es que a Gran Uribe se le olvidó incluir ese libro en una entrada que tal vez se hubiera podido titular Calentando motores para Sant Jordi (y 5). Quizá el año próximo...


¡Tiembla, Artur!: Molinero te hará picadillo

Si la política española es ya de por sí un carajal (Graciano Palomo dixit) o, dicho más finamente, un quilombo, la política catalana es entonces un carajal². Por ello solo nos referimos a ellas (ambas) en este blog buscando cosas disparatadas y absurdas, ya que lo sensato está proscrito, aquí, allá o acullá, aunque ellos piensen que no y nos hablen con voz engolada.

El exrei Artur Mas hace y deshace en la presunta refundación de Convergencia, pero aún no sabe muy bien si lo que debe hacer es refundarla, fundar un partido nuevo o, simplemente, conformarse con el cambio de nombre (Democràcia  i Llibertat) y quitarse a algunos tipos de en medio. Mientras tanto, CocoMocho Puigdemont afirma que él quiere participar también en el asunto y, para que le dejen, promete y requetepromete que no quiere ser president, que lo suyo es un interinazgo y que no se presentará a las próximas elecciones. Si es así, ¿a quién demonios calienta la silla entonces?

Artur Mas y Justo Molinero en Radio TeleTaxi
Hombre, parece ser que se la calienta a Artur Mas, pero ¡ojo, Artur!: Justo Molinero, un habitual de este blog, se encargará de que no vuelvas. Así nos lo cuenta en una entrevista que publica EL PAÍS, aunque no aclara cómo se las arreglará para impedirlo. Pero en esa entrevista todavía llama más la atención el respeto que le tiene ese sujeto a Junqueras (coautor de su libro Revoltats), al que considera ¡la segunda persona más influyente del mundo! Tampoco aclara quién es la primera pero, como se ve, le sigue haciendo la pelotilla por aquello de la concesión de emisoras y las subvenciones.

Molinero y Junqueras en el casal de "Can Deu"en Les Corts
[...] P. Ha publicado un libro con Junqueras. ¿Es el político con el que se lleva mejor?
R. Junqueras es una persona que quizá gana en las distancias cortas. Es un tipo muy leído, que sabe. Difícilmente dirá alguna tontería. Tiene que ser una de las personas más influyentes del mundo. Si entras en Internet, parece ser que es la persona más influyente, o la segunda más influyente del mundo.

P. ¿Ha desistido de tener una televisión?
R. Mientras ellos gobiernen, claro. Cuando ya no estén, me lo volveré a plantear.

P. ¿Por qué cree que sucedió todo esto?
R. Porque hay gente que no entiende nuestro éxito. He hecho muchas entrevistas al señor Mas. Seguramente él quería llegar donde tenía que llegar y luego a la mierda todo lo que hubiera por debajo. Que le quede claro al señor Mas que él ya no está, yo continúo aquí; él cree que volverá, yo me encargaré de que no sea así.



martes, 26 de abril de 2016

Recuerdos del "Bar Marín", en Castelldefels

Esta es una modesta historia de hace cincuenta y pocos años. Más o menos por estas fechas, y siempre después de la lúgubre Semana Santa de entonces, empezaba una temporada de domingos luminosos en la playa de Castelldefels. A bordo de un flamante Dauphine de color coral, nos encaminábamos hacia allí, convenientemente pertrechados con toallas, flotadores, crema Nivea y ... una neverita milagrosa preparada con esmero por nuestra madre, 'Patiña'. Acabado el baño, ese  rato en que nuestro padre —'Tirano'— disfrutaba lo que no está escrito lanzando balonazos a lo que llamábamos "cachalotes", íbamos a comer al "Bar Marín" (en la fotografía), donde nos proporcionaban mesa, bebidas y la infraestructura necesaria (platos, vasos, "forquillas", etc.). Era entonces cuando aparecía la mágica nevera conteniendo una maravillosa ensaladilla rusa con atún "El Asalmonado" y filetes empanados. Aquello era un festín, la verdad.

Ya por la tarde volvíamos a Barcelona, deslumbrados pero contentos, para ver por la tele (recién comprada a un sujeto llamado Bartrina) el capítulo de "Bonanza". Esto se repetía domingo tras domingo hasta el anterior a San Juan, que ya nos pillaba en el pueblo donde pasábamos el verano, Hostalets de Balenyá, un "locus amoenus" del que hablaremos pronto.

Playa de Castelldefels y "Bar Marín"  (¿1963?) / Fotografía: Carlos Sáenz de Magarola
Gran Uribe ha vuelto hoy al "lugar del crimen". A él ha venido acudiendo asiduamente sin recordar que ese fuera el lugar de antaño, hasta que, al proporcionarle su hermana una foto de aquel entonces, ha comprendido el porqué de que su instinto le llevara sistemáticamente hacia allí. Algo había, no sé, la madalena de Proust tal vez. Y ha tomado testimonio fotográfico de cómo ha evolucionado aquello. El "Bar Marín" lo tiraron abajo y ahora hay un anodino "Xiringuito de la platja", la orografía ha cambiado bastante y han puesto palmeras, pero las casas del fondo siguen siendo las mismas (aunque entre ellas haya surgido una nueva) y el sol, el aire y el mar de esta mañana eran los de aquel entonces.

Playa de Castelldefels y "El xiringuito de la platja" (26/4/2016) / [granuribe50.blogspot.com.es]
Bueno, qué más decir, Gran Uribe ha vuelto un poco tocado a casa, pero lleno de recuerdos de unos días que nunca ha olvidado ni olvidará, claro, y con ganas de compartirlos aquí, aunque a poca gente puedan interesar...

Homenaje a" Plácido Diumenge"

Roger Guasch, María de los Llanos de Luna, Plácido Domingo
Homenatge a Plácido Diumenge
Sabíamos que hay gente que pasa por el famoso "catalanitzador de cognoms" con ánimo de ser mejor valorada por estos pagos. También sabemos de los esfuerzos —mayores desde que empezó el procés— por apropiarse de figuras foráneas o de catalanizar sus nombres. En esa línea, hay gente que propone rebautizar a "El Corte Inglés" como "El Tall Britànic". Pero el hecho de que el padre de Plácido Domingo fuera del barrio del Clot y los abuelos de Mataró no da patente de corso para catalanizar su apellido como Diumenge sin permiso del interesado. Con ocasión del homenaje que se le ha dado en el Liceo, un periódico de Barcelona nos da una pequeña reseña :

"Un grupo de mariachis ha despedido esta pasada noche el homenaje a Plácido Domingo en el Liceu. El cantante, que acudió con su esposa Marta Ornelas y su hijo Pepe, recordó en su parlamento que sus padre era del Clot y sus abuelos paternos de Mataró antes de recibir una placa conmemorativa por parte del Gran Teatre. "Es extraordinario haber podido cantar 23 temporadas aquí", destacó el célebre tenor. La cena ha reunido a melómanos, representantes de la política, la cultura y el mundo empresarial. A la celebración han acudido 350 invitados y se han recaudado 115.000 euros. El cubierto costaba 300 euros y se destinará a la restauración de la fachada del coliseo".
En su edición catalana impresa coloca el pie de foto: Plácido Diumenge, durant l´homenatge.

Por cierto, Gran Uribe, aunque había recibido la invitación para asistir, ha declinado acudir a la cena de homenaje a esa gran figura por no estar en absoluto de acuerdo con que le  cueste el asunto 300 euros del ala y se destine su dinero a forrar la fachada del Liceo con esos horribles semi-donuts ya comentados en este blog.

lunes, 25 de abril de 2016

Resaca de Sant Jordi en "La Central"

Sección de Narrativa de la librería "La Central", en Barcelona (25/4/2016) / [granuribe50.blogspot.com.es]
Decíamos ayer, "los libros los comprará otro día". Y ese día, o uno de esos días, ha sido hoy. Y ¿dónde? Pues dónde va a ser: en la librería La Central, en la calle Mallorca. No queda otra igual en esta ciudad, y uno se llevaría todo a casa, aunque solo fuera por el placer de refitolear por allí, comprar, abrir los libros, hojearlos, leerlos luego y, de paso, ayudar a mantener un establecimiento que, si desapareciera, Gran Uribe se pegaba un tiro, dicho sea en sentido metafórico.

Hecha la compra, se ha dirigido al bar, situado en el primer piso y allí, en la tranquilidad del patio de manzana, donde no se oye rumor alguno más que el de conversaciones sosegadas, ha procedido a pedir su cervecita de rigor y a hojear el producto de su incursión a ese templo. Después, ha vuelto a casa muy contento.

Están celebrando sus 20 años de existencia y, con ese motivo, han editado un pequeño diario con las novedades editoriales y textos de algunos escritores glosando tan feliz aniversario. Empieza Javier Pérez Andújar, que vive donde la ciudad cambia su nombre, en Sant Adrià del Besós, muy lejos de la librería, pero viaja siempre que puede hasta ella y afirma haber llenado su cabeza mirando los lomos de sus estanterías y, por eso, se declara 'centralista'. Gran Uribe también es 'centralista' en ese sentido (y en otros); acude poco al centro de esta ciudad "muerta de éxito", pero cuando lo hace procura siempre tener un momento para entrar en La Central , de ahí su centralismo. Dice Pérez Andújar:

«La luz fue con lo primero que flipé al entrar en la librería. Estaba recién inaugurada, bueno, yo qué sé, unos meses, era nueva. Y se metía luz del día por todas partes. Era luz de verdad. Los libros a veces iluminan y otras arden. Quiero decir, que fue una iluminación que me dijeran que estaba esa librería en la calle Mallorca, a donde nunca iba para nada. Un sitio raro de L’Eixample. Desde entonces, llevo compartido un 40% de mi existencia con la existencia de La Central. He llenado mi cabeza mirando lomos en sus estanterías, me he dejado toda la pasta que he podido como un yonqui subvencionado. Me ha hecho soñar que soy cosmopolita llegando a su parada en un autobús de acordeón. He de reconocer que soy centralista en muchos aspectos».


Y continúa Enrique Vila-Matas, que recuerda los comienzos de esa aventura y cómo, con los años (ya 20), solo se mantienen en pie en esa manzana La Bodegueta y La Central.

Zona de acceso a la librería / [granuribe50.blogspot.com.es]
«Hace ya veinte años y unos días, un miércoles 24 de enero de 1996 tuve una breve reunión con Antonio Ramírez en el bar La Bodegueta, en el número 100 de la Rambla de Catalunya. No recuerdo nada de lo que hablamos, salvo que faltaban dos meses para inaugurar La Central y Antonio estaba preocupado por la recepción que pudiera tener la nueva librería, que para mí iba a estar situada en un tramo de la calle Mallorca por el que tenía la impresión de que no pasaba mucha gente, aunque nada de esto le dije a Antonio aquel día, sin duda para no preocuparle más; al contrario, le animé, con la fuerza del que sabe que no pierde nada por animar. [...]

Pasados veinte años, volví ayer a La Bodegueta con la intención de pensar allí in situ qué podía decir en este breve texto de celebración de la vida. Volví y me di cuenta de que, salvo esa estupenda bodega (que milagrosamente permanece idéntica a cómo era entonces), el resto de la gran acera a la que ésta pertenece –que incluía una tienda de discos genial y el no menos extraordinario cine Alexandra– ha sido sustituida por comercios de una vulgaridad aplastante. Dadas las circunstancias, quizás haya que celebrar ahora desesperadamente que La Bodegueta y La Central hayan sobrevivido y hoy, veinte años después, estén incluso mejor que entonces, indemnes –por lo que se ve- al implacable curso de la destrucción que en Barcelona lo arrolla todo».


Enlace al blog de La Central: 20 años entre libros

domingo, 24 de abril de 2016

Crónica (alternativa) de la Diada de Sant Jordi

A Gran Uribe le agradaba mucho esta fiesta hace bastantes años (especialmente a mediados de los setenta) hasta que, con el tiempo y poco a poco, ha acabado viviéndola con bastante hastío, no le preguntéis por qué, ya que no quiere que lo hagan picadillo en las redes. Sale a comprar el pan y el diario y rápidamente se enclaustra en su casa. Así que aprovechó esta larga estancia casera para preparar una paletilla de ternasco de Aragón que requiere tres horas de horno y no era cosa de dejarla sola (a la paletilla). Por cierto... ¡estaba para chuparse los dedos! Los libros los comprará otro día.

Parece ser que a Ramón de España le sucede algo parecido y se atreve a decirlo. Aunque a Gran Uribe no se le ha pegado el sonsonete de "La moto", difiere también de él en las músicas que escucha (salvo Eric Satie) y por nada del mundo vería TV3 ni leería los artículos de Ferran Mascarell, y menos en un día así, comparte al cien por cien el resto de su crónica.

«La mañana de Sant Jordi, el misántropo despierta, abre un ojo y lo vuelve a cerrar. Salir de la cama le cuesta un poco más de lo habitual, que ya es decir. ¿Se le pegan las sábanas o retrasa el momento de levantarse? En cualquier caso, incorporarse a la vida activa le resulta hoy un poco más difícil que de costumbre. Con el edredón hasta la nariz, busca en su cerebro algún recuerdo agradable con el que entretenerse, generalmente de tono sexual: una erección espontánea siempre se le antoja una buena señal. Pero este año no tiene suerte, pues en su cabeza solo encuentra a Pere Tapias cantando 'La moto', cosa que le sucede desde hace algunos días y que le causa ciertas preocupaciones relacionadas con su precario equilibrio mental.


Ramón de España intenta huir de las Ramblas el día de Sant Jordi
El misántropo sale de la cama, huyendo de Pere Tapias, que le persigue hasta el cuarto de baño y sigue cantando 'La moto' mientras él se asea someramente. El misántropo sale a la calle, cruza la Rambla de Catalunya —le encanta su barrio, pero ese día cambiaría el apartamento de la calle Mallorca por unos bajos en la Meridiana—, desayuna en el bar de la esquina y se va a comprar la prensa. Como era de temer, la calle está llena de gente feliz que deambula con un libro en una mano y una rosa en la otra. 

Todos lucen la sonrisa típica del superviviente de una lobotomía, y muchos se comportan como automóviles, generando una serie de atascos y tapones humanos que desesperan al misántropo. Adquirida la prensa, nuestro hombre regresa a casa con la vista clavada en el suelo, como hacen los venecianos para distinguirse de los turistas: en tan hermosa como pútrida ciudad, solo los foráneos sufren el síndrome de Stendhal. Mientras abre el portal de su edificio, el misántropo está a punto de hiperventilar. Una vez dentro, se siente a salvo, recupera la compostura y se lanza escaleras arriba.

Tras leer los periódicos que ha comprado, el misántropo consulta la prensa separatista online, como hace a diario, no se vaya a perder el último artículo de Víctor Alexandre o Enric Vila, sus columnistas preferidos del sector más demencial del 'prusés', aunque últimamente, para que le corra bien la sangre, se ha enganchado a los artículos de Ferran Mascarell en 'El Món', que se le antojan auténticas cimas de la hipocresía y la miseria moral. Es así cómo se entera de que el honorable Puigdemont –al que él siempre se refiere como 'Cocomocho'- ha dicho, recurriendo a una de esas metáforas que tanto alaban sus sicofantes, que debemos defendernos de los dragones que nos amenazan (y que hablan con acento gallego, intuye).

Aunque el Día del Libro le da al misántropo una grima que ya ha expuesto públicamente en innumerables ocasiones, sin que esta sociedad sorda y hostil lo elimine de su agenda, a las 14:30 se conecta a TV-3 para ver qué tal les está yendo el día a los escritores del Régimen, pero se topa con Pepe Rubianes y el Pare Manel, pues resulta que hay huelga en Tele Prusés. El misántropo se refugia en TVE porque le gusta ver a las masas ocupando la ciudad mientras él se encierra en su domicilio. Las imágenes podrían ser del año pasado o de hace cinco y nadie notaría la superchería: autores y lectores dicen siempre lo mismo, que es una fiesta estupenda, que se fomenta el contacto entre escritores y compradores y que la literatura es algo formidable. Nunca falta el turista crédulo que se vuelve a su país convencido de que los catalanes nos pasamos la vida leyendo.


Carátula de "La moto", de Pere Tapias
El misántropo se echa la siesta después de almorzar ante el televisor, confiando en que no se le vuelva a aparecer Pere Tapias. Y luego, mientras redacta el texto que ustedes están leyendo, escucha los últimos discos de M. Ward, Ray Lamontagne y Damien Jurado, para luego regalarse, confortablemente instalado en su imitación china de la 'lounge chair' de Eames, con el 'Blackstar' de David Bowie, tenebroso testamento musical que siempre le provoca uno de esos desesperos agradables de los que hablaba Erik Satie. Pronto acabará el Día del Libro, y el misántropo podrá volver a entrar en La Central o Come In en santa paz. Y si Pere Tapias tuviera el detalle de no materializarse, se lo agradecería enormemente.


Enlace a la crónica de Ramón de España: El Sant Jordi del misántropo

Javier Marías y Fernando Savater

En su columna de hoy, Javier Marías nos habla de su padre, Julián Marías, de su buen amigo Fernando Savater y de la reacción de esos dos filósofos de altura ante una situación similar: la muerte de sus esposas, Dolores Franco y Sara Torres. Desde este modesto blog nos adherimos plenamente a la última frase de su artículo.

F. Savater y J. Marías (octubre 2015)
«La muerte de Sara Torres hace trece meses, la mujer de Fernando Savater, ha tenido mi cabeza ocupada intermitentemente bastante más de lo que en principio habría imaginado. Porque lo cierto es que a él lo veo rara vez desde hace un lustro o quizá dos, pero hay afectos antiguos que permanecen vigentes, invariables en la distancia, y que ni siquiera precisan de la renovación periódica de la risa y la charla. Están ahí fijados, justamente como los que guardamos hacia los muertos queridos: no disminuyen porque ya no los veamos y sepamos que no vamos a volver a verlos. No dejamos de contar con ellos por la circunstancia accidental de que ya no habiten en nuestros mismos tiempo y espacio; lo hicieron durante un largo periodo, y no deja de parecernos un azar que no coincidamos últimamente con ellos. Aunque ese “últimamente” se prolongue y ya no pueda ser calificado así, estábamos tan acostumbrados a su presencia que ninguna ausencia –ni la definitiva– puede predominar sobre aquélla. No es descabellado decir que nos acompañan como el aire, o que “flotan” en el que respiramos. No es que los llevemos en la memoria: los llevamos en nuestro ser. Algunos de los que desaparecen van palideciendo a medida que los sobrevivimos, pero hay otros que jamás pierden la viveza ni el color.

En una de las gratas columnas de Luis Alegre en este diario, éste contaba que Savater andaba atascado con el último libro que quería escribir, precisamente sobre Sara y su vida con ella, y que, lograra terminarlo o no, después no pensaba hacer más. “Para qué, si ya no los va a leer”, era la conclusión. Todo esto me ha llevado a acordarme de cuando mi padre perdió a mi madre, en el lejano 1977. Al morir ella, Lolita, él, Julián, quedó tan desconsolado como pueda estarlo ahora Savater. Durante bastante tiempo mi padre expresó ese deseo de seguir a mi madre diciendo: “Estoy seguro de que no voy a durar, noto que mi tiempo también toca a su fin”.

[...] Y acaso fueron esas creencias las que, al cabo de unos meses de la muerte de mi madre, lo indujeron a tener la actitud contraria a la de Savater. Se puso a escribir, un libro, dos, tres, yo qué sé cuántos más. Me imagino que sentarse ante la máquina era una de las pocas cosas que lo movían a levantarse tras noches de malos sueños o insomnio y atravesar la jornada, a pensar que no todo había acabado, que aún podía ser útil y productivo. Pero lo que más lo empujaba a escribir, decía, era la idea de que le “debía” a mi madre unos cuantos libros, de que a ella le habría gustado que los escribiese. Tal vez se figuraba que desde algún sitio ella lo sabría, se enteraría; es más, que “todavía” los podría leer. No me cabe duda de que Julián escribía en buena medida para Lolita. [...]Cada vez que terminaba un artículo, desde la infancia lo veía perseguir por la casa a mi madre –ocupada en mil quehaceres, de un lado a otro– para leérselo con impaciencia; y hasta que ella no le aseguraba que le parecía bien, no lo enviaba. Necesitaba su aprobación pese a ser hombre muy confiado, incorregiblemente optimista y muy seguro de lo que hacía. Con esa ilusión, con la de su aprobación “póstuma” o fantasmal, tuvo veintiocho años de casi incesante actividad. 

Savater no es religioso pero le encantan las historias de fantasmas. Y como es persona tan optimista y confiada como mi padre, y probablemente más jovial, confío en que un día consiga convertir a Sara en fantasma literario, en acompañante de ficción –no merece menos–, y en que así se incumpla su presentimiento de no volver a escribir más».


Enlace al blog de Javier Marías: ‘Menos mal que hay fantasmas’

Tratado de Paz y capital cultural

Fernando Savater fotografiado por Kike Para
«En el texto que acompaña el programa Tratado de Paz, dentro de la capitalidad cultural de San Sebastián, se anuncia que va a tratarse de ETA, “alejándose del binarismo que ha impedido todo intento de reflexión acerca de este fenómeno, a la vez político, militar y cultural”. Como hay un catalán en la dirección, era de esperar el tonillo “atentos, que por fin os vamos a explicar lo que no entendéis”. Más polémica han despertado los tres calificativos del fenómeno, sobre todo el último. No me parece para tanto. Es indudable que ETA ha sido un fenómeno político, no porque los terroristas sean políticos —ni libres ni presos— sino por haber impedido a los ciudadanos constitucionalistas expresarse políticamente en libertad, por falsear así todas las elecciones democráticas en Euskadi y por servir para hipertrofiar el peso del separatismo en la sociedad vasca. Lo de “militar” sí que es un elogio inmerecido, a no ser que se aplique una variante de la doctrina Colau y se considere militares a los criminales por ir armados tal como se considera criminales a los militares por la misma razón. 

El aspecto cultural de ETA es indudable, como fue también cultura el nazismo y lo son ahora la mafia, la camorra, el narcotráfico, el ISIS y los paraísos fiscales. Hay cultura de lo peor como la hay de lo excelso, incluye ángeles y monstruos. Aún más: eso empujó a elegir Donosti como capital cultural para supuestamente cerrar heridas y ahora es la causa última de tantas pirotecnias pacifistas que se nos vienen encima. Hay que compensar de algún modo las complicidades del pasado, el largo desinterés por las víctimas del terror, el reparto de la herencia ensangrentada, el menosprecio por los símbolos democráticos y por quienes los defendieron: o sea, nuestro capital cultural».


Fernando Savater, Cultura, EL PAÍS, 23/4/2016


sábado, 23 de abril de 2016

Cervantes, Forges y la plataforma "Seguir creando"

Viñeta de Forges (23/4/2016)
[Con toda la solidaridad de Gran Uribe para con todos los creadores: dibujantes, pintores, novelistas y artistas en general. Nadie es imprescindible en un trabajo 'normal', lo puede hacer otro, pero la aportación de esta gente no es sustituible...]

Buen momento para leer El Quijote

Ayer, hojeando el diario 20MINUTOS (edición Barcelona) en la sala de espera del dentista, un servidor encontró dos cartas al director bastante casolanas pero que vienen al hilo de las cosas que estamos comentando estos días.

Página del diario gratuito 20MINUTOS (22/4/2016) / Don Quijote y Sancho Panza, de Pablo Picasso (1955) [clicad para ampliar]
En ellas se cita a Hacienda, a los que pagamos y a los espabilados que no pagan ni un solo duro de impuestos directos (teniendo obligación de hacerlo) pero protestan mucho y reclaman airadamente todo tipo de derechos sociales. También les dan un mensajito a nuestros inútiles políticos, que viven a nuestra costa: más les valdría leer El Quijote en vez de hablar tanto. Y, por cierto —esto no lo dicen las cartas, lo dice Gran Uribe—, si tienen un ápice de vergüenza lo menos que podrían hacer es devolver sus sustanciosas nóminas de diputados cobradas desde el 20D. Tengan ustedes un buen día.


Del color azul del cielo

ESTO TAMBIÉN PASARÁ (Gracias, Nvts)

From the OK Go album "Of the Blue Colour of the Sky
Director: James Frost, OK Go and Syyn Labs./ Producer: Shirley Moyers.

Calentando motores para Sant Jordi (y 4)

Viñeta de El Roto (4/9/2015)
«Una elegante pareja dialoga: “Debemos ser solidarios, podemos permitirnos tener algún criado más”, dice él. “¡Eres un buenazo!”, contesta ella. Andrés Rábago, El Roto (Madrid, 1947), vuelve a la carga con un nuevo libro, Desescombro, de la editorial Reservoir Books, que recoge un centenar de viñetas publicadas en prensa en 2014 y 2015 y que, esta vez, se acompaña de una exposición en la galería Caja Negra, de Madrid, donde pueden verse 50 de esos dibujos hasta el 4 de junio.

El escritor y columnista de EL PAÍS Manuel Vicent, encargado de hacer las presentaciones y prologuista del libro, recordó su antigua amistad con Rábago, que entonces firmaba Ops, desde los tiempos del célebre semanario satírico Hermano Lobo, publicado entre mayo de 1972 y junio de 1976. "En las reuniones para preparar la revista, que eran en un restaurante, estábamos Chumy Chúmez, Forges, Perich, Manolo Summers, Paco Umbral, El Roto y yo. Él [por Rábago] nunca hablaba, era el silencio para sumergirse en las vísceras de la sociedad"».




«Si tras ver unos segundos TV3 haciendo zapping siente un leve malestar, si se le aparece la oronda estampa de Junqueras en sueños, si al fregar la cocina el mocho le recuerda a un tipo que sale por la tele, o si tras hacer su declaración de renta el desánimo hace presa en usted, dése prisa, salga a la calle i compri-ho sense falta.

És el llibre de l´any, un viatge agosarat pels millors paradisos del món, de la mà d´una connoisseur pota negra. Tot i no tenir ni cinc, l´autora no se´n ha anat a la merda , més aviat a conegut indrets únics, misteriosos, reductes de llibertat. Y lo ha hecho en familia, y además, percatalunya.

¿Se puede pedir más?» Enlace a DC

[«Cómprelo sin falta. Es el libro del año, un arriesgado viaje por los mejores paraísos del mundo, de la mano de una connoisseur pata negra. A pesar de no tener ni cinco, la autora no se ha ido a la mierda, más bien ha conocido lugares únicos, misteriosos, reductos de libertad. Y lo ha hecho en familia, y además, percatalunya»].

viernes, 22 de abril de 2016

Calentando motores para Sant Jordi (3)

Antes de que ustedes acudan mañana a comprar la rosa (con la espiguita, la señera y el libro adjuntos), desde este blog queremos seguir dando orientaciones, en sentido positivo (lo que merece la pena) y en sentido negativo (aquello en lo que, modestamente, no recomendamos que se gasten ni un duro).
Bien, en el primer apartado está un libro que hemos mencionado en varias ocasiones. Si ustedes aman Ibiza, y son de los que van un par de veces al mes por allí, seguro que están concienciados de lo que ha pasado en la antaño idílica isla. Joan Lluís Ferrer nos lo ilumina con acierto en Ibiza : la destrucción del paraíso . En su empeño hay ciertas dosis de atrevimiento, no en vano ese sujeto ¡vive allí!, y aunque en esa isla la gente es pacífica, la procesión va por dentro (y un poco por fuera, en forma de ninguneo).

Joan Lluis Ferrer respondía hoy en una entrevista-chat del Diario de Ibiza a las preguntas de sus lectores. Seleccionamos un par de ellas, aunque entre las otras también hay perlas de interés, no crean:

[...]
P. Buenos días, ¿qué te impulsa a publicar el libro?
R. Pues mira, dos cosas. La primera fue el deseo de reunir en una sola pieza toda la avalancha de noticias que mis compañeros y yo vamos publicando en la prensa a diario. Pero esas noticias sueltas son como piezas del puzzle, separadas, que no te dan una imagen de conjunto. Yo lo que he hecho ha sido juntarlas y formar el puzzle, con lo que se aprecia mejor la imagen. Esto, por una parte, y por la otra, quería dejar un testimonio para el futuro. Cuando esta isla sea inhabitable, me interesaba dejar explicado cómo pasó todo, quién lo hizo y por qué.

[...]
P. Buenos días, he oído decir en alguna ocasión que Ibiza morirá de éxito y entonces ¿qué haremos con tanto macro-edificio?
R. Nunca me ha gustado la expresión "morir de éxito", porque ahí la palabra éxito sobra. No moriremos de éxito, moriremos de ignorancia y de avaricia. Cuando toda Ibiza sea un inmenso atasco, cuando tengamos un grupo de hooligans en el piso de al lado y no nos deje dormir en toda la noche, cuando triunfe la desestacionalización y las discotecas funcionen también en noviembre o marzo con todo el reguero de problemas que causan ¿quién querrá vivir aquí? Tendremos un éxito económico terrible, pero ¿de qué nos servirá el dinero? ¿para pagarnos el avión con el que escapar a algún lugar tranquilo? ¿Para pagarnos la clínica de rehabilitación mental? Moriremos de avaricia y de ignorancia, no de éxito.
[...]

En la muerte de Prince

O´Connor rasga una foto del papa
Prince (1958-2016) ha muerto, y eso es de lamentar, pese a que jamás fue el preferido de Gran Uribe. Dice Fernando Navarro: "Durante la década de los años ochenta, fue uno de los artistas más importantes, dando forma a principios de la década a lo que se conoció como el sonido Minneapolis, que se caracterizaría por su influencia del funk y el R&B dentro de una concepción pop. Fue su gran aportación en la década en la que el pop dominó las listas de éxito". Pues bien, esa especie de batiburrillo pop-rock-soul-blues-funk nunca le agradó mucho a Gran Uribe. Pero ese sujeto tuvo su trascendencia, desde luego. Como modesto homenaje a su figura, he aquí la versión que hizo Sinnead O´Connor (una buena cantante que se situaba siempre a contracorriente) de Nothing compares 2U, quizá una de las mejores canciones de Prince (y también de las más conocidas).


"Nothing compares 2U" (Prince, 1985)
Sinnead O´Connor 
(De 'I Do Not Want What I Haven't Got', 1990)







P.D. Tiene razón El Tapir, esa que cita es una gran canción y —en honor suyo (y del pobre Prince)— la "colgamos" aquí. Lluvia púrpura, qué día mejor que hoy, Día de la Tierra, para hacerlo. ¡Gracias! Así es como se construye un blog.

"Purple Rain" (Prince, 1984)
Prince & The Revolution
(De 'Purple rain', 1984)



Día Internacional de la Tierra 2016

En efecto, ese día es hoy, tal como habréis observado al entrar en Google. Pero para Gran Uribe el "Día de la Tierra" es todos los días; el día de los campos, de los valles, de los árboles, de los ríos y de los cielos con sus nubes o sin ellas, de los pájaros, de las lluvias y de las tormentas, del arco iris, pero también de los mares, de los peces, de las olas, del viento en las playas y en los acantilados...
Hoy es el día de esa atmósfera limpia que necesitamos más que nunca.
Fotografía: OMM

Garzón e Iglesias prueban el formato "Mocedades"

AVISO A LOS NAVEGANTES: GRAN URIBE ESTÁ HASTA EL GORRO DE TODO ESTE ASUNTO DE LOS PACTOS
[Pero, ojo al dato, tiene muy claro a quién no votará, si vota]

Vistas las chanzas que provocó el formato "Última cena", ahora se disponen a probar el formato "Mocedades"
              
Enlace: @bechoch
"Tómame o déjame" (Juan Carlos Calderón, 1974)
Mocedades 
(De 'Mocedades 5', 1974)







[P.D. A ver si nos entendemos, Iglesias: como político con nómina no se  puede meter (públicamente) con la prensa, y menos con un periodista concreto (con nombre y apellidos: Álvaro Carvajal) acusándole de mentir para medrar ante el jefe. Es impropio de un representante demócrata, si es que usted se considera como tal. Debe desdecirse a la voz de ¡ya! o lo triturarán a usted vivo, con toda la razón del mundo.

¡Ándese con ojo!: torres más altas cayeron, y Gran Uribe se apuntará encantado al derribo].
Enlace: Sí, Pablo Iglesias, este periodista te tiene miedo

jueves, 21 de abril de 2016

Quemaban constituciones para iluminar la cueva

Viñeta de El Roto (21/4/2016)
Empar Moliner quema la Constitución en TV3 / [granuribe50.blogspot.com.es]

[...] «En la historia se han producido lamentablemente destrucciones masivas de libros como en Alejandría, en el mundo Savonarola o el nazismo con los legados judíos y, por supuesto, otras desgracias de tal vez menos relevancia. Pero es un hecho reconocido en todo el planeta que la destrucción de un libro es un atentado cultural por muerte del mensajero guardián de nuestra sabiduría. En cualquier ámbito o sector medianamente desarrollado, el cuidado, protección y salvaguarda de los libros no solo es aceptado, sino que se considera un atentado cultural cualquier agresión a un objeto portador del conocimiento humano. 

Y va una señora llamada Empar Moliner, de cuyo nombre no quisiera acordarme jamás, a la que no se le ocurre más que quemar en una televisión pública un libro, que será nuestra Constitución, pero es un libro. Y lo más indignante y deleznable, según he podido ver en las imágenes, es que antes de quemar las hojas, lo destripó arrancando sus páginas como quien despluma a una gallina. Solamente el ruido de rasgar el papel me pareció de una crueldad digna de quien no tiene entrañas, mucho menos cultura y por supuesto nulos valores. 

Y no importa si es el Corán, la Biblia, la Constitución o el Estatuto de Autonomía; y tampoco si es Cervantes, Tagore o cualquier escritor actual, pues la afrenta es idéntica a cualquier símbolo de la cultura. Por cierto, esa susodicha señora cuyo nombre he olvidado ya, pasaría el resto de sus días jiñándose encima si hubiera quemado el Corán. Dicho sea de paso».[...]


Por Sant Jordi... "Celia en la revolución"

"Celia en la revolución" (Portada de 1987)
Continuando con las sugerencias para Sant Jordi, Gran Uribe recomendaría la lectura (o relectura) de Celia en la revolución, de Elena Fortún, un libro del que ya hemos hablado en este blog. Al principio de la novela Celia, que pertenece a una familia bastante acomodada, tiene ya dieciséis años. Le pilla el 18 de julio de 1936 en Segovia, ciudad que abandona con sus hermanas (tras ser  fusilado su abuelo por los fascistas) para encontrarse con su padre republicano, que está en Madrid. Aquello es un follón, hay un descontrol tremendo, y a ella le cuesta mucho comprender lo que está pasando. No entiende, por ejemplo, que eso sea una revolución y así nos lo explica en las primeras páginas, utilizando una prosa escueta y simple:

En fin, su padre es herido en la sierra, muy cerca de Madrid, mientras luchaba contra los fascistas y es trasladado al hospital de Carabanchel. Allí Celia lo va a visitar a diario en tranvía, aunque lo que vive durante esos viajes por Madrid no es muy edificante, la verdad, y los comentarios que oye... todavía menos:

Cuando al fin acaba el trayecto del tranvía, el tramo hasta el hospital militar (que suele recorrer a pie) también se las trae:


Nos lo explicaba la inolvidable Carmen Martín Gaite en una conferencia titulada "Elena Fortún y su tiempo", recopilada en Pido la palabra (Anagrama, 2002), un libro que ya comentamos en aquella entrada del mes pasado:

[...] «Elena Fortún saca nuevamente a relucir al abuelo de Celia, que enseguida será fusilado por los del bando llamado nacional, mientras que el primo Gerardo caerá bajo las balas del bando contrario. Y arracimados alrededor de Celia huérfana de madre, con el perenne rumor del fondo de bombardeos, fusilamientos y casas desplomadas, se mueven a manera de fantoches de un guiñol las hermanitas pequeñas, la criada Valeriana, la reaccionaria tía Julia y el propio padre de Celia, el señor Gálvez, herido en un hospital militar de Madrid y al que ella, de dieciséis anos, va a llevar ropa y comida esquivando peligros. Pero no acierta a encontrar, entre todas aquellas fantasías que aletean en su cabeza como pájaros moribundos, las palabras adecuadas para consolar a quien tanto lo necesitaría». [...]

A partir de los párrafos iniciales reproducidos más arriba, la novela sigue in crescendo, con una especie de helada frialdad —impropia de una chica de dieciséis años— que nos involucra poco a poco, hasta convertirse en casi insufrible.

Celia en la revolución
(Portada de 2016)
Bueno, Elena Fortún utiliza en esta ocasión a la adolescente Celia para explicarnos lo que ella vivió en primer persona. En realidad son sus propias memorias de aquellos años infames, explicadas en boca de una Celia que ya había dejado de ser una niña. El caso es que, exiliada en Argentina, acabó allí (en 1943) a lápiz el manuscrito de esta obra, que nunca revisó ni quiso que se publicara mientras continuase la situación política de la posguerra. Salió a la luz —al fin— en 1987, de la mano de su amiga, la profesora gaditana Marisol Dorao, que había procedido a retocarlo, acabarlo y prologarlo. Ahora aparece de nuevo, en una edición de Ed. Renacimiento, con prólogo de Andrés Trapiello.

Apenas tiene nada que ver con los libros anteriores de la serie, pero es muy bueno también. No resulta fácil encontrar un documento tan conmovedor de todo aquello que nosotros no vivimos, aunque sí nuestros padres. Gran Uribe insiste: no dejen ustedes de leer (o releer) ese libro en estas fechas. No lo encontrarán entre las recomendaciones para Sant Jordi que publican los suplementos de prensa. No hagan mucho caso de esas propuestas y no se me despisten. No les llevará mucho tiempo leerlo y agradecerán el consejo, sin duda.


miércoles, 20 de abril de 2016

Osborne y Almodóvar, "estrellas en Panamá"

No es por hacerse el listo, pero cuando salió a la luz que Bertín Osborne y Pedro Almodóvar estaban en lo de los papeles de Panamá (Mossack&Fonseca), Gran Uribe intuyó perfectamente cuál sería la reacción de esos dos sujetos, y vive Dios que acertó: uno fardando de ello, muy ufano, y el otro (un individuo siempre dispuesto a 'vender el producto') pidiendo cínicamente perdón, casi llorando (no se lo cree ni él, claro), "tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos", como diría Juan Ramón Jiménez. Ninguna de esas actitudes le ha agradado a este bloguero y parece ser que Santiago Roncagliolo también les ha visto el plumero. Así nos lo explica en su columna Estrellas en Panamá.

«Bertín Osborne aprovechó su aparición en los papeles de Panamá para hacer una gira promocional. Corrió a conceder entrevistas, siempre dejando edificantes lecciones de cultura cívica. Nos informó con caballerosidad de que había abierto una sociedad offshore "porque me dio la gana". Admitió orgulloso que había comprado una parcela a través de esa sociedad para no aparecer como comprador. Explicó galantemente a una periodista que "a mí, pagar cualquier cosa, me cuesta el doble que a ti" (solo le faltó llamarla "muerta de hambre"). Y dejó para la historia aforismos inspiradores como el siguiente:

—"Intentar pagar menos impuestos es lo que hace toda la gente en todo el mundo entero".

No quedó claro si Bertín daba explicaciones o se hacía publicidad.

Bertín Osborne y Pedro Almodóvar comparecen en TV para explicar su presencia en los papeles de Panamá / [granuribe50.blogspot.com.es]

La otra estrella española de Producciones Mossack Fonseca, Pedro Almodóvar, se dolió más. El director canceló la promoción de su último estreno, guardó un silencio sepulcral en espera de que el tema se olvidase y, como no se olvidó, concedió una entrevista a una televisión pequeña y amiga para dejar constancia de su arrepentimiento. Llevaba en la cara el mismo gesto que el rey Juan Carlos cuando lo pillaron cazando elefantes.

El pecado de la derecha es el cinismo. El de la izquierda, la hipocresía. De los dos, el que más duele es el segundo. Al fin y al cabo, Bertín nunca fingió ser otra cosa que un bon vivant. En cambio Pedro ha vivido despachándose a gusto contra los ricos, obviando el detalle de que él es uno. A Bertín pueden multarlo o encarcelarlo. Pero lo que ha perdido Almodóvar no tiene reparación civil».